San Juan Bautista

San Juan Bautista

jueves, 27 de noviembre de 2014

El asistencialismo y las herejías del obispo de Roma - Augusto TorchSon


  Nuestro querido director espiritual y mentor, Padre Emilio Parrado, solía insistir frecuentemente en sus magistrales homilías que hasta para mendigar había que hacerlo con dignidad.

  En una oportunidad mi señora le comentó que le daba pena ver a los indigentes afuera del templo (aunque muchas veces molestaban durante las Misas), y le preguntó sobre la razón por la cual Dios no les daba la oportunidad de salir de ese estado. A lo que el Padre Parrado le respondió con un tajante: “Porque no rezan”.

  Como siempre le pasaba a mucha gente que visitaba a este santo varón, les tomaba un tiempo entender cabalmente el significado profundo de sus palabras, aunque estas fueran claras y sencillas. Era el caso de mi señora y mío ya que teniendo el sentido común bastante maltratado, requeríamos además del tiempo y reflección, instrucción para poder interpretar adecuadamente lo que nos decía.

  Este sacerdote ejemplar pasaba más de 8 horas diarias confesando. Así, en su columna donde esperaba a los penitentes, se produjeron inmensas conversiones (incluyendo la mía), tanto de católicos renegados de su fe, como de judíos, musulmanes y hasta recuperando fieles de los protestantes.

  En una de sus siestas esperando a quienes iban a confesarse, fui a visitarlo y comentándome sus viejas anécdotas, se refirió a la época en la que les daba el desayuno y merienda a los indigentes de la zona. Me explicó cómo consiguió “sponsores” que contribuyeran para poder  alimentar a estas personas y de cómo los comensales fueron creciendo en número. Sin embargo, ninguna de estas personas asistían a Misa ni querían recibir catequesis, por lo que ante tal requerimiento del Padre a esta gente, las mismas dejaron de ir a recibir sus gratuitos beneficios ya que, evidentemente la contraprestación le parecía excesiva. Esta era, agradecer a Dios.

  En dicha oportunidad me dijo que la Iglesia hace 50 años que se venía equivocando haciendo asistencialismo y regalando sus bienes en vez de evangelizar, reconociendo que hasta él había caído en el engaño de tan falaz forma de “cristianizar” de acuerdo al relato que acababa de contarme.

  Estos últimos tiempos podemos observar como el error del humanismo desprovisto de la prédica evangélica, se está llevado hasta el paroxismo en la Iglesia de la “cultura del encuentro”. Encuentro sin Cristo, ya que su promotor, el obispo de Roma Jorge Mario Bergoglio, les recomienda a los musulmanes seguir rezando el Corán, a los judíos les dice que la Antigua Alianza sigue vigente, con lo que no obviamente no requieren ninguna conversión, a los protestantes que no somos católicos ni luteranos sino simplemente cristianos y las diferencias están puestas en doctrinas humanas, y a los ateos que sólo necesitan actuar bien para llegar al cielo. De hecho resultan lógicas sus palabras en su audiencia general de ayer cuando dijo: “Es muy bonito pensar esto, pensar en el Cielo. Y todos nos encontraremos allí. Todos, todos... Allí, todos” (Rome Reports).

  En ésta, su última herejía, tal vez se resuman todas las anteriores y las que pudiera pronunciar en el futuro, ya que con la misma hace completamente innecesaria la vida Sacramental, la práctica de las virtudes, tanto teologales como cardinales, y la existencia misma de la Santa Iglesia Católica, ya que no sería ésta necesaria para salvarnos a pesar del dogma de “Extra ecclesiam nullas sallus”, ya que todos nos encontraremos allí” 


  Puedo entender que cueste a los fieles católicos reconocer en la figura de un Papa a un enemigo de Dios, pero las obras y palabras de Jorge Mario Bergoglio no dejan lugar a dudas el desprecio que siente por el Magisterio eclesiástico y por la Santa Tradición de la Iglesia. Pero no podemos dejar de considerar que hay culpa, aunque sea por negligencia en el conocimiento de las verdades básicas y esenciales de nuestra fe, en quienes no advierten las herejías de ésta persona, y su apoyo a conductas que constituyen pecados mortales y fueron condenadas en las Sagradas Escrituras y no por preceptos “meramente humanos” como nos quiere hacer creer. El inmenso peligro de un “papa” que no sólo justifica el pecado, sino que lo promueve.

  Pero lo cierto es que como vislumbraba nuestro muy querido Padre Parrado, hoy, la Iglesia se está transformando en la institución filantrópica que propone Bergoglio, en donde como dijo en la Unión Europea: “ha llegado la hora de construir juntos la Europa que no gire en torno a la economía, sino a la sacralidad de la persona humana”, o sea, la divinización del hombre. Y así, olvidando la misión del Pontífice, del Pastor de pastores de ser el principal transmisor y defensor de la Fe; sólo dedica su prédica a la promoción del asistencialismo y solidaridad para con los pobres, los inmigrantes, desempleados, los sin techo, los sin tierra y demás desposeídos del sistema democrático que por otro lado dice promover, pero nunca hablando como Papa o simplemente como religioso, sino como político o asistente social, a pesar de repetir en varias oportunidades que la Iglesia no es una ONG.

  Así con respecto a los pecadores, nunca hace un llamado a la conversión abandonando los hábitos que los alejan de Dios, sino que pretende acogerlos sin exigirle contraprestación a cambio. Esto sería como ya dijimos, el agradecimiento a Dios viviendo en su Gracia.

  Y en esta nueva orientación antropocentrista de la fe que comenzó a institucionalizarse con el Concilio Vaticano II, se busca la dignidad social de las personas, más no la más importante, la de Hijos de Dios, hijos adoptivos por el bautismo, que se mantienen en tal estado en la medida en la que vivan en la Gracia para no romper la amistad con el Creador. Y probablemente el quid de la cuestión radique en la conciencia de lo que implica esa dignidad y de quien nos viene. En ese sentido el gran padre Parrado repetía casi en cada homilía: Omnia per ipsum facta sunt,et sine ipso factum est nihil quod factum est” (Todas las cosas fueron hechas por Él, y nada de lo que fue hecho, se hizo sin Él). Y en esa convicción, reconociendo en Dios sus atributos de Infinitud, Soberanía sobre todas las cosas que creó y Fidelidad que se manifiesta en la seguridad que sus promesas se cumplirán, no podemos, bajo pretexto de obediencia a una autoridad humana, desobedecer al Alfa y Omega, al inmutable, para aggiornarlo a los nuevos tiempos dejando de escucharlo a Él, para escuchar al mundo. Esto a pesar de las palabras del Obispo de Roma cuando dijo: ““Porque si la Iglesia no escucha al mundo, el mundo no escuchará a la Iglesia”. (Ciudad del Vaticano, 7 octubre 2014 (News.va))

  Lo que queda claro es que todos los que cayeron en esta situación de contemporización con el mundo en la Iglesia, aún desobedeciendo a los mandatos divinos, llegaron a esa situación “Porque no rezan”.

  Aprovechemos entonces de esa poderosa herramienta que Dios nos regaló, y pidamos la fortaleza para alcanzar la Perseverancia Final.

Augusto TorchSon



Nacionalismo Católico San Juan Bautista

14 comentarios:

  1. Excelente la nota, no tiene desperdicio.

    ResponderEliminar
  2. Excelente! Gracias como siempre, Augusto.

    ResponderEliminar
  3. Lo penoso es que Francisco, Bergoglio, el actual Jefe de la Iglesia Católica, tampoco reza.. por eso no predica sobre la oración, ni la conversión, ni la Cruz, no cree que sea necesario para su plan neomodernista, que no es otro que el de fundar su propia iglesia ideologizada, de acuerdo con el "mundo" y sobre los escombros de la Iglesia que le eligió como "papa". Si tuviera "temor de Dios" no seguiría insistiendo en sus demencias, pero es que tampoco tiene vergüenza.

    ResponderEliminar
  4. estimado augusto,qué alegría me saber que ud es amigo del padre Parrado, yo le conoci mucho,pertenecía a su parroquia en San Martín de Porres y después le seguí al Sagrado Corazón.Tengo otra amiga que me informa siempre de él,sé que está ya muy enfermo.Ahora ya no vivo en Tucumán.Cómo me gustaría saber qué diria Parrado ante tanta confusión que provocan hoy las ocurrencias de Bergoglio.Saludos. andrea




    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo si sé que diría el Padre Parrado pero no puedo reproducirlo.
      Este gran hombre sufrió el agravamiento de su enfermedad, por la acción ingrata y hasta vengativa de quienes ayudó en su momento.
      Pero le hicieron un favor. Están coronando su vida con un verdadero martirio, y si bien no está lúcido en estos momentos, espero que pueda ver a Cristo Regresar como siempre deseó, y seguramente que lo abrazará como a uno de sus más fieles discípulos.
      Saludos estimada Andrea en Cristo y la Patria.
      Te pido muchas oraciones por el P. Parrado.

      Eliminar
  5. Estimado Sr. Torchson: Le agradezco mucho por su estupendo artículo, que nos ayuda en la comprensión de la situación dantesca en la que nos hallamos y a la vez nos sirve de estímulo espiritual e intelectual para no dejarnos vencer por las dificultades y para no cejar en el buen combate por Dios, por la Iglesia y por la Patria. Suyo en Cristo Rey y en María Santísima.

    ResponderEliminar
  6. 1) Que yo sepa, hay muchísimos ricos que tampoco rezan mucho que digamos... no?
    2) Si esos pobres hubieran rezado, ¿habrían dejado de ser pobres o simplemente habrían obtenido la ayuda del sacerdote mencionado?
    3) Es cierto que la oración ayuda a remediar el problema de la pobreza. Quizás, si quienes no somos tan pobres rezáramos más, en comunión con la Iglesia, nos daríamos cuenta de que podríamos hacer aunque sea un poco más por los que tienen menos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Discurso bergogliano el suyo. Malinterpretó de punta a punta la idea del artículo.
      No es la solidaridad sino la fe la que salva.
      Esperaba de todos modos algún comentario en ese sentido.
      Evidentemente para usted, lo de tener la fe como un grano de mostaza, debe haber sido como piensan los modernista una exageración ilustrativa.
      No se trata de conseguir riquezas con la oración, no somos neocalvinistas como los grupos "conservadores" de la Iglesia.

      Eliminar
  7. ¿Sabes que siento? puedo estar equivocado...pero percibo que todo esto, esta tribulación, no es que no hace "mejores" católicos, sino que nos esta permitiendo entender que es ser "católico".

    Mira: estudie arte, soy pintor, trabaje de todo, durante toda mi vida; nunca me ha sobrado, y siempre sentí culpa por no poder ayudar mas a los que no tenían o hacerle mejores regalos a la gente que amo...me hacia sentir disconforme en mi relación con Dios...hasta que una vez, hace muy poco, me di cuenta de que rezo por ellos y es el mejor regalo que puedo hacerles y también acepte que sufro un poquito y estas lagrimas quizás los ayuden a llegar al Padre.

    Ser católico es ser una PRESENCIA; constante, no fugaz con las manos llenas de dinero o de obsequios.

    Dios y su Madre te bendigan a vos y a todos tus lectores

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antes que nada decir que aprecio el apoyo a mi blog y soy asiduo visitante del tuyo http://cespedplateado.blogspot.com.ar
      Siempre admiré tus pinturas a la vez que me provocan una desazón que bien representa mi estado de ánimo en general al ver la perversión del mundo y de la Iglesia hodierna. Más que adecuados para tus posts. Felicitaciones.
      COn respecto a tu comentario, puedo decir que es precisamente lo que se trataba de transmitir. No siento que me falte nada, sin embargo, como ya mencioné en un artículo anterior, no sólo trabajo en negro, sino que, aún juntando mis ingresos con los de mi señora, no llegamos al que correspondería al sueldo mínimo de un empleado de comercio. No se trata como plantea una persona en su crítica a la publicación de falta de oraciones nuestras por los demás o de solidaridad.
      Como mencionaba en el artículo, a veces palabras tan simples no pueden ser interpretadas correctamente por el católico paganizado. No entender el pedido por el pan nuestro de cada día, y a esto agregarle que no sólo de pan vive el hombre. En fin...
      Te mando un abrazo grande en Cristo Rey que vuelve pronto.

      Eliminar
  8. Gracias.

    Dios y la Virgen te bendigan....y como dicen las mujeres en mi familia: Dios proveerá!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dios proveerá y provee.
      Gracias Matías. Bendiciones

      Eliminar
  9. Muchas veces he leído gente que dice que el amor de Dios es incondicional y siempre me quedó la duda de si eso es asi o no, tengo la impresión que es un concepto protestante pero lo dicen los católicos. Incondicional me parece que no por lo mismo que ud afirma en esta nota de la contraprestación. Por favor si alguien me lo puede aclarar desde ya mil gracias.

    ResponderEliminar
  10. REGINA COELI CON BENEDICTO XVI , para descansar un poco, que la batalla es ardua y recien comienza.
    https://www.youtube.com/watch?v=I12hAvxcaDA

    ResponderEliminar