San Juan Bautista

San Juan Bautista

domingo, 28 de mayo de 2017

La partidocracia según Castellani - Leonardo Castellani


     El sufragio universal individualista y atómico, presunto medio de selección de los mejores, desvirtuado por el fraude de un lado; y del otro hecho caldo y campo de la más cruda demagogia. El “sistema de partidos” ha llegado rápidamente al término de su evolución natural, que es la de engendrar dos hermanos siameses perfectamente mellizos en su fisonomía moral, formados por dos oligarquías (que son una sola) de profesionales de la política, entendiendo por política, no tanto el arte de gobernar, como el arte de llegar al poder, y en el caso, el arte de ganar elecciones. La intervención secreta de las grandes fuerzas inhumanas y ciegas de la economía internacional. La selección al revés, que arroja casi automáticamente en la Sociedad los elementos virtuosos y nobles fuera de la actividad política convertida ya en asunto sucio y especialidad de inescrupulosos y audaces, sino bribones. La concusión, el peculado, el negociado, el coimeo, la gravísima corrupción civil que consiste en la compra y venta de las funciones de servicio público. Un régimen en su conjunto suntuario y apariencial, discontinuo, inicuo en sus exacciones, injusto y pródigo en sus erogaciones, lastrado de agobiante burocracia, ineficaz y farolero, haciendo iluminaciones y museos de arte decorativo mientras desfallecen las grandes funciones vitales de la justicia legal, de la justicia social y la moral pública. Y para coronar el cuadro, la visión del horizonte próximo cerrada, sin verse camino de remedio radical fuera de una revolución violenta que comporta los más agudos riesgos.



Leonardo Castellani: “La reforma de la enseñanza”, Bs. As., Ediciones Vórtice, 1993, pag. 218


Enviado por Santiago Mondino


Nacionalismo Católico San Juan Bautista

2 comentarios:

  1. que genial descripción de lo que es hoy (y desde hace mucho) el ambiente politiqueril

    ResponderEliminar
  2. Bien Santiago... Gracias por publicarlo.
    Gracias a Dios no vivimos en democracia, si nó, estaríamos muy mal!!

    ResponderEliminar