San Juan Bautista

San Juan Bautista

martes, 1 de octubre de 2013

SI ÉSTOS CALLAN, HABLARÁN LAS PIEDRAS - Por Flavio Infante

  No será quizás un nuevo Teodosio, pero las palabras del presidente ruso Vladimir Putin en el foro internacional Club Valdai -el pasado 19 de setiembre, ante politólogos de su nación y extranjeros- dejan el ánimo renovado (el texto completo en inglés, aquí . De sobra nos consta a todos que si la religión, por ventura, aparece hoy en el discurso de algún estadista, es a los fines de estrecharle aún más el cerco, de avanzar un paso más en la separación de la Iglesia y el Estado y en la restricción de toda manifestación pública del culto.

  Fue san Gregorio VII quien empleó el símil de los dos ojos para referirse a las dos espadas: el poder secular y el sacro, que deben -como los órganos de la vista- iluminar y conducir al fin último sobrenatural a los hombres que están bajo su jurisdicción. Gobernantes apóstatas y papa "rotario de honor" urgen, por ello mismo, el recurso discrecional al colirio ofrecido por el ángel de Laodicea. Bienvenido pues este adarme, si no de religiosidad explícita, al menos de sentido común que nos llega desde el remoto Novgorod, aquella región que el propio Putin llamó el «centro espiritual, ya que no geográfico, de Rusia». Bienvenida la sensatez de quien dirige la única nación que puede acaso detener la expansión degenerativa de Occidente, fijándole unas fronteras al «mundo unipolar» y fundando la resistencia sobre premisas veraces. Enhorabuena que haya un gobernante que recuerde que no vivimos en un mundo de puros contemporáneos, sino que contamos también con antepasados y descendientes. He aquí una traducción parcial del texto en cuestión:

  Necesitamos hoy nuevas estrategias para preservar nuestra identidad en un mundo de rápidos cambios, un mundo que devino más abierto, transparente e interdependiente. Para nosotros (y estoy hablando sobre los rusos y Rusia), cuestiones como quiénes somos y qué queremos ser son cada vez más relevantes en nuestra sociedad. Hemos dejado atrás la ideología soviética, y no habrá retorno. Partidarios de un conservadurismo básico que idealizan la Rusia anterior a 1917 parecen estar igualmente lejos de la realidad, del mismo modo que los adeptos a un extremo liberalismo al estilo occidental.

  Es evidente que es imposible ir hacia adelante sin una autodeterminación espiritual, cultural y nacional. Sin éstas no seremos capaces de resistir los retos internos y externos, ni podremos sobrellevar las competencias globales. Y hoy vemos un nuevo giro en estas competencias. El mundo se está volviendo más rígido, y a menudo renuncia no sólo al derecho internacional, sino incluso a la elemental decencia.

  Entendemos también que la identidad y la idea nacional no pueden ser impuestas desde arriba, no pueden fundarse en un monopolio ideológico. Una construcción tal es muy inestable y vulnerable; conocemos esto por experiencia personal. Esto no tiene futuro en el mundo moderno. Necesitamos creatividad histórica, una síntesis de las mejores ideas y prácticas nacionales, una comprensión de nuestras tradiciones culturales, espirituales y políticas desde diferentes puntos de vista, y comprender que la identidad nacional no es algo rígido que perdurará por siempre, sino más bien un organismo viviente.

  Otro serio desafío para la identidad de Rusia está relacionado con los eventos que tienen lugar en el mundo. Acá se encuentran la política extranjera y el aspecto moral. Podemos apreciar cómo muchas de las naciones euro-atlánticas están rechazando sus raíces, incluyendo los valores cristianos que constituyen el fundamento de la civilización occidental. Están negando los principios morales y toda identidad tradicional: nacional, cultural, religiosa e incluso sexual. Están implementando políticas que equiparan las familias numerosas con las parejas del mismo sexo, la fe en Dios con la fe en Satanás.

  Los excesos de la corrección política alcanzaron un punto tal que la gente habla en serio acerca de registrar partidos políticos cuya aspiración es promover la pedofilia. La gente en muchas naciones europeas se siente avergonzada o temerosa de hablar de su filiación religiosa. Las fiestas religiosas son abolidas o bien toman un nombre distinto; su significado permanece oculto, tanto como su origen moral. Y se está tratando de exportar agresivamente este modelo a todo el mundo. Estoy convencido de que esto abre un camino directo a la degradación y al primitivismo, acabando en una profunda crisis demográfica y moral.

  ¿Qué otra cosa mejor que la pérdida de la capacidad de reproducirse puede ofrecer el testimonio de la crisis moral que enfrenta una sociedad humana? Hoy día casi todas las naciones desarrolladas están incapacitadas para perpetuarse, incluso con la ayuda de la inmigración. Sin los valores incorporados del cristianismo y de las otras religiones históricas, sin las normas de moralidad que tomaron forma a lo largo de milenios, los pueblos perderán inevitablemente su dignidad humana.

  Al mismo tiempo, notamos intentos por hacer revivir de alguna manera un modelo estandarizado de mundo unipolar y de ofuscar las instituciones de derecho internacional y la soberanía nacional. Un tal mundo unipolar y estandarizado no requiere Estados soberanos: requiere vasallos. En un sentido histórico, esto equivale al reniego de la propia identidad, a la diversidad del mundo donada por Dios.


  En la memoria de santa Teresa del Niño Jesús, gústanos recordar aquellas palabras que le atribuyen como pronunciadas en su lecho de muerte, y que bien podríamos hacer nuestra jaculatoria: “¡cuánto quisiera vivir en los días del Anticristo, para poder combatirlo con la verdad!”


Nacionalismo Católico San Juan Bautista

3 comentarios:

  1. Gaugamela2/10/13 2:39

    Me gustan mucho los ángeles caídos que, tras reiterados intentos, remontan el vuelo. Creo que Rusia es un gran país (parece una obviedad), pero una sociedad que sabe, y quiere, mantener sus mejores valores, antes o después triunfará, no ya a nivel económico, que parece ser la única mira del planeta, sino como punto de referencia en el que verse y del que aprender. Por muchísimas razones, y yéndonos muy atrás en en el tiempo, todos los grandes imperios que en el mundo hubo, se mantuvieron mientras caminaron al toque de unos valores que les dieron unidad y fuerza. Mire, sin ir más lejos, qué fue España y qué es. Qué sigue siendo la Gran Bretaña y qué ya no es la France. Hace unas semanas, o algún mes ya, la atleta rusa de cuyo nombre soy incapaz de acordarme, expresó, con un par, su firme oposición a que, en su país se hiciera proselitismo de ningún tipo de ideología gay. Allí se respeta a la persona y su individualidad (en principio), pero no se tolera el alarde de algo que consideran antinatural. Punto. Y todos a una. Y al que no le guste, ya sabe la receta. De la misma manera que se continúa defendiendo todo lo que Putin enumera en su discurso. Y nadie se rasga las vestiduras, porque la experiencia y la historia, por tanto, son maestras de la vida, y ellos han tenido que pasar lo suyo para llegar hasta hoy con la lección aprendida. En Siria, Pakistán, Egipto y otros países que sabemos, se está atentando de mala manera contra personas cristianas.¿ A cuántos pusilánimes europeístas y occidentales, en general, les ha escuchado usted decir: "eso, no"? ¿Cuántos han propuesto una ley en contra de la persecución religiosa de cristianos en la monserga de la ONU? El cardenal Turkson. Ahí queda todo. Ni siquiera el inefable e insoportable Bergoglio. Bueno, qué sé puede esperar de un tipo que afirma lo que afirma en la desgraciada entrevista del periódico La Republicca. En cambio sí tenemos que tragar con que haya una ley antidifamación musulmana. ¡Cobardes! Me sublevan, créame.

    Tengo pendiente de ver la conferencia. Cuestiones de cambios de pc a otro pc más guay, jeje!! Seguro que el esfuerzo de los valientes de Cristo merece la pena, como siempre.

    Un cariñoso abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada amiga. El tiempo y algún pobre conocimiento que fui adquiriendo en mi inquietud por entender como funcionan el mundo y la fe y tratar de encajar ambos desde una perspectiva teológica, me hicieron bastante escéptico. No obstante como dejar de reconocer no solo un buen discurso, sino también un consecuente obrar.
      A la luz de las profecías de Fátima, me pregunto si ya se habrá cumplido lo de "Rusia esparcirá sus errores por el mundo" o ¿le corresponde todavía un papel dañino?
      .Sinceramente, no sé y casi siempre que me apresuré en mis apreciaciones sobre el futuro, me equivoqué en la medida en la que tomé parámetros humanos. Por eso considero las cuestiones geopolíticas a la luz de la fe y no a la inversa, para de esa manera equivocarme menos, y si soy plenamente consecuente con la fe, seguramente no me voy a equivocar.
      !Pero todo está tan revuelto...¡
      Como siempre don Infante nos muestra no solo su privilegiada pluma, sino también su aguda visión a la luz de la supra historia(al decir de Castellani sobre la historia en manos de Dios), de los acontecimientos. Muy acertado también tu comentario como siempre. Creo que no te faltan condiciones para escribir y es más considero que aceptando el talento recibido, deberías hacerlo. Este puede ser un espacio para dar difusión a tus trabajos.
      El padre Saenz, tiene en muy alta estima a Putín y eso no es poco para mí. El P. Saenz es tal vez el más grande escritor católico vivo de la Argentina (y tenemos muchos y muy buenos) y el inmerecido privilegio de haber compartido dos días con él y con el valiente mons. Sanahuja, no solo me alegra el alma sino que alivia la carga al confirmar que con el error y el mal no se pueden transigir.
      Te recomiendo que veas las conferencias que son terriblemente actuales y te animo a que escribas para iluminar un poco esta oscuridad que se está haciendo cada vez más densa.
      Saludos cordiales.
      Tu amigo y hermano en Cristo
      Augusto

      Eliminar
  2. Gaugamela5/10/13 16:19

    Hace unos días, cuando leí el discurso de Putin, pensé, como usted, si esto que señala sobre los errores que esparciría Rusia, (según la Profecía de Fátima), no se habría cumplido ya. A decir verdad, y teniendo en cuenta la terrible influencia, no sólo ideológica sino práctica, sobre la sociedad en general y sobre todas las posibles variables que de ella derivan, sí sería factible hablar de un cumplimiento de aquello profetizado.
    Pero, su duda sobre que aún pueda continuar esparciendo sus males, me lleva a reflexionar sobre ese tiempo del que usted me habla y que no se adapta como un molde al nuestro, sino a parámetros vistos a la luz de la Fe. Y, visto así, he de expresar mis dudas. Dudas que revertirían sobre mi anterior parecer de que lo profetizado ya se hubiera cumplido. Esto eso que mueve la inteligencia humana, el deseo de conocer, partiendo muchas veces de la duda, de forma más profunda y precisa. Por lo cual le agradezco esa acotación que, lejos de desviarme del meollo del asunto o frustrar mis aproximadas constataciones, me invitan a seguir una nueva pista e indagar más sobre ella, siempre con el fin último de llegar a la verdadera meta, que no es otra que la aproximación a Su Verdad.

    Me queda dar respuesta a la segunda parte de su post, pero antes debo reflexionar. Quizás le parezca exagerado por mi parte, pero los nuevos retos, por pequeños que sean, me imponen un respeto considerable, y sus palabras me merecen eso: reflexión. No obstante, mi agradecimiento es, como no podía ser menos, enorme, hacia usted y hacia ese espíritus tan generoso para con mi person que, en modo alguno, créame, no lo merece tanto.


    Le seguiré contando.

    Un fuerte abrazo. Confiemos en Su Luz.

    ResponderEliminar