San Juan Bautista

San Juan Bautista

jueves, 30 de junio de 2016

Pastor Bautista contra la mentira judaica del "Holocausto" (VIDEO)



  Mientras que en la Iglesia Católica, la única y verdadera fundada por Cristo, la neo-jerarquía promueve la escandalosa mentira de la "shoa" con la cual los judíos se victimizan para atacar al mundo entero, el pastor Bautista Steven Anderson argumenta de forma incontrovertible la inmensa maldad de quienes engañan siguiendo a su libro "sagrado" el Talmud.

  Recomendamos el siguiente video de un poco más de media hora para quienes todavía tengan dudas al respecto.



Más información en: Mentiras al descubierto




         


Nacionalismo Católico San Juan Bautista


lunes, 27 de junio de 2016

Blasfemoglio, maestro del engaño - Alejandro Sosa Laprida


Miles Christi - 27/06/2016


Descargar en PDF
  

Breve selección de las falacias e impiedades proferidas recientemente por el falso profeta Jorge Mario Bergoglio, mentiroso consumado, blasfemador empedernido e ilustre discípulo del padre de la mentira…

« Muchas veces me encuentro en crisis de fe y algunas veces también tuve la desvergüenza de reprochar a Jesús: ‘‘¿Por qué lo permites?’’ Y también dudas : ‘‘Pero, ¿esta será la verdad o un sueño?’’ Y esto de joven, de seminarista, de sacerdote, de religioso, como obispo y como Papa. A un cristiano que no haya sentido esto alguna vez, que no haya pasado por una crisis de fe, le falta algo: es un cristiano que se conforma con un poco de mundanidad[2]. »

Bergoglio enseña, con sus palabras y con su ejemplo, que dudar de las verdades de la fe es algo bueno y que quienes no lo hacen son « cristianos mundanos ». Menuda blasfemia. Para ser buen cristiano, según este energúmeno del Averno, habría que poner en tela de juicio, por ejemplo, la divinidad o la resurrección de Jesucristo. La « enseñanza » bergogliana contradice absolutamente la de Nuestro Señor, quien recriminó al apóstol Tomás el no haber creído el testimonio de los demás apóstoles acerca de su resurrección:

« Luego dijo a Tomás: ‘‘Pon aquí tu dedo, y mira mis manos; y acerca tu mano, y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente.’’  Entonces Tomás respondió y le dijo: ‘‘¡Señor mío y Dios mío!’’ Jesús le dijo: ‘‘Porque me has visto, Tomás, has creído; bienaventurados los que sin ver creyeron.’’ » (Jn. 20, 27, 29)

Imaginen a un catequista que diría a sus alumnos que él se la pasa dudando acerca de lo que les enseña y que eso le parece algo no sólo positivo, sino incluso necesario para llegar a ser un buen cristiano. Pues bien, acá tenemos a un supuesto « Papa », doctor supremo de la fe católica, que nos dice a grandes rasgos lo siguiente : « Queridos hermanos, para ser cristianos auténticos, los invito a que duden como yo lo hago, que no he dejado de hacerlo en ninguna de las numerosas etapas de mi vida, y que incluso sigo haciéndolo ahora que soy el Vicario de Cristo. Porque atención, si no lo hicieran, eso significaría que son unos cristianos mezquinos y mundanos, incapaces de avanzar hacia las ‘‘periferias’’ y de practicar la ‘‘cultura del encuentro’’. »

Esto es sencillamente inimaginable.  No hay una sola frase en la Sagrada Escritura o en el Magisterio de la Iglesia que pudiese ser interpretada como una « invitación a dudar » de la revelación divina. Jamás se encontrará algo de ese tenor en los escritos de los Santos. Supera el entendimiento que Bergoglio se atreva a decir eso, nada menos que en la mismísima Basílica de San Pedro, y que nadie, absolutamente nadie reaccione, se levante y lo increpe de viva voz, enérgica y valientemente, denunciándolo públicamente como lo que es, un enemigo acérrimo de Dios y de la Iglesia, un corruptor de la fe y un impugnador de la revelación divina.

¿Acaso es necesario tener que recordar que quien desea debilitar nuestra fe es precisamente el demonio, y que toda duda con respecto a ella proviene de él siempre, nunca de Dios? De lo cual puede deducirse con total certeza que las « enseñanzas » de Bergoglio son lisa y llanamente satánicas. No verlo es signo de una profunda debilidad interior, de una fe  pusilánime y vacilante, de una escalofriante ceguera espiritual. Y ni hablar de la insinuación perversísima según la cual la revelación divina podría legítimamente ser considerada como un « sueño » [!!!]. Ni tampoco de los « reproches » que este insensato se atreve a hacerle a nuestro adorable Redentor…

« A mí no me gusta, y quiero decirlo claramente, a mí no me gusta cuando se habla de un genocidio de cristianos, por ejemplo, en el Medio Oriente. Esto es un reduccionismo[3]. »

Saliendo esto de labios de quien es el mayor promotor de la inmigración musulmana en Europa, me parece evidente que no hay de qué extrañarse…[4]

« Muchos piensan que es mejor que se queden en su tierra. Ellos han sufrido tanto. Son nuestros refugiados. Pero muchos se consideran excluidos. Por favor, son nuestros hermanos. El cristiano no excluye a nadie y le ofrece un lugar a cada uno. Deja venir a todos[5]. »

Hay que reconocer que en materia de subversión « Panchito » la tiene muy clara: el buen cristiano es el que duda y el buen europeo, el que permite la islamización de Europa…


« Prefieren convivir. Y esto es un desafío, una tarea. No hay que decirles: ‘‘¿Por qué no se casan por Iglesia? » No. Hay que acompañar, esperar, y después, hacer madurar, hacer madurar la fidelidad[7]. »

Pues claro, si la gente « prefiere convivir », ¿a quién se le podría ocurrir decirles que se casen por Iglesia? Por supuesto que eso no se debe hacer: hay que dejarlos vivir en pecado mortal tranquilamente, sin remordimiento alguno, lo importante es que puedan ser felices viviendo como se les antoje. Pero eso sí, « acompañándolos », para que no se vayan a sentir solos. En efecto la presencia del « cura » junto a los concubinos es indispensable para ayudarlos a « madurar la fidelidad ». Porque no vaya a ser que los amancebados terminen « metiéndose los cuernos », eso sí que sería verdaderamente escandaloso…

« He visto tanta fidelidad en estas convivencias, tanta fidelidad, que yo estoy seguro de que son verdaderos matrimonios, que tienen la gracia propia del matrimonio por la fidelidad que tienen[8]. »

Está clarísimo: ¿para qué diablos casarse si el concubinato vivido « con fidelidad » resulta ser un « verdadero matrimonio » ?

« La gran mayoría de los matrimonios sacramentales son nulos[9]. »

Razón adicional ésta para no « casarse por Iglesia » y optar por « juntarse con fidelidad ». Además, ¿se imaginan el efecto que esta frase del « Papa » puede tener en los matrimonios que intentan perseverar en medio de las dificultades ? ¿Para qué seguir luchando? ¿No es más razonable darse por vencidos, pedir la declaración de « nulidad matrimonial » y luego intentar « rehacer su vida »? En definitiva, a los concubinos Bergoglio les dice que no se casen y a los casados, que sus matrimonios no tienen valor. No, realmente los epítetos se quedan cortos para calificar afirmaciones tan maliciosas: este hombre es un auténtico hijo del demonio…


« Éste es el realismo saludable del catolicismo. No es católico decir “o esto o nada”. Eso no es catolicismo, es herejía. Jesús sabe siempre como acompañarnos, nos da el ideal, nos acompaña hacia el ideal. Nos libera de la rigidez de las cadenas de la ley y nos dice: ‘‘Cumple con eso, pero sólo en la medida que te sea posible.’’ Y nos entiende perfectamente bien. Es Nuestro Señor y eso es lo que nos enseña[11]. »

Ésta es otra sarta de sofismas incalificables. Este hombre miente con una naturalidad pasmosa. La moral evangélica, al igual que la moral natural, impone ciertas obligaciones y prohibiciones que son absolutas (adorar a Dios, no matar, no cometer adulterio, etc.), lo cual supone claramente un « o esto o nada » que no admite términos medios y que de ningún modo constituye un mero « ideal » que Dios nos presenta y al cual debemos tender « sólo en la medida » de nuestras posibilidades. Bergoglio busca destruir la objetividad y la obligatoriedad de la ley moral so pretexto de una falsa « misericordia » y de un « acompañamiento » que no es sino una manera encubierta de complicidad. El objetivo que persigue este hombre impío no es otro, en definitiva, que el de abolir la noción misma de pecado.

« Nosotros, todos nosotros, queremos a la madre Tierra porque es quien nos ha dado la vida y nos protege; diría que es también la hermana Tierra, porque nos acompaña en nuestro camino de la existencia. Pero nuestro deber es cuidarla como se cuida una madre o como se cuida a una hermana con responsabilidad, con ternura y con la paz[12]. »  

El Soberano Blasfemador del Vaticano continúa profesando abierta y desvergonzadamente su ideología new age luciferina, naturalista y panteísta, asegurando sin sonrojarse que es la « Madre Tierra » quien nos « da la vida y nos protege »...  

« ¡Protejamos los océanos, que son bienes comunes globales, esenciales por el agua y la variedad de seres vivientes! [13]»

¡Ay, por favor, que me parto al medio de la risa! La sociedad contemporánea rechaza masivamente a Dios y a la Iglesia, practica toda suerte de aberraciones que claman justicia al Cielo (aborto, pornografía, « matrimonio gay », eutanasia, etc.) y « Panchito »  aboga por la protección de los océanos…

Recordemos que hace pocos meses este engañador sin par invitaba al mundo apóstata y anticristiano a realizar nada menos que una « conversión » … ecológica [!!!] :

« La relación entre la pobreza y la fragilidad del planeta requiere otro modo de ejercer la economía y el progreso, concibiendo un nuevo estilo de vida, porque necesitamos una conversión que nos una a todos, liberarnos de la esclavitud del consumismo. Y este mes hago una petición especial : que cuidemos de la Creación recibida como un don que hay que cultivar y proteger para las generaciones futuras, cuidar la Casa Común[14]. »

Veamos ahora a « Papa Francisco » en el papel del militante « abolicionista » de la pena de muerte:

« El mandamiento ‘‘no matarás’’ tiene valor absoluto y abarca tanto a los inocentes como a los culpables. […] No hay que olvidar que el derecho inviolable a la vida, don de Dios, pertenece también al criminal[15]. »

De aquí se deduce con meridiana claridad que tanto Dios en el Antiguo Testamento como posteriormente la Iglesia no respetaron el « derecho inviolable a la vida » de los criminales. Pero es importante no perder de vista que lo único que este hombre busca es engañar. En efecto: Bergoglio miente sin cesar y sin ruborizarse jamás. Esa supuesta inviolabilidad corresponde solamente a los inocentes. Por ejemplo, a los niños masacrados en el vientre materno por el aborto, ese crímen abominable contra el que « Papa Francisco » no mueve nunca un dedo ni dijo una palabra al respecto en sus discursos ante los parlamentos europeo y estadounidense.

Una simple estadística esclarecedora. Número de penas capitales en USA el año pasado: 28. Número de abortos: 1.200.000. Unión Europea: 910.000 abortos, ninguna pena capital. Pero la « prioridad » para Bergoglio es defender a los asesinos y a los violadores, visiblemente la vida de los niños inocentes lo tiene sin cuidado…

Por otro lado, siempre se ha interpretado el quinto mandamiento como la prohibición del asesinato, es decir, « no matarás » al inocente. Nadie considera inmoral, por ejemplo, matar en defensa propia, que un soldado lo haga en el transcurso de una batalla o un policía en un enfrentamiento con maleantes. Lo cual prueba fehacientemente que el pretendido « derecho inviolable a la vida » es perfectamente infundado. Por otra parte, leemos en la Biblia que Dios instituyó explicitamente la pena capital para castigar el homicidio cuando dijo a Noé:

« El que derrame sangre de hombre, por el hombre su sangre será derramada » (Gn. 9, 6).

Pero no solamente ordenó Dios que la pena de muerte fuese aplicada por los hombres, sino que El mismo la ejecutó interviniendo directamente en varias ocasiones contra poblaciones corrompidas, los ejemplos de Sodoma y Gomorra, universalmente conocidos, bastan para probarlo. Sin mencionar el diluvio universal, por el cual Dios decidió exterminar a toda la humanidad deparavada, con la única excepción de Noé y su familia, a quien se lo comunicó en estos términos:

« He decidido acabar con todos los mortales, porque la tierra se ha llenado de violencia a causa de ellos. Por eso los voy a destruir junto con la tierra. » (Gn. 6, 13).

En la legislación mosaica varios crímenes eran pasibles de condena a muerte (adulterio, incesto, idolatría etc.). En el Nuevo Testamento San Pablo confirma la legitimidad de la pena capital, al igual que su orígen divino, al referirse al pecado de sodomía :

« Igualmente los hombres, abandonando el uso natural de la mujer, se abrasaron en deseos los unos por los otros, cometiendo la infamia de hombre con hombre, recibiendo en sí mismos el pago merecido de su extravío. Y como no tuvieron a bien guardar el verdadero conocimiento de Dios, entrególos Dios a su mente insensata, para que hicieran lo que no conviene: […]  los cuales, aunque conocedores del veredicto de Dios que declara dignos de muerte a los que tales cosas practican, no solamente las practican, sino que aprueban a los que las cometen.» (Rom. 1, 27-28/32)

Salta a la vista que con su condena de la pena de muerte Bergoglio contradice formalmente la revelación divina, lo cual no es por cierto ninguna novedad. No obstante, en este caso preciso su herejía se ve notoriamente agravada por la blasfemia implícita que contiene, ya que si el derecho a la vida fuese « inviolable », Dios sería, siguiendo la falaz lógica bergogliana, un monstruoso asesino. Y la Iglesia igualmente, ya que ella promovió las Cruzadas e instituyó el Tribunal de la Inquisición. De hecho, si sacamos las consecuencias objetivas de sus palabras, Bergoglio está dando a entender que el Dios bíblico, tanto el del Antiguo como el del Nuevo Testamento, es un ser cruel y malvado. Esto es, en definitiva, lo que enseña subrepticiamente « Papa Francisco », el supuesto « Vicario de Jesucristo » en la tierra. El sienta las premisas, otros se ocuparán luego de sacar las correspondientes conclusiones, las cuales caen de su peso.

Esto es algo sencillamente diabólico. Y es humanamente desesperante que tras haber pasado más de tres años sembrando el mal y la confusión de manera sistemática la inmensa mayoría de los católicos siga llamando a este auténtico agente del infierno « Su Santidad », « Santo Padre » o « Papa Francisco », títulos que su sacrílego e impío modus operandi desmiente categóricamente día a día, dignidad eclesiástica espuria en la cual estriba precisamente su inmenso poder de destrucción…

                                                                                                                                          


TRES AÑOS CON FRANCISCO
La impostura bergogliana
AHORA EN LA ARGENTINA

EN LA CIUDAD DE BUENOS AIRES, EN VENTA EN:

CLUB DEL LIBRO CÍVICO
Marcelo T. de Alvear 1348, local 147
(ENVÍOS AL INTERIOR)

EN LA CIUDAD DE CÓRDOBA:
LIBRERÍA "LECTIO"
Vélez Sársfield 56 Local 6 - Galería Sto. Domingo

¡No debe faltar en niguna biblioteca!

Para los que quieran entender lo
que está pasando en la Iglesia

Ayudará a abrir los ojos a los ciegos (por lo menos a los
que QUIERAN VER) y afianzará a todos en la verdadera Fe
¡No nos dejemos engañar!



$ 270

Índice y pequeño extracto, pulse AQUÍ


Reseña: pulse AQUÍ



[8] Discorso all'apertura del convegno ecclesiale della diocesi di Roma: https://www.youtube.com/watch?v=jQ5h2efV0a4 (01:20:27 a 01:20:42)

miércoles, 22 de junio de 2016

Lo más grave del discurso de Francisco en el Congreso Eclesial de la Diócesis de Roma, 16/06/2016 – Judica me Domine


[Dirán que soy paranoico, pero no soporto esta imagen. Una iglesia no es para dar un discurso. Para eso hay aulas que hagan falta. Y más colocándose el ponente en el centro mismo, delante del altar. Como si ocupara el lugar de Dios. No lo soporto.]



  Ya hemos oído con esperpento las declaraciones de Francisco en este Congreso del junio. Lo muy grave fue decir que “una gran mayoría de nuestros matrimonios sacramentales son nulos”. Sabemos la “explicación” posterior que tuvo que dar el P. Lombardi, más o menos: “que si la improvisación, que le pidió el mismo Francisco rectificar, etc”, dejándolo en “una parte”.

  Naturalmente que esa declaración es gravísima. Significa de hecho que miles y miles de matrimonios serían nulos. Pero eso implica que la Iglesia (aunque sea en la práctica) reparte los sacramentos de forma sacrílega. Entonces, ¿la Iglesia es la barca de salvación, o una institución charlatana? Eso es inadmisible, y además es falso.

  En primer lugar, por mucho que se diga, no es tan difícil saber lo que es necesario para un matrimonio válido. Uno con una, para siempre. Educar los hijos cristianamente, y querer recibirlo de Dios como él quiere. Y, en el peor de los casos, si eso no se enseña (sabemos que hay de todo), ¡simplemente hay que hacerlo!

  Siempre hubo problemas en la Iglesia, y dificultades para transmitir la fe. Pero no hay que excusarse en las irregularidades, sino corregir lo que no se hace bien. ¿No se enseña bien? Pues a hacerlo, así, así y así. Tres frases.   Lo demás se encargarán debidamente instruidos y formados para ello, la Iglesia los tiene.

  Pero acto seguido, va otra cosa más grave todavía. Que después de cierta y probada duración de una convivencia (en una unión “de hecho”), al parecer eso serían “matrimonios verdaderos”.

  Para un momento. Estamos en el contexto de una diócesis (si te parece poco, de la misma Roma), es decir, estamos hablando de católicos conviviendo, ¿o qué? Y resulta que de esta forma llegan a ser “matrimonios verdaderos”. O sea, ¿con la gracia del matrimonio? ¿Me está diciendo que la naturaleza produce la gracia?

  Eso es lo que sale del contexto. Y eso es lo sangrante, más grave que lo anterior, ya que aquí se toca la misma herejía. La naturaleza, con debidos “requisitos”, da lugar a la gracia. En el fondo es lo que está diciendo.

  Y luego viene lo grosero – mal educado, insolente, de máxima arrogancia – y lo blasfemo.
  



“E Gesù si fa un po’ il finto tonto,…”

“Jesús se hace un poco tonto,...”

“La morale qual è? Era di lapidarla. Ma Gesù manca, ha mancato verso la morale.“

“¿Cuál era la moral? Era de lapidarla. Pero Jesús falla, ha fallado contra la moral.“

“Gesù si è sporcato di più. Non era uno “pulito”,”

“Jesús se ensució un poco. No era un “limpio” (y con el diminutivo en el original)”


  ¿Qué le está pasando a este hombre? Va a peor, a un descaro que va creciendo por momentos. La situación es insostenible. ¿Hasta dónde llegará? ¿Cuándo reaccionará la gente alrededor suyo que los hay que tienen que saber lo que tienen que saber? ¿Hasta cuándo aguantaremos a esta insolencia?

  Esto es de escándalo. No se calla y va a peor. Que sea un usurpador – no por la fuerza; lo han elegido, pero no tiene materia suficiente y por eso no puede estar sentado allí dónde está – ya lo dijimos muchas veces, pero ahora parece como el que no rige bien.

  Día tras día. Ahora acaba de decir que en el Oriente Medio no hay un genocidio de cristianos, que tiene crisis de fe. ¿Pero se puede hablar en la Silla de San Pedro como si estuviera en un bar de la esquina, y ni eso?

  En el Código de Derecho Canónico de 1917 se decía que cualquier clérigo ipso facto pierde su cargo y sin ninguna declaración (nº 188: “Ob tacitam renuntiationem ab ipso iure admissam quaelibet officia vacant ipso facto et sine ulla declaratione, si clericus:”), si

3. “A fide catholica publice defecerit;” – Públicamente se aparta de la fe católica.

  En el Código del 1983 no encuentro un artículo similar. ¿Por qué será? Pero aquella sentencia que acabamos de comentar es de pura lógica y tradición de siempre: como “prima sede a nemine iudicatur” (La Santa Sede no es juzgada por nadie), lógico, es la máxima instancia, al verdadero papa no se le puede deponer.

  Pero a un charlatán hay que señalar el camino.



Visto en: Judica me Domine



Agradecemos a nuestra amiga Maite C el acercarnos el artículo.


Nacionalismo Católico San Juan Bautista

martes, 21 de junio de 2016

Pactando con el diablo: religión y política en los últimos tiempos – Augusto TorchSon


  No terminamos de asombrarnos sobre los límites casi surrealistas de la absoluta falta de sentido común y lógica en el accionar de las neocatólicas masas democráticas actuales.

  La “Agencia informativa católica argentina” AICA, tituló en su portal digital sobre la ovación de los asistentes al “Congreso Eucarístico” al presidente Macri por su “catolicidad y postura próvida”.

 http://www.aica.org/23723-macri-arranco-un-aplauso-al-pedir-dios-poder-defender-la.html

  El problema es que en la Argentina desde hace mucho tiempo los presidentes y políticos en general, así como una gran parte de los clérigos de éste bendito y vapuleado país, saben que la norma de conducta que vende es “haz lo que yo digo más no lo que yo hago”, o simplemente, decir hoy una cosa y mañana la contraria, pues el autoprovocado alzheimer popular, siempre juega a su favor. Maestro en estas actitudes es sin lugar a dudas Jorge Mario Bergoglio.

  A pesar de la invocación a Jesucristo como “Señor de la Historia”, el presidente Macri prefiere a la hora de buscar protección el Reiki y “limpiezas energéticas” antes que un Padrenuestro. Y de hecho, a pesar de la algarabía neocatólica por la supuesta catolicidad de Macri, éste se declara budista y actúa como tal. En ese sentido fue criticado por el obispo Aguer por esas conductas, siendo uno de los pocos obispos que se acuerdan que una de sus funciones es la defensa de la fe. Pero, siguiendo con la obnubilación del sentido común, ¿a quién se le puede ocurrir propiciar el discurso “católico” en un congreso eucarístico de un “casado” tres veces con una igualmente divorciada en más de una oportunidad?
  

  
   Pero, ni sus múltiples divorcios, ni sus creencias nuevaerísticas, nos preocupan tanto como que se lo promocione como defensor de los no nacidos quién en repetidas oportunidades actuó en forma absolutamente contraria a la defensa de la vida desde la concepción, tal cual no sólo lo exige la Iglesia Católica, sino hasta el orden natural. No caben entonces los análisis racionales. Lo cierto es que el “católico” presidente informó del aborto de una supuesta víctima de violación y se abstuvo de usar su derecho al veto en estas cuestiones. Esto sin mencionar que con su página “Chau Tabú” incita a los jóvenes a la práctica fornicaria de la sexualidad, recomendando como bueno y normal, el sexo oral y anal y la pornografía. En dicha página, se recomiendan además como métodos anticonceptivos diferentes prácticas no sólo reprobadas por la Iglesia Católica como inmorales, sino también como abortivas. Así resulta lógico que en un puesto clave de su gestión para la defensa de la vida desde la concepción, como lo es el “Consejo Nacional de las Mujeres”, fue designada una feminista abortista. Ya ante esto, resulta hasta insignificante decir que la página está apoyada por la “federación argentina de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales”, con quien tiene un largo historial de cooperación.

  http://www.notivida.com.ar/boletines/514_.html

  Pero ubicándonos nuevamente en una realidad que puede ser reflejada sin merma por una pintura de Dalí, podemos mencionar que la misma “Agencia Informativa Católica Argentina (AICA)” que destaca la “actitud católica y próvida” del presidente Macri, es quién pidió que se “suspenda ya el sitio Chau Tabú”. En fin…
  


  Ahora, regresemos al entusiasta “congreso eucarístico” que tanto aplaudió a Macri, donde hubo de todo menos la solemnidad debida al Sacramento más importante de la Iglesia Católica, el que es Cristo mismo. En el mismo donde dificilmente se escucharon cantos gregorianos sino más bien todo tipo de ritmos bailables al compás de panderetas, leímos que en su “himno” se convoca al “lio del amor” y donde dice que Jesús nos pide una “revolución” de la ternura, utilizando una vez más el lenguaje oportuna y justamente reprochado por santos Papas.


 Sin palabras

  En dicho Congreso, además de las protestantizadas muestras de religiosidad (muy acordes a los tiempos en los cuales Bergoglio va a festejar la Reforma Luterana), se pudo observar como entre las “importantes” conferencias, no podía faltar la de la “conversión ecológica”. ¿Será que para estar a tono con la temática habrá que fumar algún producto que la Madre Tierra (cómo ahora dice Bergoglio) nos proporciona?

http://www.congresoeucaristico.com/2016-05-02-02-20-45/pastoral-social-laicos

  Sin embargo, nos interesa más seguir develando la nueva temática catolica, y observar como entre los conferencistas está Mons. Lozano, quién como nos informa el artillero Augusto Padilla en su excelente portal Catapulta, hace escasos días recibiera a una comisión de diputados abortistas aduciendo la necesidad de buscar “espacios de diálogo y fortalecer la cultura del encuentro”. No resulta raro que a los propiciadores del infanticidio ya no se los combata sino que se busque el encuentro y el dialogo teniendo en cuenta que Bergoglio telefoneó y deseó una pronta mejoría a la activista abortista Emma Bonino. 


  Para seguir tratando de entender cómo se digiere está nueva política y religiosidad, entre los que practicaron con Mons. Lozano la cultura del encuentro, está Federico Masso; y lo que sigue no tiene tanto que ver con su clara postura infanticida, sino con su compañera de fórmula que se autodenomina próvida y es además una reconocida “lourdista” de la provincia de Tucumán, Silvia Elias de Perez.

  Hace pocos años el hasta hoy Pontífice Benedicto sostuvo que no se podía apoyar a los candidatos que estuvieran en contra de los “principios no negociables” entre los cuales figura como número 1 y más importante la defensa de la vida desde la concepción hasta la muerte natural; sin embargo, ésta candidata muy cercana al clero tucumano, no sólo se candidateó para el partido que encabezaba José Cano que aprobó como diputado la multiabortiva ley de Fecundación Atrificial, sino que además tuvo como compañero de lista nada menos que al antes mencionado Federico Masso, obligando así a muchos desprevenidos católicos que todavía creen en la democracia y encima se consideran próvida, a contravenir una obligación esencial en cuanto a su fe, la cual consiste en no apoyar de ninguna manera la promoción del aborto. Pero, entendiendo que la gente poco entiende, no culpamos a estas personas, a pesar de su desconocimiento en cuestiones esenciales en cuanto a su fe; sino que más bien apuntamos a quién apoya y promueve a abortistas autodenominándose próvida.

  Y es que la Sra. Silvia Elias de Pérez además de lo antes mencionado, manifestó en innumerables oportunidades su afinidad con políticos abortistas y de hecho, formó parte también de la lista de la abortista y asidua visitante de la masonería, Margarita Stolbizer, quién como mencionó también el artículo de Catapulta, promueve el aborto en su partido como “derecho humano” junto a Norma Morandini. Y como pudimos observar en su cuenta de "twitter", Elías de Perez promocionó la conferencia de ésta última. 



  Por eso no resulta sorprendente que en la misma red social publique contenta su participación en la cena con el presidente más abortista y homosexualista de la historia de EE.UU., Obama, y  hasta considere a su esposa como ejemplo para la juventud, siendo que la misma apoya hasta el ridículamente denominado aborto de nacimiento parcial, para asesinar hasta niños ya nacidos.
  


 http://www.lifenews.com/2012/10/23/letter-shows-michelle-obama-backing-partial-birth-abortion/

  Lo cierto es que esta situación no dista en lo más mínimo de la que ocurre en todos los países del mundo, y mientras la jerarquía eclesiástica sigue disfrutando de “la cultura del encuentro”, la fe se envenena, la juventud se pervierte, y los niños son asesinados masivamente en los vientres maternos. 

  Chesterton advertía en su trabajo sobre Santo Tomás: “Si el mundo se vuelve demasiado mundano puede ser amonestado por la Iglesia; pero si la Iglesia se vuelve demasiado mundana, el mundo no puede amonestarla adecuadamente por su mundanalidad”, por lo que la situación que hoy vivimos, razonablemente puede considerarse como irreversible. Ya es tiempo de considerar seriamente el escenario previsto por Nuestro Señor cuando dijo: Cuando vuelva el Hijo del Hombre ¿hallará fe sobre la tierra?”.


Augusto


  Nota de NCSJB: Para quien pueda argumentar que lo escrito puede provenir de partidarios del partido opositor, recordamos nuestro artículo: “Elecciones democráticas: las falsas opciones del sistema” en donde demostramos que la misma hipocresía aquí mencionada es igualmente aplicable a todos los demás partidos y candidatos de las últimas elecciones y reafirmamos nuestra católica postura antidemocrática.


Nacionalismo Católico San Juan Bautista