San Juan Bautista

San Juan Bautista

miércoles, 27 de agosto de 2014

LOS FRUTOS DEL RAMADAM (Y DEL ECUMENISMO) - Por Flavio Infante


  Cuando hace unos meses Francisco saludó a los musulmanes con otra de sus acostumbradas muestras públicas de bonhomie augurándoles copiosa cosecha de frutos espirituales del Ramadam, al punto pensamos: «¡que la boca se te haga a un lado por enésima vez, Pancho, que bien sabemos cuáles son esos frutos!». Y no se hicieron esperar los agraces, y la persecución sangrienta de cristianos en el área musulmana recrudeció con creces, quizás como nunca antes en la turbulenta historia de los de la cimitarra.

  Ocurrió lo previsible, lo recurrente, lo remanido: a medida que las matanzas y tropelías se multiplicaban (especialmente en Irak, pero también en Nigeria, como antes en Siria), la Santa Sede permanecía muda, como el endemoniado de Mt 9, 32ss., para no ofender a nuestros hermanos de la medialuna. Y cuando la realidad -irreverente, según su estilo- nos lo abofeteó al pontífice, éste se decidió a musitar unas irénicas exhortaciones. Pero como lo señaló con perspicacia Antonio Socci: «han sido necesarios una veintena de días y muchos pobrecitos, inermes e inocentes, muertos por homicidio, para que finalmente incluso el papa Bergoglio llegara a decir que es menester "detener" a aquellos criminales sangrientos que descuartizan, degüellan, violan, crucifican y cometen otros horrores... Detener, pero -precisó- "no bombardear". ¿Y cómo, entonces?». Acá está el secreto de la inopinada valía de Francisco: mesturar los reclamos con nuevos silencios, con propuestas absurdas. Así, al hacer el diagnóstico de la situación, se le olvidó mencionar la religión de los perseguidores y la de los perseguidos (en este último caso hizo la alusión genérica y vaga a las "minorías"), e insistió en condenar el recurso a la guerra (que, se sabe, desde el Vaticano II es siempre ilegítima). Finalmente se hizo pública la convocatoria a un partido de "fútbol interreligioso" con estrellas del balón de una y otra confesión, casi como para suplicar gráficamente a las salvajes milicias de Mahoma que se sirvan ejercitar la vis irascibilis en otro género de bombardeos, cuales son los que se lanzan contra el arco contrario.

  Lo que hace ochenta años pudo ser un arriesgado pronóstico en la pluma de Hillaire Belloc («el Islam es el enemigo más formidable y persistente que nuestra civilización haya tenido, y puede en el futuro transformarse en una amenaza tan grande como lo fue en el pasado»), refrendado poco después por Plinio Corrêa de Oliveira al aludir a «la gran inercia del Occidente cristiano ante la resurrección de la gentilidad afro-asiática» y «la renovación del mundo musulmán» (dormido después de Lepanto y Viena, pero lleno de virtualidades prontas a activarse cuando sonara la trompeta del cambio de rumbo histórico), estos avisos, decimos, han venido a encontrar la más cruda confirmación en nuestros días. Y han señalado una analogía plausible entre un mundo occidental presa de somnolencia, asido a un hábito inveterado de seguridad ya inexistente, y aquel Bajo Imperio romano ante la presión creciente de las hordas tras el limes. La paz por la que se aboga, la de la molicie, es razonablemente despreciada por aquellos jinetes ebrios de suras que repican odios y decapitaciones: «no viviremos con sucias bestias, como vosotros», amenazaron los miembros de una organización islamista nórdica que apunta a establecer una Noruega bajo las directrices del Estado Islámico. Ya se ve hasta qué lejanas latitudes llegan sus pretensiones. Y es que «no consideramos que debamos irnos de Noruega, porque hemos nacido y crecido aquí. Y la tierra de Alá pertenece a todo el mundo».

  Y no es todo. Como para fomentar los más fatídicos presagios, espigando en la concordia reconocible entre cierto temible punto de la profecía pública (Ap 18) y las más acreditadas de las privadas (aquella visión de Fátima acerca del obispo vestido de blanco arrastrándose entre ruinas), ahí sale un diario italiano a afirmar que el mismísimo Francisco, según fuentes israelíes, «se encuentra en el punto de mira del grupo yihadista Estado Islámico (EI) por ser portador de la verdad falsa». El mismo medio reconoce lo que tantos otros: «las llegadas continuas de inmigrantes [a Italia] sirven de base para la entrada de los yihadistas en Occidente». Recuérdese la ilícita injerencia de Bergoglio en estos asuntos inmigratorios que afectan a otros Estados en su ya célebre discurso en Lampedusa, que en su momento tratamos aquí. Y compruébese cómo le retribuyen sus protegidos, si la versión que corre es verídica.

  Si éstos, como la burra de Balaam, aciertan o no con el auténtico sentido de la acusación de ser Francisco «portador de la verdad falsa», es cosa ahora anecdótica. Lo temible, estando a la amenaza, es que Francisco viva en Roma. En nuestra Roma.





Nacionalismo Católico San Juan Bautista

14 comentarios:

  1. Pagaría por cierto el precio de su traición y desprecio a la tradición de la Iglesia, y a sus antiguas enseñanzas sobre el Islam y el judaísmo. Ellos mismos lo traicionarán y será muy difícil saber a ciencia cierta, si es cometido un atentado por mahometanos o por la "inteligencia" de Israel, lo mas seguro una utilizará a los otros para sus negros fines. El peligro es real para toda Europa hoy descristianizada, el azote de Dios por tales culpas bien puede ser el Islam, en seguida podemos señalar a América secularizada en gran medida por sus gobernantes.
    La defensa de la Fe como verdad absoluta, firme y no "ecuménica", es la única salvación, necesitamos un papa que realmente se comporte como lo que se supone que es, el vicario de Cristo en la Tierra.

    ¡Viva Cristo Rey!

    ResponderEliminar
  2. La mayor de las pruebas:
    La mayor es seguir el Evangelio que se nos entrego a los hombres desde el momento que El Hijo dio su vida en la cruz!. Debemos saber discernir entre la pura doctrina de la iglesia y la de la ramera, unos(los pocos) seguirán la verdadera y, otros (los muchos) seguirán la de la ramera; ahí radica la prueba! Es decir, tú puedes seguir la voz del buen pastor o la voz del ladrón.
    Uno ha de tener presente siempre GALATAS 1:8. Y aplicarlo a todo hombre aun vistiendo ese de blanco, para no ser de los mucho, y si ser de los pocos.

    En apocalipsis 17 y 18 esta todo.

    DIOS, PATRIA Y REY!

    ResponderEliminar
  3. Los "frutos del Ramadan" no tienen nada que ver con el yihadismo. Una cosa es ser musulmán, otra cosa es ser terrorista o asesino. No niego que la amenaza al Papa Francisco pueda ser real, pero no es casual que justamente los medios conservadores (contrarios a la inmigración africana en Europa) sean los que relacionan a Lampedusa con el yihadismo. Si la gente que llega a Lampedusa no fuese marginada sistemáticamente por la "civilización occidental y cristiana", el yihadismo tendría muchos menos adeptos en el Viejo Continente. El odio y el desprecio son la semilla del resentimiento, de la intolerancia, y de más odio aún.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. http://todoestarelacionado.wordpress.com/2012/08/19/plan-kalergi-exterminio-de-la-raza-blanca-hacia-el-nuevo-orden-mundial/

      Eliminar
    2. ¿Alguna otra fuente que le reste un poquito menos de seriedad a la discusión no hay? Digo, teorías conspirativas se pueden trazar muchísimas, pero si no dejamos de lado los prejuicios, terminamos diciendo cualquier cosa...

      Eliminar
    3. ¿asi que si no dejamos de lado los prejuicios no podemos discutir? ¿y por que no empezamos por casa? abandone usted el prejuicio de teoría conspirativa y luego seguimos con el tema. Cuando alguien no tiene argumentos desvía el tema tildándolo de teoría conspirativa, no hay peor ciego que el que no quiere ver.

      Eliminar
  4. Anónimo1/9/14 13:00

    No hay que ser necios ni omnipotentes, y pensar que todo es tal cual lo vemos nosotros, pero tomar como fuente a un sitio en el cual más de la mitad de los temas presentados incluye en sus títulos la palabra "farsa", y aplicados a temas como el HIV, Al Qaeda, el Holocausto, las vacunas (?!?!?!), y "farsas varias", le resta bastante seriedad a la argumentación. La afición a encontrar y destapar "farsas" lleva a ver "farsas" donde no las hay. Más allá de eso, insisto, una cosa son los musulmanes, y otra los terroristas. No todos los musulmanes son terroristas (la mayoría no lo son) y los terroristas deforman el Islam para justificar sus crímenes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lamentablemente la necedad es suya y no puedo no decirlo. Aquí el autor no trata de atacar a todos y cada uno de los musulmanes sino al mismo Islam. Antes de hablar de la deformación del Islam LEA EL CORAN. El siguiente artículo de Don Flavio Infante refiere al tema con más precisión citando también al Sacerdote Terzio de EX ORBE que sostiene que el problema del Islam es el Islam. Lo mismo se puede decir de los judíos talmúdicos. Tienen un código sagrado que los llama al odio, la venganza, la usura, el engaño. Entonces ¿cómo hablar de tergiversación?
      Tanto en el caso del Coran como del Talmud, lo lógico es que buenos musulmanes y buenos judíos sean los que cumplan con sus preceptos sagrados, y son precisamente esos de los que nos tenemos que cuidar. Cuando la religión o doctrina es asesina y satánicamente inspirada, los malos seguidores serían para nosotros los menos peligrosos.

      Eliminar
    2. Anónimo1/9/14 16:40

      ¿Los "buenos" son en realidad los "malos" y los "malos" son los "menos peligrosos"? Clarísimo. Clarísimo que la postura que se expresa es la de la intolerancia religiosa, la demonización del diferente. El que no es católico es un enemigo, y el que dice que es católico pero no piensa como el autor, también. Todo muy lindo, pero el Evangelio, bien gracias.

      Eliminar
    3. ¿Cuál es tu Evangelio? ¿Te lo dieron los masones? ¿Cómo interpretas Juan 3:18? ¿Era Jesús antievangélico al señalar que los judíos eran hijos de Satanás?
      Comentarios sin fundamento racional y que apelan a un sentimentalismo nuevarístico no voy a publicar más. La próxima vez que tus razones sean las de la fe, sin descontextualizar y mencionadas específicamente y no genéricamente. Si lo tuyo es el protestantismo y la libre interpretación bíblica, te equivocaste de blog y de religión.

      Eliminar
  5. Flavio Infante1/9/14 20:23

    Estimado Augusto: notando que este artículo mío venía con comentarios (con discusión, supuse), entré a leerlos y quedé pasmado por la peregrina acusación de este anónimo sobre la presunta profusión del término "farsa" en los títulos de mi blogue. Para corroborar que no era yo el desquiciado, escribí "farsa" en el buscador interno de In Exspectatione, para advertir que no sólo no figuraba en ninguno de los 112 (poco más o menos) títulos publicados, sino que apenas se había empleado la palabra en un comentario, hace unos meses. Ni que decir que jamás pontifiqué sobre el HIV, al Qaeda, etc., temas sobre los que no me siento en condiciones de decir nada de interés.

    Entonces me dije: este paisano (el impugnador, digo) debe haber tecleado mal, habrá querido responder en otro sitio y cayó acá por error, tomó una copa de más, o bien, con la misma confusión que demuestra al hablar del Islam ("no todos los musulmanes son terroristas" ¡bravo por la audaz aserción! Pero lamento comunicarle que pelea con fantasmas: ni siquiera insinué semejante burrada), con esa misma confusión debió querer referirse a un link señalado más arriba, en otro comentario, que no me tomé el trabajo de abrir. Si no es así, ¡váyase a freír churros, estimado anónimo, que a lo mejor le salgan más crocantes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de estos trasnochados es algo que realmente cansa. Ni siquiera se trata de gente que no esté de acuerdo con lo que lee sino que son los famosos opinólogos que tal vez con el título de los artículos ya prejuzgan el resto y sacan apriorísticas y apresuradas conclusiones, y probablemente esto se deba al exceso de noticieros televisivos en los que ya no se desarrollan las informaciones sino que sólo dan el titular y después se dedican a preguntar a la gente que opinan.
      Ya ni es cuestión de falta de sentido común, porque esta actitud es anterior al ejercicio del mismo.
      Por lo demás, estimado Flavio, el trabajo de su blog es impecable de punta a punta. Creo que para cuestionar el contenido del mismo, hay que sustentar muy bien lo que se quiera cuestionar y no salir con prejuicios infundados como lo hiciera el anónimo que hizo esos comentarios.
      Mis más cordiales saludos.

      Eliminar
  6. Anónimo3/9/14 11:38

    Aclaré (en un comentario anterior) que me refería al link a http://todoestarelacionado.wordpress.com/2012/08/19/plan-kalergi-exterminio-de-la-raza-blanca-hacia-el-nuevo-orden-mundial/

    Aunque sea, tratemos de publicar este, por un mínimo de honestidad intelectual y claridad para los lectores. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo1/7/15 2:11

      Puede ser que se le vaya la mano con lo de farsa a ese blog pero el link está basado en un libro que no tiene que ver con el blog. Don Flavio al no abrir el link no se dió cuenta que se refería a el.
      Usted se queja que acusan a todos los musulmanes y usted cae en lo mismo que critica por no quedarse con el dato del libro que se refiere a un tema específico, real y objetivo.

      Eliminar