San Juan Bautista

San Juan Bautista

jueves, 6 de noviembre de 2014

Francisco promueve la subversión a escala mundial - Catapulta


  En otra muestra de su irrefrenable demagogia, Francisco dijo en el discurso de cierre del Encuentro Mundial de Movimientos Populares, orquestado por el marxismo:

  “Este encuentro de Movimientos Populares es un signo, es un gran signo: vinieron a poner en presencia de Dios, de la Iglesia, de los pueblos, una realidad muchas veces silenciada. ¡Los pobres no sólo padecen la injusticia sino que también luchan contra ella!

  No se contentan con promesas ilusorias, excusas o coartadas. Tampoco están esperando de brazos cruzados la ayuda de ONGs, planes asistenciales o soluciones que nunca llegan o, si llegan, llegan de tal manera que van en una dirección o de anestesiar o de domesticar.

  Solidaridad …es luchar contra las causas estructurales de la pobreza, la desigualdad, la falta de trabajo, la tierra y la vivienda, la negación de los derechos sociales y laborales.

  Se tiene miedo al cambio que ustedes reclaman…

  No se puede abordar el escándalo de la pobreza promoviendo estrategias de contención que únicamente tranquilicen y conviertan a los pobres en seres domesticados e inofensivos.

  Qué lindo es en cambio cuando vemos en movimiento a Pueblos, sobre todo, a sus miembros más pobres y a los jóvenes. Entonces sí se siente el viento de promesa que aviva la ilusión de un mundo mejor. Que ese viento se transforme en vendaval de esperanza. Ese es mi deseo.

  No se entiende que el amor a los pobres está al centro del Evangelio. Tierra, techo y trabajo, eso por lo que ustedes luchan, son derechos sagrados.

  Sé que algunos de ustedes reclaman una reforma agraria …y acá cito el Compendio de la Doctrina Social de la IGLESIA, “la reforma agraria es además de una necesidad política, una obligación moral” (CDSI, 300).

  El cambio climático, la pérdida de la biodiversidad, la desforestación ya están mostrando sus efectos devastadores …

  Este sistema ya no se aguanta. Tenemos que cambiarlo, tenemos que volver a llevar la dignidad humana al centro y que sobre ese pilar se construyan las estructuras sociales alternativas que necesitamos. Hay que hacerlo con coraje, pero también con inteligencia. Los cristianos tenemos algo muy lindo, una guía de acción, un programa, podríamos decir, revolucionario.

Los movimientos populares expresan la necesidad urgente de revitalizar nuestras democracias, tantas veces secuestradas por innumerables factores. Es imposible imaginar un futuro para la sociedad sin la participación protagónica de las grandes mayorías y ese protagonismo excede los procedimientos lógicos de la democracia formal. La perspectiva de un mundo de paz y justicia duraderas nos reclama superar el asistencialismo paternalista, nos exige crear nuevas formas de participación que incluya a los movimientos populares.”

(Texto completo en: Radiovaticana )

  Como se aprecia, esta es una chorrada populista que desparrama los lugares comunes contra la globalización económico-financiera, sin una mención de la globalización cultural, notoriamente más peligrosa e importante. En todo caso, las maldades de un sistema económico no se explican sin la perversión del orden moral, propia del liberalismo en todas sus variantes.

  Al repetir estas consignas demagógicas, Francisco brinda impagable servicio a la revolución mundial. Es difícil creer que no lo sepa.



Nota catapúltica:

  Sobre el discurso opina el marxista Ignacio Ramonet, figura conspicua de la progresía: “Un discurso fuerte, valiente que se inscribe en el filo directo de la Doctrina Social de la Iglesia que el papa ha reivindicado explícitamente. Y en la opción preferencial por los pobres. Hacía mucho tiempo que un Papa no pronunciaba un discurso tan social, tan “progresista” sobre un tema, el de la solidaridad con los pobres, que constituye la base misma de la doctrina cristiana.

  (El Encuentro confirma) el nuevo rol histórico del Papa Francisco, como abanderado solidario de las luchas de los pobres de América Latina y de los marginados del mundo”.


  No es un elogio desinteresado, claro está: la zurda espera más -bastante más- del “abanderado solidario”.


Visto en: Catapulta



Nacionalismo Católico San Juan Bautista

7 comentarios:

  1. cesar Berardo6/11/14 20:51

    Todo va quedando cada vez más claro(aunque siempre se supo) según Bergoglio no es Cristo el centro del Evangelio, sino sus "pobres", tal y cual lo entendió y lo continua pregonando ( no creyendo) el marxismo internacional.Por otra parte y en beneficio de su alma y su poco intelecto, quizá le convendria releer a León XIII, si es que alguna vez leyó alguna de sus encíclicas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más allá de su torpeza, tiene un objetivo claro y se lo dictan de afuera.
      Según yo creo, tiene una misión teológica que cumplir y lo está haciendo de acuerdo a lo planeado.
      Si es así, que lo que tenga que hacer lo haga rápido.
      Te mando un abrazo estimado amigo.
      En Cristo y la Patria.

      Eliminar
  2. Como me pone histérico la foto del rostro del Papa, haciendo de la foto de otro de los enemigos de la sociedad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo7/11/14 1:54

      Coincido, para colmo hay que verlo en todas partes.....puajjj!!!!!

      Eliminar
    2. Anónimo7/11/14 7:49

      Sin embargo la foto de arriba, me parece peor. Es la foto 100% de un político hablando a la masa y no de un obispo.

      Eliminar
  3. Yo no me siento para nada representada por estw hombre. Esto es un mitin político y no se espera que quien estå hablando sea el Papa. Lastimoso!!!! Dónde queda Dios en este discurso????

    ResponderEliminar
  4. Si, me pasa lo mismo con muchas de sus fotos. Parece un demente, o un enardecido político.

    ResponderEliminar