San Juan Bautista

San Juan Bautista

domingo, 9 de febrero de 2014

LA ESPERANZA, VIRTUD DE LA FAMILIA CATÓLICA


  Pascual Pastore, diputado democristiano en la década del ’50, pidió la palabra en el parlamento italiano y dijo lo siguiente, increpando a los comunistas:

  “Yo siento hacia vosotros una particular atracción, porque sois más infelices puesto que carecéis de esperanza.

  Permitidme este recuerdo: yo tenía diez hijos, la mayor que era toda mi ilusión, ha muerto y ha empleado cuatro años para morir. Cuatro años son tantos días, tantas horas, tantos minutos; pero yo espero verla nuevamente. Yo no hago otra cosa más que esperar, en apariencia yo ejerzo una profesión, trabajo, pero no es verdad, solo busco el cumplimiento de esta esperanza.

  Más cuando pienso que vuestra ciencia, que vuestra ideología dice, con seguridad absoluta y enseña, que entre los huesos de mi hija muerta que espera la resurrección de la carne y los de la carroña de un buey, no hay ninguna diferencia; que mi esperanza es una estúpida ilusión al servicio del capitalismo, ¡Ah, entonces os digo comunistas, mientras hallan hijos que mueran y padres que esperan, se rebelarán contra vosotros!

  Vosotros tenéis de la vida individual y social, un concepto químico. He aquí la razón por la cual sois desgraciados. Los ácidos y las sales se combinan y de ello resulta una reacción dialéctica de la vida, donde no hay lugar para la esperanza. Así concebís vosotros todas las cosas, y aquí está la gran divergencia.

  Vosotros estáis ensayando, un “bleff” colosal; pretendéis hacer creer que vosotros estáis por los pobres y que nosotros estamos por los ricos, pero permitidme que os diga con todo el sentimiento y amargura posible, vosotros, no amáis ni a los pobres ni a los ricos, vosotros no amáis a nadie, porque vosotros no tenéis esperanza”.


  Extraído de la conferencia del Dr. Antonio Caponnetto: “La Esperanza, virtud de la familia católica” citando una anécdota relatada en un libro de Alberto Ezequiel Volpi.

Nacionalismo Católico San Juan Bautista


8 comentarios:

  1. ¡Gracias por publicarlo! Lo leí alguna vez, no recuerdo dónde, y me dejó impresionado por la concisión y la rotundidad del mensaje, reforzado por la nota personal. Ahora lo recuperé, y la verdad es que dan ganas de hacer unas cuantas copias en cartulina, para regalar. Un a modo de señalador, con alguna ilustración que le cuadre.

    Un saludo cordial, Augusto, y gracias por su querido blogue

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando escuché la excelente conferencia del Dr. Caponnetto me impresionó particularmente este relato. Conmovedor y esclarecedor testimonio.
      La conferencia completa la publiqué en mi Canal de Audios IVOOX que está en la solapa a la derecha.
      Como admirador de su blog y su trabajo en Cabildo, me alegra y alaga que visite mi blog.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Hola Augusto TorchSon Excelente,
    Blog y que Dios te Bendiga Siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, te deseo lo mismo.
      Un abrazo en Cristo y María-

      Eliminar
  3. Excelente Augusto,
    La verdad es que tiene que ser muy duro pensar que después de la muerte no hay nada. Creo que no hay nada más desesperante que esto: saber que vas a morir para siempre. Después de esta atros desesperanza ¿qué sentido tiene no hacer lo que me venga en gana aunque perjudique a otros?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La claridad y contundencia del discurso realmente no tiene parangón.
      Saludos en Cristo y María Santísima.

      Eliminar
  4. Realmente, yo no puedo imaginar como se puede vivir, sin esperanza, de reencontrarse con los seres queridos.Y vivir sin miedo a la condenación. No, no lo comprendo.
    Dios le bendiga Augusto, Subo esto, a mi muro, con su permiso.

    Isabel Leon Fernandez

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con todo gusto. Es un hermoso relato que merece difundirse.
      Saludos en Cristo Rey

      Eliminar