San Juan Bautista

San Juan Bautista

sábado, 30 de marzo de 2013

Pascua – P.Leonardo Castellani


  La Pascua es la fiesta más grande de los cristianos como lo era y lo es de los judíos: para los judíos festejaba la liberación de la esclavitud  en Egipto; para los cristianos festeja la liberación de la Muerte: Pascua de Resurrección.


  … San Pablo dijo: “Si Cristo no resucitó, somos los más desdichados de los hombres: nuestra fe es vana, vana nuestra esperanza” La condicional contraria es verdadera: “Si Cristo resucitó, somos los más felices de los hombres”, o “los menos desdichados” si quieren. Porque el que cree que su cuerpo va a resucitar sano y glorioso y su alma semejante a Dios, ¿Qué trabajos, que desgracias, que aflicciones no podrá superar, incluso con alegría?

  …¿Cómo sabemos que Cristo resucitó? Es un hecho histórico; es también un hecho metahistórico, por encima de la historia, por ser un hecho sobrenatural, milagroso; digamos “increíble”;… Si alguno hoy no creyera que Cristóbal Colón existió, sería tenido por loco; y hay mayor testimonio histórico de la Resurrección de Cristo que la existencia de Colón. ¿Entonces los que no creen en Cristo son locos? Son peor que locos, son impíos. Pues para creer en Cristo es necesario, además de la evidencia histórica, encima un acto de fe, que estos se niegan a hacer. Dicen- “Porque la Resurrección de Cristo es contra la razón”-. Es sobre la razón, no contra la razón. -“Me basta que sea sobre la razón, para negarla”-. Culpablemente la niegas.

  Basta la evidencia histórica para que uno no pueda negar la existencia de Colón; pero no no basta la evidencia histórica para forzarnos a creer en la resurrección: basta para que yo pueda creer, pero no basta a forzarme a creer, como en el otro caso. Falta un acto de mi voluntad, hay que dar un salto, de la evidencia a la creencia…

  La fe es libre, no forzada; la evidencia natural es forzosa o forzante. Por eso existen y han existido durante veinte siglos incrédulos que dicen: “No resucitó”. Como dice San Pablo:” ¿Para qué me estoy matando yo aquí, si Cristo no resucitó?”. Ponía su propia vida como testimonio.

  ¿Cuál es la evidencia histórica que tenemos de la Resurrección?:
1° Han escuchado el Evangelio de hoy (Pascua): es una narración seca y escueta de la aparición de Cristo a las mujeres que fueron al sepulcro… Los cuatro Evangelios son así: son crónicas escuetas de hechos pelados, anotados sin emoción y sin comentarios: no hay signos de admiración ni de alegría ni de tristeza… Tenemos pues documentos históricos, fidedignos, de primer orden, que nos relatan la resurrección de Cristo...
2° Los apóstoles, que estaban derrotados y aterrorizados, después del Domingo de Pascua se vuelven valientes como leones, más valientes que leones. Se ponen públicamente a predicar la Resurrección de Maestro: son arrastrados al tribunal, condenados, azotados, uno dellos muerto, Santiago el Menor, los fieles que cree en ellos son despojados de sus bienes, excomulgados, perseguidos, algunos dellos muertos, como San Esteban; y no cejan, sino que aumentan cada día. “Creo a testigos que se dejan matar”-Dijo Pascal…
3°En el año 323 “todo el mundo era cristiano”, es decir el Impero Romano, todo el mundo civilizado... Existían herejías, que eran combatidas y vencidas todas. Existían algunos incrédulos, contra los cuales San Agustín hacía su famoso argumento de las Tres Increíbles,  que dice así: “Hay tres increíbles: increíble es que un hombre haya resucitado de entre los muertos. Increíble es que doce hombres rudos, ignorantes, desarmados y plebeyos hayan persuadido a todo el mundo, y en él también a los sabios y filósofos, de aquel primer increíble.  ¿El primer increíble no lo queréis creer? El segundo no tenéis más remedio que ver, y  no lo podéis negar. De donde por fuerza tenéis que admitir el tercero, es decir que los doce Apóstoles han convencido al mundo; y este es un milagro tan grande como la resurrección de un muerto”…
4°De entonces acá, la mayor y la mejor parte del mundo, la raza blanca de Occidente… ha creído durante quince o dieciséis siglos en la Resurrección; y los hombres sabios dentro della. Que un día esa muchedumbre de millones va a desaparecer, y quedarán muy pocos que crean firmemente en la Resurrección, yo lo sé; pero eso durará solamente tres años y medio: La Gran Apostasía que procederá la Segunda Venida.

  Ese es el fundamento de nuestra fe. ¿Qué dicen los incrédulos contra él?... Primero dicen que los Apóstoles vinieron y robaron el Cuerpo de Jesús y lo ocultaron: no pudieron los judíos negar que el Sepulcro estaba vacío. Los Fariseos dieron dinero a los Guardias del Sepulcro para que atestiguasen eso: “que estando nosotros dormidos, los Apóstoles robaron el Cuerpo”. Oh ciegos (Dice San Agustín) que traéis testigos dormidos para atestiguar  un hecho que pasó estando ellos dormidos.

  Segundo, que Cristo estaba vivo, y se levantó con una lanzada en el corazón y todo, levantó la enorme lápida del sepulcro, y disparó; o bien estaba bien muerto y se pudrió allí en el sepulcro, y los Apóstoles después tuvieron alucinaciones visuales y auditivas e incluso táctiles todo junto…

  Esas dos hipótesis (que son dos gordos absurdos) las dejo al sentido común de Ustedes.
Este hecho histórico es el fundamento de nuestra Fe. Pero como dije, hay que hacer actos de Fe: hay que alimentar la Fe, que si no, languidece, y aun perece: tan amenazada y combatida como está hoy día. El cristiano tiene la obligación grave de hacer actos de Fe, que es su primera obligación para con Dios; y cumplimos con esa obligación cuando rezamos con atención y devoción el Credo, como dentro de algunos minutos: “Creo que resucitó dentre los muertos; creo en la resurrección de la Carne.”


Domingo de Pascua de 1963 – Domingueras Prédicas II – P.Leonardo Castellani


Nacionalismo Católico San Juan Bautista


No hay comentarios:

Publicar un comentario