San Juan Bautista

San Juan Bautista

jueves, 29 de julio de 2021

Benito: El último César en el recuerdo - Luis Alfredo Andregnette Capurro


En este aquí y en este ahora, el último César de Italia, Benito Mussolini, nos llega por el camino del sentimiento. Y lo hace cuando el próximo 29 de julio se cumplan 125 años de su natalicio y el 28, de estos días de abril que se desgranan, 63 de su vil asesinato. Violento tránsito hacia la inmortalidad porque, como el primer César –el que no llegó a Augusto-, también encontró en su camino a los Grandis, Cianos y Badoglios, Brutos parricidas que ya peinaban canas de políticos.

Pero veamos los primeros decenios de la XX centuria. El significado más hondo con que apareció Mussolini en la política italiana y mundial fue la necesidad de enlazar los quehaceres urgentes de la reconstrucción patria con la impostergable revolución.

Décadas de ruptura del tejido social por el liberalismo y el marxi-nihilismo hacían necesaria la intervención quirúrgica para el fortalecimiento del Estado y su restauración con la concepción cristiana del Corporativismo Participativo.

A este respecto señala el Padre Ennio Innocenti en su exhaustivo estudio titulado “La Conversión Religiosa de Mussolini” (Buenos Aires, Santiago Apóstol, 2006): “Alguno difunde el equívoco de que la política social de Mussolini derivó de su matriz revolucionaria socialista, la cual ciertamente no tiene ninguna inspiración religiosa y mucho menos católica. Se desatiende así la oportuna referencia que Mussolini señaló en la romanidad (donde la originaria concepción corporativa adquirió dignidad política). Se olvida también la actualización de la concepción corporativa que en tiempos de Mussolini había acreditado Giorgio Toniolo con el favor de la Santa Sede. Se pasa por alto además la certera referencia a la inspiración cristiana probada por la experiencia corporativa política de las comunas medievales [...]”

He aquí, pues, los principios inspiradores de lo que Innocenti titula con justicia la “benemérita política social mussoliniana”, consecuencia a su vez del plan de “hacer realidad el Estado Participativo”.

Éste se perfeccionó incorporando aspectos fundamentales de la Doctrina Social Católica al entrar el Corporativismo en las empresas “elevando al trabajador a participante de la gestión, en la propiedad y por consecuencia en los resultados económicos de la gestión”.

Durante la República Social Italiana proclamada por Mussolini en setiembre de 1943, luego de la traición de un rey “pequeño de cuerpo y de alma”, se acentuaron los aspectos corporativos con la complementación orgánica de las ideas de propiedad y de sociedad. Esas Leyes Fundamentales que se conocen como de Socialización, pero que son la antítesis del marxismo, mero capitalismo de Estado tan brutal como el liberal que suele devenir en salvaje.

A este respecto el citado Don Ennio Innocenti califica las disposiciones del Duce de estar en perfecta armonía con el pensamiento de la Iglesia siempre radicalmente adversa tanto al capitalismo liberal como al socialista. Corrían por entonces los llamados “seiscientos días de Mussolini”, que son una prueba de su grandeza de espíritu.

En esto no tenemos más que ceñirnos a sus memorias en las que traza un proyecto completo de restauración social que podríamos llamar –con palabras joseantonianas- la Revolución Nacional Sindicalista.

Merece párrafo aparte y subrayado la política religiosa. Advenido al Poder en el año 1922 con su Revolución de los Camisas Negras adoptó una serie de medidas dirigidas a facilitar la obra espiritual del catolicismo.

En ese sentido se restauró el crucifijo en centros oficiales y tribunales. A raíz de la reforma educativa de 1923 se incorporó la catequesis en las escuelas públicas dándose existencia jurídica a la Universidad Católica de Milán.

Por otra parte, se hizo frecuente la presencia de autoridades eclesiásticas en las ceremonias públicas. Pero no bastaba. El conflicto desatado por el accionar carbonario- masónico, cuando los Saboya y Garibaldi tomaron militarmente la Ciudad de Roma, el 20 de setiembre de 1870, se mantenía vigente. Situación insostenible que el propio Jefe de Gobierno señaló expresando: “Cualquier problema que turbe la unidad religiosa de un pueblo es causa de un delito de lesa Nación”.

Sobre esa base Mussolini acentuó el proceso de Conciliación que fue coronado en febrero de 1929 con los Acuerdos de Letrán, los que convirtieron en situación de derecho la plena soberanía del Papa sobre lo que fue, desde entonces, y para siempre, el Estado Vaticano. En la Cuaresma de ese año, Pío XI, entonces Pontífice reinante expresó: “Con profunda alegría declaramos haber dado, gracias a estos acuerdos, Dios a Italia e Italia a Dios”.

Cabe sin duda que a esta altura de la nota nos preguntemos cuál es el juicio que puede hacerse de la política exterior de la Italia Fascista considerada en su conjunto.

En primer lugar, hay que consignar que la conducta de Mussolini en relación a los asuntos internacionales tuvo tres puntos claves: la revisión de los tratados de Paz de 1919-20 empezando por el de Versalles, un Pacto de las Cuatro Potencias, que si hubiera sido aceptado habría contribuido a mantener la paz en el mundo durante un extenso período, y por último el Pacto Antikomintern para frenar el expansionismo soviético.

Pero no fue así y sus esfuerzos fracasaron hasta el mismo agosto de 1939, cuando ante la inminencia del conflicto entre Alemania y una Polonia incitada bélicamente por Francia e Inglaterra, presentó un plan de Paz que fue rechazado.

Sin embargo, hay algunos acontecimientos previos –que sucedidos cuando terciaba el siglo pasado- tuvieron especial significación. El primero fue la conquista de Abisinia con la que se extendió la civilización Occidental y Cristiana a un olvidado y salvaje rincón del mundo que no poseía más elementos aglutinantes que la autoridad de ciertos caciques.

En segundo término, el apoyo con sangre de Legionarios a la Cruzada de la España Nacional que impidió la bolchevización del extremo de Europa. Lo que llegó luego fue la conflagración, que al extenderse, ahogó la voz de Mussolini, quien hizo un nuevo intento por detenerla a comienzos del año 1940.

Europa fue entonces arrasada por los cañones que facilitaron, en Teherán, Yalta y Postdam, el orgiástico reparto del mundo “iluminado” desde el “Gran Oriente” por las bombas sobre Hiroshima y Nagasaki. En tanto las praderas de los Césares se empapaban de sangre, mientras le Valle del Po se cubría con la niebla gris de la derrota y la roja de las matanzas en nombre de la “sagrada democracia”.

Y fueron decenas de miles las víctimas en la fiesta congoleña de los “libertadores”. El primero fue el maestro y herrero del Predappio, que con sus duras manos había abierto un surco “con una iniciativa política que interesó al mundo mostrándole nuevos caminos”.

Eran las cuatro y diez de la tarde del 28 de abril de 1945 cuando ante la verja de Villa Belmonte, en Giulino di Mezzegra, la metralleta del forajido partisano Walter Audisio disparaba sobre el cuerpo de un César que del Carso a Como, desde su adolescencia hasta su plenitud fascista, que está antes que nada en el Programa de Vernoa, había luchado por la justicia para su pueblo.

Caído, se lo culpó por una guerra que le fue impuesta por los que no quisieron revisar los cimientos falsos del período versallesco.

Muy cerca de allí, en Dongo, caían acribillados por la espalda los que lo acompañaron hasta el último momento ofreciéndole su vida, trabajo y sangre. Los que nada habían pedido en las horas del triunfo al hombre que había escrito en una ocasión: “Mi vida es un libro abierto. Se pueden leer en él estas palabras: estudio, miseria, lucha”.

El último César, cuyo cadáver la hez liberal bolchevique colgó de los pies, porque no los tenía de barro, también poseía, en las fotografías macabras que se publicaron, un decoro que nadie le pudo arrebatar. El brazo derecho como una espada y su mano, aunque casi rozando el suelo, con la que seguía indicando el camino y el vuelo de las águilas. Tal fue siempre su gesto, y el gesto y su significado en lo moral y lo físico es lo que queda de los hombres.

Tiempo atrás, desde la ciudad de Forli, llegamos hasta la cripta de la familia Mussolini en el cementerio del Predappio donde ante el sarcófago de piedra viva en el que el Duce descansa, oramos a Cristo Jesús por quien nació católico, confesándose tal en los días de su martirio.

Luego, y en voz alta, repetimos un párrafo de su testamento: “Todo lo que fue hecho no podrá ser borrado, mientras mi espíritu, ya librado de la materia, viva, después de la pequeña existencia terrena, la vida sin fin y universal de Dios”.

 

Revista Cabildo: Abril-Mayo 2008

 

Fuente: Revista Verdad


sábado, 24 de julio de 2021

Desagravio a Aristóteles: ALBERTO, ESE DEGENERADO - Antonio Caponnetto

 

Desagravio a Aristóteles

 ALBERTO, ESE DEGENERADO

          En los últimos días de julio de este 2021 que sigue su curso, el gobierno aprobó una serie de medidas legales de acuerdo con las cuales –esquematizando y para evitar las náuseas- a partir de ahora, los documentos de identidad dejarán de ser “binarios”.

          En la jerga de la contracultura dominante, lo binario ha pasado a ser una palabra no inclusiva en materia sexual. Es decir que su aplicación dejaría afuera a los que no se consideran ni varones ni mujeres, sino alguna de las diversas aberraciones “construidas” a partir de la autopercepción de género.  De aquí en más queda expedito el camino para que cada ente porte y registre muy orondo su identidad legal, sin que tenga que encasillarse en las categorías varón o mujer.

          Una primera forma de calificar este luctuoso hecho sería utilizando todos los términos posibles que significaran demencia. Efectivamente es vesania grave y psicopatía aguda permitir y aceptar que un sector social de enajenados decida ser lo contrario de lo que su naturaleza señala y su identidad real patentiza. Si de superar binarios para liberar y expandir al sujeto se tratara, deberían multiplicarse las opciones legales hasta el infinito. Y permitir que, en lo sucesivo, por ejemplo, alguien exigiera que en su historia clínica se lo presente como cuadrípedo y no como bípedo, como poseedor de aletas en vez de brazos. O que en su declaración jurada no hubiese traba alguna para exhibirse con los oficios de evasor de impuestos, asesino serial o saqueador de bancos.

          Pero lo sucedido es más que una demencia. Es una degeneración planificada, un vicio nefando publicitado, una protervia convertida en Política de Estado, precisamente porque quienes son los dueños del poder –oficialismo y oposición lo mismo da- empiezan por conformar ellos mismos una tribu de viles de la peor especie y abyectos de soterrada estofa. Son, para decirlo duhaldianamente, una redonda deyección. Aunque del tipo que los antiguos médicos clasifican, según su etiología, como Clostridium Difficile, esto es  infecciosas, pútridas  y aún mortales.

          Alberto, con amplias experiencias paternales y políticas en materia de depravación y perversión, no tuvo mejor ocurrencia que citar a Aristóteles para justificar la superación del <binarismo sexual>. Diciendo, con ocasión de las nuevas disposiciones legales, que “desde Aristóteles en adelante la filosofía se plantea para qué es la vida y qué es lo que el hombre busca. Esencialmente vivimos para ser felices, pero la felicidad no se encuentra de un modo, cada uno la encuentra siendo lo que es”.

          No se necesita ser William David Ross o Werner Wilhelm Jaeger para saber que este estúpido está parloteando insensatamente, y por enésima vez, de lo que no sabe, de lo que jamás ha estudiado, de lo que ignora por completo, y de lo que en su burrez cósmica, ciclópea y hercúlea supone que dijo el Estagirita. Es propiamente, Alberto, una bestia parlante; felpudo de otros seres ferales, y todos ellos a la vez alcatifas estercoladas del Nuevo Orden Mundial.

Presentar al “Maestro de los que saben” como un hedonista, un relativista ético o un apañador de los ultrajes contra natura, es mucho más que una ignorancia imperdonable. Es una canallada que en mejores tiempos hubiera terminado con el guante arrojado en señal de reto a la cara del ofensor. No porque lo más agraviante haya sido tergiversar a Aristóteles; sino por conculcar impunemente el Orden Natural y la Ley Divina.

          Mientras el Estado autoriza y otorga potencia legal a que cada quien, en nombre del derecho irrestricto sobre su cuerpo, pueda abortar a un inocente, declararse másculo, fémina, indefinido, trans o perverso polimorfo; ese mismo Estado le niega al hombre singular y concreto el derecho a decidir si se inocula o no unas vacunas, sobre la cuales hay conjeturas razonables, (de mínima) y demostraciones palmarias (de máxima) de que no son inocuas sino quizás exactamente lo contrario. Y no estamos hablando de medicina, de lo que nada sabemos; sino de sentido común, que creemos conservar aún. 

          Es una incoherencia irritativa cuanto ocurre: el mismo Estado que está dispuesto a darle un permisivismo irrestricto a cualquier insano moral, físico espiritual o psíquico, alabando orgullosamente sus patologías glandulares; luego, es el mismo que exige un pasaporte sanitario obligatorio para la multitud de sanos que se resisten a ser avasallados coactivamente por un hipotético antídoto que ha causado no pocos estropicios, efectos colaterales dañinos sino muertes.

          Leviatán sabe lo que hace. Declara incondicionalmente libres a sus servidores; esto es, a los innúmeros monstruos que alimentan el fuego desgarrador que sale de su boca. A la par que arrolla y esclaviza a quienes nos atrevamos a hacerle frente. A éstos los espera la marginación social y la condición de parias, si sanos. La agonía en soledad, si enfermos. Convertidos en números que entuban, aislan de sus seres queridos, impiden que reciban asistencia religiosa, y entregan al final convertidos en bolsa de cenizas. Sabemos de qué estamos hablando.

          Se divide a los ciudadanos en dos clases: mansos aceptadores de la homogeneizante terapia mundialista, con licencia para circular, por un lado. Réprobos y confinados por otro, todos los que osaren poner en duda la historia pandémica oficial. Normales que no podremos vivir en paz sino arrojamos incienso al ídolo terapéutico estatal; y anormales que gozan de pasaportes para desfilar sus putaísmos y lenocinios.

          La Iglesia no ha dicho una palabra al respecto. Para la Jerarquía Eclesiástica local, el hecho de que la Argentina se haya puesto a la vanguardia de los países con documentación no binaria, no amerita ninguna reprobación o condena a los crápulas. Para Bergoglio, mientras a nadie se le ocurra celebrar la misa tridentina, no existe ninguna amenaza que lo movilice. Se gastan fortunas en dudosos materiales didácticos para completar la campaña de impudicia y de desdoro que se oculta tras la aberrante ESI. O se hacen circular previsibles y trillados memes al respecto, o los más audaces contabilizan otros insumos más urgentes que se hubieran podido adquirir con ese dinero. Pero al fondo de la trama no llega nadie.

          Tal cual. Nadie de los que están obligados a hablar porque se supone que son nuestros pastores, o nuestros representantes y disponen de los medios para expresarse y convocar a la resistencia, ha hablado sí, sí; no, no. Son centinelas ciegos, perros mudos, perezosos echados a dormir. Todo aquello que execra y maldice Isaías (Is.56, 10).

          Es hora de llamar al testimonio público de los binarios; ya no en el ámbito leguleyo de las planillas que resuelven el problema tildando una equis en el casillero correspondiente. Sino a los que todavía se dan cuenta de que el más importante binarismo que aquí y ahora está en juego es el de la Ciudad de los Hombres contra la Ciudad de Dios; el de Cristo o el Anticristo.

Para lo que pudiera servirles, adsum: aquí estoy. Me llamo Antonio, por el de Padua; soy varón, hijo, hermano, esposo, padre, abuelo, monogámico. Y para más señas, católico oscurantista y “argentino hasta la muerte”, como escribiera Don Carlos Guido y Spano.

Antonio Caponnetto



A vueltas con la pandemia - Bruno Acosta

 


A principios de siglo, los grandes medios de comunicación, al unísono, aseguraban que en Irak existían “armas de destrucción masiva” y que, por tanto, se justificaba una invasión por parte del ejército yanqui. Fueron muy pocos los que cuestionaron la versión.

 

Hoy es sabido –confesión del Departamento de Estado mediante- que, lisa y llanamente, esas “armas de destrucción masiva” no existían. Lo que se realizó fue una operación de bandera falsa tendiente a justificar el derrocamiento del gobierno iraquí, suplantarlo por uno afín y extraer recursos naturales a raudales.

 

Algo parecido ocurre hoy. El trillado virus no existe, según lo admite el propio Ministerio de Salud Pública del Uruguay, puesto que no fue aislado, purificado ni secuenciado. O, al menos, su existencia es harto dudosa; o, al menos, de existir, su letalidad es tan mínima que no justifica las medidas despóticas tomadas. Se trata de otra operación de bandera falsa tendiente a justificar cambios estructurales en diversos ámbitos, políticos, económicos, demográficos, sociales, laborales, educativos, etc., para de tal forma lograr los objetivos de la agenda 2030 de la ONU.

 

En ese sentido, por ejemplo, en el ámbito laboral, Lucía Muñoz, socia del departamento de consultoría de capital humano de Deloitte Uruguay, manifestó hace unos días que “lo que estamos viviendo se puede definir como un viaje en el tiempo a partir de la pandemia a nivel organizacional y de trabajo. Una cantidad de cambios que pensamos iban a llevar años se dieron en semanas".

 

"Cambios en las formas de trabajar, de consumir, de comprar, toda la tecnología que empezamos a volcar en el trabajo y las interacciones con el uso de plataformas visuales. Estos aspectos aceleraron el futuro del trabajo”, agregó. Ya lo había dicho Klaus Schwab: “La pandemia probablemente acelere muchos de los cambios que ya estaban teniendo lugar antes de que estallara, que a su vez generarán otros cambios.” “Pandemias y guerras […] las dos tienen el potencial de ser crisis transformativas de inimaginables proporciones”. 

La plandemia es también ejecución de la táctica de ingeniería social llamada la “doctrina del shock”, que consiste en crear un problema o crisis, organizar la reacción y proponer una solución. La solución que la masa pide (porque sería desproporcionado y desacertado llamarle “pueblo”) es la “vacuna”(ver portada de “The Economist”). Y la pide de forma zoológica, con el ansia que pide el perro su comida. No considera la masa que las propias autoridades admiten que la “vacuna” es inútil y potencialmente dañina, o que existen denuncias de que contienen grafeno, o que pueden ser instrumentos para la neuromodulación en el marco del proyecto “Brain” de Rafael Yuste(Ver aquí), o que Bill Gates dijo hace unos años que “si se hace un buen trabajo con vacunas, se puede reducir la población mundial”.

 

Todas estas cosas ya las hemos tratado más detenidamente a lo largo de nuestras publicaciones. A ellas nos remitimos. Para finalizar, nos preguntamos si, cumplidos sus objetivos –de vacunar y de motivar cambios estructurales- la plandemia cesará o si, por el contrario, esto sólo es el comienzo… ¿Qué pasará con la “variante Delta”? ¿Y con las “terceras dosis”?


Fuente: Revista Verdad



viernes, 9 de julio de 2021

Disputas sobre la independencia (Comentario al libro de A.Caponnetto) - Agustín de Beitía

ANTONIO CAPONNETTO EXAMINA LA CONTROVERSIA CON MIRADA TRASCENDENTE

Disputas sobre la independencia

El profesor rechaza por igual el festejo de los liberales y las objeciones de algunos hispano católicos. Entiende que el proceso de autonomía fue un acto doloroso pero legítimo. Defiende la idea misma de patria y su vínculo con la fe.

POR AGUSTÍN DE BEITIA 04.07.2021

 


Cada año, el 9 de julio asistimos a la equívoca celebración oficial de nuestro proceso de independencia como un grito de libertad. Como si hubiésemos vivido hasta entonces bajo un yugo. El espíritu que anima esa clase de festejo es el mismo que subraya el carácter revolucionario del 25 de Mayo, entendido en clave liberal e ilustrada. Es la emancipación como alegre ruptura con España y, en sentido amplio, con la tradición. El mismo himno nacional canta a la "nueva y gloriosa nación" que se levanta a la faz de la tierra y que tiene "a su planta rendido un León", en alusión a la Madre Patria. El problema con este tipo de exaltación es que poco tiene que ver con lo que se decidió en aquellas fechas.

 

A quienes cubren de gloria inmarcesible aquel proceso, pero también a quienes desde España rebajan nuestra independencia a una mera traición que habría causado la ruptura del Imperio Hispano Católico, viene a corregir el doctor Antonio Caponnetto en su nuevo libro, Respuestas sobre la Independencia (Bella Vista Ediciones), una obra indispensable, que tiene la inusual pretensión de examinar el pasado a la luz de lo sobrenatural. Un ensayo que invita a abandonar simplismos y a adentrarse en las aguas profundas de la historia, la filosofía y la teología.

 

Enfrentado a los liberales, que creen que la patria nació hace 200 años, y sobre todo a los tradicionalistas españoles, que toman la fecha de la independencia como su fecha de defunción, Caponnetto avanza "entre estos dos fuegos" la tesis de que el proceso de autonomía sin desarraigo, que fue un programa y un curso de acción explicitado, fue doloroso pero legítimo, aunque se haya echado a perder por obra de los ideólogos del liberalismo y la masonería, bajo la tutela británica.

 

Las reflexiones aquí contenidas son el fruto de una larga meditación sobre el tema, a tal punto que no parece desproporcionado decir que es toda una vida intelectual la que fecunda este trabajo. El autor, que es doctor en Filosofía y profesor de Historia, presenta estas reflexiones como "una prolongación natural" de un volumen suyo anterior, Independencia y Nacionalismo (Katejon, 2016), publicado con ocasión del bicentenario de nuestra independencia. Y a ambos títulos, como una derivación de Los críticos del revisionismo histórico. Tanto es así que en este tercer volumen admite que quiso "levantar" todas las objeciones que la historiografía españolista plantea a esa escuela de la revisión histórica.

 

El libro tiene una forma dialogal, idea que le inspiró la muy buena entrevista que le realizara el periodista español Javier Navascués tras la aparición de Independencia y Nacionalismo. Una entrevista pensada para el mundo digital y que fue publicada en forma parcial en el sitio Adelante la Fe.

Las preguntas incisivas le hicieron ver a Caponnetto, según confiesa, que muchas objeciones y cuestiones disputadas quedaban aún sin respuesta. Pero también lo llevaron a pensar que el método socrático permitiría adentrarse mejor en el tema, ampliando el panorama conforme se avanzaba con las inquietudes.

 

TRES PARTES

 

Tres partes componen la obra. Una primera, donde se transcribe esa breve entrevista de Navascués y que aborda la cuestión de la independencia. Una segunda, más extensa, con las preguntas autoformuladas, y una tercera dedicada a la cuestión del católico y la patria, que como bien anticipa el autor se va asomando de a poco desde el mismo comienzo. De lo que esta tercera parte trata es de la "compatibilidad entre catolicismo y patriotismo", entre nacionalidad o atadura a la propia tierra y la cosmovisión espiritual del cristiano, entre nacionalismo y práctica de la fe.

 

Este último aspecto va asomando de a poco porque la cuestión de fondo con que lidia Caponnetto es de raíz teológica: no ya la impugnación del independentismo, sino del derecho a la existencia de las naciones hispanoamericanas, de la idea misma de patria, del concepto de nación. Una impugnación hecha en nombre del catolicismo y de sus fuentes más tradicionales. Esta objeción, de procedencia carlista, pretende según el autor alcanzar a todo aquel que ose, sino reivindicar el proceso autonomizante, al menos cohonestar sus causas.

 

Caponnetto deja clara su postura: no comparte la alegría de quienes celebran la independencia porque disfrutan la desmembración del Imperio Hispano Católico, ni comparte las acusaciones de traición que lanzan ciertos católicos españoles. Frente al error de unos y la injusticia interpretativa de los otros, recuerda que realistas eran todos, incluso los masones perseguidores de los católicos como Rivadavia. Y expone luego los ejemplos de fidelismo, de arraigo, de conservación del patrimonio cristiano y español heredado que demostraron "los mejores de los nuestros", que ocuparon puestos destacados en la lucha, entre los que menciona a San Martín, Saavedra, Sarratea y otros.

 

Ejemplos de celo católico como para castigar la blasfemia (San Martín), enarbolar divisas de "Religión o muerte" (Quiroga) o practicar actos públicos de piedad religiosa (Belgrano), que cuesta encontrar en el bando opuesto.

 

El meollo de la controversia, y en ella se entra rápido, es que hubo en estas costas un deseo de un gobierno propio, una emancipación efectiva y guerras que se libraron para sostenerla. Eso es lo que quiere dejar en evidencia la impugnación carlista, que dicha rápidamente podría resumirse en que "somos hijos de la Revolución". Una observación mortificante para quienes son católicos en estas tierras. Pero una mortificación que, a juzgar por los resultados, pareciera tener un fundamento.

 

Para levantar esa objeción, Caponnetto propone un hilo de razonamiento que sigue un mismo método: abrir la lente para abarcar un cuadro mayor, iluminando lo que antes quedaba en la sombra. Y el resultado no solo es esclarecedor, sino que hasta por momentos cambian las tornas.

 

DOBLE DERROTA

 

Lo primero que queda expuesto es que no es lo mismo la independencia que pretendían los ideólogos iluministas como Moreno, Castelli y Paso, que la autonomía gubernativa de quienes querían conservar no solo las formas monárquicas sino también la prosapia cultural hispana. Es decir, que no se debe confundir el anhelo de emancipación (iluminista) con el de una autodeterminación que era fruto del ius resistendi frente a una monarquía devenida en tiranía, invadida por una potencia extranjera.

 

Que los ideólogos del "descastamiento" hayan terminado por imponerse es otra cuestión, que el propio Caponnetto admite y deplora. Con la salvedad de que esas ideas representaban solo a un grupo, y no precisamente el más numeroso, pero que se vio favorecido por la ceguera y el iluminismo furioso de un Fernando VII que al volver del exilio se volcó a una violencia rencorosa que ahogó la unidad del imperio en la sangre de una inmensa guerra civil. El autor, de hecho, habla de una doble derrota en el proceso autonomista, política e historiográfica, razón por la cual hoy se nos imponen efemérides laicas y masonas. Pero para ver eso insiste en que hay que ir bastante más lejos que 1810-1816, hasta la derrota nacional de Caseros.

 

Aunque Caponnetto dice que nunca considerará "auspicioso" el inicio del camino independentista, porque no se engaña sobre sus fogoneros e instigadores, sí cree que la autonomía resultó "legítima" y "dolorosa". Legítima porque revistió las formas de una clásica resistencia contra una tiranía que ponía en riesgo la existencia misma de la sociedad política. Dolorosa, porque nunca es grato tener que llegar al límite de poner en práctica el ius resistendi.

 

Mucho más contundente es que, por el procedimiento de contemplar lo sucedido con una lente más abierta, el autor desvela que había partidarios del "descastamiento" en el mal llamado bando realista. Pone así sobre la mesa los intentos de ruptura del Imperio Hispano Católico procedentes de la propia península, que son -en sus palabras- muy anteriores a 1810 y más graves.

 

Por eso la acusación de perjurio la toma como indignante. Porque ve en ella la intención de convertir a la víctima en victimario. En este sentido, recuerda lo que venía sucediendo en España, y cómo en la sucesión dinástica entre Carlos III, Carlos IV y Fernando VII, el iluminismo no había dejado ruindad sin cometer. Como sucedió en 1807, cuando la soberanía española quedó ultrajada por franceses e ingleses con la anuencia de la corona española, se inauguraron las persecuciones a la Iglesia y el Estado regalista reemplazó la noción de Cristiandad por el Equilibrio Europeo.

 

PARADOJAS

 

Para ilustrar su argumento, Caponnetto recorre las paradojas y contradicciones que se esconden en esta historia, desvela las tergiversaciones y ocultamientos que hicieron escarnio de unos y enalteceron a otros. Así expone la falacia de la presunta anglofilia de San Martín y la confronta con el muy real y documentado, pero también ocultado, ejercicio de la corona española de promocionar a los ingleses.

 

De ese breve estudio biográfico de San Martín y su época, extrae la evidencia de que el Imperio Español había prácticamente desaparecido para 1808, y no sólo el Imperio, sino la mera soberanía de la Metrópoli, tironeada por franceses e ingleses que se repartían el dominio como dos cuervos un cadavérico botín, algo que amenazaba con arrastrar a América.

 

Aclarada, por estas razones, su adhesión a la patria independiente, que considera una reacción ante Napoleón Bonaparte y sus aliados, explica por qué esta postura no es contradictoria con manifestarse fiel a España. Y para eso señala que, en la cosmovisión católica, la patria es un don de Dios y su primer bien es el patrimonio recibido en herencia. Un patrimonio que no es un gobierno ni un costumbrismo, sino un espíritu, un alma, que es eso que llamamos Hispanidad.

 

De allí que la pregunta por la patria, su origen y su nombre, va cobrando una creciente significación. El autor, que prefiere referirse al "drama independentista", dice que ese drama no puede entenderse sin categorías teológicas.

 

Con una sutileza exquisita, aclara entonces que hay un modo sacramental de entender el pasado. Por eso sostiene que la fecha inaugural de nuestra patria no es la independencia sino el bautismo que recibimos el 12 de octubre de 1492, y más específicamente el 1 de abril de 1520, fecha de la primera celebración eucarística en el territorio argentino.

 

No, viene a decirnos Caponnetto. La Argentina no nació del cañón de La Bastilla. Nació de la Cruz y de la Espada portadas por el Conquistador y el Misionero, según célebre metáfora de Vicente Sierra. Y para demostrar que su origen se sitúa en los albores del siglo XVI, recorre la bibliografía histórica y nos lleva de la mano por registros de cartógrafos, poetas y cronistas.

 

El último capítulo, titulado El católico y la patria, depara páginas muy provechosas. Frente a quienes sostienen que en la Tradición de la Iglesia el concepto de patria no resulta valorado, ofrece un esclarecedor itinerario por el pensamiento de los Padres de la Iglesia, en el que encadena una reflexión sobre si está o no en los planes de Dios la existencia de las patrias y las naciones, y la relación entre la patria terrena y la celestial.

 

Como hizo antes contra los simplismos hermenéuticos e inequidades, contra los maníacos obsesivos de la injerencia británica, contra el insano complejo de culpa y de inferioridad por ser argentinos, contra la tesis carnalista de Federico Rivanera Carlés, pero también contra "los Felipe Pigna y sus traspolaciones presentistas y ucrónicas" o las "naderías" de Loris Zanatta, Caponnetto sigue el mismo procedimiento de abrir la lente, señalar inconsistencias y preguntar a los críticos si a La Argentina, hija legítima y orgullosa de la España Imperial, la están descubriendo, amando y sirviendo tal como fue y queremos que sea.

 

Respuestas sobre la independencia es un precioso libro. De lectura ágil, pero meditación lenta. Polémico y controversial, como es Caponnetto, pero también honesto hasta el dolor, como es también este profesor al que dice gustarle "el sol dando de pleno en la cara".

 

Un libro que no duda en rescatar con brío la figura de Saavedra, pero reconocer que en un momento se hizo un flan. Un libro que llama a no caer tampoco en el simplismo de considerar que la Revolución fue católica porque en el Cabildo o la Casa de Tucumán merodearan sacerdotes y sotanas, cuando en muchos casos se trataba de un clero liberal y confundido. Un libro, en fin, con categorías disonantes para los oídos vulgares.

 

No extraña en absoluto que sea ignorado por el periodismo, que no es muy afecto a las sutilezas. Menos aun cuando esas sutilezas vienen a aguar la fiesta de los "descastados".

 

El mayor dolor que expresan estas páginas es ver cómo nos han inventado una patria en la cual ya no queda lo esencial de la "terra patrum", que es la Hispanidad. El esfuerzo por la hispanofiliación es claro en la prédica de Caponnetto y en esta obra en particular.

 

Un esfuerzo que quiere revertir muchos males que hoy padecemos y que son en parte, como dice el autor, la consecuencia directa de que prevaleciera aquella emancipación kantiana, rousseauniana, iluminista, masónica. Admite, con acierto, que otros males son pura responsabilidad nuestra. Y de hecho el vaciamiento espiritual de ayer continúa hoy y no parece tener fin.

 

Pero el autor señala que el estado de descomposición de la actual España no permite tampoco abrigar muchas esperanzas de que nuestra suerte hubiera sido mucho mejor sin la independencia. Porque, en definitiva, es la civilización cristiana toda la que está amenazada de muerte. Y en esto no hay lado del Atlántico que se salve.


Fuente: La Prensa



Mentira plandémica: sobre la prueba PCR - Alejandro Sosa Laprida

 Miles Christi - 08/07/2021

Respuesta a objetores “covidistas” sobre la pertinencia de la prueba PCR.


Transcribo un intercambio epistolar con un amigo sobre la validez de los test PCR para identificar a “contagiados” de covid:

Mi amigo: “Me han planteado algunos argumentos. Y me gustaría hacértelos llegar. Para que, cuando puedas, me des tu opinión”:

“Hace 30 años que trabajo en un laboratorio: los falsos positivos y falsos negativos son el pan nuestro de cada día de un laboratorio. Que un test de falso positivo o negativo no dice nada del virus o de la enfermedad” - “Todos los test de laboratorio pueden dar falsos negativos y falsos positivos para eso hay test confirmatorios”. - “Argumentar que los hisopados dan falsos positivos y falsos negativos, de modo que como instrumento no sirve, es no conocer nada del tema”. - “Todos (o muchos) test de laboratorio para todas (o muchas) enfermedades dieron, dan y darán falsos positivos y negativos y a nadie nunca se le ocurrió cuestionar nada de esa enfermedad por ello”.

Respuesta: Veamos. El tema es muy complejo desde lo técnico. Y yo soy totalmente incompetente en la materia. Lo que te puedo decir, a grandes rasgos, es lo siguiente:

1. La prueba PCR identifica una secuencia genética que correspondería a un ínfimo fragmento del ADN de este supuesto nuevo tipo de coronavirus. Eso de por sí es muy impreciso, pues también podría coincidir con restos virales conservados de otros años por gripe, resfrío, neumonía, etc, y que podrían estar aún en nuestros organismos. Para colmo, cuanto más se amplía el “zoom” de la prueba -los famosos “ciclos”-, más posibilidades hay de que se encuentren coincidencias con cualquier tipo de residuos genéticos corporales, e incluso, con el de nuestro propio ADN.

Más allá de 35 ciclos, todo el mundo o casi da positivo. Con menos de 25, casi nadie. Y ellos lo regulan a su conveniencia, según les convenga que los “casos” aumenten o disminuyan, según deseen aflojar o agravar las restricciones del confinamiento, demostrar la necesidad de la vacunación o la eficacia de la misma, o incluso, confinar compulsivamente a gente por motivos políticos o ideológicos.

2. El inventor de la prueba, Kary Mullis, afirmó taxativamente que su test no había sido concebido para detectar infecciones virales, que su finalidad no era la de realizar diagnósticos médicos, y que un caso positivo no significaba que la persona estuviese infectada por un virus ni enferma ni representase un peligro para nadie. Afirmó esto en relación al supuesto virus HIV del Sida, lo que generó la censura y el ostracismo inmediato del establishment político/sanitario/mediático en su contra.

Cabe añadir que Mullis “falleció” -muy oportunamente- en agosto de 2019, dos meses antes del ensayo global pandémico organizado por Bill Gates, Klaus Schwab y la universidad Johns Hopkins, el ya célebre “Event201”, y cuatro meses antes de la supuesta aparición del virus en China. Mullis jamás hubiera permitido que su invento fuese destinado a detectar infectados -casos “positivos”- a los efectos de poder justificar ante la opinión pública el confinamiento mundial y la vacunación universal decretadas por Gates y su “ONG” favorita, la OMS.

3. Pero hay más. Y mucho más radical como refutación a las objeciones que te han hecho respecto a la validez del uso del PCR en esta supuesta “crisis pandémica”. El hecho es que todo esto es una FARSA GIGANTESCA y, obviamente, diabólica, lo que se manifiesta por su poder de engaño colosal y sus devastadores resultados, que no parecen poder ser contenidos ni en el espacio ni en el tiempo.

Estamos ante un atentado de falsa bandera en su máxima expresión, en comparación con el cual todos los precedentes históricos quedan empequeñecidos, incluso el más espectacular de todos ellos, el 9/11, cuyas pruebas son numerosas e irrefutables, pero que no obstante ha logrado pasar por un caso más de desdeñable “complotismo” -pero el “complot” de los barbudos islámicos armados con cutters y piloteando como en una Play Station, ESE SÍ es un hecho incuestionado e incuestionable: ¡lo que es la mala fe!- , gracias al omnímodo poder mediático de la élite genocida -ocultación de pruebas, censura sistemática de investigadores disidentes, lavado de cerebro incesante de las masas-.

Me refiero, para decir las cosas claramente, a que, lisa y llanamente, el virus NO EXISTE. No es una ocurrencia mía. Son los propios organismos de sanidad del mundo entero los que se muestran incapaces de suministrar pruebas de que el virus haya sido aislado y secuenciado siguiendo los protocolos científicos en vigor.

Es decir que el confinamiento y la vacunación universal se basan en los resultados amañados de una prueba PCR destinada fraudulentamente a “detectar” un virus CUYA EXISTENCIA NO HA SIDO DEMOSTRADA -cf. el primer enlace-, lo que equivale, de hecho, a decir que no existe. Al menos, hasta que se pruebe lo contrario.

Casi 16 meses de medidas devastadoras para la economía y la salud física y mental de la gente -a escala mundial-, es algo que solo puede ser calificado como un ATENTADO TERRORISTA y UN CRIMEN CONTRA LA HUMANIDAD.

Te transmito seguidamente cinco enlaces a artículos en los que se explica con más detalle lo que en este correo simplemente te he esbozado.

1. “La triple mentira plandémica”: https://gloria.tv/post/g94jxmrimetD2qo9SkiZBN7a2

2. “SARS-COV-2, un virus nunca aislado + PCR, una prueba diagnóstica inútil”: https://gloria.tv/post/hTVNMy93Ms3J3Jgfzwdr3jjqN

3. “Sobre Kary Mullis, inventor de la prueba PCR utilizada fraudulentamente”: https://gloria.tv/post/bCgZ8WFXqoNx642QAsfV4aqhE

4. “Entrevista a Kary Mullis por el Dr. Gary Null en 1996”: https://gloria.tv/post/sTX7C3Lq1yg31Q76wndZTt7CS

5. “Conferencia de Reiner Fuellmich sobre el fraude del coronvirus”: https://gloria.tv/post/RdQpwEz83boW3CFdkjHgaKFma

Para más información:

“Quince meses de tiranía sanitaria mundial”: https://gloria.tv/post/caFtcSUWXK1K4BTNKsPgPPYPm

“Boletín informativo VII”: https://gloria.tv/post/koHfxHH4XuxP3aQa6wYHLVi3q

“Miles Christi 2020-2021: Una selección temática”: https://gloria.tv/post/TRAVcaZhGoAn64PhpqGHcGnKG



jueves, 17 de junio de 2021

Quince meses de Tiranía Sanitaria Mundial - Alejandro Sosa Laprida

 Miles Christi - 15/06/2021

Descargar en PDF

“La normalidad solo volverá cuando hayamos vacunado a toda la población mundial” [1]     

                                                                                 

Índice

1. Prólogo - p. 2

2. Un año de Tiranía Sanitaria Mundial - p. 4

3. La triple mentira plandémica - p. 7

4. Seis meses de Tiranía Sanitaria Mundial - p. 12                                                                                                      

5. La cuenta regresiva - p. 18

6. “El gobierno te cuida” - p. 21          

7. Dictadura Sanitaria Mundial y Mentira Universal - p. 23

8. Covid-1984: Mirar la realidad de frente - p. 26

9. Bill Gates: “Prepárense para la siguiente pandemia como si fuera una guerra” - p. 29

10. Digamos NO a la tiranía sanitaria mundial - p. 31

11. Totalitarismo Sanitario Brutal - p. 34

12. El totalitarismo sanitario es absoluto - p. 37

 

Prólogo

 

Este opúsculo es una recopilación de artículos publicados durante el último año acerca de la “crisis sanitaria global” que padecemos desde marzo del año pasado y su objetivo es el de contribuir a la comprensión de sus causas de fondo, de sus graves consecuencias y de la finalidad perseguida por la élite globalista eugenésica[2] que la ha provocado.

El carácter completamente aberrante de la situación actual requiere el empleo de un lenguaje claro y directo, llamando a las cosas por su nombre y dejando de lado eufemismos y precauciones oratorias: nos hallamos ante un atentado terrorista caracterizado y ante un crimen contra la humanidad sin precedentes, situación que podría resumirse, de manera esquemática y sin pretender ser exhaustivos, en los siguientes puntos:


1. Plandemia concebida y ejecutada por Bill Gates[3], Klaus Schwab y su Foro Económico Mundial[4], y la OMS -cf. el “Event 201”, del 18/10/2019[5]-.

2. Confinamiento eterno de desgaste psicológico y de destrucción de la economía y, por ende, de la autonomía financiera de la gente.

3. Estado de incertidumbre y de estrés permanente que desestabiliza emocionalmente y debilita el sistema inmunitario.

4. Enmascaramiento deshumanizante, con graves consecuencias para la salud física y psíquica a mediano y largo plazo, en particular, para los niños y adolescentes. De un sadismo extremo, la mascarilla constituye una humillación continua, actuando como herramienta simbólica destructora de la personalidad y de la identidad, y como disolvente del vínculo social.

5. Distanciamiento y aislamiento, muy perturbadores emocional y psicológicamente.

6. Vida “virtual” alienante mental, afectiva y socialmente.

7. Control mental de la gente mediante la incesante propaganda mediática del temor.

8. “Gran Reinicio”[6]: colosal maniobra de ingeniería social, política y económica, desestructurante en grado sumo de la vida humana tal cual la conocíamos. Su meta es la de hacer “tabla rasa” del pasado, suprimiendo brutalmente todo punto de estabilidad, de referencia y de apoyo psicológico, histórico, social, religioso, familiar y económico, para que los individuos atomizados y desarraigados sean marionetas del poder estatal mediante la digitalización de todas las facetas de la existencia humana.

9. Promoción de una “vacuna” tóxica[7] como panacea contra un problema inexistente -creado artificialmente- que pone de manifiesto el carácter satánico del proceso plandémico.

10. Reducción de la población mundial[8] a resultas de la inoculación de dicho brebaje infernal (esterilización, abortos espontáneos, debilitamiento del sistema inmunitario, gravísimos efectos secundarios de todo tipo, tal vez transmisibles a la descendencia, por probable alteración definitiva del ADN, etc.)

11. Vacunación universal como herramienta de extorsión emocional[9] para poder “desconfinar” y recobrar así una libertad ilusoria.

12. Pasaporte sanitario digital obligatorio y discriminatorio, posibilitando el control absoluto del Estado sobre cada acción y cada decisión vital de los ciudadanos sumisos a la “Matrix”.

13. “Nueva normalidad” solo accesible para los vacunados, debidamente transformados en autómatas masificados e infantilizados, devenidos en auténticos zombies espirituales, sumidos en un penoso estado de completa dependencia de los designios inhumanos de un Estado totalitario y cada vez más ostensiblemente anticrístico…


Un año de Tiranía Sanitaria Mundial - 11/03/2021


Hoy se cumple un año desde que la organización criminal OMS[10], dirigida por el ex terrorista y comunista etíope pro PC chino Tedros Adhanom[11] y financiada por el “vacunador universal” Bill Gates, declaró la falsa pandemia de covid[12], en lo que constituye el mayor engaño y el mayor crimen de la historia de la humanidad[13], confinando a toda la población mundial[14], privándola de trabajo, de libertad de movimiento, de atención médica, de contacto social y de acceso al culto religioso, entre muchísimas otras medidas tan arbitrarias como perversas.

El número de fallecidos a causa de estas medidas “sanitarias” tiránicas y demenciales -debido a tratamientos médicos suspendidos, suicidios, depresión, efectos secundarios adversos de la “vacuna” experimental[15], etc.- es incalculable. Y esto es solo el comienzo de lo que apunta a convertirse en el genocidio[16] más grave de la historia.

En efecto, cuando el sistema inmunitario de la gente esté completamente desquiciado por los efectos deletéreos de la “vacuna” genética, será incapaz de protegernos de los próximos ataques bioterroristas realizados por los “filántropos” para llevar adelante su plan de reducir drásticamente la población mundial e implementar un control digital absoluto[17] -médico, administrativo y financiero- que convertirá a los sobrevivientes en esclavos del totalitarismo sanitario mundial impuesto por Bill Gates y sus secuaces.

Me parece importante presentar, a modo de puesta en perspectiva de los hechos, una breve cronología de esta situación sin precedentes en los anales de la historia, verdadero crimen contra la humanidad y auténtico golpe de Estado mundial, efectuado por la élite mundialista eugenésica -promotora del aborto y la eutanasia- que, con un cinismo a toda prueba, finge mirar por nuestro bienestar e hipócritamente asegura velar por nuestra salud:

1. El 7/8/2019 falleció el premio nobel de química Kary Mullis[18], inventor de la prueba PCR, hombre independiente, de gran personalidad, incontrolable por el sistema e insobornable, quien jamás hubiese consentido que su invento fuera utilizado para fabricar falsos positivos en serie, lo que constituye la piedra angular de la gigantesca patraña pandémica[19]. Deceso ciertamente muy oportuno para la oligarquía mundialista, a tan solo cuatro meses de la aparición oficial del virus en China.

2. El 18 de octubre de 2019 se realizó una simulación de pandemia de coronavirus en Nueva York, denominada “Event201”[20], organizada por la Fundación Bill y Melinda Gates, el Foro Económico Mundial y la Universidad Johns Hopkins.

3. Muy llamativamente, el mismo día se iniciaban los Juegos Mundiales Militares[21] en… ¡Wuhan, China! -realizados del 18 al 27 de octubre[22]- con la participación de diez mil atletas provenientes de 110 países.

4. El 7 de enero de 2020 científicos chinos afirmaron haber aislado el virus y realizado la secuenciación del genoma[23], algo que es objetado por muchos científicos que no comparten la narrativa oficial de la OMS -Médicos por la Verdad, Biólogos por la Verdad, JARC, etc[24].-

5. Esta secuenciación fue remitida a la OMS el 12 de enero[25], permitiendo a los laboratorios de diferentes países producir diagnósticos específicos mediante pruebas de PCR. Recordemos que apenas cinco meses antes había fallecido Kary Mullis, el inventor de esta prueba, quien nunca hubiese aceptado que su invento fuese destinado a “detectar contagiados”, pues esa no era su finalidad, y muchísimo menos que, en base a los resultados así obtenidos, se decidiera “confinar el planeta”, devastando la economía, la salud y la vida social de la gente.

6. El 11 de marzo la OMS declaró el estado de “pandemia”[26]. La inmensa mayoría de los Estados, supuestamente soberanos pero en realidad serviles lacayos de los poderes sinárquicos disolventes de las naciones, aplicaron las medidas draconianas preconizadas por Bill Gates y la OMS. En Argentina, el impresentable binomio Fernández lo hizo el 20 de marzo.

7. Tres semanas después, el 2 de abril, Bill Gates declaró, en una entrevista dada al Financial Times: “La normalidad solo volverá cuando hayamos vacunado a toda la población mundial”[27], en un acto de megalomanía omnipotente, auténtica amenaza psicopática dirigida al mundo entero, incalificable ejercicio de chantaje emocional de una violencia inaudita y desembozada.

8. Cuatro meses después del inicio de la “pandemia”, el 9 de julio, Klaus Schwab, fundador y presidente del Foro Económico Mundial[28], publicó un libro[29] llamado The Great Reset[30]                -el gran reinicio-, en el que afirma que no habrá “nunca” un regreso a la normalidad, que la “crisis de coronavirus” presenta dimensiones “bíblicas” y que los cambios que vendrán serán tan “radicales” que podríamos estar ante el inicio de una nueva “era”: habría un BC (“Before Coronavirus”, opuesto a “Before Christ” -antes de Cristo-) y un AC (“After Coronavirus”, opuesto a “After Christ” -después de Cristo-).

Continúa explicándonos el autor que los cambios se sucederán de manera vertiginosa e imprevisible y que de ellos resultará “una nueva normalidad, radicalmente diferente de aquella que progresivamente iremos dejando atrás”. Todo esto se halla en la introducción, en la página ocho de la versión digitalizada[31]. Entre la realización del Event201 y la publicación del libro The Great Reset transcurrieron nueve meses: podemos decir que, desde entonces, las cartas estaban echadas: la “gestación” del Nuevo Orden Mundial había concluido, la “nueva normalidad”[32] había sido alumbrada, el Gran Reinicio se ponía en marcha y la “nueva era” de la humanidad -la que conduce ineluctablemente al gobierno universal del Anticristo, había comenzado...

  

La triple mentira plandémica - 04/06/2021


En un documento[33] publicado por el principal organismo de salud de los Estados Unidos, el CDC[34], el primero de diciembre de 2020, en su sexta versión, intitulado “CDC 2019-Novel Coronavirus (2019-nCoV). Real-Time RT-PCR Diagnostic Panel”, pueden leerse unas declaraciones sorprendentes referidas al aislamiento del virus que supuestamente causa la actual “pandemia” y al uso de la prueba PCR para verificar su presencia en el organismo:

En el apartado “Limitations”, en la página 40, se dice lo siguiente: “La detección de ARN viral no puede demostrar la presencia de un virus infeccioso o que el SARS-CoV-2 es el agente causante de los síntomas clínicos”.[35] En otras palabras: no se puede probar que las personas que se enferman y son hospitalizadas -y que muy ocasionalmente fallecen-, hayan enfermado por un nuevo coronavirus llamado SARS-CoV-2. Lo dicho exime de todo comentario, como no sea el de recordar el viejo axioma jurídico “a confesión de parte, relevo de pruebas”. Son ellos mismos quienes reconocen que el uso de la prueba PCR no es específica para diagnosticar una infección por “covid”.

Luego, en la página 42, bajo el título “Performance Characteristics”, segundo párrafo, renglones 2 a 5, leemos: “Dado que actualmente no hay disponibles aislaciones cuantificadas del virus de Covid-19, los test diseñados para la detección del ARN de Covid-19 se probaron con cepas caracterizadas de ARN de longitud completa transcrita in vitro...”[36]

Lo que se nos está diciendo, ni más ni menos, es que no hay un virus aislado disponible, que los organismos oficiales de sanidad no disponen de una muestra debidamente aislada del virus. Es decir, el CDC reconoce que el virus no ha sido ni aislado ni identificado. Eso significa que su existencia no está probada. Parece surrealista, pero de eso precisamente se trata.[37]

Adicionalmente, notemos que esta información se da en relación con un test PCR supuestamente concebido para detectar justamente ese virus que no ha sido aislado. Repito: se trata de un test cuya finalidad es la de identificar material ARN de un virus cuya existencia no se ha demostrado. En base a ese test, el CDC y todos los organismos de salud pública del mundo, en conformidad con las directivas de la OMS, están efectuando el cómputo de los casos y de los fallecimientos supuestamente causados por el “Covid-19”.

Y es fundándose en los resultados de dicho test que los gobiernos han decretado el confinamiento masivo de la población y han provocado la destrucción de las economías nacionales, utilizando esas estadísticas arbitrarias como justificación de estas medidas devastadoras para la sociedad, sin precedentes en la historia. Insisto: es necesario comprender que el CDC hace esta “confesión de parte” en un documento en el cual está explicando el modo de realizar la prueba PCR, es decir, el test para detectar un virus cuya existencia no está demostrada.

Esto es algo absolutamente demencial. Es como si la NASA[38] publicara una guía para la navegación de una flotilla de naves espaciales rumbo a un planeta cuya existencia no ha sido establecida y se forzase a la gente a embarcar bajo el pretexto de neutralizar el supuesto peligro que representaría el “calentamiento global” de la tierra.

El ejemplo podría parecer tirado de los pelos, pero, lamentablemente, ese no es el caso. Lo que las autoridades sanitarias nos están diciendo es, a grandes rasgos, lo siguiente: “este es el test con el que identificaremos el supuesto número de infectados por un virus cuya existencia no ha sido probada y en base al cual los gobiernos exigirán confinamiento, distanciamiento, enmascaramiento y vacunación para cada ser humano del planeta, a los efectos de combatir una supuesta pandemia causada por este peligroso virus.”

Añadamos acá que, incluso en el hipotético caso de que el virus hubiese sido aislado y su existencia demostrada científicamente, el uso de la prueba PCR seguiría siendo ilegítimo y engañoso, puesto que su inventor, Kary Mullis, premio Nobel de química en 1993 por su creación, dejó muy en claro, en rueda de prensa pública, que su técnica de reacción en cadena de la polimerasa no era un test de diagnóstico médico, que no había sido concebido para detectar enfermedades infecciosas y que no debía ser utilizado con dicho fin[39].

No está de más recordar que Mullis falleció muy oportunamente pocos meses antes de que se decretara el “confinamiento universal” basado en el uso fraudulento de su invento, a lo que él se habría opuesto de manera categórica, dado que era un hombre dotado de una gran personalidad e independencia de juicio, un científico independiente y sin conflictos de interés con la industria farmacéutica ni con organismos gubernamentales, a diferencia del virólogo alemán Christian Drosten, cuya adaptación del PCR de Mullis al “SARS-CoV-2”, concebida como “test de diagnóstico médico”, fue inmediatamente aprobada por la OMS e impuesta mundialmente.[40]

¿Por qué no dispone el CDC de “aislaciones cuantificadas” del virus? Sencillamente porque no consiguen aislarlo: es evidente que, si pudieran, lo harían. Y no se alegue que afirmar esto tendría ribetes “conspiracionistas” y que se trataría de elucubraciones pergeñadas por mentes acaloradas. La realidad es muy distinta. El problema no es de quienes cuestionan la coherencia del discurso oficial. Son sus autores quienes tienen un problema mayúsculo para poder justificar las medidas adoptadas con vistas a resolver esta supuesta “pandemia”.

Pero resulta que nos están imponiendo de manera científicamente infundada y éticamente aberrante su propio problema, en forma de una narrativa dogmática sobre una “pandemia” provocada por un hipotético virus, con todas las consecuencias dramáticas que se siguen de ello. Decir que esta actitud es deshonesta e inaceptable es quedarse corto. El CDC está cometiendo un crimen incalificable. Esto, en lo que concierne a los USA. Pero exactamente lo mismo sucede en los demás países, con sus respectivos organismos sanitarios.

Y, por encima de todos ellos, se encuentra la organización criminal madre, la OMS[41], generosamente financiada por el magnate “filantrópico” Bill Gates -el mismo que quiere reducir la población mundial con sus vacunas[42]-, quien decretó en abril de 2020, tres semanas después de la declaración de pandemia por la OMS, que hasta que toda la población mundial no haya recibido su vacuna, no habrá retorno a la “normalidad”, en una acto de extorsión emocional intolerable, propio de un psicópata megalómano. Y, muy probablemente también, de un endemoniado[43].

Me pregunto: ¿Cuándo despertaremos de nuestro letargo? ¿Hasta cuándo durarán la pasividad y la indiferencia generalizadas? ¿En qué momento tomaremos conciencia de la gravedad de la situación, nos decidiremos a alzar la voz y a rehusar enérgicamente someternos a este insólito atropello a la razón? ¿Cómo es posible que la gente no se percate de que se está instaurando impunemente y con su consentimiento tácito una auténtica tiranía sanitaria mundial?

En definitiva, podemos aseverar, sin el menor asomo de duda, que el confinamiento global indefinido que padecemos -cuyo propósito real es el de forzar a la humanidad a dejarse inyectar la “vacuna” experimental de Bill Gates como condición sine qua non para “volver a la normalidad”-, se apoya en tres mentiras caracterizadas:

I. La supuesta existencia de un nuevo coronavirus que no está demostrada científicamente.

II. La supuesta existencia de una pandemia producida por la transmisión de ese nuevo coronavirus, cuando no solo las pruebas de su existencia brillan por su ausencia, sino que, además, las cifras de letalidad oficiales -infladas de manera fraudulenta por el uso de un test PCR inespecífico- son bajísimas, y de ninguna manera justifican la declaración del estado de emergencia sanitaria.

III. La difusión de cifras de “contagiados” y de “muertos” falsas (uso fraudulento de la prueba PCR + registro igualmente fraudulento de casi cualquier deceso consignado como “muerte por covid” + prohibición de realizar autopsias), a los efectos de generar pánico en la población y de justificar así el confinamiento generalizado.

En este triple engaño se basan las medidas tiránicas, arbitrarias y devastadoras que se han impuesto a la humanidad desde hace más de un año, incluida la inoculación cuasi obligatoria de una “vacuna” genética experimental fabricada en tiempo record, habiéndose omitido las pruebas en animales, desconociéndose sus componentes[44], habiéndose acordado la exención jurídica para los laboratorios en caso de efectos adversos e ignorándose cuáles serán los mismos en el mediano y el largo plazo.

Porque, en lo que al corto plazo se refiere[45], cualquier observador atento no puede ignorar que los efectos secundarios son numerosísimos y que revisten una gravedad inaudita...


Seis meses de Tiranía Sanitaria Mundial - 19/09/2020 


“La historia nos enseña que la humanidad solo evoluciona significativamente cuando está realmente asustada. (…) Una gran pandemia aumentará entonces, mejor que cualquier discurso humanitario o ecológico, la conciencia de la necesidad de altruismo (…) Y, aun si esta crisis -de 2009- no resultara muy grave, no debemos olvidarnos, al igual que con la crisis económica -de 2008-, de aprender la lección, para que, antes de la próxima, que es inevitable, preparemos mecanismos de prevención y de control, y procesos logísticos para una distribución equitativa de medicamentos y vacunas. Para eso, tendremos que instaurar un poder policial mundial, un almacenamiento global y, por ende, una fiscalidad global. De este modo, llegaremos a sentar las bases de un verdadero gobierno mundial, mucho más rápido de lo que lo hubiesen permitido motivos exclusivamente económicos.” Jacques Attali, 03/05/2009[46]

Jacques Attali[47] es un prestigioso e influyente intelectual francés de origen judío, socialista, asesor político y financiero al más alto nivel del Estado, cuya participación en la vida política francesa y europea de los últimos cuarenta años ha sido muy importante. Es uno de los principales “gurús” del mundialismo, un promotor entusiasta de la inmigración masiva del tercer mundo hacia los países desarrollados y adversario acérrimo de las fronteras “cerradas”, de los “repliegues identitarios” y de la permanencia de las soberanías nacionales. Es un autor prolífico y un referente ineludible de la prensa francesa y europea cuando se trata de cuestiones económicas, financieras y políticas de actualidad.

En 2009, con motivo de la “pandemia” de gripe A (H1N1), explicó con meridiana claridad el papel que estas “crisis pandémicas” desempeñan en el establecimiento progresivo de un gobierno a escala planetaria, cuya finalidad sería la de administrar eficazmente los recursos globales de la humanidad, tanto a nivel económico como sanitario, para lo cual: “tendremos que instaurar un poder policial mundial, un almacenamiento global y, por tanto, una fiscalidad global”. Son sus textuales palabras. Y él mismo nos explica que el principal motor para acelerar el proceso de unificación política y económica mundial es el miedo: “la historia nos enseña que la humanidad solo evoluciona significativamente cuando está realmente asustada”. Para la élite iluminista el miedo es la herramienta fundamental con vistas a la implementación de un gobierno mundial unificado. Y las “pandemias”, uno de sus principales disparadores, junto con las guerras y las crisis financieras globales.

Jacques Attali publicó en 2011 un libro intitulado: ¿Quién gobernará el mundo mañana?, en el que preconiza la unificación de la humanidad bajo la dirección de un gobierno planetario, garante de la paz universal, única solución para protegerla del caos generalizado que la amenaza. Transcribo seguidamente la breve presentación del libro, que puede leerse en la página internet de Amazon: [48]

“Mañana, ¿quién gobernará el mundo? ¿EE.UU? ¿China? ¿India? ¿Europa? ¿El G20? ¿La ONU? ¿Las multinacionales? ¿Las mafias? ¿Qué país, qué coalición, qué institución internacional tendrá los medios para controlar las amenazas ecológicas, nucleares, económicas, financieras, sociales, políticas y militares que se ciernen sobre el mundo? ¿Quién podrá valorar el formidable potencial de todas las culturas? ¿Deberíamos dejar el poder sobre el mundo a las religiones? ¿A los imperios? ¿A los mercados? ¿O debería devolverse a las naciones, cerrando las fronteras? Algún día la humanidad comprenderá que tiene mucho que ganar si se une a un gobierno democrático del mundo, yendo más allá de los intereses de las naciones más poderosas, protegiendo la identidad de cada civilización y gestionando los intereses de la humanidad de la mejor manera posible. Un gobierno así existirá algún día. Después de un desastre, o en su lugar. Es urgente atreverse a pensarlo, por el bien del mundo.”

¿Qué más hace falta saber para comprender que la casta de iluminados que dirigen, en buena medida, los acontecimientos mundiales, no se detendrán ante ningún obstáculo, hasta que hayan logrado instaurar su tan anhelado gobierno mundial? Habría que ser muy ingenuo para suponer que semejantes genocidas -todos activos promotores de la eutanasia y del aborto, que despedaza a cincuenta millones de niños cada año[49]- serían incapaces de servirse de medios inmorales para alcanzar su objetivo, como podrían serlo un atentado de falsa bandera[50], el desencadenamiento de una crisis financiera, de un conflicto bélico o de una “pandemia”…

¿Cómo es posible que la gente crea a pies juntillas la narrativa oficial acerca de lo que está ocurriendo? Hay que rendirse ante la evidencia: el grado de lavado cerebral operado por los medios de desinformación del sistema, infundiendo el pánico de manera continua, les ha dado resultado. La mayoría de la gente ha perdido todo rastro de espíritu crítico, de independencia de juicio y de apego a su libertad personal, y está presta a sacrificar todo en aras de conservar su salud y su seguridad física, supuestamente amenazadas por esta “crisis sanitaria global”, completamente ficticia y artificial.

Los mundialistas deben de estar frotándose las manos, al comprobar cuán sencilla les ha resultado la tarea de engañar y de manipular al conjunto de la población mundial en un tan breve lapso de tiempo. Un auténtico juego de niños. “Pan comido”, se dirán a sí mismos, jactanciosos, con una sonrisa socarrona perfectamente justificada. Siendo así las cosas, la consigna será, evidentemente, ne varietur. Les bastará con perseverar en la misma estrategia tan eficaz de hacer cundir el pánico generalizado, de inducir miedo, de azuzar el temor, de provocar inquietud, de sembrar incertidumbre, de generar angustia y de suscitar terror en la gente.

Terror sanitario. Terror económico. Terror social. Terror ecológico. Terror bélico. Terror de cualquier tipo, sabiamente orquestado y hábilmente explotado para ajustar aún más las clavijas de un engranaje totalitario, cada vez más sofisticado, de control estatal, sobre una población masificada, amorfa, carente de toda lucidez y con una capacidad de reacción prácticamente nula, fruto de un adoctrinamiento mediático sistemático y del poder disuasorio exhibido por el omnipresente aparato represivo estatal.

Volviendo a nuestro personaje de marras, figura emblemática de los iluminados mundialistas, en un reportaje difundido por el canal Public Sénat el 16 de febrero de 2010, intitulado El futuro de Jerusalén, Jacques Attali declaró:[51] 

“Podemos soñar con una Jerusalén convertida en capital del planeta, el cual un día estará unificado en torno a un gobierno mundial. Es un lindo lugar para un gobierno mundial.”[52]

El 5 de junio de 2010, en el canal Arrêt sur Images, Attali se refirió nuevamente a la cuestión de la gobernanza global:

“Pienso que hay que apuntar a un gobierno mundial como una estrategia. Además, cuando los gobiernos hablan del G-20, es una ilusión, una especie de retraso antes del gobierno mundial. Hacia ahí nos dirigimos. ¿Lo haremos en lugar de la guerra o después de la guerra? Lo ignoro. Pero ése es el objetivo.”[53]

El 9 de abril de 2011, en el canal Public Sénat, Attali volvió a pronunciarse sobre el tema del gobierno mundial:

“Primeramente, hay algo que puede hacerse en 24 horas: fusionar el Consejo de Seguridad            -de la ONU-, el G-20 y el Comité Monetario del FMI. Es decir, las tres instancias clave (…) Es muy simple. Si hoy se fusiona el Consejo de Seguridad y el G-20, tenemos un instrumento de acción. Es muy simple, se puede decidir en 24 horas. (…) Ninguna nación está a la altura de los problemas mundiales. (…) Lo único que podría estarlo, es un Consejo de Seguridad planetario, con un verdadero poder ejecutivo planetario. Eso ocurrirá. La única cuestión es saber si ocurrirá luego de una catástrofe o en lugar de una catástrofe.”[54]

En un reportaje de 1981, publicado en forma de libro, El futuro de la vida, Attali habló acerca de su manera de concebir la libertad, la eutanasia y el suicidio, en el marco de una futura sociedad planetaria regida por una suerte de síntesis monstruosa de capitalismo y socialismo:

“La eutanasia será uno de los instrumentos esenciales de nuestras sociedades futuras. En una lógica socialista, para empezar, el problema surge de la siguiente manera: la lógica socialista es libertad y la libertad fundamental es el suicidio; por ende, el derecho al suicidio directo o indirecto es un valor absoluto en este tipo de sociedad. En una sociedad capitalista, las máquinas de matar, las prótesis que eliminarán la vida cuando sea demasiado insoportable o económicamente demasiado cara, surgirán y serán una práctica común. Entonces creo que la eutanasia, ya sea un valor de la libertad o una mercancía, será una de las reglas de la sociedad futura. Podríamos aceptar la idea de extender la esperanza de vida a condición de que las personas mayores sean solventes y así se pueda crear un mercado. Por mi parte, como socialista, estoy objetivamente en contra de prolongar la vida porque es una ilusión, un problema falso. En todo caso, la eutanasia será uno de los instrumentos esenciales de nuestras sociedades futuras. (…) Desde el punto de vista de la sociedad, es mucho mejor si la máquina humana se detiene abruptamente en lugar de deteriorarse gradualmente. Eso queda claro si recordamos que dos tercios del gasto sanitario se concentra en los últimos meses de vida.”[55]

Hasta aquí, las ideas preconizadas por este gurú del mundialismo, en guisa de caso ejemplar de esta perniciosa corriente ideológica. Del mismo modo podrían citarse las de cualquier otro miembro de la élite “progresista”, pues encontraríamos en todos ellos una convergencia en lo esencial. Este es el mundo globalizado que esta banda de terroristas psicópatas busca denodadamente construir, a expensas de la libertad de las naciones y de sus habitantes, en beneficio exclusivo suyo, de esta élite megalómana e inescrupulosa de millonarios “filántropos” que se arrogarán el derecho a decidir por cada uno de nosotros cómo deberemos vivir, bajo qué condiciones podremos viajar libremente, lo que deberemos pensar, lo que estaremos autorizados a decir y a hacer, qué vacunas recibiremos, cuántos hijos podremos tener y a qué edad habremos de morir…

Llegado a este punto, me parece esencial tener presente que no es posible hacerse una idea cabal de la situación actual sin adoptar una mirada teológica frente a los acontecimientos que se desarrollan ante nosotros, en particular desde el comienzo de esta supuesta “crisis pandémica mundial”. Y una mirada escatológica, para ser más precisos.

El libro del Apocalipsis, en su decimotercer capítulo, describe el panorama que ofrecerá ese mundo unificado política y religiosamente, bajo el mando del Anticristo y del Falso Profeta, ambos al servicio del Dragón, con los “moradores de la tierra” sucumbiendo masivamente ante el engaño universal montado por esta trinidad diabólica. Y quien no se deje arrastrar por su poder seductor, y rehúse recibir “la marca de la bestia” en la mano derecha o en la frente, no podrá “comprar ni vender”, se convertirá en un paria social y sufrirá una persecución despiadada.

El Anticristo aun no se ha manifestado públicamente, y la “vacuna salvadora” decretada por el “filántropo” Bill Gates para toda la humanidad -que nadie debe dejarse aplicar, pues está concebida para causar daño-, no es la “marca de la bestia”. No obstante, todo lo que viene sucediendo desde hace seis meses apunta inequívocamente en esa dirección, es un entrenamiento, un ensayo general, que persigue el objetivo último de instaurar ese Nuevo Orden Mundial a cuya cabeza estará el Hombre de Pecado.

Así pues, esta crisis “plandémica” global nos ha hecho entrar de lleno en la “recta final” que conduce inexorablemente a los tiempos escatológicos anunciados por el apóstol San Juan. El período conocido como “Apocalipsis” se refiere, bíblicamente, a la fase histórica que precederá la Parusía o regreso glorioso de Nuestro Señor Jesucristo, y su duración es de siete años. El libro de Daniel es claro al respecto: habla de una “semana de años”, conocida como la “septuagésima semana”, de su célebre profecía de las “setenta semanas”, en su capítulo noveno.

Esta semana de años aún no ha comenzado y, obviamente, ignoro cuando lo hará. Su inicio estará dado por la venida del profeta Elías para evangelizar al pueblo judío, cuya misión ocupará la primera mitad de la semana. La segunda mitad corresponderá al reinado universal del Anticristo. Esta semana de años -es decir, el Apocalipsis-, como es bien sabido, será un tiempo muy difícil de sobrellevar, para emplear un eufemismo. Nuestro Señor lo expresó con claridad:

“Habrá entonces gran tribulación, cual no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá” (Mt. 24, 21).

Para no sucumbir al desaliento tendremos que armarnos de paciencia y encomendarnos a la protección de Dios, con total fe y esperanza en su misericordia. Jesucristo nos enseñó que, cuando estos tiempos lleguen, a pesar de lo difíciles que serán, lejos de dejarnos arrastrar por el desánimo, nuestra esperanza deberá redoblar, pues esto significa que su glorioso retorno está muy próximo, y con él, nuestra liberación:

“Cuando estas cosas comiencen a suceder, erguíos y levantad vuestra cabeza, porque vuestra redención está cerca” (Lc. 21, 28).

Por lo tanto, velemos y oremos, para que, en estos tiempos aciagos, podamos perseverar en la fe, en la esperanza y en la caridad, a la espera de que se cumpla la promesa divina:

“Los hombres prudentes resplandecerán como el resplandor del firmamento, y los que hayan enseñado a muchos la justicia, brillarán como las estrellas, por los siglos de los siglos.” (Dn. 12, 3).

 

La cuenta regresiva - 09/06/2021 

                                  

“La normalidad solo volverá cuando hayamos vacunado a toda la población mundial”  Bill Gates[56], 02/04/2020, entrevista con el Financial Times: https://gloria.tv/post/LKFbpfnE8Pvs4bEUa1vNWBXov

 

La mayoría de los gobiernos han seguido servilmente las instrucciones de este “filántropo” iluminado, destruyendo la economía y la salud física y psíquica de la gente, a la que aseguran querer “proteger del virus”. Esto es no solo completamente absurdo y surrealista, sino, sobre todo, falso[57] y, peor aun, lisa y llanamente criminal. Gates y sus secuaces (Schwab, Fauci, Tedros, etc.) han decretado que no podremos volver a vivir normalmente hasta que los casi ocho mil millones de habitantes del mundo hayamos recibido la “vacuna” genética experimental que ellos han hecho fabricar en tiempo record, con el pretendido objetivo de “salvarnos” de un supuesto virus cuya letalidad es insignificante. Los cuales, por otra parte, son partidarios declarados del programa eugenésico de reducción de la población mundial.

A quien no lograra percibir que todo este circo macabro, esta comedia grotesca, esta farsa colosal, de principio a fin, en su conjunto, sin matices ni circunstancias atenuantes de ningún tipo, es una locura absoluta, un descomunal atropello a la razón, un engendro jurídico de una perversidad a toda prueba, un lavado de cerebro permanente, una manipulación emocional descarada, una gigantesca maniobra de ingeniería social, una agresión caracterizada contra el ser humano, un ataque alevoso del mundialismo tecnocrático contra las naciones soberanas, un acto de un despotismo tan hipócrita como brutal y malévolo, la instauración en toda regla de una tiranía sanitaria mundial sin precedentes y un auténtico crimen contra la humanidad, solo tengo una cosa para decirle: con gente como tú, decididamente, la humanidad está perdida.

Espero que nadie vaya a sentirse ofendido por mis palabras, que no buscan sino suscitar una indispensable toma de conciencia y una necesaria reacción, por tardía que pudiera ser. La realidad es que, si todavía quedara alguna posibilidad de poner un término a esta tiranía sanitaria, ella solo podría venir de la disidencia, es decir, de aquellos que, viendo el problema, lo denuncian y advierten del peligro -a riesgo de sufrir la incomprensión y el repudio de sus semejantes-, y no de quienes aceptan sumisamente y sin cuestionamiento el discurso oficial y se someten sin rechistar al abuso cotidiano y al maltrato sistemático que nos infligen desde más de un año los gurús del confinamiento, del enmascaramiento, de la “neo-vida-virtual” y de la “vacunación-experimental-para-todos”.

Pero, aparentemente, a la mayoría de la gente, quince meses de vejaciones continuas no les han sido suficientes ni tan siquiera para comenzar a comprender de qué se trata todo esto. Lo cual, debo confesarlo, constituye para mí un impenetrable misterio. Las distopías imaginadas por Huxley y Orwell el siglo pasado, sobre el control mental totalitario y la manipulación psicológica de las masas, se están verificando delante de nuestras narices día tras día, pero, curiosamente, casi nadie parecería darse por enterado.

Para colmo, ante el estrés y la angustia que genera la incertidumbre de esta situación inédita, prolongada indefinidamente y con un desenlace imprevisible, se activa en el inconsciente colectivo un mecanismo reflejo de auto preservación -completamente ilusorio- que conduce a la justificación de la situación y a la defensa de quienes la han provocado, algo análogo a lo que ocurre con el síndrome de Estocolmo entre las víctimas y sus secuestradores, por el cual estos son percibidos como benefactores a quienes se debe lealtad.

Entonces, a quien se atreva a cuestionar la versión oficial -señalando sus numerosas incoherencias-, a dar la señal de alarma y a acusar a quienes dicen querer “confinarnos”, “enmascararnos” y “vacunarnos” mirando solo por nuestra salud y por el bienestar de la población, automáticamente se lo considera peligroso, se lo ignora, se lo censura y se lo ridiculiza, acusándolo con un desdén palpable de ser “conspiracionista” y de difundir “fake news”, cuando no directamente de sufrir de alguna patología mental.

Como si las conspiraciones no existiesen y como si las explicaciones oficiales fuesen siempre necesariamente verdaderas -pensemos, por ejemplo, entre muchos otros casos, en las famosas “armas de destrucción masiva” que sirvieron de pretexto a la guerra contra Irak en 2003-. Como si los “fact checkers” no estuviesen financiados -directa o indirectamente-, por “Big Pharma” y “Big Tech”, los únicos que se han beneficiado -y de manera exponencial- con la “pandemia”. Y, sobre todo, como si fuese imposible que un engaño de tal magnitud pudiese acontecer, olvidando que el demonio es el “padre de la mentira” y nada menos que el “príncipe de este mundo”…

Por último, al cristiano que no atinara a vislumbrar el carácter claramente diabólico e inequívocamente anticrístico que reviste absolutamente todo lo que viene ocurriendo desde hace más de un año, no puedo sino compadecerlo profundamente por la ceguera espiritual[58] de que adolece, por su inquietante miopía profética y por su incapacidad teológica radical para discernir los signos de los tiempos escatológicos en los que esta “crisis sanitaria global” nos ha hecho ingresar.

La cuenta regresiva ha comenzado y ella conduce de manera ineluctable al cada vez más próximo reino universal del Anticristo, secundado por el Falso Profeta -quizás Bergoglio, o algún sucesor suyo-, quien hará que toda la humanidad reciba la marca de la bestia “en la mano derecha o en la frente”, sin la cual no se podrá “comprar ni vender”, y de la cual no me cabe la menor duda de que esta minuciosamente orquestada y mundialmente ejecutada  “vacunación mundial”, es un siniestro preludio y un ensayo a gran escala…

 

“El gobierno te cuida” - 31/07/2020

La inmensa mayoría de la gente no puede o no quiere comprender lo que está ocurriendo, a pesar de que todo muestra con claridad meridiana la flagrante anormalidad y el carácter arbitrario, surrealista y deshumanizante de la situación que atravesamos desde el mes de marzo. Seguramente se trata de un mecanismo de defensa psicológico, por el cual se prefiere desviar la mirada ante lo que podría resultar inquietante o perturbador. Pero la realidad debe mirarse de frente. Y esta realidad, por difícil que nos resulte aceptarla, es que, desde hace casi cinco meses, el totalitarismo sanitario impuesto por los poderes globales en cada país, secuestra nuestras vidas, destruye las economías, avasalla las libertades personales y arruina la salud de la gente. Y esto hay que proclamarlo a los cuatro vientos. Nuestro honor y nuestra libertad nos va en ello.

El discurso practicado, de una arrogancia y un autoritarismo intolerables, y digno de una novela distópica terrorífica, es, a grandes rasgos, el siguiente:

“Quedate en casa. Mantén la distancia social. Ponte la máscara. Haz fila para entrar al supermercado. Pide permiso al gobierno cada vez que debas alejarte de tu domicilio. No uses el transporte público si no eres un trabajador “esencial”. Si estás en Capital Federal, ni se te ocurra ir a la Provincia de Buenos Aires, y viceversa, aunque tus familiares y amigos vivan al otro lado de la autopista General Paz. Si no tienes covid -cuyo grado de letalidad es infinitesimal-, no acudas a hospitales -que están vacíos, cancelaron los turnos dados hace meses y no atienden nuevas consultas- y que Dios te ayude si formas parte del 99, 99 por ciento de los enfermos que sufren de otras dolencias. Pero no dudes en recurrir a sus servicios si lo que quieres es abortar, porque ese sí que es un servicio “esencial” -sobre todo en tiempos de “pandemia”- y un auténtico “derecho humano”.

La libertad de culto, de trabajo y de movimiento, en cambio, ya no lo son: solo las ejercerás en la medida en que cuentes con el beneplácito del omnímodo poder estatal. No te reúnas con amigos ni visites a tus familiares. Que los ancianos se las arreglen como puedan -muchos morirán de tristeza, pero en el acta de defunción figurará “por coronavirus”-. Que los niños no vayan a la escuela, ni a los parques, ni vean a sus amiguitos. Que se pudran el cerebro con ingentes dosis de tele, internet y videojuegos. Y que se acostumbren a no salir nunca de entre cuatro paredes y a llevar una vida de encierro malsano y de total pasividad física y mental. Y tú, no trabajes, así se hunde tu empresa, tus finanzas y las del país; de ese modo, todos dependerán del subsidio estatal y no se atreverán a cuestionar las políticas del gobierno.

No desarrolles tu espíritu crítico ni te dejes tentar por los cantos de sirena de la disidencia: tienes que creer a pies juntillas lo que digan los noticieros y los medios de prensa del sistema, y repetirlo como un loro a todo el mundo. Cuando oigas versiones alternativas, que se atrevan a poner en tela de juicio la veracidad del relato oficial, no debes caer en la trampa: se trata de despreciables fake news y de peligrosos delirios complotistas. Cuando llegue la vacuna de Bill Gates, para inmunizarte contra un virus artificial -que para entonces habrá mutado y que por ende no tendrá utilidad alguna (salvo para modificar tu ADN, con vistas a debilitar tu sistema inmunitario, así el “filántropo” multimillonario podrá continuar con su lucrativo negocio de vacunador universal)-, sé un buen ciudadano y confía en nosotros, que, como bien sabes, solamente perseguimos tu bienestar.

Si cumples con las reglas del juego, te dejaremos tranquilo, y podrás seguir viviendo sin mayores sobresaltos en la prisión física y mental que te hemos asignado. Pero si te atreves a insubordinarte, haremos caer sobre ti todo el peso de la ley -en aras del bien común, por supuesto-, para neutralizar tu egoísmo asocial y debilitar tus reticencias conspiranoicas. No olvides que pronto deberás tener tu carnet digital de vacunación al día; de lo contrario, las represalias administrativas, judiciales y financieras te convertirán en un paria: padecerás incontables dificultades materiales, serás objeto del escarnio proferido por la masa conformista y tendrás que vivir en un aislamiento social creciente y extenuante.

Para terminar, queremos que te quede bien en claro que, todo esto, lo hacemos por ti, para que puedas disfrutar plenamente de los beneficios de la “nueva normalidad” que hemos decidido instaurar, arrasando tu vida anterior, haciendo añicos tu pasado, trastornando tus hábitos y fragilizando tus vínculos, por seguir al pie de la letra las directivas recibidas de nuestros amos mundialistas, sin cuyos subsidios no podríamos ni en sueños mantenernos en el poder. Por último, hacemos votos para puedas disfrutar de este “mundo feliz” que hemos preparado para ti y los tuyos, sin consultarte, y del cual, tenlo por seguro, no podrás evadirte. Pero recuerda lo esencial de nuestro mensaje, para que sea éste la guía segura de tus pasos de ahora en adelante: todo lo que hemos hecho, desde el comienzo de esta “crisis sanitaria”, ha sido siempre mirando por tu bienestar. Firmado: Big Brother (I am always watching you).”

Conclusión: Considero indispensable comprender que nos hallamos ante una gigantesca operación de ingeniería social y de manipulación mental, sin precedentes en la historia de la humanidad. En primer lugar, por su extensión geográfica y, sobre todo, por las herramientas tecnológicas altamente sofisticadas de control de la población y de lavado cerebral de las masas de que disponen los autores de esta siniestra “plandemia”.

Auténtica agresión contra la humanidad, minuciosa maniobra de inteligencia del poder global, criminal y totalitaria, planificada y disparada desde los organismos internacionales, que los gobiernos títere que padecemos, supuestamente “democráticos” y “soberanos”, acatan servilmente y sin ningún tipo de espíritu crítico. Tristes y dañinos lacayos de los señores del mundo, de los cuales esperan con avidez y deshonor recibir las retribuciones contantes y sonantes que usualmente los amos prodigan a sus esclavos diligentes.

Somos testigos de una operación subversiva global, cuyo único objetivo es dar un paso más -quizás decisivo esta vez, vistos el sopor y la pasividad inaudita que exhibe el rebaño humano- hacia la unificación política y monetaria del planeta, en beneficio exclusivo de la élite financiera internacional, cuyo rostro visible se encarna en magnates falsamente “filántropos” y pretendidamente “humanistas”, como Bill Gates, cuya lucrativa fundación promueve por doquier el aborto, la teoría de género y la reducción de la población mundial.


Dictadura Sanitaria Mundial y Mentira Universal - 26/08/2020 

Me parece que ha llegado ampliamente el momento de convencerse de que esta situación que vivimos es un despropósito absoluto y un atropello flagrante a la razón y a las libertades básicas del ser humano. Lo que vivimos desde el mes de marzo parece salido directamente de la peor pesadilla distópica imaginable: aislamiento, distanciamiento, confinamiento, enmascaramiento, prohibición de circular, de visitar a familiares, de reunirnos con amigos, de visitar a los ancianos enfermos, de dar cristiana sepultura a nuestros seres queridos, de trabajar, de practicar el culto religioso, de reconocernos visualmente y de poder expresarnos gestualmente, de sonreírnos y darnos un abrazo, de poder hablar y respirar normalmente, de ver a los niños en las calles, jugando libremente y riendo felices, y esto durante ya más de cinco meses.

Cinco interminables meses durante los cuales el gobierno se la ha pasado destruyendo la economía nacional, fundiendo las empresas, empobreciendo a la gente, vulnerando las garantías constitucionales, cercenando las libertades individuales, desatendiendo a la inmensa mayoría de los enfermos, perjudicando la salud y las finanzas de todos los argentinos, por una “pandemia” artificial e imaginaria, con cifras manipuladas, falsos positivos, y una campaña de pánico ininterrumpida orquestada desde todos sus órganos propagandísticos.

Se ha vuelto indispensable hablar con claridad y llamar las cosas por su nombre: esta situación que padecemos y que nos ha sido impuesta por la oligarquía política que nos oprime, sin distinción de signos partidarios, con una brutalidad incalificable, bajo la apariencia engañosa de un supuesto “cuidado sanitario”, es absolutamente demencial, completamente inhumana y ciento por ciento diabólica.

No es razonable que nos sigamos tapando los ojos ante esta “nueva normalidad” aberrante que una banda de terroristas psicópatas pretende imponernos: estamos ante una agresión caracterizada contra el ser humano y contra la sociedad en su conjunto, perpetrada por la élite mundialista que persigue la reducción de la población mundial y el control totalitario de cada aspecto de nuestras vidas -sanitario, laboral, financiero y digital-, a través de este auténtico golpe de Estado planetario, efectuado bajo el pretexto de una “pandemia” artificialmente provocada y estadísticamente manipulada e implementada minuciosamente por las autoridades locales a su servicio.

Con respecto a la vacuna de Bill Gates, que se fabricará en Argentina[59], la consigna es simple y clara: no dejarse vacunar, bajo ningún concepto, sea cual fuere el tipo de presión o de chantaje psicológico padecido. Rehusar serena pero firmemente dar su consentimiento a este atentado contra la libertad individual y contra la salud personal, ejecutado por esta dictadura sanitaria, autoritaria e inmoral, de Bill Gates, la OMS y “Big Pharma”. No dejarse adoctrinar por los serviles medios des-informativos del sistema, que no son más que la caja de resonancia infernal de las directivas recibidas de los amos del mundo a cambio de espurios intereses financieros. Mantener en toda circunstancia la paz y la libertad interiores. Confiar siempre y en todo momento en la Divina Providencia y en la misericordia infinita de Dios, que jamás abandonará a quienes lo aman y le son fieles.

Considero indispensable comprender que nos hallamos ante una gigantesca operación de ingeniería social y de manipulación mental, sin precedentes en la historia de la humanidad. En primer lugar, por su extensión geográfica y, sobre todo, por las herramientas tecnológicas altamente sofisticadas de control de la población y de lavado cerebral de las masas de que disponen los autores de esta siniestra “plandemia”. Verdadero atentado contra la humanidad, minuciosa maniobra de inteligencia del poder global, criminal y totalitaria, planificada y disparada desde los organismos internacionales, que los gobiernos títere que padecemos, supuestamente “democráticos” y “soberanos”, acatan servilmente y sin ningún tipo de espíritu crítico.

Tristes y dañinos lacayos de los señores del mundo, de los cuales esperan con avidez y deshonor recibir las retribuciones contantes y sonantes que usualmente los amos prodigan a sus esclavos diligentes. Somos testigos de una operación subversiva global, cuyo único objetivo es dar un paso más -quizás decisivo esta vez, dada la pasividad inaudita que exhibe la masa, complemente aletargada- hacia la unificación política y monetaria del planeta, en beneficio exclusivo de la élite financiera internacional, cuyo rostro visible se encarna en magnates falsamente “filántropos” y pretendidamente “humanistas”, como Bill Gates, cuya lucrativa fundación promueve por doquier el aborto, la teoría de género y la reducción de la población mundial.

Bill Gates ya controla nuestra salud a través de la OMS, de la cual es el principal contribuyente. En abril decidió que la humanidad en su conjunto deberá recibir la vacuna anti coronavirus que él fabricará y venderá al mundo entero, para “solucionar” esta crisis pandémica planetaria totalmente artificial provocada por él y por sus cómplices mundialistas. Mientras el confinamiento arbitrario al que estamos sometidos por los dementes que nos gobiernan -serviles marionetas del poder global- destroza las economías locales y empobrece masivamente a la gente, la empresa Microsoft, por él fundada, embolsa dividendos a carradas gracias al “teletrabajo” y al “telestudio” generalizados.

En definitiva, este hombre controla, en gran medida, nuestras comunicaciones, nuestro trabajo, nuestra salud y pronto nuestra alimentación[60]. Me parece de capital importancia alertar al respecto, para que la gente comience a abrir los ojos ante lo que está ocurriendo: la instauración progresiva de un estado totalitario a escala global, promovido por un grupo de magnates mundialistas iluminados -Gates, Soros, Rockefeller-, quienes, con sus inmensas fortunas, controlan los principales organismos internacionales y promueven activamente el inmigracionismo de masa, los movimientos subversivos del tipo “Antifa” y “Black Lives Matter”, la ideología de género, la eutanasia, el aborto y la reducción de la población mundial.

 

Covid-1984 - Mirar la realidad de frente - 07/09/2020

“Mensaje de Alerta Internacional de profesionales de la salud a los gobiernos y ciudadanos del mundo”: https://gloria.tv/post/M7bNLEJ6Qvx72eLX8mZNr139S[61]

Este documento sobre la crisis actual, firmado por destacados científicos independientes, cuya atenta lectura y amplia difusión recomiendo calurosamente, es un texto de una enorme importancia, pues en él se desmontan una a una las falacias del relato oficial acerca de la supuesta pandemia de coronavirus, promovido por los adalides del sistema mundialista, con el único propósito de mantener asustada a la gente, aislada, encerrada, distanciada de sus seres queridos, sin acceso a las relaciones interpersonales y presenciales normales que todo ser humano necesita para llevar una vida sana y equilibrada, con trabajo, viajes, reuniones en familia y con amigos, práctica de deportes al aire libre, contacto con el sol, el aire y la naturaleza, etc.

Todo está hecho con la única finalidad de desmoralizarnos, empobrecernos económica y afectivamente, impedir que desarrollemos la inmunidad natural de nuestro organismo, fragilizar nuestros vínculos sociales, familiares y afectivos; en definitiva, deshumanizarnos, volviéndonos pusilánimes, temerosos, dependientes de la ayuda estatal para subsistir, sometidos al permanente lavado de cerebro 24/7 a través de los medios de desinformación masiva que ellos controlan financieramente y mediante la censura sistemática en la prensa  y en las redes sociales de las voces disidentes que ponen en entredicho el relato oficial, inmediatamente tachadas de “conspiracionistas” y “negacionistas”, cuando no de “egoístas sociópatas”, incapaces de sacrificar su interés particular en aras del bien común, etc.

Me parece que ha llegado la hora de decir basta a esta farsa siniestra. Abramos los ojos de una buena vez. No hagamos el juego de esta panda de manipuladores sin escrúpulos ni seamos cómplices de su engaño por pasividad, indiferencia o pusilanimidad, ya que solo la verdad nos hará libres, como nos enseñó Nuestro Señor Jesucristo (Jn. 8, 32). No renunciemos a nuestra libertad personal por temor a una falsa pandemia provocada por un virus artificialmente producido para crear un control masivo de la población y una crisis económica generalizada, con vistas a volver a la gente ciento por ciento dependiente del Estado tiránico y totalitario, lacayo servil del poder global financiero y apátrida.

Que el virus es de origen artificial no lo digo yo, sino científicos de renombre, como el doctor Jean-Luc Montagnier[62], premio nobel de medicina y descubridor del virus del SIDA, quien además afirmó que pudo comprobar personalmente que el Covid-19 contiene una secuencia genética del virus del HIV añadida en laboratorio.

Contrariamente a lo que afirman los “filántropos” sanitarios megalómanos que gobiernan el planeta, no nos están “cuidando” ni nos quieren “curar” absolutamente de nada, sino mantenernos en una continua dependencia de sus productos farmacológicos, en particular de sus lucrativas e incesantes vacunas, con las cuales buscan disminuir la fertilidad de la gente y debilitar su sistema inmunológico, para reducir la población mundial y para que sigamos atrapando nuevos virus, que obviamente requerirán nuevas vacunas, y así indefinidamente.

Me permito subrayar que el omnipresente “humanista” Bill Gates, quien financia la OMS y es gran accionario de la “Big Pharma”, financia desde hace décadas, siguiendo con la tradición eugenésica de su familia, el aborto, la contracepción y la esterilización en todo el mundo -la “salud reproductiva”, en la neo lengua orwelliana- (recordemos que su padre[63] fue un importante dirigente de Planned Parenthood) y afirmó públicamente que se debe reducir la población mundial[64]. ¿Quién en su sano juicio podría en esas condiciones confiar en la vacuna acerca de la cual él decretó solemnemente en marzo -cual oráculo infalible del Altísimo- que toda la humanidad deberá aplicársela para recobrar una vida normal? Y esto casualmente poco tiempo después del gran ejercicio de simulación de una pandemia de coronavirus a escala global que él organizó en octubre del año pasado. Son hechos de dominio público[65].

Es tiempo de despertar del letargo y de abrir bien los ojos ante lo que está sucediendo. Nos tienen anestesiados e intimidados, reducidos a un lamentable estado de miedo y de angustia permanente con el cual nos manipulan y chantajean emocionalmente sin solución de continuidad, aprovechándose igualmente de nuestra pasividad y credulidad no exentas de responsabilidad personal.

Hago hincapié en el hecho de que no solo existe el conflicto de intereses por las inversiones de Gates en la industria farmacéutica y su financiación de la OMS, sino que es él mismo quien dice, al igual que todos los iluminados globalistas que dirigen el sistema -los Soros, Rockefeller, Clinton, Ford, foros de Davos y Bilderberg, etc.-, que debe reducirse la población mundial “por el bien del planeta”. Es el mismo discurso ecologista de la Carta de la Tierra, texto de corte gnóstico-panteísta, que inspira también los relatos catastrofistas referidos al “cambio climático”.

Nos tienen controlados mentalmente por el discurso de miedo al que nos someten 24/7 por el sistema mediático a su servicio: cuando no es el “calentamiento global” provocado por el hombre es una supuesta pandemia que usan como pretexto para someternos, debilitarnos y aislarnos. Vivimos una hora crucial en la historia de la humanidad, esto no tiene precedente alguno en los anales, cuando menos, no a esta escala planetaria y con los sofisticados medios tecnológicos de los que dispone esta banda de terroristas de guante blanco para llevar adelante su objetivo.

Es esencial que no nos dejemos engañar y que preservemos nuestra libertad interior. Debemos comunicar entre nosotros, cuidar los vínculos interpersonales, no ceder ante el discurso de pánico que promueve el sistema, no perder el espíritu crítico ni la capacidad reflexiva, no dejar que introduzcan en nuestros cuerpos substancias acerca de las cuales es perfectamente fundado -como mínimo- desconfiar, que además serían contra un virus de una bajísima letalidad y para cuya neutralización basta con la actividad normal de nuestro sistema inmunitario, que para eso Dios lo concibió.

Sistema inmunitario, dicho sea de paso, para cuyo normal funcionamiento justamente no es aconsejable vivir encerrados, aislados, confinados, sin contacto con el sol y la naturaleza, estresados, angustiados, deprimidos, con una pobreza vincular creciente, enmascarados, sin poder vernos la cara ni comunicar normalmente -gracias a las expresiones faciales, a las sonrisas, los abrazos, el contacto físico, cálido y presencial, con nuestros congéneres-, sin poder reconocernos, hablando y respirando con dificultad, etc. Paz interior y unión con Dios ante todo, eso es lo más importante, pues Él no abandona jamás a quienes le son fieles.

 

Bill Gates: “Prepárense para la siguiente pandemia como si fuera una guerra” - 29/01/2021


Bill Gates afirmó que el mundo debe prepararse para la próxima pandemia “como si se tratara de una guerra”, incluyendo la inversión de decenas de miles de millones de dólares cada año, en una carta publicada el miércoles 27 de enero[66].

Hagamos un sucinto recordatorio de los dichos y hechos de este hombre en relación a la “pandemia” para luego atar cabos que nos permitan comprender quién es este personaje omnipresente en los medios de prensa y en los organismos internacionales que gestionan la “crisis sanitaria”.

En octubre de 2019, Bill Gates y compañía organizaron el “Evento 201”[67], simulando una pandemia planetaria de coronavirus. En diciembre apareció el virus Covid-19 en China. En marzo la OMS -cuyo principal contribuyente es Bill Gates- declaró el estado de “pandemia”. Tres semanas después, Bill Gates dijo que solo se podrá volver a la normalidad cuando haya sido vacunada “toda la población mundial”.[68]

Al cabo de un par de meses el augur de calamidades anunció la llegada de una nueva “pandemia”.[69] Y he aquí que ahora nos advierte que debemos prepararnos para ella tal como lo haríamos para “una guerra” y que deberíamos ejercitarnos practicando “germ games” (juegos de gérmenes), al modo como hacen los militares con los “war games” (juegos de guerra). El cinismo y la malicia de este individuo son incalificables: realmente no hay palabras para caracterizar adecuadamente lo que este pretendido “benefactor” de la humanidad está haciendo, junto con sus cómplices criminales de la élite mundialista eugenésica.

El cariz satánico de todo cuanto viene acaeciendo desde el inicio de la “crisis sanitaria global” salta a la vista de cualquier espectador medianamente lúcido e intelectualmente honesto. Nos mantienen en un estado de incertidumbre permanente, de infantilización sistemática, de un chantaje emocional detestable y atizan el pánico por todos los medios imaginables. Todo lo cual constituye un cóctel explosivo, deletéreo para la salud física y psíquica, un poderoso generador de angustia y de estrés, factores estos que perturban profundamente la vida de la gente, disminuyendo las defensas naturales del organismo, sin mencionar los casos de aislamiento, pobreza, marginalización, enfermedades no tratadas, adicciones, depresión y suicidio que esta situación absolutamente inhumana provoca.

Una pregunta: ¿No les “hace ruido” todo esto? ¿Qué tiene de normal que un técnico informático devenido en “vacunador universal” y en “profeta de catástrofes” -de las cuales él asegura querer “salvarnos”, no faltaría más- se la pase tomando decisiones que conciernen a toda la humanidad y anunciándonos lo que va a suceder en el futuro del mundo?

¿Es aceptable acaso que este individuo -al igual que sus colegas “filántropos”- continúe amasando dinero a carradas con el negocio redondo que este confinamiento mundial representa para sus acciones en las industrias digital y farmacéutica -las únicas ganadoras en la “pandemia”-, en esta situación inaudita y demencial que dura desde hace ya casi un año?

Y esto mientras la inmensa mayoría de la gente se empobrece día tras día con esta política brutal y absurda del confinamiento generalizado y permanente, con las graves consecuencias que esto acarrea.

Pregunto nuevamente: ¿A alguien le queda todavía alguna duda razonable de que este “filántropo” multimillonario es un psicópata de la peor especie que se está burlando de nosotros con un sadismo a toda prueba?[70]

Este iluminado megalómano es, muy probablemente, un poseído por el demonio, y está, sin lugar a dudas, trabajando activamente para la instauración del gobierno mundial del anticristo, el cual se avecina a pasos agigantados.[71]

Por todos estos motivos es que nunca me cansaré de repetirlo: Bill Gates es un auténtico enemigo del género humano y cuanto antes lo hayamos comprendido, mejor será.[72] El momento de despertar, de abrir los ojos y de alzar la voz contra esta diabólica tiranía sanitaria mundial es AHORA.[73]

Hay valores superiores a los de la vida biológica. El sentido del honor, el testimonio de la verdad, el resguardo de la libertad interior y la preservación de la dignidad personal son algunos de ellos. Los esbirros de Satanás como Bill Gates y sus cómplices carecen por completo de ellos. A esos agentes infernales les ha sido concedido poder por un tiempo efímero para ejecutar sus planes criminales. Podrán arrebatarnos, como mucho, la vida corporal, pero no la vida eterna ni la resurrección gloriosa a la que están llamados los hijos de Dios, en Jesucristo Nuestro Señor.

 

Totalitarismo Sanitario Brutal - 12/04/2021

La policía reprimiendo violentamente a pacíficos manifestantes anti confinamiento en Holanda[74]

Ver el video: Totalitarismo sanitario brutal y despiadado bajo el pretexto de “cuidarnos”.

Hay que abrir los ojos de una buena vez. Ya ha transcurrido más de un año desde el comienzo de este atropello inaudito a la razón, a nuestros derechos personales y a nuestras libertades fundamentales y la mayoría de la gente sigue como si nada ocurriera, sumida en la pasividad y la indiferencia más absolutas, cual rebaño de borregos masificados, incapaces de pensar por sí mismos, de cuestionar la versión oficial, de investigar recurriendo a fuentes de información independientes, sin conflictos de interés con la industria farmacéutica ni con el Estado, de percibir la profunda anomalía de todas las medidas brutales que se han impuesto a escala mundial y que están devastando la economía, la salud y la vida social y familiar de la gente.

Basta ya de hacerse eco de la propaganda del miedo impartida por los medios de prensa subvencionados por el sistema para adoctrinar a la gente, silenciando sistemáticamente a las voces disidentes y descalificando como “conspiracionistas” a quienes se atreven a señalar las incoherencias del relato oficial y la nocividad de las disposiciones adoptadas por los gobiernos, que siguen servilmente las consignas emanadas de los organismos eugenésicos mundialistas, promotores de la “cultura de la muerte” contraria a la familia y a la simple decencia natural (aborto, eutanasia, homosexualismo, transexualismo, etc).

Hay que tener muy en claro cuál es la mentira de base sobre la cual se funda esta patraña global: esto no es ni nunca ha sido para cuidar nuestra salud de un supuesto “virus devastador” -su tasa de letalidad es bajísima-, acá no hay ni nunca ha habido una “pandemia”, las cifras así lo demuestran: la mortalidad en 2020 ha sido la misma que la de los años precedentes, en Argentina y en cualquier país del mundo.

La verdadera pandemia es la de los falsos positivos, fabricados en serie con una prueba de PCR que no fue concebida para efectuar diagnósticos médicos. Así lo declaró públicamente su inventor, Kary Mullis, premio Nobel de química en 1993, quien curiosamente “falleció” poco antes de que este circo infernal comenzara.

Mullis, hombre de gran personalidad e independencia de juicio, se habría opuesto categóricamente a que se utilizara su invención para declarar una “pandemia”, confinar al mundo entero e imponer la “vacunación universal” preconizada por Bill Gates. Es en base a estos “diagnósticos” falsos que se han tomado todas las medidas nefastas para la vida de la gente -desde el “confinamiento” hasta la “virtualidad”- en prácticamente todos los ámbitos de la vida social.

Pongamos las cosas al derecho: no es la “vacuna” la que vendrá a poner un término a la “pandemia”, sino que es la “pandemia” la que fue artificialmente creada para forzar a toda la humanidad a recibir la “vacuna”. Y para ello utilizarán todo tipo de extorsión, coacción y chantaje imaginable: emocional, administrativo, profesional, familiar y financiero -pensemos, por ejemplo, en el proyecto de pasaporte sanitario digital-.

Detrás de la fachada de “filántropos” que se han fabricado, se disimula una casta de multimillonarios perversos y megalómanos, carentes de toda conciencia moral y desconocedores de lo que es la empatía hacia sus congéneres, a quienes solo consideran como parte de sus estadísticas de población, producción y consumo, con vistas a incrementar sus colosales fortunas.

Ya es tiempo de dejar de mirar hacia otro lado y de ignorar la realidad. Todo esto APESTA y transpira la MENTIRA por donde se lo considere. La verdad es que nos hallamos ante un ENGAÑO CRIMINAL sin precedentes, ante una MANIPULACIÓN PSICOLÓGICA de una perversidad nunca vista, ante un GOLPE DE ESTADO planetario del mundialismo financiero eugenésico (Bill Gates y sus secuaces), y ante lo que es, sin asomo de duda, la mayor operación de INGENIERÍA SOCIAL de la historia y el mayor CRIMEN CONTRA LA HUMANIDAD que se haya perpetrado jamás.

Atrevámonos a llamar las cosas por su nombre: estamos confrontados a una auténtica TIRANÍA SANITARIA MUNDIAL, cuyo único objetivo es el de empobrecernos, silenciarnos, controlarnos, doblegarnos psíquica y emocionalmente, disminuir drásticamente la población mundial, reemplazando al ser humano por la robótica y la inteligencia artificial, y convertir a quienes sobrevivan a las tóxicas “vacunas” experimentales en una suerte de esclavos -auténticos zombies espirituales- del mundialismo tecnocrático, ciento por ciento dependientes de las subvenciones del Estado -ya se habla de instaurar una “renta básica universal”-, sin las cuales casi nadie podrá subsistir.

SALGAMOS DE NUESTRO LETARGO. MIREMOS LA REALIDAD DE FRENTE. LA HORA DE REACCIONAR ES AHORA:

ALZAR LA VOZ, CON SERENIDAD Y PACÍFICAMENTE, PERO CON FIRMEZA Y CONVICCIÓN - DECIR BASTA AL ATROPELLO, A LA PREPOTENCIA Y A LA ARBITRARIEDAD - ALERTAR A NUESTROS SERES QUERIDOS - PERDER EL MIEDO - PROTEGER NUESTRA LIBERTAD - DEFENDER NUESTROS DERECHOS - DENUNCIAR LA MENTIRA - REHUSAR SER CÓMPLICES DEL ENGAÑO - NO DEJARSE VACUNAR BAJO NINGUNA CIRCUNSTANCIA Y RECHAZAR TODO TIPO DE CHANTAJE EMOCIONAL AL RESPECTO - OBRAR SIEMPRE CON PLENO DISCERNIMIENTO Y SOLO DAR NUESTRO CONSENTIMIENTO LIBRES DE TODA PRESIÓN SOCIAL, EXTERNA O INTERNA - PROTEGER A NUESTROS NIÑOS - RESPIRAR, HABLAR Y ESCUCHARNOS NORMALMENTE - DECIR “NO” AL CONFINAMIENTO, AL DISTANCIAMIENTO, AL ENMASCARAMIENTO Y A LA “VIRTUALIDAD”.

PRESERVEMOS NUESTRA HUMANIDAD: EL SER HUMANO VIVE DE “PRESENCIA” Y SE EXPRESA A TRAVÉS DE SUS GESTOS FACIALES Y CORPORALES Y DE LA MODULACIÓN DE SU VOZ: SONRISAS, ABRAZOS, ENTONACIONES Y TODA LA GAMA DE SU SOCIABILIDAD NATURAL Y ESPONTÁNEA.

VIVAMOS SIN TEMORES ARTIFICIALES, INOCULADOS POR UNA BANDA DE PSICÓPATAS QUE BUSCA REDUCIRNOS A UN ESTADO PATOLÓGICO DE ANGUSTIA PERMANENTE Y A CONTROLARNOS A TRAVÉS DEL MIEDO Y DEL AISLAMIENTO SOCIAL.

MARCHEMOS CON LA FRENTE EN ALTO Y LA MIRADA SERENA PUESTA EN EL CIELO, NUESTRA VERDADERA PATRIA, ADONDE ALGÚN DÍA IREMOS, JUNTO A QUIENES AMAN LA VERDAD Y DAN TESTIMONIO DE ELLA.

 

Digamos NO a la tiranía sanitaria mundial - 27/04/2021


Hay que abrir los ojos de una vez por todas y manifestarnos públicamente, por todos los medios a nuestro alcance, de una manera clara y contundente, diciendo NO a esta tiranía sanitaria aberrante, que deteriora cada día más la economía, la salud física y mental y la vida social y familiar de la gente.

BASTA YA de creer en la narrativa oficial del temor, machacada 24/7 por los medios de “desinformación” masivos subvencionados por el sistema.

BASTA YA de tragarnos las mentiras propaladas por el “adoctrinamiento del miedo” masivo y la metódica “propaganda del pánico” a la que nos exponen sin solución de continuidad. Sin esta campaña publicitaria digna del régimen soviético la farsa “covídica” se desvanecería al instante.

BASTA YA de dar crédito a la pretendida necesidad de una “vacuna” para retornar a la “normalidad”, al surgimiento de “peligrosas cepas”, a la irrupción de “brotes” alarmantes, a la inminencia de un “colapso sanitario”, a la prolongación sine die de las medidas insensatas y liberticidas que están devastando el país y arruinando la salud física y mental de la gente, principalmente la de los más vulnerables: las personas mayores, los niños y los adolescentes.

BASTA YA de aceptar el maltrato permanente e intolerable que supone este lavado de cerebro incesante, cuya única finalidad es la de mantenernos atemorizados, angustiados, distanciados, infantilizados, atontados, incapaces de pensar y de decidir nada por nosotros mismos, despersonalizados, fragilizados emocional, física y psíquicamente. Nos quieren ASUSTADOS Y AISLADOS para poder controlarnos mejor: ¿cómo es posible que no nos demos cuenta de algo tan notorio?

BASTA YA de esta credulidad malsana que consiste en creer a pies juntillas -sin ningún espíritu crítico y desestimando con arrogancia a las voces disidentes- el relato monopólico gubernamental acerca del “covid” y de esta “pandemia” eterna, con una tasa de mortalidad ínfima y con estadísticas de fallecidos en 2020 similar a la de los años precedentes, tanto en Argentina como en el resto del mundo. “Pandemia” basada en el fraude mayúsculo de la prueba PCR, que no fue concebida para realizar diagnósticos médicos.

BASTA YA de aceptar sumisa y pasivamente el insoportable confinamiento indefinido, el distanciamiento perpetuo, el enmascaramiento asfixiante, el aislamiento social, familiar y profesional deletéreo, la erradicación perversa de la “presencialidad” natural y la imposición generalizada de una “virtualidad” inhumana, el avasallamiento de nuestras libertades básicas y de nuestros derechos fundamentales a circular libremente, a trabajar, a practicar la religión, a viajar, a estudiar y a llevar una vida social y familiar normal.

NINGUNA DE LAS MEDIDAS ADOPTADAS POR EL GOBIERNO SE JUSTIFICA. Todas y cada una de ellas llevan la impronta inequívoca de la irracionalidad, la prepotencia, la estupidez y la irresponsabilidad más absolutas. Por todas y cada una de ellas las autoridades que las adoptaron deberán rendir cuentas minuciosas y exhaustivas ante el tribunal de Dios, de Quien -es cosa bien sabida-, NADIE SE BURLA.

Todas estas medidas -dignas de una novela distópica barata y de una tragicomedia infernal-, SIN EXCEPCIÓN ALGUNA, son absurdas, arbitrarias, odiosas, brutales y profundamente nocivas para el ser humano y para la sociedad en su conjunto. Las consecuencias nefastas que resultarán de ellas son INFINITAMENTE PEORES que los eventuales daños provocados por un supuesto virus de insignificante letalidad, los que en nada se distinguen de los causados por cualquier gripe estacional.

JAMÁS se había paralizado la economía del país ni restringido la libertad de sus ciudadanos para, supuestamente, tratar de “evitar contagios” y que haya menos gente engripada. Son medidas nunca antes vistas, tan absurdas y dañinas como carentes de todo sustento científico. ¿Acaso esto a nadie le “hace ruido”?

Sin mencionar la duración absolutamente DEMENCIAL de esta farsa siniestra, prolongada continuamente por un gobierno de incompetentes, corruptos e imbéciles, enteramente al servicio de los organismos mundialistas y de su proyecto tecnocrático totalitario de “reseteo global” y de “vacunación universal”, con el control absoluto de la vida privada y la libertad de la gente a través del “pasaporte sanitario” orwelliano en gestación.

Miremos la realidad de frente: estamos ante un flagrante atropello a la razón, ante un atentado colosal contra la vida en sociedad, somos testigos de una operación de manipulación psicológica caracterizada, presenciamos un arrebato de locura e insensatez colectiva sin precedentes.

Atrevámonos a llamar las cosas por su nombre: asistimos, desde hace ya más de un año, a una inédita PSICOSIS COLECTIVA artificialmente inducida y a un CRIMEN CONTRA LA HUMANIDAD de un refinamiento diabólico. No tengamos miedo en proclamar esta verdad a los cuatro vientos: contribuyamos a que se produzca una indispensable y liberadora toma de conciencia colectiva. Nuestro futuro y el de nuestros hijos están en juego, no menos que nuestra honra y nuestra dignidad personal.

En definitiva, nos hallamos confrontados a la puesta en práctica progresiva y sistemática -cínica e hipócritamente encubierta en razones humanitarias y en pretextos de “urgencia sanitaria”- de lo que amenaza con convertirse en el mayor GENOCIDIO jamás perpetrado.

Crimen de proporciones bíblicas y que clama al Cielo, ejecutado maquiavélicamente por una banda de multimillonarios psicópatas -astutamente disfrazados de “filántropos”-, cuyos objetivos son los de constituir un Nuevo Orden Mundial transhumanista -el “Gran Reinicio” de Klaus Schwab- y efectuar una drástica reducción de la población mundial, mediante la “vacuna” experimental impuesta al género humano por Bill Gates y sus secuaces.

No percibir el sesgo diabólico de los acontecimientos actuales ni percatarse de su proyección anticrística constituye, a mi entender, algo que no vacilo en calificar como un inquietante síntoma de CEGUERA ESPIRITUAL, cuyas consecuencias, a corto o a mediano plazo -una vez que se haya manifestado el “hijo de perdición”-, podrían ser, no solo de una gravedad extrema, sino, sobre todo, irreversibles...

El totalitarismo sanitario es absoluto - 26/05/2021

La policía reprimiendo violentamente a pacíficos manifestantes anti confinamiento en Rosario[75]

 

Mirar el video: https://gloria.tv/post/1Ggnp1NovBBB2kZXUkjPgo76z

 

La policía encarceló ayer al Dr. Mariano Arriaga[76], fundador de Médicos por la Verdad de Argentina[77], junto con varios otros integrantes del grupo, impidiendo la realización del acto patrio del 25 de Mayo previsto en la ciudad de Rosario, en señal de protesta contra las medidas absurdas, arbitrarias y dañinas adoptadas por el gobierno desde hace más de una año, bajo el pretexto de una falsa pandemia -las cifras, groseramente fraguadas por una prueba PCR inespecífica[78], así lo demuestran-, cuyo objetivo principal es lograr la inoculación masiva de la “vacuna” genética experimental de Bill Gates, quien busca reducir la población mundial[79] a través de la vacunación de toda la humanidad, mediante el odioso chantaje emocional de no poder retornar a una vida normal[80].

A estos médicos lúcidos, valientes y honestos -sin conflictos de interés con la industria farmacéutica ni con organismos gubernamentales- no solo se los ignora olímpicamente en los medios de prensa del sistema y son sistemáticamente censurados en las redes sociales de las “Big Tech”, sino que ahora, directamente, se los arresta cuando quieren expresar su punto de vista en público, para lanzar un mensaje de alerta a la ciudadanía acerca del atropello inaudito que padecemos desde hace más de una año, con grave ultraje de nuestras libertades personales y de nuestros derechos fundamentales -familiares, laborales, de culto, de reunión, de circulación, de asistencia médica, etc-.

La represión, la censura y el totalitarismo sanitario imperantes en nuestro país saltan a la vista de cualquier observador medianamente lúcido y atento al desarrollo de los hechos, a condición de no creer a pies juntillas en la incesante propaganda del pánico machacada por los medios de comunicación al servicio del sistema, para mantenernos aislados, angustiados y controlados mentalmente a través del miedo constante, la incertidumbre creciente y una percepción de la realidad cada vez más difusa y alterada.

Este 25 de Mayo ha sido una triste fiesta patria en la que escandalosamente los patriotas han sido maltratados, vilipendiados, detenidos y arrestados por denunciar el atentado terrorista perpetrado por la élite mundialista eugenésica -con la abyecta complicidad de los gobiernos locales-, consistente en la supresión de hecho de lo que todavía subsiste de las naciones soberanas e independientes, para instaurar en su lugar un gobierno global totalitario, tecnocrático, transhumanista y anticristiano, preludio evidente del reinado universal del anticristo, el cual probablemente no se encuentre demasiado lejos…

  



[1] Ver el video: https://gloria.tv/post/LKFbpfnE8Pvs4bEUa1vNWBXov - Eso fue lo que dijo Bill Gates el 2 de abril de 2020, en una entrevista con el Financial Times, apenas tres semanas después del inicio de la “pandemia”, declarada por la OMS, financiada por Bill Gates y dirigida por Tedros Adhanom, militante comunista etíope pro chino y encargado de ejecutar las órdenes del “vacunador universal” y fundador de Microsoft.

[2] Ver al respecto: “Las Piedras Guía de Georgia y el programa de la élite eugenésica”: https://gloria.tv/post/ajmRYB3xZbhM4SRa4eVLgWZz4

[4] Idem, capítulo IV.

[5] Ver: “Event 201 Pandemic Exercise”:  https://www.youtube.com/watch?v=Vm1-DnxRiPM&list=PL9-oVXQX88esnrdhaiuRdXGG7XOVYB9Xm&index=2: - Los genocidas en acción: “Event 201 is a pandemic tabletop exercise hosted by The Johns Hopkins Center for Health Security in partnership with the World Economic Forum and the Bill and Melinda Gates Foundation on October 18, 2019, in New York, NY.  The exercise illustrated the pandemic preparedness efforts needed to diminish the large-scale economic and societal consequences of a severe pandemic.”   https://www.centerforhealthsecurity.org/event201/ - Los que están detrás de la “pandemia”: “The Johns Hopkins Center for Health Security in partnership with the World Economic Forum and the Bill and Melinda Gates Foundation hosted Event 201, a high-level pandemic exercise on October 18, 2019, in New York, NY. The exercise illustrated areas where public/private partnerships will be necessary during the response to a severe pandemic in order to diminish large-scale economic and societal consequences.” https://www.bloomberg.com/news/audio/2020-03-04/event-201-preparing-for-a-pandemic-audio - Pero todo esto no es más que una simple “coincidencia”, naturalmente: “As the coronavirus outbreak approaches a pandemic, global leaders and health officials are scrambling to contain the fallout. That has sparked quarantines and other emergency action around the world. It’s a scenario that was planned for, in one case just months ago, at a gathering of leaders in global finance, policy and healthcare. Bloomberg’s Janet Wu was there and brings us this report.” https://www.weforum.org/agenda/2020/06/now-is-the-time-for-a-great-reset/ La “pandemia”, ocasión soñada para establecer el NWO a través del pánico: “COVID-19 lockdowns may be gradually easing, but anxiety about the world’s social and economic prospects is only intensifying. There is good reason to worry: a sharp economic downturn has already begun, and we could be facing the worst depression since the 1930s. But, while this outcome is likely, it is not unavoidable. To achieve a better outcome, the world must act jointly and swiftly to revamp all aspects of our societies and economies, from education to social contracts and working conditions. Every country, from the United States to China, must participate, and every industry, from oil and gas to tech, must be transformed. In short, we need a “Great Reset” of capitalism.”

[8] Ver “Bill Gates, enemigo del género humano”: https://gloria.tv/post/hJGMsNPzgzhs4UTwerc9v6W2n. En al menos cuatro ocasiones distintas, Bill Gates declaró públicamente que su objetivo es reducir la población mundial a través de sus campañas de vacunación y la promoción de la “salud reproductiva” (es decir, la contracepción y el aborto). Este “filántropo” multimillonario es quien maneja la salud de la población mundial, a través de sus “ONG” favoritas, a saber, la OMS y GAVI. Este es el hombre que en abril de 2020 “decretó” que “toda la humanidad” debe recibir su vacuna contra el Covid-19, sin lo cual no habrá un retorno a la “normalidad”. Este es el hombre que en octubre de 2019 organizó una simulación a escala planetaria de una pandemia de coronavirus. No puedo dejar de interrogarme: ¿cómo es posible que la gente sea tan crédula, indiferente y pasiva ante esta situación inaudita, aberrante por donde se la considere y completamente surrealista?

[9] En relación con el odioso aspecto extorsivo que reviste la inoculación de la vacuna, recomiendo mirar el siguiente video: “Bill Gates: La normalidad solo volverá cuando hayamos vacunado a toda la población mundial”: https://gloria.tv/post/LKFbpfnE8Pvs4bEUa1vNWBXov - Este hecho debería bastar a cualquier persona con un mínimo de sentido común y de prudencia para abrir los ojos y comprender que estamos ante una manipulación inaudita y un engaño colosal, de sesgo claramente diabólico. Si bien los indicios convergentes que lo indican son numerosísimos, insisto en que ESTE SOLO HECHO -sin necesidad de ningún argumento adicional- debería ser MÁS QUE SUFICIENTE para comprender que nos están engañando descaradamente. Recapitulemos: 1. Gates dijo que quiere reducir la población mundial con sus vacunas. 2. Gates organizó una simulación de pandemia en octubre de 2019. 3. El “covid” apareció en diciembre. 4. Gates financia a la OMS, es fundador y financiador de GAVI, y es accionista en la industria farmacéutica: lo que se llama un “conflicto de intereses”. 5. La OMS declaró la pandemia en marzo de 2020. 6. Gates afirmó en abril del mismo año que no habrá retorno a la “normalidad” hasta que no se haya vacunado a “toda la población mundial” (¿WHAT?). Me parece que los hechos hablan por sí mismos y que no hace falta tener muchas luces para sacar las conclusiones del caso…

[10] “Retirar la financiación de la OMS”: https://gloria.tv/post/fJdAT3BZnXbN4ZvnUPnHLLuHm

[11] “La OMS y su director son marionetas de Bill Gates”: https://gloria.tv/post/eBEG1SwpBjyH2V1aHLVxMmMNr

[12] Consultar: “Boletín informativo”: https://gloria.tv/post/koHfxHH4XuxP3aQa6wYHLVi3q y “Miles Christi 2020-2021: Una selección temática”: https://gloria.tv/post/TRAVcaZhGoAn64PhpqGHcGnKG. Encontrarán allí abundante material que desarrolla lo que no puedo hacer en esta breve nota, información sistemáticamente censurada por los medios de “desinformación” masiva, subvencionados por el sistema para inculcar la “narrativa” oficial de miedo, angustia y extorsión emocional permanente.

[13] “Ofensiva global contra la humanidad”: https://gloria.tv/post/eCrw6oB7na2L6MHY3gHDU9HbU

[14] “Foro Económico Mundial: Los beneficios del confinamiento”:  https://gloria.tv/post/sARvC3NkuuMf3wQjb3C6MuRCL - “Los confinamientos están mejorando silenciosamente las ciudades”: https://gloria.tv/post/pwjsz6RXASjB2JEue9sPrBfs1

[15] “No es una vacuna”: https://gloria.tv/post/gwz81dkY6sat1e8QagHy1uRue - “Sobre la vacuna experimental anti covid”: https://gloria.tv/post/uAFKGYj6t9rh6mWhV6SXi94Y6

[16] “Asesinados: el documental” - https://gloria.tv/post/YDsxVFHu7o7V22HYhU7nuLVrs

[17] “Plandemia e identificación digital”: https://gloria.tv/post/dQdmKooEbTCk3z47b2XqkLxUA

[20] https://www.centerforhealthsecurity.org/event201/ - “Event201: A global pandemic exercise just before it happens”: https://gloria.tv/post/WNzErbXH3dVp6JAJraaodbz6G

[21] Bill Gates afirmó que el mundo debe prepararse para la próxima pandemia “como si se tratara de una guerra”, incluyendo la inversión de decenas de miles de millones de dólares cada año, en una carta publicada el miércoles 27 de enero (https://www.gatesnotes.com/2021-Annual-Letter: “preparedness must be taken as seriously as we take the threat of war (...) To learn how to best use these first responders, the world needs to regularly run germ games -simulations that let us practice, analyze, and improve how we respond to disease outbreaks, just as war games let the military prepare for real-life warfare”). Fuente: “Prepárense para la siguiente pandemia como si fuera una guerra”: https://gloria.tv/post/84MJnii1Uy84ELWRxpdEPMuaG

[24] “Informe de Biólogos por la Verdad de España”: https://gloria.tv/post/YQXuicTJ9wKd4vDQSwtwGXLhT - “Informe: Cronología Target Covid-19”: https://gloria.tv/post/ohPBxPuz2WvJ3aNS7kncxZiDA - “El fraude de la prueba PCR y de la pandemia de covid”: https://gloria.tv/post/MP68hYoEFHsD4tErqA1foxUjz

[25] Idem.

[26] Idem.

[27] “La normalidad solo volverá cuando hayamos vacunado a toda la población mundial”: https://gloria.tv/post/LKFbpfnE8Pvs4bEUa1vNWBXov - “Bill Gates, enemigo del género humano”: https://gloria.tv/post/hJGMsNPzgzhs4UTwerc9v6W2n

[30] “COVID-19: The Great Reset”: https://gloria.tv/post/qJ6yq4u8bQ1x1Bvd8xgLBsgJo - “The Great Reset - Klauss Schwab”: https://gloria.tv/post/V8UcLg9AcP3822BHhdiTrGg9C - “Gran Reseteo: Tres ejemplos esclarecedores”: https://gloria.tv/post/TejYSCJbVx6g6FuQhLfximm1A

[32] “Documental: La nueva normalidad”: https://gloria.tv/post/SsFVErRTkZuM3cgoiXwxuQDjr

[34] “Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, también referidos como CDC por las siglas de su nombre en inglés, Centers for Disease Control and Prevention, son una agencia del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos cuya responsabilidad a nivel nacional radica en el desarrollo y la aplicación de acciones para la prevención y control de enfermedades.” https://es.wikipedia.org/wiki/Centros_para_el_Control_y_Prevenci%C3%B3n_de_Enfermedades

[35] “The detection of viral RNA cannot demonstrate the presence of an infectious virus, or that 2019-nCoV is the causative agent of clinical symptoms.”

[36] “Since no quantified virus isolates of the 2019-nCoV are currently available, assays [diagnostic tests] designed for detection of the 2019-nCoV RNA were tested with characterized stocks of in vitro transcribed full length RNA…”

[37] Información adicional sobre el tema: 1. “Estudio sobre las vacunas covid - Médicos por la Verdad y Biólogos por la Verdad - 05/04/2021”: https://gloria.tv/post/xTjzjtYA7Vc83sAua9wmqERGm. Abrir el post y luego los dos enlaces en donde dice: “Descargar documentación probatoria de que el virus no ha sido aislado” - Los documentos están en inglés. Son pedidos efectuados a organismos estatales de salud de documentación probatoria del aislamiento del sarscov-2, con las respuestas de los mismos, en las que se pone en evidencia que no están en condiciones de suministrar la documentación solicitada. Ambos enlaces a los archivos figuran en la primera nota a pie de página del estudio de “Médicos y Biólogos por la Verdad” sobre las vacunas covid. - 2. “Informe: Cronología Target Covid-19”: https://gloria.tv/post/ohPBxPuz2WvJ3aNS7kncxZiDA. Ver páginas 30 a 33.

[38] Esto no es más que un ejemplo para que se entienda lo aberrante de la situación, de ninguna manera significa que yo conceda alguna credibilidad a esa institución. Pero no es este el lugar para abordar el tema. Paso enlace a un par de publicaciones al respecto: https://gloria.tv/post/XZwytoLy4hDR49mhnFKmKAzut - https://gloria.tv/post/9CxXENx3Z1wv4b67D8jQ1bpB8

[39] “PCR, una prueba diagnóstica inútil”: https://gloria.tv/post/hTVNMy93Ms3J3Jgfzwdr3jjqN - “Sobre Kary Mullis, inventor de la prueba PCR”: https://gloria.tv/post/bCgZ8WFXqoNx642QAsfV4aqhE

[40] https://en.wikipedia.org/wiki/Christian_Drosten - https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-52666420 - Para comprender el papel crucial desempeñado por Drosten recomiendo mirar el siguiente video: “Conferencia de Reiner Fuellmich sobre el fraude del coronvirus”: https://gloria.tv/post/RdQpwEz83boW3CFdkjHgaKFma

[41] “Retirar la financiación de la OMS”: https://gloria.tv/post/fJdAT3BZnXbN4ZvnUPnHLLuHm

[42] “Bill Gates, enemigo del género humano”:  https://gloria.tv/post/hJGMsNPzgzhs4UTwerc9v6W2n

[43] “La sonrisa diabólica de Bill y Melinda Gates”: https://gloria.tv/post/mVk9KBPo1U1X6S9k3KBkbZabC - “Bill Gates smiles devilishly when talking about the next pandemic”: https://gloria.tv/post/C14pf1diV61g4Hu7ZfojfwxKT

[44] Ver los artículos número dos y cuatro de la “Ley de vacunas destinadas a generar inmunidad adquirida contra el Covid-19” del 6/11/2020: https://www.boletinoficial.gob.ar/detalleAviso/primera/236986/20201106 - “Diputada Mónica Frade sobre acuerdo con laboratorios por vacuna”: https://gloria.tv/post/2WZibLZwfQw21npZd1QYAUBTQ

[45] Sobre los efectos secundarios ver: 1. “La vacuna covid bate records de muertos en USA”: https://gloria.tv/post/8V9VTkkgc8rZ4yj4HQCJPoK3T - 2. “Estaban orgullosos de vacunarse, pero ahora están muertos”: https://gloria.tv/post/2WZibLZwfQw21npZd1QYAUBTQ - 3. “Radiación electromagnética en vacunas covid”: https://gloria.tv/post/6DxL2czf341tCi7nbVmq1xxaN - 4. “100.000 médicos y profesionales sanitarios se unen contra las vacunas covid”: https://gloria.tv/post/4xnUvXgAZ2JW4pdHzKXUFEwGg - 5. “Fox News reveals that in just four months the vaccine against covid has caused more deaths than…”: https://gloria.tv/post/z2wUStFt7W3S3iqCwt6gxx6nd  6. “Vaers Covid Vaccine Data (Vaccine Adverse Events Reporting System, USA)”: https://www.openvaers.com/covid-data

[51] “On peut rêver d’un Jérusalem devenant capitale de la planète, qui será un jour unifiée autour d’un gouvernement mundial. C’est un joli lieu pour un gouvernement mundial.”

https://www.dailymotion.com/video/xc9cec - Ver 12:22 a 12:32.

https://www.publicsenat.fr/emission/l-avenir-de-jerusalem-4289 - https://www.youtube.com/watch?v=pat53lh0Gp0 – Ver 01:58 a 02:08. https://www.youtube.com/watch?v=YREF_W5Mpxc

[52] Por supuesto que Jerusalén algún día será nuevamente el centro religioso del orbe, pero esto no sucederá hasta que Israel se haya convertido y que Jesucristo haya regresado a la tierra para dar comienzo a su reino mesiánico, como lo anuncian los profetas: “Acontecerá en lo postrero de los tiempos, que será confirmado el monte de la casa de Jehová como cabeza de los montes, y será exaltado sobre los collados, y correrán a él todas las naciones. Y vendrán muchos pueblos, y dirán: Venid, y subamos al monte de Jehová, a la casa del Dios de Jacob; y nos enseñará sus caminos, y caminaremos por sus sendas. Porque de Sion saldrá la ley, y de Jerusalén la palabra de Jehová” (Is. 2, 2-3). Las citas son numerosas. Pero lo que Attali visiblemente no comprende es que el mundialismo que él y sus secuaces promueven no es más que la preparación del reino mundial del Anticristo, quien se presentará como el Mesías que esperan los judíos. En efecto, Nuestro Señor les advirtió: “Yo he venido en nombre de mi Padre y vosotros no me habéis recibido; otro vendrá en su nombre y vosotros lo recibiréis” (Jn. 5, 43). Terrible profecía, que San Jerónimo comenta diciendo que “los judíos, tras haber despreciado la verdad en persona, aceptarán la mentira aceptando al Anticristo” (Epist. 151, ad Algasiam, quest. II) y San Ambrosio que “eso muestra que los judíos, quienes no quisieron creer en Jesucristo, creerán en el Anticristo” (In Ps. XLIII). Será la misión del profeta Elías anunciar a sus compatriotas la identidad del verdadero Mesías y obtener de Dios su conversión: “He aquí, yo os envío el profeta Elías, antes de que venga el día de Jehová, grande y terrible. Él hará volver el corazón de los padres hacia los hijos, y el corazón de los hijos hacia los padres, no sea que yo venga y hiera la tierra con maldición” (Mal. 3, 23-24). Solo entonces regresará Jesucristo y se establecerá el reino mesiánico: “Porque os digo que en adelante no me veréis, hasta que digáis: Bendito el que viene en el nombre del Señor” (Mt. 23, 39).

[53] “Je pense qu’il faut viser le gouvernement mundial comme une stratégie. D’ailleurs, quand les gouvernements parlent du G20, c’est une illusion, une sorte de retard avant le gouvernement mundial. On va vers ça. Est-ce qu’on ira à la place de la guerre, ou après la guerre, je ne sais pas. Mais c’est ça qu’il faut viser.” https://www.youtube.com/watch?v=v0AKdFpMk2E  - Ver 0:25 a 0:39.

https://www.dailymotion.com/video/xdovmq - Ver 23:28 a 23:42

[54] “D’abord, il y a une chose qui peut se faire en 24 heures: fusionner le Conseil de Sécurité, le G-20 et le Comité Monétaire du FMI. C’est-à-dire, les trois instances clés (…) C’est tout simple. Si aujourd’hui vous fusionnez la Conseil de Sécurité et le G-20, vous avez un gouvernement mundial efficace. Si vous y mettez le Fond Monétaire, vous avez un instrument d’action. C’est très simple, ça peut se décider en 24 heures. (…) Aucune nation n’est à la hauteur des problèmes mondiaux. (…) La seule chose qui peut l’être, c’est un conseil de sécurité planétaire, avec un vrai exécutif planétaire, ça aura lieu. Toute la question est de savoir si ça aura lieu après une catastrophe ou à la place d’une catastrophe. ”

https://www.youtube.com/watch?v=OYo93GeDomg - Ver 00 a 00:21 https://www.dailymotion.com/video/xi1z73 - Ver 06:57 a 07: 07 - 07:48 a 07:59 - 08:10 a 08:37.

[56] Eso fue lo que dijo este diabólico personaje apenas tres semanas después del inicio de la supuesta “pandemia”, declarada por su “ONG” favorita -de la cual él es el principal contribuyente-, la OMS, dirigida por Tedros Adhanom, su servil marioneta y portavoz oficioso. Cabe aclarar que ninguno de los dos es médico, a pesar de lo cual sus decisiones de “confinamiento” y de “vacunación universal” son impuestas a todos los habitantes de la tierra, como si fuesen designios divinos, cuando no son sino manifestaciones de una megalomanía perversa y criminal sin equivalente alguno en la historia de la humanidad. Recordemos que Bill Gates tiene el objetivo de reducir la población mundial con sus vacunas, así lo ha dicho públicamente en varias ocasiones: https://gloria.tv/post/hJGMsNPzgzhs4UTwerc9v6W2n

[57] Leer al respecto “La triple mentira plandémica”: https://gloria.tv/post/g94jxmrimetD2qo9SkiZBN7a2.                En el siguiente enlace encontrarán abundante material informativo: “Cronología Target Covid-19”: https://gloria.tv/post/3uXDvW42AnPTBP7fX3Hw3M6Td

[58] Es, desgraciadamente, el caso de un porcentaje muy importante de intelectuales católicos de corte “tradicional” y “conservador”, quienes han suscripto convencidos, acrítica e incondicionalmente -me atrevería a decir de manera casi “entusiasta”-, a la narrativa oficial respecto a la existencia de la “pandemia” y a la “necesidad” de recibir la “vacuna” preconizada por Bill Gates y la OMS para “salvarse”. En este enlace se podrá ver un ejemplo -entre tantísimos otros- en el mundo de habla hispana. Y ni hablar de la jerarquía eclesiástica, ni del clero en general, sometidos vergonzosamente y al unísono al relato falaz impuesto por el poder mundialista a los gobiernos locales, y a sus directivas, tan absurdas como aberrantes: “Mirar sin ver: dos casos llamativos de ceguera espiritual” -  https://gloria.tv/post/gv2LWogq8M3z1NRT142aMYe9d

[60] Ver: “Bill Gates controla nuestra salud y ahora va a por nuestra alimentación”:

https://gloria.tv/post/EHgHkto9KbE21ZsE6jy8hMwUY - Los invito a mirar muy atentamente y a difundir este video acerca del accionar de Bill Gates con vistas a controlar nuestra alimentación. El multimillonario megalómano y pretendido “filántropo” ya controla nuestra salud a través de la OMS, de la cual es el principal contribuyente. En abril decidió que la humanidad en su conjunto deberá recibir la vacuna anti coronavirus que él fabricará y venderá al mundo entero, para “solucionar” esta crisis pandémica planetaria totalmente artificial provocada por él y por sus cómplices mundialistas. Mientras el confinamiento arbitrario al que estamos sometidos por los dementes que nos gobiernan -serviles marionetas del poder global- destroza las economías locales y empobrece masivamente a la gente, la empresa Microsoft de Bill Gates embolsa dividendos a carradas gracias al “teletrabajo” y al “telestudio” generalizados.

[62] https://www.youtube.com/watch?v=6QxtWZccFz0: El profesor Luc Montagnier, Premio Nobel de Medicina, revela la mentira sobre el coronvirus (importantísimo reportaje en la televisión francesa)

https://www.pourquoidocteur.fr/Articles/Question-d-actu/32190-EXCLUSIF-La-these-d-un-virus-manipule-echappe-d-un-laboratoire-chinois-pave-mare-Pr-Luc-Montagnier - La thèse d'un virus manipulé échappé d'un laboratoire chinois: le pavé dans la mare du Professeur Luc Montagnier

https://www.liberoquotidiano.it/news/scienze-tech/salute/23995494/coronavirus-joseph-tritto-nato-laboratorio-wuhan-prova-genova-hiv.html - Coronavirus, il professor Joseph Tritto: “Nato in laboratorio. Tracce di Hiv nel genoma, perché è la prova definitiva”

https://www.lesalonbeige.fr/covid-19-une-chimere-fabriquee-en-laboratoire/ - Covid-19: une chimère fabriquée en laboratoire?

[63] QUESTION: But did you come to reproductive issues as an intellectual, philosophical pursuit? Or was there something that happened? Did come up on… was there a revelation? GATES: When I was growing up, my parents were almost involved in various volunteer things. My dad was head of Planned Parenthood. And it was very controversial to be involved with that. And so it's fascinating. At the dinner table my parents are very good at sharing the things that they were doing. And almost treating us like adults, talking about that.

My mom was on the United Way group that decides how to allocate the money and looks at all the different charities and makes the very hard decisions about where that pool of funds is going to go. So I always knew there was something about really educating people and giving them choices in terms of family size. http://www.pbs.org/now/transcript/transcript_gates.html - But whatever you call it -"population control" or "family planning"- this isn't just a billionaire fad for the Gates family. "Bill Gates Sr. has been deeply involved in this issue for decades," says Laurie S. Zabin, a professor at the Johns Hopkins School of Public Health. Zabin, who served with Gates Sr. on the national board of Planned Parenthood, was instrumental in getting the Gates Foundation grant for Johns Hopkins.

https://web.archive.org/web/20070918043004/http://archive.salon.com/21st/feature/1998/01/cov_29feature2.html

[66] “To prevent the hardship of this last year from happening again, pandemic preparedness must be taken as seriously as we take the threat of war (...) To learn how to best use these first responders, the world needs to regularly run germ games -simulations that let us practice, analyze, and improve how we respond to disease outbreaks, just as war games let the military prepare for real-life warfare.” https://www.gatesnotes.com/2021-Annual-Letter

[80] https://gloria.tv/post/LKFbpfnE8Pvs4bEUa1vNWBXov


SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS, EN VOS CONFÍO

 

INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA, RUEGA POR NOSOTROS

 

Para mayor información:

Boletín informativo VII

Miles-Christi-English-and-French

 Miles Christi 2020-2021: Una selección temática