San Juan Bautista

San Juan Bautista

martes, 23 de febrero de 2016

“No me digas que no quieres combatir...” - Donoso Cortés



   “Y no me digas que no quieres combatir; porque en el instante mismo en que me lo dices, estás combatiendo; ni que ignoras a qué lado inclinarte, porque en el momento mismo en que eso dices, ya te inclinaste a un lado; ni me afirmes que quieres ser neutral, porque cuando piensas serlo, ya no lo eres; ni me asegures que permanecerás indiferente, porque me burlaré de ti, como quiera que al pronunciar esa palabra ya tomaste tu partido. No te canses en buscar asilo seguro contra los azotes de la guerra, porque te cansas vanamente; esa guerra se dilata tanto como el espacio, y se prolonga tanto como el tiempo. Sólo en la eternidad, patria de los justos, puedes encontrar descanso; porque sólo allí no hay combate; no presumas, empero, que se abran para ti las puertas de la Eternidad si no muestras antes las cicatrices que llevas; aquellas puertas no se abren sino para los que combatieron aquí los combates del Señor gloriosamente, y para los que van como el Señor, crucificados.”



Juan Donoso Cortés - Ensayo sobre el Catolicismo, Liberalismo y Socialismo, Cap. III.





Nacionalismo Católico San Juan Bautista

6 comentarios:

  1. Los Demoledores han adaptado la Iglesia al sistema burgues masonil de ego-seguridad dineraria social, para una masa contenta y borreguil hecha al mundo. Por lo tanto la CRUZ está de más. La lucha es para los siervos y esclavos, que no están en las Castas beneficiadas. La guerra es un absurdo de románticos si no es para imponer EL SISTEMA Y SUS INTERESES.

    Lo demás, es ya lo del petimetre esbirro berGOGlio paco1 JESUITAS del N.O.M. imperante.

    ResponderEliminar
  2. Así es, a veces, viendo la penosa situación de la Iglesia y con pocas fuerzas por la enfermedad, tengo la tentación de dejar de luchar....ya querría que el Señor me librara de estar en este mundo, pero mientras me quede un hilo de vida tengo que seguir luchando y en la medida de mis fuerzas seguir combatiendo. Sin luchar en la batalla no se me dará la corona de la victoria. La paz solo se consigue después de haber luchado en la guerra. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La tentación es solo la prueba sin la cual no existiría la virtud y me consta de tus inmensos esfuerzos en el buen combate por la fe. Dios sabrá recompensarte.
      Saludos estimada amiga.

      Eliminar
    2. La tentación es del demonio y es para arrastrarnos al infierno.
      Dios no tienta sino que prueba que es diferente, pero para un vaso escogido lleno de gracia como la Virgen sin embargo no necesitó ninguna tentación para probar su virtud. O sea que la explicación de la prueba no es para aplicar a todos los casos, ya se ve que hay excepciones. No es una receta a aplicar a todos los casos.

      Eliminar
  3. No se alcanza más virtud por tener que pasar por más pruebas, se tiene más virtud si el cuerpo espiritual va creciendo proporcionadamente, pues el Cuerpo Espiritual,(al igual que nuestro cuerpo físico, que consta de órganos que van creciendo armónicamente), está formado por las virtudes, los dones del EESS y la Gracia Santificante, que como los órganos deben ir creciendo para alcanzar la corona que es la caridad. Bueno, el que no haya entendido busque en el libro de Garrigou-Lagrange las tres edades de la vida interior.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo27/2/16 5:18

    El crisol en que sumerge Dios al alma es para quitar las impurezas que obstruyen la santidad, eso va más allá de las pruebas y es la obra del EESS en el alma. Cuanto más sana esté el alma más dócil es al EESS y más rápido vuela al cielo. No es que Dios quiere que suframos o que estemos todo el día padeciendo, eso en todo caso es para almas especiales como las almas víctimas que se ofrecen para cooperar en la salvación de otras almas.
    Lo que si pide Dios es penitencia que es pena por los pecados propios y los ajenos como forma de reparar el daño cometido y para evitar el purgatorio.

    ResponderEliminar