San Juan Bautista

San Juan Bautista

viernes, 3 de julio de 2015

El matrimonio homosexual es una artimaña cabalista – Tom Bothwell (Spem in Allium)



  La mentira fundamental de la Cábala es que la realidad es una función del pensamiento. Por el contrario, a pesar de que su “magia negra” permita manipular nuestra percepción de la realidad, no puede cambiar la realidad en sí misma.

  Sin embargo, invirtiendo lo que es bueno, natural y verdadero con el fin de rendir homenaje a su dios Lucifer, ellos van más allá en su deseo de vernos sucumbir a su poder satánico.

  La legalización del “matrimonio” del mismo sexo implica necesariamente (si las palabras conservan algún sentido) que el “matrimonio” de personas del mismo sexo es fundamentalmente el mismo, es decir, es esencialmente la misma cosa que hasta hoy considerábamos como matrimonio. ¿Pero esto es realmente así? ¿Es realmente la misma cosa?

  Una unión heterosexual y una unión homosexual no son lo mismo, ni siquiera puede ser considerada como equivalente. Cuando ponemos un hombre y una mujer juntos, se producen nuevas cosas. En primer lugar, un hombre y una mujer pueden ofrecer una unión genital en función de su complementariedad biológica. También pueden disfrutar de una unión personal más profunda sobre la base de cierta complementariedad psicológica especial, emocional, espiritual, que es posible gracias a la polaridad masculina y femenina.

  Por último, la unión heterosexual se caracteriza por un potencial de procreación, es decir, la posibilidad de que su unión física involucre el surgimiento de una nueva vida.

  En su lugar, estas características, que se consideran con razón como beneficiosas para el bienestar de los cónyuges, la estabilidad de la sociedad y el futuro de la civilización, están totalmente ausentes de relación homosexual. El matrimonio heterosexual es único y exclusivo.

  Si hago una analogía brutal, cuando ponemos una llave y una cerradura correspondiente juntas, algo nuevo viene a la existencia: el poder para bloquear y desbloquear las puertas. Dos llaves o dos cerraduras son totalmente inútiles para este propósito. Claramente, la relación entre la cerradura y la llave es cualitativamente diferente de la relación entre dos llaves o dos cerraduras. De ninguna manera pueden ser considerados iguales.

  Utilizar la misma palabra y el concepto para describir tanto el “matrimonio” heterosexual como el homosexual es un intento de redefinir la realidad cambiando nuestro lenguaje y nuestra ley.

  Sería como declarar por ley que la figura hasta ahora conocida como un triángulo debe ser llamada cuadrado y debe ser tratada como un cuadrado. El cambio en la definición de un triángulo o el hecho de llamar cuadrados a los triángulos no puede funcionar.

  Mientras que el interior de los ángulos del cuadrado debe hacer una suma de 360 de los ángulos interiores de un triángulo deben ser de 180 grados.

  Estos estados de cosas son independientes de la percepción o las preferencias de cualquier persona y pueden ser conocidos por una certeza apodíctica.

  Sin embargo, el hecho de que la legalización del “matrimonio” del mismo sexo es ahora compatible en nombre de la “igualdad” también se presta a una especie de reductio ad absurdum de tal posición. ¿No tienen los bisexuales también el derecho a la “igualdad”?

  De acuerdo con la misma lógica, a los bisexuales se les debe permitir formar un matrimonio legal de tres personas con un cónyuge del mismo sexo y un cónyuge del sexo opuesto. No se puede “discriminar”a los  bisexuales ahora, ¿no? ... Y si uno de los cónyuges también es bisexual... y así sucesivamente. Bueno, entonces podemos tener una larga cadena de matrimonios que, si pasase el tiempo suficiente, podría de hecho eventualmente abarcar un gran grupo de personas... “! El amor es hermoso!”

  Todo esto es ridículo, pero eso es lo que sucede cuando se insiste en redefinir el matrimonio para servir a una agenda oculta (judío satánica), en lugar de insistir en el hecho de que nuestras palabras y conceptos se corresponden con el orden natural.

  De hecho, creo que la agenda oculta detrás de la legalización del “matrimonio” del mismo sexo es diluir el significado del matrimonio con el fin de causar la destrucción de esta institución (y con ello la destrucción de la familia natural).

  Recientemente he leído “Un mundo feliz” Nuestros líderes (los banqueros centrales internacionales) quieren asegurarse de que el individuo atomizado sea impotente contra el Estado. Por desgracia, estos banqueros tienen una visión global perniciosa para toda la humanidad. En palabras del fundador del Crédito Social, CH Douglas (1879-1952): “La mayoría de la gente tiene una resistencia natural a aceptar el hecho de que el ocultismo juega un papel importante en los asuntos mundiales Este es un gran error. Este es el principal oponente de la civilización cristiana. Las fuerzas que para ello  disponen son probablemente amorales; pero la intención de las personas que lo utilizan es satánica. La cabala judía es una de sus principales raíces”.


Tom Bothwell, Le Développement de la Mondiale Dominación


Visto en: Spem in Allium

Traducción: A.T.


Nacionalismo Católico San Juan Bautista

No hay comentarios:

Publicar un comentario