San Juan Bautista

San Juan Bautista

lunes, 25 de abril de 2016

El Espíritu acusará al mundo de pecado, de justicia y de juicio P. A. Gálvez Morillas


HOMILÍA 24 DE ABRIL DE 2016-04-25

IV Domingo de Pascua

Evangelio; Jn 16: 5-14







Nota de NCSJB: Las homilías del Padre Gálvez Morillas se reproducen con autorización expresa de los propietarios de las mismas.



Nacionalismo Católico San Juan Bautista


4 comentarios:

  1. Los Demoledores hicieron perfecto trabajo ya post CVII. THE END .

    ResponderEliminar
  2. Siempre el Padre Alfonso Galvez es de gran ayuda para mantenerse en la fe para aquellos que se sienten confundidos, muy bueno lo suyo de incluir sus excelentes homilías.

    ResponderEliminar
  3. As homilias do Pe. Alfonso Gálvez são cheias de sabedoria coragem. Semanalmente obrigatórias neste tempo de confusão.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo13/5/16 9:43

    ¡Ay de mí una, y mil veces! Y ay de mí, ahora más que nunca, tanto por cuanto aquí padezco, como por lo que padezco en emplearme a desviarte del adulterio, porque deseo inflexiblemente tu condenación; y como sé cuán cierta será si estás encartado en ese vicio, no quisiera que, amedrentado de oír lo que padezco yo por adúltero, dejases tú de serlo y te salvaras: pero fijo te sucederá lo que a mí, que este miedo solo me movía a proponer dejar la mala amistad, pero no a dejarla; y como tú te portes asi, yo no he menester más para salir con mi pretensión que es tu eterna ruina: porque, como con ese propósito nos condenamos todos los adúlteros, también tú te condenarás con él.

    La razón porque este vicio nunca se piensa proseguir, y nunca se llega a dejar, es, porque cuando falta el deleite del apetito, se sigue por la estimación de la persona; y cuando uno y otro falta se continúa, porque en castigo de los pecados antecedentes, permite Dios los siguientes; y en pena de estos y aquellos, el morir (¡oh qué horror!) sin penitencia, o por falta de tiempo, o por sobrada confianza del perdón, o por no ver la puerta para entrar en él, muriendo tan ciegos como vivimos; motivo por qué en Grecia antiguamente castigaban al adúltero, arrancándole los ojos.
    https://caballerodelainmaculada.blogspot.com.ar/2016/05/gritos-de-adulteros-desde-el-infierno.html

    ResponderEliminar