San Juan Bautista

San Juan Bautista

martes, 30 de abril de 2013

Apostasía y Últimos Tiempos (Democracia y Anticristo) - Por Augusto TorchSon



  El Papa Pio IX en la segunda mitad del siglo IXX hablaba de 2 grandes males filosóficos para la Iglesia: Racionalismo: uno de los frutos de la falta de piedad. Rechaza lo sobrenatural, niega la divinidad de Jesucristo, la autoridad de la Iglesia y proclama la indiferencia en materia de fe y religión, la independencia del pensamiento y de la voluntad: autonomía para decidir sobre el bien y el mal. Y el Liberalismo es el resumen de todos los errores modernos cuyas características son:
• El orgullo: “los conoceréis por que muestran su despecho sobre todo lo que significa una obediencia pronta, entera y absoluta a los decretos y avisos de la Santa Sede. Se creen más sabios que la Iglesia”
• Servilismo hacia el estado: “adulan el poder civil, sin tener valentía para exponer lo que contraría a la verdad”. “se ponen a favor de la falsa libertad”.
• Espíritu de división: este error es más peligroso pues se esconde bajo el velo de la caridad y la misericordia. Llaman a los hijos fieles de la Iglesia, retrógados, atrasados y faltos de progreso...
  Si el beato Pio IX hablaba de esa forma en 1874, ¿de qué forma podemos considerar que la situación actual no es inmensamente más perversa e irreversible?

  No podemos dudar que lo que hoy se llama fe es mayormente superstición caprichosa dada por una religiosidad a la carta. 

  Como parte del discurso esjatológico de Jesús en Mateo 24 en el versículo 11 señala “Y aparecerá un gran numero de falsos profetas que pervertirán a muchos”. Mucho me temo que estos falsos profetas o están en la Iglesia o salieron de ella como podemos observar no solo en cardenales y obispos o mediáticos sacerdotes o innovadoras monjitas sino que en muchísimas de nuestras parroquias vemos cómo se va haciendo concesiones cada vez mayores con las imposturas religiosas con el fin de no ahuyentar a los feligreses.

  En ese sentido S.S. Benedicto XVI al ser consultado en su viaje por EEUU sobre las medidas que iba a tomar para evitar el éxodo masivo de fieles que se está dando en la Iglesia, respondió con toda claridad sosteniendo que no le importa que sean muchos quienes forman la Iglesia, pero sí que sean cada vez más fieles. Y así podemos observar que aunque millones emigren a la infinidad de sectas que hoy existen o al agnosticismo, tenemos cientos de miles que regresan como el caso de los anglicanos que inspirados por el Espíritu Santo en su intención de una pureza en la doctrina que hoy su antigua Iglesia no les puede asegurar, vuelven a la única y verdadera casa del Padre como agradecidos y confiados hijos pródigos, siendo valientes testimonios de sincera búsqueda de la Verdad.

  Me interesa señalar el carácter antidemocrático de la respuesta del Papa ante el requerimiento malicioso del periodismo norteamericano. Respuesta políticamente incorrecta que deja de lado el interés democrático por el número, que en este caso no tiene por objeto juntar sino más bien amontonar fieles aunque no lo sean tanto en cuanto a la fidelidad.

  Continuando con Mateo 24 en el versículo 12 se señala: “y porque abundará la maldad, se enfriará la caridad de muchos”. CARIDAD que es la virtud sobrenatural infusa por la que la persona puede amar a Dios sobre todas las cosas, por Él mismo, y amar al prójimo por amor a Dios; se observa en estos tiempos más fría que nunca, aunque hoy se habla de amor más que en cualquier otra época, y esto se dá por la prostitución del sentido de esa palabra.

Por eso el vaciar de contenido a las palabras es demoníaco, y hoy no se sustituyen las palabras sino que se cambia el sentido de las mismas.

  La caridad que se enfría, se disfraza hoy de sentimentalismo para pasar a considerar el amor como enamoramiento que como sentimiento humano, es voluble y sujeto a constantes cambios. Pero ese enamoramiento no se da únicamente en las frugales relaciones humanas, sino también en las relaciones de las personas con las cosas. Así embelesados con la tecnología que constantemente se renueva, vivimos un amor momentáneo con lo novedoso de un celular o un nuevo tipo de televisor, computadora o automóvil, que nos puede llevar a hacer grandes sacrificios para mantenernos actualizados en las unidades que no terminamos de disfrutar pero si de amar por el surgimiento del nuevo modelo. Y este desorden del amor muestra el grado de vacío del hombre actual, que trata de llenar lo espiritual con lo material, y como obviamente nunca va a lograrlo porque se trata de diferentes substancias, no puede sino llevar a la más profunda de las soledades en la que se vive hoy en día.

  Soledad que, bien puede darse en el promiscuo encuentro entre personas, en donde en nombre del amor se hace un culto idolátrico del placer, desprovisto de compromiso ya que no pretende la sublimación del amor con la entrega de por vida al supuesto amado. Así podemos ver la terribilísima cantidad de convivencias fuera del matrimonio, que erróneamente se denominan prematrimoniales porque son casualmente para evitarlo y no como paso previo a este según podría surgir de su etimología.

  Y estos supuestos amores desprovistos de entrega y compromiso son producto de un trabajo bien calculado de los ingenieros del materialismo ateo, que hoy tal vez están superando sus expectativas, ya que en nombre del comunismo o capitalismo logran que el hombre ponga sus esperanzas en las cosas terrenas y no en el creador de las mismas.  Y como consecuencia de este desamor, los hijos de estos desamorados crecen en un mundo en el cual ante la ausencia de los padres, tienen que llenar ese vacío con pasajeras emociones o simplemente con cosas. Y ahí está la máxima victoria de estos perversos titiriteros que nos hacen olvidar el sentido de trascendencia. Y aunque parezca que esto tiene como móvil incentivar el desmedido consumismo para generar más grandes ingresos a sus negocios, es en realidad solo una consecuencia colateral, ya que su verdadera intención es hacer al hombre esclavo de su humanidad para poder controlarlo individualmente, aislándolo, con técnicas aplicadas masivamente.

  Por eso hoy estamos cerca de  comprobar la profecía bíblica de Lucas 18,8 “Pero el Hijo del Hombre cuando vuelva ¿hallará por ventura la fe sobre la tierra?”

 Augusto TorchSon

Nacionalismo Católico San Juan Bautista

lunes, 29 de abril de 2013

La voluntad fijada en el momento de nuestra muerte – P.L. Castellani


  Nuestras obras buenas o malas van con nosotros, pues ningún acto nuestro pasa, antes permanece en nuestra alma indeleblemente modelándola; y ese moldeo del alma cesa al separarse ella del cuerpo, fijándose en una decisión irrevocable de la voluntad; pues solo su unión con la materia la hace mudable y versátil en esta vida. De suyo un solo acto de elección acerca del Último Fin fijaría la voluntad para siempre (como pasa en un Ángel) si durante la vida no viésemos nuestro último fin sino como entre brumas. Un Profundo análisis psicológico de Santo Tomás, bien conocido confirma con la razón esta verdad revelada. Hacia adonde cae el árbol, allí para siempre queda.

  Los que dicen fútilmente: “un solo acto momentáneo no puede merecer un castigo eterno” pasan por alto que lo momentáneo nuestro está conectado con lo eterno: “el Instante” del hombre se hace una sustancia que no es perecedera.

El Apokalypsis de San Juan (Ed.Paulinas 1963 – Pags. 228-229)


Nacionalismo Católico San Juan Bautista

domingo, 28 de abril de 2013

Santiago Apóstol, Santiago el Mayor


  Fue uno de los discípulos más cercanos a Nuestro Señor Jesucristo, uno de los primeros en dejar todo por seguirlo, mientras estaba pescando con su hermano Juan, quien también siguió a Nuestro Señor
Cristo los apodó hermanos "Boanerges" que significa "Hijos del Trueno".
Santiago, en todo momento se mantuvo fiel a a Cristo, por eso fue elegido por Él junto a su citado hermano Juan el Apóstol y Simón Pedro para presenciar la Transfiguración en el Monte Tabor, donde vieron a Nuestro Señor junto a Moisés y a Elías entablar una conversación.
Formó parte de la Última Cena donde fue el primero en recibir a Jesús Sacramentado, tanto en el pan como en el vino.
  Otro momento importante y quizás el más primordial que vivió Santiago junto a Nuestro Señor, es el haberlo visto resucitado en su aparición a orillas del lago de Tiberíades, donde Nuestro Señor también realizó el milagro de la Pesca Milagrosa.
  Después de la Ascensión de Nuestro Redentor a los Cielos, Santiago comenzó su obra evangelizadora, cruzando el mar Mediterráneo, llegó a Hispania ( que actualmente comprende los territorios de España y Portugal, de quien fue nombrado Santo Patrono) y allí tuvo una tarea muy difícil: muchas veces rozando el desaliento Santiago pensó en abandonar su misión pero la prosiguió formando discípulos.
  Siete de estos discípulos, son los llamados Varones apostólicos, que fueron a Roma para ser ordenados obispos por San Pedro y continuaron la misión evangelizadora cuando Santiago regresó a Jerusalén. Estos Apóstoles también fueron testigos de la aparición de la Virgen María sobre un pilar en Caesaraugusta (Zaragoza). En dicha ocasión todavía Nuestra Señora no había realizado su hecho teológico e histórico de la Asunción a los Cielos, se le presentó a Santiago para alentarlo y pedirle que no abandone su misión, que en el lugar donde estaba situado el pilar edifique un templo, y que posteriormente regresara a Jerusalén ya que la Virgen le había pedido a su hijo Jesucristo que le concediera morir rodeada por los Apóstoles y que le permita a Ella trasladarse a los diferentes y lejanos lugares en los que estaban los Apóstoles para comunicarles lo que obtuvo de su amadísimo hijo.
  En su regreso a Jerusalén, se vió en una realidad muy adversa, de persecución hacia los cristianos, principalmente hacia los apóstoles. En ese entonces, Herodes Agripa, Rey de Judea había ordenado matar a Santiago y a su hermano Juan, apresó a Pedro, logrando el aplauso de los judíos.
Santiago encontró su martirio en el año 43, después de haber estado predicando, fue arrestado y decapitado. Sus restos fueron trasladados por sus discípulos hasta Hispania, siendo enterrado en Galicia.
  Sus santos restos permanecen en la Catedral de Compostela que lleva su nombre. En actualidad, la Catedral de Santiago de Compostela es visitada por miles de Católicos, quienes previamente realizan el camino evangelizador que Santiago llevo cabo por esas tierras.
Luego de su muerte, sus discípulos continuaron con la heredad del Apóstol, tomándolo como Arquetipo singular y familiar espiritual cercano a Nuestro Señor Jesucristo. A su esfuerzo humano –junto a la Gracia Divina- le debemos la evangelización de grandes bloques geográficos-culturales de Occidente.
  Es conocido y reverenciado por sus apariciones en el campo de batalla, siendo una muy comentada y transmitida de generación en generación su intervención en la batalla de Clavijo en el año 844, donde le dio la Victoria a los Católicos que luchaban en contra de los moros invasores que reclamaban 100 doncellas cristianas anuales al Rey Ramiro Iº.
  Estando en inferioridad numérica y antes de emprender el ataque, los soldados católicos y gritaron el nombre del gran Apóstol, Santo y Mártir, quién no se hizo esperar y con el poder de Cristo descendió desde un rayo y acabó con todos los enemigos que estaban dispuestos a pasar a degüello a todos los Cristianos.
  Otra de sus famosas apariciones se sitúa en Perú, en la batalla de Centla, en Tabasco, en el año 1518.
  Allí, los conquistadores estaban totalmente sitiados por indios y lejos de amilanarse, huir o buscar componendas con los jefes de la barbarie india, se lanzaron al combate invocando a su Santo Protector el Apóstol Santiago, quien nuevamente asistió a los guerreros Católicos y les concedió la victoria.
Por esto y mucho más, Santiago fue nombrado Patrono de España, de la Reconquista Española; Patrono de la Conquista española en América y de diversas provincias y ciudades de Hispanoamérica; así como también protector de diversas divisiones de ejércitos militares y de ejércitos en sí.
  Las antedichas razones y menciones de la crónica histórica, nos impelen hoy más que nunca pedir la intercesión ante Nuestro Señor Jesucristo del Apóstol Santiago, quién que con el poder de Cristo nos asista, proteja y guíe en la batalla por la Patria Celestial y la Patria terrenal.
  Él debe estar siempre presente en nuestra oraciones y su impronta en nuestras acciones porque quedó harto demostrado que él nunca abandonó a los pueblos Católicos cuando éstos se enfrentaron a los enemigos de Cristo, de nuestra Fe y de las diferentes naciones que pertenecen a Hispanidad, sobre todo, a su fracción americana que es Católica gracias a su evangelización primigenia.
  Hermanos en la Fe y Camaradas de Lucha, tengamos confianza firme que con la aprobación y el poder de Jesús, Santiago Apóstol jamás nos desamparará; en cada batalla que libremos Santiago el Mayor, Santiago Matamoro, Santiago Mataindio, Santiago Apóstol estará presente peleando junto a nosotros, incansable y victoriosamente contra los enemigos de siempre.
  No debemos dar un paso atrás, mucho menos en estos tiempos en donde nuestra Iglesia está siendo atacada desde adentro y desde afuera, tenemos que dar todo de nosotros por el Reinado de Cristo, así como lo hizo Santiago o lo hicieron miles de mártires a lo largo de la historia de la Iglesia, imitando el más profundo amor martirial de Nuestro Señor.
¡¡¡ Viva Santiago Apóstol, defensor del catolicismo frente a todos sus enemigos: turcos, herejes y paganos cuyos cuerpos ruedan entre las piernas de su caballo!!!

Esteban Coronel

Nacionalismo Católico San Juan Bautista



sábado, 27 de abril de 2013

¿Que entendemos por Apostasía? (Democracia y Anticristo) - Por Augusto TorchSon

  
  El P.Horacio Bojorge observa que la apostasía en la Biblia empieza con la característica de permanecer anónima, en segundo lugar que dicho anonimato con mecanismo de imposturas se hace pasar por fe o piedad y en tercer lugar que  sólo Dios puede provocar su manifestación o descubrir sus ficciones.

  Así San Pablo advierte sobre quienes "tienen las apariencias de la piedad, pero niegan su eficacia" (2 Timoteo 3,5), y sobre los falsos maestros, apóstoles o doctores que "con suaves palabras y lison­jas seducen los corazones de los sencillos" (Romanos 16,18) "Y nada tiene de extraño (que ellos actúen como impostores) ya que el mismo Satanás se disfraza de ángel de luz. Por tanto, no es (cosa) grande que también los ministros de él se disfracen de ministros de justicia" (2 Corintios 11,14‑15). Por su parte San Juan habla en su Primera Carta, “de los que no eran de los nuestros, pero estaban entre nosotros" y que, finalmente, “salieron de entre nosotros para que se manifestara que no todos son de los nuestros" (11 Juan 2,19) .

  Y la capacidad de engaño de estas personas podría llegar a los elegidos si Dios no lo impidiese.

  Considerando el concepto jurídico el Código de Derecho Canónico define la apostasía: "apostasía es el rechazo total de la fe cristiana" (Canon 751), y el P. Bojorje enseña que este concepto es más restringido que el bíblico y no da razón de toda su verdad teológica. Así en el sentido bíblico señala que por desviaciones imperceptibles y ocultas es posible "oponerse a Cristo en nombre de Cristo" como advertía el entonces Cardenal Wojtyla (Juan Pablo II).

  Visto desde este punto de vista, en la actualidad se nos muestra como innegable la apostasía, que siguiendo la línea de pensamiento del P. Bojorge, el P. Emilio Parrado la define como “el conocimiento paralelo”, no que niega absolutamente las verdades de fe, pero sí que pretende alejarse solo en lo que no le conviene. Y en este mundo moderno donde lo conveniente reemplaza lo debido, podemos afirmar que están dadas las condiciones para considerar el signo bíblico de la “Gran Apostasía” como actual.

  La observación de San Pablo donde advierte que la verdadera doctrina será rechazada, despreciada y los que la sigan perseguidos, se hace patente en la actualidad aunque todavía no hay una persecución abierta mundial que va a acaecer cuando se manifieste públicamente el anticristo. Pero la tergiversación de la verdadera doctrina es innegable y el ridículo optimismo de pensar que Dios contrariando su expresa voluntad de respetar nuestra libertad, puede coaccionarnos  doblegando nuestras voluntad para que actuemos rectamente, es la más ilusa de las pretensiones de los católicos temerosos, que eludiendo el trabajo por la Verdad de Cristo quieren eludir el martirio que esta empresa va a significar en los últimos tiempos.

Augusto TorchSon


Nacionalismo Católico San Juan Bautista

viernes, 26 de abril de 2013

Card. Ratzinger critíca al nuevo orden mundial propuesto por la ONU

   Ante la noticia: "Las Naciones Unidas y la Santa Sede comparten ideas y objetivos comunes" (http://vaticaninsider.lastampa.it/es/vaticano/dettagliospain/articolo/bergoglio-ban-ki-moon-papa-el-papa-pope-23925/)donde se señala desde el Vaticano que la ONU "trabaja en la promoción del bien común de la humanidad y en la tutela de los derechos fundamentales del ser humano"; nos interesa resaltar el carácter de enemigo número uno de la Iglesia y de la población que esta entidad tiene y para la que fue creada. Citamos a tal efecto lo dicho por el entonces Cardenal Joseph Ratzinger el 15 de Septiembre del año 2000. N.C.S.J.B.


  En la llamada Cumbre del Milenio de Naciones Unidas, el mayor encuentro de jefes de Estado y Gobierno de la historia, celebrado en Nueva York del 6 al 8 de septiembre, se reflexionó sobre el papel que debe desempeñar este organismo internacional y las reformas que se requieren para que cumpla su misión de paz y defensa de los derechos humanos.
  Ahora, una voz autorizada, la del cardenal Joseph Ratzinger, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, se alza para hacer su reflexión sobre el papel de la ONU en este nuevo milenio.
  Tras el fracaso del marxismo y las evidentes limitaciones del modelo liberal, constata el cardenal Ratzinger en un artículo que aparece hoy en el diario italiano «Avvenire», surge el «Nuevo Orden Mundial», que encuentra expresión cada vez más evidente en la ONU y en sus Conferencias internacionales.
  Encuentros, como el que se celebró sobre la Población (en El Cairo, 1994) y sobre la mujer (en Pekín, 1995) ha quedado clara «una verdadera y propia filosofía del
hombre nuevo y del mundo nuevo».

Reducir los comensales de la mesa común
  «Una filosofía de este tipo no tiene ya la carga utópica que caracterizaba el sueño marxista --explica--; por el contrario es muy realista, en cuanto que fija los límites de los medios disponibles para alcanzarlo y recomienda, por ejemplo, sin por esto tratar de justificarse, que no hace falta preocuparse por cuidado de aquellos que ya no son productivos o que no pueden ya esperar una determinada calidad de vida».
  Esta filosofía, continúa diciendo, no pide a los hombres, habituados a la riqueza y al bienestar, a hacer sacrificios para alcanzar un bienestar general, «sino que propone estrategias para reducir el número de los comensales en la mesa de la humanidad, para que no se vea afectada la pretendida felicidad que estos han alcanzado».

Mujer contra mujer

  «La peculiaridad de esta nueva antropología, que debería constituir la base del Nuevo Orden Mundial --revela--, resulta evidente sobre todo en la imagen de la mujer, en la ideología del "Women´s empowerment" (la autorrealización de las mujeres), nacida de la Conferencia de Pekín. Objetivo de esta ideología es la autorrealización de la mujer: sin embargo, los principales obstáculos que se interponen entre ella y su autorrealización son la familia y la maternidad».
  «Por esto (explica el cardenal alemán reflejando las posiciones de agencias de la ONU), la mujer debe ser liberada, de modo especial, de lo que la caracteriza, es decir, de su especificidad femenina. Esta última está llamada a anularse ante una "Gender equity" (equidad de género) y "equality" (igualdad), ante un ser humano indistinto y uniforme, en la vida del cual la sexualidad no tiene otro sentido si no el de una droga voluptuosa, de la que se puede hacer uso sin ningún criterio.

El ocaso de la «filosofía del amor»

  «En el miedo a la maternidad que se ha apoderado de una gran parte de nuestros contemporáneos entra seguramente en juego también algo todavía más profundo --aclara--: el otro es siempre, a fin de cuentas, un antagonista que nos priva de una parte de vida, una amenaza para nuestro yo y para nuestro libre desarrollo».
  «Al día de hoy no existe ya una "filosofía del amor" --concluye Ratzinger--, sino solamente una "filosofía del egoísmo". Es justamente en esto donde el hombre es engañado. En efecto, en el momento en el que se le desaconseja amar, se le desaconseja, en último análisis, ser hombre. Por este motivo, a este punto del desarrollo de la nueva imagen de un mundo nuevo, el cristiano --no sólo él, pero de todos modos él antes que los otros-- tiene el deber de protestar».

Nacionalismo Católico San Juan Bautista

jueves, 25 de abril de 2013

Aplazar la conversión. Sobre un sermón del Santo Cura de Ars - Por Augusto TorchSon



  "Yo me voy. Me buscaréis, pero moriréis en vuestro pecado. Adonde yo voy no podéis ir vosotros".( Juan 8,21)

  Gran miseria es vivir en pecado pero peor es morir en él, por eso debemos recurrir a la gracia de Dios para evitarlo. Muchos confían que a último momento harán penitencia y se salvarán, esto es engaño del demonio. Cuando más dilatamos la conversión y rechazamos las gracias el Señor se va apartando de nosotros y nos ponemos en mayor peligro de no convertirnos nunca más. Esto porque perdemos de vista los bienes del cielo y pensamos hallar la felicidad en las cosas creadas. Si vivimos ciegos así moriremos. Un solo pecado mortal es suficiente para caer en el infierno si no es confesado adecuadamente, por eso el Sr. nos alerta respecto al día de su llegada:
-"... si un dueño de casa supiera a qué hora de la noche lo va a asaltar un ladrón, seguramente permanecería despierto para impedir el asalto a su casa."( Mateo 24,43)
- "pues saben perfectamente que el día del Señor llega como un ladrón en plena noche."(1°Tesalonicenses 5,2)
-"Pero ustedes, hermanos, no andan en tinieblas, de modo que ese día no los sorprenderá como hace el ladrón."( 1° Tesalonicenses 5,4)
-"Recuerda lo que recibiste y oíste, ponlo en práctica y arrepiéntete. Porque si no te mantienes despierto vendré como un ladrón, sin que sepas a qué hora te sorprenderé."(Apocalipsis 3,3)
-"Miren que vengo como un ladrón. Feliz el que se mantiene despierto y no se quita la ropa, porque así no tendrá que andar desnudo y no se verán sus vergüenzas"( Apocalipsis 16,15)

  Leer los evangelios nos ayuda, tanto en las parábolas, oráculos y demás ejemplos en los que se nos advierte que o no podremos convertirnos o no querremos hacerlo si dejamos para hacerlo a último momento.

 Nuestro Señor Jesucristo nos llama a vigilar continuamente ya que el enemigo trabaja continuamente para nuestra perdición.

  Nuestro Señor Jesucristo con severidad advierte a los pecadores que tienen que aceptar las gracias en el tiempo en que se nos ofrecen, porque sino después nos rechazará aunque insistamos.

  Podemos ver a un pecador con mil proyectos y con mucha salud y sin embargo muere de repente sin haber hecho lo que Dios nos pidió y nos enseño, y cuál será su destino? Por ej. En la Parábola del rico tonto de Lucas 12, 16-21. También nos enseña que quien vive en pecado muy probablemente muera en pecado salvo milagro de la gracia. Así leemos en Mateo 7,21 “No son los que me dicen: "Señor, Señor", los que entrarán en el Reino de los Cielos, sino los que cumplen la voluntad de mi Padre que está en el cielo.22 Muchos me dirán en aquel día: "Señor, Señor, ¿acaso no profetizamos en tu Nombre? ¿No expulsamos a los demonios e hicimos muchos milagros en tu Nombre?".23 Entonces yo les manifestaré: "Jamás los conocí; apártense de mí, ustedes, los que hacen el mal".

  Pobre alma del que vive tranquilo en el pecado. Porque vender el alma y a Dios solo por un placer instantáneo o por odiar o por un vicio o por acumular bienes que no podemos llevar con nosotros después de la muerte. Por eso muchos querrán reparar sus faltas pero no tendrán oportunidad, y así a cuantos pecadores la muerte los lleva tan rápidamente que no pueden ni siquiera llorar sus pecados.

  Cuantos imitan a Antíoco (2° Macabeos 9) y lloran e imploran misericordia pero no se atiende a las mismas. El problema es pensar que hay tiempo para convertirnos. 

  Un relato del Cura de Ars cuenta que una vez un extranjero llamado Lorrein quiso confesarse pero su confesor no pudo hacerlo en ese momento y fue al procurador del rey y pidió que lo encarcelen hasta que lo vea un sacerdote porque se había entregado al demonio. Este llamó a un sacerdote para que lo asista, y este después de hablar con él pensó que estaba loco y no lo confesó. Entonces fue a unas comunidades aledañas a buscar sacerdotes y dos de ellos estaban ocupados y no pudieron confesarlo y el último le dio un rosario y le dijo que se encomendase en la Virgen hasta el día siguiente en que él iba a poder confesarlo. Este hombre estaba desesperado y llorando en la calle lo encontró un carnicero que se conmovió y le ofreció ayuda y lo llevó a su casa, este hombre le comentó que había hecho un pacto con el diablo y esta noche terminaba el plazo. Esa noche al sentir horribles gritos el carnicero se acercó y observó como el demonio arrastraba al hombre y lo colgaba de un árbol. De ahí que no hay que esperar a quedar enfermo para confesarse, y hacer promesas de portarse bien recién cuando uno tiene miedo. ¿Si nuestro Señor nos devolviera la salud, nos portaríamos mejor? ¿Nos confesaríamos y comulgaríamos frecuentemente?. Usualmente esto no pasa, sino más bien cuando conseguimos lo que pedimos volvemos al a vida que teníamos antes. Esto es burlarse de Dios.

  También cuenta el Santo Cura de Ars que había un caballero muy bueno y su criado siempre lo injuriaba y le robaba y sedujo a una de sus hijas. Y al ser descubierto se escapó para no ser castigado. Un sacerdote muy piadoso le pidió al caballero que perdonase al criado y este aceptó bajo condición que este vaya a su casa a disculparse de rodillas con la cabeza descubierta, de lo contrario sería aceptar por buena la injusticia. Al ir el sacerdote al criado este dijo que le parecían muchos honores y que él iba a disculparse cuando él quiera y de la forma en que el piense. De esa manera nos portamos con Dios cuando pensamos q aun tenemos tiempo para convertirnos. Cuanto más diferimos la conversión más difícil es que esto pase. Cuanto más permanecemos en pecado mas se aleja Dios de nosotros. Si queremos retornar al Señor no sabemos si aún quedan gracias o ya despreciamos al límite las que se nos concedieron. Entonces ¿no tendremos más que entregarnos a la desesperación? Si bien muchos se convirtieron en la hora de su muerte como el buen ladrón hay que notar que este nunca había conocido a Dios y al hacerlo se entrego entera y confiadamente a él, sin embargo es el único caso que nos presenta la escritura de esa situación y sirve para no desesperar llegada esa situación.

  Muchos se pueden haber arrepentido pero convertirse es otra cosa. Llamar a un sacerdote por temer el mal que viene no implica convertirse, JUDAS se arrepintió y devolvió el dinero y sin embargo se colgó y se considera tradicionalmente que está en el infierno.

  El perdón solo podemos lograrlo de Dios. Por eso no podemos pretender multiplicar estos pecados y tener esperanza de salvarnos o tener mayores fuerzas para terminar con el pecado. Hay que recurrir siempre a la CONFESIÓN.

  En el momento del final de nuestras vidas queremos bien morir pero aunque tengamos esperanzas de que podemos salvarnos, hay que tener en cuenta que se necesita reparar todos los pecados que cometimos en nuestras vidas y no sabemos si va a ser eso posible.

  Queremos dejar el pecado antes de morir pero convertirnos en esos momentos es bastante difícil ya que Dios no escuchara mentiras de quien muchísimas veces tuvo oportunidad de arrepentirse y reparar el daño causado y no lo hizo. Por eso no podemos vivir en pecado despreciando el tiempo si vivimos sirviendo a los demonios.

  Se le podría preguntar si el moribundo quiere confesarse y diría que sí, pero después de vivir en pecado al momento de la muerte tal vez no le alcanza el tiempo para reparar el daño causado. Padre Pio consultado por una persona sobre el destino del alma de su abuelo  dijo que si bien se confesó antes de morir, se condenó por haber dejado para último momento la confesión y había cosas de las que no se había arrepentido adecuadamente.  No podemos dilatar la confesión. No podemos pretender llevar toda nuestra maldad al cielo. Si aceptamos las propuestas del demonio en la hora de nuestra muerte vamos a preferir ir al infierno que ir al cielo con toda la suciedad de nuestra alma, como enseña Santa Catalina de Génova en su "Tratado sobre el Purgatorio"

  Dios nos va a mostrar en nuestro juicio particular todos lo medios que el nos ofreció para salvarnos y como los rechazamos.

  Un sacerdote puede ofrecernos confiar en Dios en el momento previo a nuestra muerte pero esto puede hacer  que aumente nuestra desesperación.  
   
  Un Dios que muere desnudo y lleno de llagas en medio de las más terribles penas y ultrajes no puede ofrecer tan grande sacrificio por un vengativo, lujurioso o avaro que no se arrepiente con todo dolor de sus miserias. 

  San Juan Crisóstomo, continuamente enseñaba que Nuestro Señor Jesucristo predicaba con más frecuencia sobre el Infierno que sobre el Cielo.

 Es una gran obra de misericordia llamarle la atención al pecador, como cuando uno le pega en la mano a su hijo pequeño para que no meta los dedos en el enchufe, se electrocute y muera. No hacerlo pensando en que pueden ofenderse o molestarse es no amarlos y contradecir a Nuestro Señor Jesucristo que dijo que no temamos a quién mata el cuerpo sino el alma. (Respetos humanos)

"La ciencia más acabada

es que el hombre en gracia acabe,

pues al fin de la jornada

aquél que se salva, sabe;

y el que no, no sabe nada"

  Dios nos colma de gracias para acercarnos a Él, y compartir su dicha eternamente. No despreciemos a quién dió la muestra más grande de amor que podamos alguna vez recibir.

  Augusto TorchSon

Nacionalismo Católico San Juan Bautista



martes, 23 de abril de 2013

La Mujer de Mons. Podestá, amiga del Papa Francisco


La famosa Clelia Luro, que abandonó a su marido y seis hijos para amancebarse con el entonces obispo de Avellaneda

La viuda del polémico monseñor Podestá habló con Francisco
Clelia Luro, quien se casó con el ex obispo de Avellaneda, es amiga del Papa, pero considera que todavía no es momento para que trate el tema del celibato
Clelia Luro, viuda de Jerónimo Podestá,quien fue obispo de Avellaneda hasta que dejó los hábitos para casarse con ella, es, además, amiga de Jorge Bergoglio. Francisco la llamó ayer por la tarde, como solía hacer los domingos desde antes de convertirse en el nuevo papa. Sin embargo, ella no quiere cargarlo todavía con la responsabilidad de llevar su lucha contra el celibato en la Iglesia al Vaticano.
"[Francisco] Va a tener que enfrentar momentos muy difíciles. No pretendemos que toque el tema del celibato porque es ríspido. Es un tema que tiene que sacar cuando esté instalado porque es un tema difícil", dijo Luro en declaraciones a Radio 10.
"El Vaticano está con muchos problemas y Bergoglio va a tener que enfrentar todos", agregó.
La mujer contó que es amiga del ex arzobispo de Buenos Aires desde que él le llevó la unción de los enfermos a Podestá, antes de su muerte, hace doce años.
"Es mi amigo, que está nombrado papa. Yo me alegro porque es un hombre de una gran fuerza espiritual y política", opinó respecto de la designación de Bergoglio como el nuevo jefe de la Iglesia.
Desde que se convirtió en el Sumo Pontífice de la Iglesia católica, Francisco tuvo varios gestos que demuestran su humildad y su permanente contacto con la Argentina, entre ellos, varios llamados telefónicos.
LA HISTORIA
En 1966, Podestá conoció a Clelia Luro, de 39 años, separada y con seis hijas. Comenzaron una relación que lo llevó renunciar al obispado al año siguiente. En 1972, finalmente, se casaron.
En un libro publicado en 2011, Luro recordó que Podestá, antes de ser suspendido a divinis ese año, viajó junto a Clelia al Vaticano para hablar directamente con el Papa del tema, con el objetivo de tratar el tema del celibato de los sacerdotes, para que sea opcional y no obligatorio.
A partir de 1974, Clelia y Jerónimo vivieron en el exilio en Perú, porque el ex obispo era considerado el "principal enemigo" del gobierno militar de Juan Carlos Onganía, y formaron en diversos países la Federación Latinoamericana de Sacerdotes Casados. En 1983 volvieron al país.
Fuente: La Nación
Comentario Druídico: Clelia Luro, a los 39 años literalmente abandonó a su familia, separada de su marido dejó a la deriva a sus 6 hijas para "casarse" con el obispo de Avellaneda, Argentina en esa época, Mons. Jerónimo Podestá.
De podestá puede decirse, antes de tan escandaloso suceso, que fue un gran promotor de las doctrinas conciliares y de la destrucción de los templos en nombre de la renovación litúrgica. No es ajeno al saqueo de los bienes de la vieja catedral de Avellaneda demolida, que reemplazó por una horrible mole de cemento.
"El 11 de junio de 1967 se realizó la última misa, en la cual Monseñor Podestá expresó: “pienso que rehacer completamente este templo costaría mucho, en un momento en que grandes sectores de nuestra población padecen necesidades, por lo cual convendría ahora arreglar este templo esperando tiempos mejores”. Sin embargo una serie de estudios aconsejaban demolerlo “en consideración a su precaria estabilidad” y “el excesivo costo de las reparaciones”. El cierre habría de ser definitivo.
La demolición de la antigua catedral de Avellaneda comenzó el 9 de abril de 1971, y sus elementos religiosos fueron subastados públicamente". Fuente: Diócesis de Avellaneda
Pero el ruido mayor lo causó el anuncio de su relación sentimental con el Obispo, que para la época era un escándalo de dimensiones mundiales en la Iglesia. 
Es obvio que se trató de un caso testigo para poner la proa contra el celibato sacerdotal, el cual fue muy dañado pero resistió más de lo que la "pareja" esperaba. Su vida se dedicó a promover la abolición del celibato sacerdotal, principalmente, pero en el contexto de toda una doctrina heterodoxa en diversas materias que hoy sí, podemos decir, se ha impuesto casi como norma en el clero, hablando en general. 
Lo original de este reclamo de Clelia es que goza de la amistad del Card. Bergoglio desde hacer muchos años, lo mismo que Podestá, fallecido (suponemos que pertinaz en sus errores, al menos públicamente) con la asistencia de Mons. Bergoglio en 1995.
Sabemos, por relatos de personas muy cercanas a la familia de Clelia Luro, que sus hijos quedaron a la deriva, y sufriron trastornos psiquiátricos. 
Ahora, ella se atreve a plantear a su "amigo" el Papa incluir en la agenda de "reformas" la abolición del celibato sacerdotal.

También es interesante leer esta entrevista: 

"Jorge Bergoglio se portó muy bien con los sacerdotes que se casaron"

La ex compañera del obispo que impulsó las Comunidades de Base contó que cuando su marido estaba enfermo, Bergoglio lo acompañó. Asegura que Francisco "fue siempre peronista" y augura que será un "muy buen Papa". http://tiempo.infonews.com/2013/03/17/argentina-98390-jorge-bergoglio-se-porto-muy-bien-con-los-sacerdotes-que-se-casaron.php


Nacionalismo Católico San Juan Bautista

La educación de los hijos, según San Juan Crisóstomo



  Fue el más grande y amado entre todos los oradores cristianos. Nació en Antioquía hacia el año 344, de familia rica. Su padre ocupaba un cargo elevado en el ejército imperial de Siria. Muerto muy joven, tuvo qué encargarse de su educación su madre. A los 20 años Antusa quedó viuda y aunque era hermosa renunció a un segundo matrimonio para dedicarse por completo a la educación de su hijo Juan.

  Antusa era un tipo de mujer fuerte, que hacía exclamar al retórico sofista Libanio: "¡Dioses de Grecia, qué mujeres hay entre los cristianos!". La frase era de pura admiración. 


  Libanio, pagano de pies a cabeza, maestro y amigo de Juliano el Apóstata, había iniciado al joven en el cultivo de las letras y estaba orgulloso de la aplicación de su discípulo. Pero el muchacho evadió su peligrosa influencia, gracias a las decisiones y consejos de Antusa, principalmente. Fue ella la que más veló para que su hijo adquiriese una gran formación en las ciencias sagradas y en las virtudes.

  San Juan fue consagrado Arzobispo de Constantinopla en el año 398 y emprendió la reforma del clero. La elocuencia y el celo del santo movieron a penitencia a muchos pecadores y convirtieron a numerosos idólatras y herejes.   Los primeros tiempos de su patriarcado fueron muy agradables para Juan, después tuvo problemas con los poderosos de su tiempo.


  San Juan Crisóstomo habla de educar a los niños a través de enseñarles a dominar los cinco sentidos, que son como las puertas de la ciudad, que somos nosotros mismos. Y esa ciudad la va a habitar el Rey del universo cuando esté dispuesta. Dice entonces que la “lengua es muy amiga de relacionarse. Y antes de cualquier otra cosa, equipémosla con puertas y trancas, no de madera ni de hierro, sino de oro. Pues de oro es, verdaderamente, la ciudad que vamos construyendo (...). Cuando hayas construido así las puertas, macizas y de oro, preparemos también dignos ciudadanos. ¿Cuáles son éstos? Son las palabras santas y piadosas que enseñamos al niño a pronunciar” (n. 28).


  Luego explica San Juan que hay que ser exigentes con los niños, que su disposición es muy favorable pues no luchan por las riquezas ni por la gloria, ni por la mujer o los hijos. Recomienda ponerles una ley: “No injuriar a nadie, no hablar mal de nadie, no jurar, ser pacífico” (n. 30). Pedía a las madres enseñar a sus hijos a ser amables. “Si ves que se muestra insolente con el acólito –esclavo que acompañaba al niño al colegio para llevar sus enseres escolares— no hagas la vista gorda, castiga, más bien, al libre” (n. 31). El pueblo le escuchaba emocionado y de pronto estallaba en calurosos aplausos, o en estrepitoso llanto el cual se volvía colectivo e incontenible. Los frutos de conversión eran visibles.


  “Vayamos ahora a otra puerta. ¿Cuál? Una que está cerca y tiene un gran parentesco con ella: el oído. Aquélla tiene ciudadanos que van del interior al exterior y nadie entra por ella; los de ésta, sin embargo, van del exterior al interior y nadie sale a través de ella (...). Así, pues, que los niños no oigan nada inconveniente ni de los criados ni del pedagogo ni de las nodrizas. Sino que, igual que las plantas necesitan de un mayor cuidado precisamente cuando están tiernas, así también los niños. De manera que preocupémonos por tener buenas nodrizas para, desde la base, echarles buenos cimientos y, en una palabra, para que desde el principio no reciban ninguna mala influencia. Que no oigan, por tanto, necias historias de viejas. “Fulano, dice, ama a mengano”. “El hijo del rey y la hija menor han hecho tales cosas”. Que no oigan nada de eso (...). No a todos los criados ha de estarles permitido mezclarse con los niños, antes bien, deben ser sobresalientes” (nn. 36-38).


  Luego explica que los niños sienten veneración por sus padres y preferirían recibir mil azotes antes que oír una maldición de su boca. Sugiere que se le enseñe a no avergonzarse por la escasez de medios, a soportar con nobleza los avatares de la fortuna y todo lo demás. Cuando cumpla quince años, dice, que oiga hablar del infierno. “Si alguien le cuenta cosas innobles, no consintamos en modo alguno que un tal se acerque a él. Si ves que en su presencia un esclavo dice obscenidades, castígalo inmediatamente y conviértete en severo y duro censor de las faltas” (n. 53).


  Hay otra puerta más hermosa y difícil, de guardar, dice San Juan: la de los ojos. Tiene muchas ventanillas, no sólo para mirar, sino también para que la miren. Aquí hacen falta leyes severas como “no mandar nunca al niño al teatro para que no reciba un daño completo, tanto a través del oído como a través de los ojos” (n. 56). Y aconseja que se le hable de la belleza del alma. ¡Cómo se nota que su madre Antusa tuvo mil cuidados y delicadezas en la educación de su hijo!

  Dice luego: “Si necesita lavarse los pies, que nunca lo haga un esclavo, sino él mismo, y harás un hombre libre bondadoso con los esclavos y muy digno de ser amado. Que tampoco nadie le tenga que dar el manto, ni espere en el baño la ayuda de otro, sino que todas estas cosas las haga por sí mismo. Esto lo hará vigoroso, modesto y afable” (n. 70).


  San Juan anima a las madres de familia a suavizar el genio de sus hijos con razonamientos de nobleza de alma y de afán de adquirir virtudes. Dile a tu hijo: “Si ves un estilete estropeado por un criado, no te enfades ni le insultes, sino sé indulgente, sé comprensivo”. Así, partiendo de cosas sin importancia, soportará también los daños graves. Es que los niños son difíciles cuando se trata de este tipo de pérdidas y antes darían la vida a dejar sin castigo al que se ha portado mal en esto.


  Habla también de solidaridad con los hermanos: “Edúcale para que ponga a su hermano pequeño por delante de él, si es que lo tiene, y si no es el caso, incluso al esclavo, porque también esto es propio de una altísima filosofía” (n. 74). La cima de la sabiduría es no dejarse apasionar por chiquilladas. 


  Procuremos que sea prudente para que sea un hombre inteligente y amable. Y es que nada vuelve tan insensato como las pasiones (cfr. n. 87).

San Juan pide que la madre aprenda a educar a su hija siguiendo estos principios y “la aparte del lujo, los adornos y todas las demás cosas que son propias de mujeres de mal vivir. Que haga todo conforme a esta ley y se aparte de la vida regalada y de la embriaguez, lo mismo el joven que la muchacha. Y esto es importante para la castidad” (n. 90).


  A este santo la gente le puso el apodo de "Crisóstomo" que significa: "boca de oro", porque sus predicaciones eran enormemente apreciadas por sus oyentes. Es el más famoso orador del siglo IV. Su oratoria no ha sido superada después por ninguno de los demás predicadores.


Autor: 
Rebeca Reynaud - Visto en: www.churchforum.org


Nacionalismo Católico San Juan Bautista