San Juan Bautista

San Juan Bautista

viernes, 30 de octubre de 2015

La angustia de un desvelado – Augusto TorchSon



   Me despierto desconcertado, aturdido, pensando si realmente lo que vivimos  es sólo un sueño, si es que perdí la capacidad de reacción ante la asfixiante realidad.


  ¿Es que Dios nos ha abandonado, o nos está castigando a todos? Sabemos que Dios hace llover sobre justos y pecadores. ¿Es que esto estaba escrito que tenía que pasar o es simplemente la consecuencia lógica de la perversa sucesión de acontecimientos de los cuales todos somos responsables?


  Lo cierto es que la realidad se hace difícil de soportar, y mientras que la mayoría opta por abrir los ojos sólo a lo que no los comprometa, todavía quedan quienes prefirieren tratar de seguir manteniendo el sentido común, y no sólo por una cuestión de principios, sino como una manera de no deslizarse en ese tobogán de autocondescendencia que sabemos que tarde o temprano conduce tanto al infierno terreno como al supraterreno. Pero en ese mantenerse con los pies real y verdaderamente sobre la tierra a la vez que se mantiene la visión sobrenatural de la existencia; nos enfrentamos a la constante tentación de pasar del desánimo a la desesperación. La solución que se nos propone es aceptar que nuestra postura puede ser demasiado rigorista y para solucionarlo debemos optar por filtrar lo que pueda afectar nuestra psiquis.


  Cuan duro se hace tener que enfrentar cada día asumiendo que prácticamente cada persona con las que interactuemos está tan envenenada por esta ficción a la que quieren creer como realidad, que se debe recurrir al silencio como única manera de continuar. Soledad en medio de la multitud.


  Una vez me dijeron que no hay nadie más realista que los locos, que sus miedos son completamente razonables y que el problema de ellos es que no pueden aceptar esa realidad o no se sienten con fuerzas suficientes para lidiar con ella y de ahí su enajenación. Y así se lucha por mantener el equilibrio entre mantener la fe y la cordura, o negarlas para sobrevivir.


  En el reinado mundial de la estupidez, se nos propone la aceptación de innumerables falsos axiomas no sólo como imperativo de subsistencia, sino también, como forma de hacernos perder la fe. La aceptación de los dogmas globalistas nos lleva a aceptar las más ridículas paradojas. Tenemos que renunciar a lo que sabemos, a lo que razonamos coherentemente, desaprender lo bien aprendido, desandar el camino de maduración para simplemente relajarnos y no autoimponernos cargas más grandes de las que supuestamente podemos soportar.


  El mundo no sólo nos impone la silente aceptación de la nueva construcción de la historia y la realidad, sino también forzar el sentido común a niveles donde el riesgo de insania es increíblemente alto.


  Entre las nuevas paradojas del sistema mundial imperante, está la que pretende una lealtad al régimen que necesariamente implique deshonestidad hacia los demás. Tenemos que saber que trabajar para este sistema , negociar con él, requieren no sólo el cerrar los ojos a sus fraudulentas maniobras, sino participar en sus beneficios que tan generosa como coactivamente se nos imponen para no poder aducir que estamos “libres de pecado” y ser de esa forma cómplices. Así la honestidad se vuelve divisible, fieles a quienes nos benefician, infieles al resto de la masa que también haría lo mismo si estuviera en nuestro lugar, a la verdad, a Dios y a nosotros mismos. Y así, esta deshonesta honestidad al régimen, que se nos presenta cómo la única posibilidad de trabajar, de negociar, de “comprar y vender”; nos conduce irremediablemente a la anulación permanente de nuestra posibilidad de pensar o pensarnos coherentemente. Una vez más se nos quiere presentar este ocaso del sentido común como la forma menos peligrosa de subsistir, pero el precio a pagar implica apagar tantas luces en nuestra inteligencia, que el enfrentar el camino del futuro inmediato a ciegas, significa el igualmente el abandono de la cordura en pos del mantenimiento del confort o de la subsistencia misma.


   Entonces, ¿cuál es el camino, si el mantener el sentido común basado en nuestra fe puede resultar asfixiante, y el no hacerlo también nos conduce a la consciente colaboración con un sistema que tarde o temprano sabemos cabalmente que nos devorará a todos?


  ¿Es que dudamos de la Gracia? ¿Es que realmente nos falta fe? Ciertamente que ambas preguntas pueden responderse afirmativamente, y más bien la respuesta parece encontrarse en el error de tratar de tener fe pero solamente a través de la razón, de confiar demasiado en nuestro “sentido común” y por consiguiente en nuestras fuerzas, lo que implica aunque involuntariamente desconfiar de la Gracia. Tal vez se necesite más recogimiento, aún más soledad, tal vez buscar y confiar sólo en lo que y en Quién verdaderamente importa dejando que el resto venga por añadidura; y tal vez sea también, sumado a lo anterior, cuestión de descansar un poco mejor.


Augusto 


Nacionalismo Católico San Juan Bautista

11 comentarios:

  1. y no pensar tanto. Cuando nos asalta el miedo o la angustia reconocerlos y decir "todo está bien, Dios está a cargo" e intentar soltar, relajar la tensión, sonreir. Es fácil decirlo, y muy difícil hacerlo.

    ResponderEliminar
  2. Ya sabemos que el objetivo del falso profeta es llevar a la apostasia a unas virgenes necias y confiadas por el camino de la presuncion y a otros por el camino de la desesperacion hasta lograr que la gente pierda la fe o se entibie. Por el contrario el remantnete fiel a Cristo al leer el signo de los tiempos estamos llamado a recobrar el animo sabiendo que nuestra redencion esta cerca. Ha mantenernos firmes y perseverar hasta el final peleando la batalla de la fe contra los que han preferido creerle a un loco blasfemo y desquiciado como Bergoglio que niega a Dios mientras se hace llamar papa.

    ResponderEliminar
  3. Tal vez se necesite más recogimiento, aún más soledad, tal vez buscar y confiar sólo en lo que y en Quién verdaderamente importa dejando que el resto venga por añadidura; y tal vez sea también, sumado a lo anterior, cuestión de descansar un poco mejor.

    Creo que la respuesta viene dada tras la reflexión... las preocupaciones y los desánimos son lógicos, por lo que vemos y por lo que nos espera, pero al final nadie nos impide volvernos solo a Dios:
    "que te adornen especialmente tres virtudes: humildad, pureza de intención y amor. No hagas nada más, sino lo que exijo de tí y acepta todo lo que te de mi mano. Procura vivir en el recogimiento para oír mi voz, que es tan bajita que sólo la pueden oír las almas recogidas". El Sagrado Corazón de Jesús a una pobre hermanita.

    Nada de esto tiene que ver con Bergoglio, sus intereses y su circo, salvo porque Dios lo permite. Así pues a esperar en la oración y el recojimiento ante el Santísimo. No estás tan sólo.

    ResponderEliminar
  4. Augusto : es que ya estamos siendo perseguidos y en el desierto . Es el desierto más difícil de sobrellevar porque no se encuentra en un lugar apartado en el que aunque nos falte todo lo material disfrutaríamos de un poco de tranquilidad y de silencio , se trata de un desierto inmerso entre la muchedumbre y las orgías permanentes que nos toca presenciar .
    Mas no hay que desesperar , es necesario "mantenerse firmes" aún cuando casi todo se desmorone a nuestro alrededor y aunque ello nos cueste incluso la vida .
    Pidámosle fuerza y coraje a Nuestro Señor para resistir ,él está con nosotros "todos los días hasta el fin de los tiempos" . Todo sea para su gloria eterna . Ven pronto Señor !

    ResponderEliminar
  5. "Busca tiempo a propósito para estar contigo y piensa a menudo en las beneficios de Dios.Deja las cosas curiosas: lee tales materias, que te den más compunción que ocupación. Si te apartares de conversaciones superfluas y de andar ocioso y de oír noticias y murmuraciones, hallarás tiempo suficiente y a propósito para entregarte a santas meditaciones.Los mayores Santos evitaban cuanto podían la compañía de los hombres, y elegían el vivir para Dios en su retiro.

    Dijo uno: (Cuantas veces estuve entre los hombres volví menos hombre" (1). Lo cual experimentamos cada día cuando hablamos mucho.Más fácil cosa es callar siempre que hablar sin errar.Más fácil es encerrarse en su casa que guardarse del todo fuera de ella.Por esto, al que quiere llegar a las cosas interiores y espirituales le conviene apartarse con Jesús de la gente.Ninguno se muestra seguro en público, sino el que se esconde voluntariamente. Ninguno habla con acierto, sino el que calla de buena gana".

    (AMOR A LA SOLEDAD Y AL SILENCIO, de la Imitación de Cristo - Cap. 20)

    ResponderEliminar
  6. Es lo que vió San Juan Bosco en su sueño, las dos columnas, el rosario y la Eucarístia.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo2/11/15 8:45

    http://nonpossumus-vcr.blogspot.com.ar/p/fuente-le-sel-de-la-terre-n-79-pequeno.html


    PEQUEÑO CATECISMO SOBRE EL SEDEVACANTISMO
    por Dominicus
    Una primera edición de este pequeño catecismo apareció en Le Sel de la terre 36. Esta segunda edición, revisada y notablemente aumentada, tiene en cuenta los debates y las objeciones suscitadas por la primera edición.
    Le Sel de la terre.
    Introducción: entre Escila y Caribdis
    En el estrecho de Mesina, entre Sicilia e Italia, hay dos arrecifes formidables: Caribdis y Escila. Para atravesarlos, hay que evitar ambos escollos. Muchos navegantes imprudentes o inhábiles, queriendo evitar uno, naufragaban el otro: cayeron entre Escila y Caribdis.
    Actualmente, ante la crisis en la Iglesia, hay dos errores a evitar: el modernismo (que poco a poco nos hace perder la fe) y el sedevacantismo (que tiende hacia el cisma). Si queremos permanecer católicos, hay que pasar entre la herejía y el cisma, entre Caribdis y Escila. [Nota del blog: los autores de este texto no pretenden poner al modernismo y al sedevacantismo en el mismo plano. El modernismo es una verdadera y propia herejía, mientras que el sedevacantismo plantea una hipótesis que es probable pero que tiende a desviar a las almas hacia el cisma]
    En este “Pequeño catecismo”, estudiaremos uno de los dos arrecifes. Pero no hay que olvidar el otro. No se debe, con el pretexto de evitar los peligros del sedevacantismo, minimizar los peligros del modernismo transmitido por la iglesia conciliar.



    « Para que haya estado de necesidad, es necesario y es suficiente que el bien común de la fe católica no sea considerado por las autoridades mas que como el objeto de un simple apego personal. Esto es lo que vemos en el gobierno de los papas Juan Pablo II y Benedicto XVI. El motu proprio Ecclesia Dei afflicta (1988), luego el motu propio Summorum pontificum (2007) consideran el libre uso de la liturgia tradicional como una simple alternativa facultativa, a la cual se puede recurrir de manera extraordinaria, pero que no debe cuestionar la nueva liturgia, mucho menos las enseñanzas y reformas del Vaticano II. Esta herencia del Vaticano II y de la reforma litúrgica es la negación del bien común de la unidad eclasiástica”. (Padre GLEIZE, Vu de Haut 14 (2008), p. 101-102.

    ResponderEliminar
  8. Yo lo vi falso profeta desde el comienzo.Estoy muy muy tranquila.No pienso nada.Lo que tiene que pasar pasara.Dios proveera.No me preocupo en lo mas minimo salvo en estar en Gracia de Dios.Lo demas es accesorio.La persecucion ? Ya lo sabiamos que vendria..!!!! Nada es nuevo.Nos toca vivierlo a nosotros.Recordemos que este es el paso necesario para LOS CIELOS NUEVOS Y LA TIERRA NUEVA!!!! Eso no debe dar las fuerzas para el buen combate.Adelante conCristo siempre !!!! Irma

    ResponderEliminar
  9. un dato con respecto al post de pablo sexto
    lo tenían todo planeado
    como Pío XII lo descubrió y lo mandó creo que a Milán
    entonces cuando murió Pío XII no lo pudieron hacer papa a montini porque el todavía no era cardenal
    entocnes eligieron a roncalli para que haga de puente
    roncalli lo nombró cardenal
    lo "murieron"¿? a roncalli y ahí si pudieron elegir a montini papa

    un plan bien trazado.. como todo lo que hacen estos modernistas demoledores de mierdas...

    ResponderEliminar
  10. Cuando yo me encuentro en tu misma situación entonces me acuerdo de lo que sufrió Jesucristo cuándo Pedro le negó y cuando los apóstoles se marcharon. Entonces caigo que quien verdaderamente ha sufrido con ese estado lastimero es nuestro Señor y le pido disculpa por encontrarme así y le digo que verdaderamente no sé cómo le puedo ayudar pero que aquí me tienes. Inútil pero dispuesto.

    ResponderEliminar
  11. En este momento poco se puede hacer, pero si hay algo que es muy efectivo es la hora de reparación.

    https://radiocristiandad.wordpress.com/2015/11/05/hora-santa-de-octubre/

    ResponderEliminar