San Juan Bautista

San Juan Bautista

miércoles, 24 de agosto de 2016

La verdad, el nuevo discurso del odio. Ataques a Mons. Aguer



  Nota de NCSJB: Mientras los medios destrozan al arzobispo de la Plata por recordar sin ningun agregado personal la doctrina católica sobre moral sexual, no escuchamos voces de otros obispos argentinos para defender a Mons. Aguer.

  El judío director del INADI, Claudio Avruj, nueva policía de pensamiento, arremte contra el arzobispo y los medios aseguran que el mismo destruye lo que "Francisco" construye y nosotros nos preguntamos si sus hermanos obispos todavía creen en el juicio particular. 

  Lo bueno de todo ésto es que, una vez más, se pone de evidencia quién es quién, y se pone blanco sobre negro sobre una situación cada vez más escandalosa en la que, aunque perdamos humanamente, tenemos que mantenernos firmes a la hora de defender la Verdad evangélica.


“Si el mundo os aborrece, sabed que primero que a vosotros me aborreció a Mí”
Juan, 15, 18

Augusto



La fornicación



Por Mons. HECTOR AGUER, (*) Arzobispo de La Plata


  Encabezo deliberadamente esta nota con un título chocante; lo es porque la palabra empleada ha caído en desuso y puede causar extrañeza. No cito la definición del catecismo sino la del diccionario: “tener ayuntamiento o cópula carnal fuera del matrimonio”. Este vicio se ha convertido en algo trivial, común, insustancial. Lo llamo vicio porque el diccionario define “fornicario: que tiene el vicio de fornicar”. Él o ella en principio, aunque hoydía la “igualdad de género” permite otras combinaciones, antinaturales.

  Indico dos ejemplos de banalización. En la Sección Espectáculos de EL DIA se puede seguir una crónica diaria de la fornicación en el mundo de la farándula; hay records notables de señoritas (no estoy seguro de que sea ésta la identificación que corresponde) que cambian de “novio” cinco o seis veces al año; se supone que no se reúnen con ellos a leer la Biblia. Antes, a estos comportamientos y a las personas que los practicaban se les aplicaban otros nombres. Se puede pensar que son casos extremos, que se exhiben en un escaparate para suscitar envidia y la ilusión de llegar a imitarlos. Escándalo, como se lo llamaba antaño: inducir a otro al mal, más intenso cuando la conducta desviada es promovida como una moda. La superficialidad de esos casos resulta irrisoria: escarceos, idas y vueltas, traiciones y arrepentimientos, cada tanto algún rumor de embarazo que no se confirma. La protagonista innombrada, por supuesto, es siempre la cama. Felizmente, la mayor parte de la gente no tiene tiempo ni plata para gastar en esas placenteras ociosidades. Pero el mal ejemplo cunde, fascina, lo anormal se puede ir convirtiendo en deseable primero, luego en moralmente neutro y finalmente en normal. “Lo hacen todos”, ese es el lema.


SEXO EN LOS JUEGOS OLIMPICOS

  El segundo ejemplo prometido procede de los Juegos Olímpicos. El Ministerio de Salud de Brasil envió a Río de Janeiro nueve millones de profilácticos, 450.000 destinados a la Villa de los Atletas, donde se hospedaban 10.500 deportistas de todo el mundo, más los técnicos. La prensa brasileña hizo un cálculo: 42 condones por cada atleta, teniendo en cuenta los 17 días de duración de las competencias. La preparación para las mismas impone, como es lógico, la abstinencia, pero después de cada competición; ¡a coger atléticamente! No se asuste el lector por el uso de este verbo, no incurro en una grosería impropia de un obispo. El Diccionario de la Academia, en la acepción 24 del término señala que es un vulgarismo americano: “realizar el acto sexual”; pero en la acepción 19 define: “cubrir el macho a la hembra”; aquí entonces aparece en el significado de la palabra un matiz de animalidad. Quiero decir en consecuencia que la cultura fornicaria que se va extendiendo sin escrúpulo alguno es un signo de deshumanización, no es propia de mujeres y varones como deben ser según su condición personal. Algo de no humano, de animaloide aparecería en esa conducta.

  La deshumanización del eros, que por su propia naturaleza es carnal y espiritual, comienza por el descarte del pudor, de la honestidad, de la modestia, del recato. En estos valores cifra la plena humanidad de la actuación sexual, que no se exhibe obscenamente, ni en sus preparaciones. Pienso en el “petting” descontrolado en lugares públicos. Valga una muestra del impudor hodierno: los “trajes” de baño femeninos que se reducen a tres trocitos simbólicos de tela; ¿no sería más sincero que en la playa o la pileta se presentasen desnudas? No cargo la cuenta sobre el bello sexo; era tradicional que el varón tomara la iniciativa, y lo hace muchas veces abusando de su vigor, aunque las artes de la seducción no le sean ajenas, ahora desplegando instrumentos cosméticos, gimnásticos y hasta quirúrgicos. Por no hablar del cine, la televisión y las series de internet; a la pornografía la camuflan verbalmente hablando de “escenas fuertes”.


LIBERTAD LUCIDA

  La banalización que he señalado implica asimismo una confusión fatal acerca del amor: no es éste una mera efusión sentimental, ni la sola atracción física, sino especial y esencialmente un acto electivo de la voluntad, en el que se ejercita en pleno la libertad, una libertad lúcida, consciente, una decisión de permanencia que aquieta para siempre en el bien amado. La seducción de la belleza, por cierto, cumple su papel -Platón asociaba sabiamente belleza y eros- en el conjunto de la elección personal. Lo propiamente humano es que tal decisión electiva sea para siempre, como signo de madurez, preparada en una educación para el respeto mutuo, la amistad sin fingimiento, la disposición a afrontar juntos -él y ella- las dificultades de la vida tanto como las infaltables alegrías. Entonces cobra sentido la unión sexual de un varón y una mujer.

  En el contexto de una recta antropología, de una idea completa del ser humano en la que se asume su realidad biológica y psicológica, es fácil comprender que el acto sexual tiene una doble finalidad: es unitivo y procreativo. El gesto de la unión corporal acompaña, ratifica e incentiva la unión de las almas. La fornicación lo convierte en una gimnasia superficial y provisoria, propia de parejas desparejas, sin el compromiso de por vida que integra la expresión sexual en el conjunto de la convivencia matrimonial, con la apertura a los hijos. Una señal alarmante de deshumanización se manifiesta en el lenguaje: novio-novia, ex novio- ex novia, pareja-ex pareja, ya no marido y mujer, esposo y esposa; aquello debe llamarse, en realidad, concubinato. Las consecuencias personales y sociales se pueden percibir en la orfandad afectiva –e incluso efectiva- de tantos niños y adolescentes y la cantidad superior de abusos que se registra precisamente en el interior de esas formas de “rejunte”, que no son verdaderas familias. Además la generalización de las relaciones sexuales entre adolescentes no permite augurar nada bueno. Comienza cada vez más temprano la banalización del sexo.

  La finalidad procreativa del acto sexual es frecuentemente bloqueada, de modo expreso, intencional, en las fornicaciones ocasionales, pero también en la convivencia marital. El negocio de los anticonceptivos ha ocultado la sabia disposición de la naturaleza, que ordena en la mujer los ritmos de fertilidad. Todo ha sido bien hecho por el Creador, y el capricho humano se niega a utilizarlo, lo burla a su placer. La misma etimología lo esclarece de manera indiscutible: “genital”, “generación”, “génesis” integran una familia de palabras; en griego, en latín y en castellano: los órganos genitales y su uso sirven para dar origen a un nuevo ser.

  Existe además –no lo olvidemos- la fornicación “contra naturam”, ahora avalada por las leyes inicuas que han destruído la realidad natural del matrimonio y que se fundan en la negación del concepto mismo de naturaleza y de la noción de ley natural. La razón comprende que el cuerpo del varón y el de la mujer se ensamblan complementariamente porque están hechos el uno para el otro; y también sus almas. La discriminación de los antidiscriminadores ha llegado a límites inconcebibles, como el de negar el derecho de los niños a ser criados y educados por un padre y una madre; así se ha visto en la entrega en adopción de niños a “matrimonios igualitarios”. Los enciclopedistas anticatólicos del siglo XVIII se horrorizarían de semejante atentado a la razón.


CULTURA DEL DESENFRENO

  El laborioso remedio de una cultura fornicaria, del desenfreno, “akolasía” como lo llama Aristóteles, es la “sofrosyne”, la templanza, según el mismo Filósofo lo explicaba en el Libro III de su Ética a Nicómaco varios siglos antes de Cristo. Para nosotros, cristianos, a la destemplanza del incontinente la sana una especie concretísima de la templanza que se llama castidad. Aquel gran pensador observaba que hay algo de infantil, por la irreflexión, en el desenfreno, en la intemperancia; y añadía además que “se da en nosotros no en cuanto somos hombres, sino en cuanto animales”. Lo propiamente humano es que la potencia sexual y su actuación se integren armoniosamente a la riqueza de la personalidad, y que ese ejercicio se desarrolle en el orden familiar. Es éste el logro de la virtud.

  Tengo pleno respeto por las personas concernidas en todo lo que he dicho, y comprendo con cercanía y afecto sus conflictos, pero no puedo dejar de proclamar la verdad. Mal que le pese al INADI, si se entera.



(*) Arzobispo de La Plata
Académico de Número de la Academia Nacional de Ciencias Morales y Políticas


Visto en: El día



Nacionalismo Católico San Juan Bautista

18 comentarios:

  1. Mons. Aguer es de los pocos, poquísimos verdaderos defensores de la Iglesia.. En Argentina desde siempre fue tildado como 'enemigo del papa Francisco', empero, en realidad, no es enemigo del usurpador sino un hijo de la Iglesia de Jesucristo..

    En 2013, recién conocida la renuncia del verdadero Pontífice: Benedicto XVI, Aguer lo describió -como pocos-:

    "En una oportunidad Benedicto XVI ha dicho que el corazón de la Iglesia no está donde se proyecta, se administra, se gobierna, sino donde se ora. Y eso sólo pueden percibirlo los ojos de la fe”, aseguró El arzobispo platense consideró que “el adiós a este papa extraordinario debe incluir un acto de reconocimiento, de gratitud por su obra y por su testimonio de hombre de Dios, de maestro y de pastor. Señalo en primer lugar su enseñanza, el magisterio desarrollado en sus tres encíclicas, en los ciclos de catequesis de los miércoles, los numerosos discursos y las homilías, luminosas y simples, al alcance de todos. Nos ha hablado de Dios y de su amor, de Jesucristo y de la centralidad de la fe; ha consolidado la fe de los miembros de la Iglesia, lo que es oficio propio del sucesor de Pedro. Lo ha hecho con el talento del teólogo, pero sobre todo con el equilibrio y el sentido del misterio que tienen su fuente en la oración..
    “Peter Seewald, que lo entrevistó para publicar el libro ‘Luz del mundo’, escribió de él recientemente: ‘encarna una nueva inteligencia en el reconocer y transmitir los misterios de la fe; es un teólogo, pero defiende la fe del pueblo contra la religión de los profesores, fría como las cenizas’”, agregó. Monseñor Aguer señaló que “otro aspecto a destacar del pontificado que hoy se cierra es la afirmación de la identidad católica en el confuso panorama del mundo contemporáneo. No se puede negar que el papa Ratzinger es un hombre de este tiempo, protagonista como joven perito del Concilio Vaticano II y certero intérprete de sus textos y de su espíritu. Precisamente, ha aportado un criterio de discernimiento al identificar dos hermenéuticas contrastantes de aquel acontecimiento eclesial: la hermenéutica de la discontinuidad y la ruptura, que ha llevado a forjar la fantasía de una nueva Iglesia, desarraigada de su tradición, con la consiguiente secuela de errores doctrinales, abusos litúrgicos y ruina de la vida cristiana, y la hermenéutica de la reforma en la continuidad del único sujeto, la Iglesia de siempre que renueva sus métodos y expresiones para ofrecer al mundo la verdad inalterable del mensaje de Cristo y la gracia de la salvación”.

    http://ciudadaniajusticiaymisericordia.blogspot.com.ar/2013/02/benedicto-xvi-dejo-una-profunda-huella.html

    Pocos, poquísimos Arzobispos como este quedan aún en la Iglesia. Pido por él, y no pienso de ninguna manera pedir por el enemigo -no de Aguer ni mío- principal de la Iglesia que hoy usurpa la Sede petrina.

    MV.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A MÍ TAMPOCO ME NACE PEDIR POR BERGOGLIO. NO PUEDO, NO TENGO AÚN LA SUFICIENTE FORTALEZA PARA ELLO.

      Eliminar
    2. Sandra, creo que hay algo que no nos va a costar pedir, QUE LO ECHEN A PATADAS DE ROMA.

      Eliminar
    3. http://www.statveritas.com.ar/Liturgia/Klaus_gamber_01.htm

      Eliminar
    4. Anónimo27/8/16 2:36

      como bien dice el artillero,

      de Jorge Mario Bergoglio, libera nos Domine.

      Eliminar
    5. Anónimo2/9/16 8:32

      jhnowyc • hace 2 días
      Hermanos.
      Acaso les queda alguna duda de que Francis se cree más Santo, misericordioso y caritativo que Nuestro Señor Jesucristo.
      POR OTRO LADO, EN REALIDAD LO QUE EL QUISO DECIR ES UN MENSAJE POSITIVO Y ESPERANZADOR SOBRE ESTA CARTA DE SAN PABLO.
      Algunas gentes por la cerrazón de su corazón, caridad y misericordia no son capaces de comprender, ver ni interpretar lo que Francis verdaderamente ha dicho y por ello todos ellas serán echados como los malhechores que son.
      ABLANDO EN SERIO, pobres desgraciados los que lo siguen y escuchan.
      El HIPÓCRITA DE FRANCIS omitió deliberadamente la parte más importante más sustanciosa la que nos impulsa, recomienda y nos llama a producir un cambio en nuestro obrar, todo ello para la salvación de nuestra alma, mi propia alma, y esto es lo que debería haber dicho: "...Hacen profesión de conocer a Dios, pero lo van negando con sus obras…” (carta de San Pablo a Tito, 1, 13-16)
      HERMANOS ¿PODEMOS ESPERAR PERAS DE UN OLMO?
      SEGUIMOS ESCRIBIENDO Y MIENTRAS TANTO EL HEREJE PREDICADOR DE LA FALSA MISERICORDIA Y LA FALSA CARIDAD A CADA MOMENTO LE SACA UN LADRILLO A LA
      OBRA DE NUESTRO SEÑOR.
      ¿Qué estamos esperando para echar a este ADMINISTRADOR INFIEL?
      ¿Acaso Nuestro Señor Jesucristo no nos enseño que al mal administrador se le quita lo que se le confió e incluso lo que tiene?
      Tanto nos lavaron el cerebro con la falsa misericordia y falsa caridad que vemos como malo el echo de despedir a uno para salvar a millones?
      Por favor no nos dejemos engañar, no necesito ni quiero quedar bien ni con Francis ni sus acólitos y menos que menos con el mundo.
      EL QUE ME VA A PEDIR CUENTAS ES MI SEÑOR JESUCRISTO Y SU JUICIO COMO SABEMOS SERÁ IMPLACABLE E INAPELABLE.
      ¡¡¡ABAJO LOS TIBIOS!!!
      Alabado sea Jesucristo.-
      http://adelantelafe.com/prosigue-una-penosa-exegesis/

      Eliminar
    6. Anónimo2/9/16 8:33

      Campary • hace 2 días
      Da miedo pensar que la puerta de la misericordia que Francisco abrió sean las puertas del infierno (Mateo 16:8) por donde desfilaran muchos si verdadero arrepentimiento camino al infierno.
      http://adelantelafe.com/prosigue-una-penosa-exegesis/

      Eliminar
  2. espero que Dios le dé la valentía para aguantar el cimbronazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo26/8/16 2:01

      Vosotros sois, queridos hermanos en el sacerdocio, los que habéis logrado vencer en la conciencia católica de los fieles, con vuestro ejemplo, con vuestra aparente conformidad, con vuestra influencia determinante, quizá también con vuestra predicación y con vuestras críticas a los sacerdotes que han resistido a esta subversión en la Iglesia de Dios; vosotros sois los mejores auxiliares de la subversión, instalada en la Iglesia de Dios, vosotros sois los mejores auxiliares, los que habéis ayudado con más eficacia a esta “autodemolición” de la fe, de la moral, de la liturgia y de la misma disciplina católica.

      Me explicaré: Por subversión instalada en la Iglesia., yo entiendo la herejía que se ha hecho eficaz, victoriosa, que se ha impuesto en los fieles católicos. Siempre he habido en la Iglesia, ciertamente, herejías. San Pablo mismo nos habla de estas divisiones y de los efectos funestos que ellas tienen. Pero siempre también las herejías habían sido vencidas, al menos dentro de la Iglesia, que las rechazaba inexorablemente como lo hace todo cuerpo sano con los cuerpos extraños, que no puede asimilar.

      El neo-modernismo ha tomado del marxismo su ideologia y, sobre todo, su “práctica”; de esta manera la herejía se ha convertido en una “herejía eficaz”, contagiosa.

      Instalada en el seno mismo de la Iglesia. Sin negar aparentemente ningún dogma, los niega todos, los corroe todos, imponiendo en todas partes sus novedades.”Hazlo. . . y se hará”. Se nos sugiere primero, se nos impone después; y todos aceptamos.

      Si no queremos ser como esos ídolos, de los cuales el profeta se burlaba: “oculos habent et non videbunt”, tienen ojos, pero nunca verán, tenemos que ver, tenemos que darnos cuenta de que, en todas partes se instala, en la práctica, una nueva religión.

      “Destruid la Misa”, dijo un especialista en la subversión, MARTIN LUTERO, y “destruiréis todo el catolicismo”.

      https://materinmaculata.wordpress.com/2015/03/19/a-todos-los-buenos-sacerdotes-que-han-aceptado-el-novus-ordo-missae/

      Eliminar
    2. Anónimo26/8/16 2:14

      Dado lo sorprendente del acontecimiento, sin parangón en la historia de la Iglesia, de ser proclamado desde el púlpito papal, en la basílica central del cristianismo, la principal herejía de Lutero condenada por la Iglesia, delante de los mismos que deberían defender con sus vidas la Verdad opuesta, no podemos de hacer un paralelismo con la misma Pasión de Cristo. El hecho de haber ocurrido en un Viernes Santo es aterrador. Veamos las palabras que fueron dichas en el mismo día que Cristo fue condenado a muerte:

      Existe el peligro de que uno oiga hablar acerca de la justicia de Dios y, sin saber el significado, en lugar de animarse, se asuste. San Agustín ya lo había explicado claramente: “La ‘justicia de Dios’, escribía, es aquella por la cual él nos hace justos mediante su gracia; exactamente como ‘la salvación del Señor’ (Sal 3,9) es aquella por la cual él nos salva”[6]. En otras palabras, la justicia de Dios es el acto por el cual Dios hace justos, agradables a él, a los que creen en su Hijo. No es un hacerse justicia, sino un hacer justos.

      Lutero tuvo el mérito de traer a la luz esta verdad, después que durante siglos, al menos en la predicación cristiana, se había perdido el sentido y es esto sobre todo lo que la cristiandad le debe a la Reforma, la cual el próximo año cumple el quinto centenario. “Cuando descubrí esto, escribió más tarde el reformador, sentí que renacía y me parecía que se me abrieran de par en par las puertas del paraíso”.[7] (P. Raniero Cantalamessa, Basílica de San Pedro, Viernes Santo, 25 de marzo de 2016)

      Nunca, ni en sus delirios psicopáticos más febriles, Lutero podría imaginar que sus principales doctrinas condenadas serían proclamadas en el mismo Viernes Santo, por el predicador oficial de la Casa Pontificia, delante de quiénes él llamó de “escoria diabólica de Roma”. Nunca podría imaginar que toda su revolución eclesial sería celebrada cinco siglos después por la propia Iglesia que él denominó “institución diabólica” y la “gran prostituta de Babilonia”[8]. Solo le falta subir a los altares.

      Recordemos, nosotros los que somos católicos, las principales condenaciones a las doctrinas proclamadas con total desparpajo en la Basílica de San Pedro:

      Concilio de Trento, Sesión sexta, 13 de enero de 1547, Decreto sobre la justificación, Denzinger-Hünermann 1520-1583

      1558: Can. 8. Si alguno dijere que el miedo del infierno por el que, doliéndonos de los pecados, nos refugiamos en la misericordia de Dios, o nos abstenemos de pecar, es pecado o hace peores a los pecadores: sea anatema [cf.*1526; 1456].

      1560: Can. 10. Si alguno dijere que los hombres se justifican sin la justicia de Cristo, por la que nos mereció justificamos, o que por ella misma formalmente son justos: sea anatema [cf.*1523; 1529].

      1561: Can. 11. Si alguno dijere que los hombres 1561 se justifican o por sola imputación de la justicia de Cristo o por la sola remisión de los pecados, excluida la gracia y la caridad que se difunde en sus corazones por el Espíritu Santo [cf. Rom 5, 5] y les queda inherente; o también que la gracia, por la que nos justificamos, es sólo el favor de Dios: sea anatema [cf.*1528-1531; 1545s].

      1562. Can. 12. Si alguno dijere que la fe justificante no es otra cosa que la confianza de la divina misericordia que perdona los pecados por causa de Cristo, o que esa confianza es lo único con que nos justificamos: sea anatema [cf.*7533s].

      1571: Can. 21. Si alguno dijere que Cristo Jesús fue por Dios dado a los hombres como redentor en quien confíen, no también como legislador a quien obedezcan: sea anatema.

      1583: Can. 33. Si alguno dijere que por esta doctrina católica sobre la justificación expresada por el santo Concilio en el presente decreto, se rebaja en alguna parte la gloria de Dios o los méritos de Jesucristo Señor Nuestro, y no más bien que se ilustra la verdad de nuestra fe y, en fin, la gloria de Dios y de Cristo Jesús: sea anatema.
      https://materinmaculata.wordpress.com/2016/03/27/lutero-y-su-herejia-predicado-ante-francisco-lutero-cantalamessa/

      Eliminar
    3. Anónimo28/8/16 1:24

      La predicación de los traidores de Cristo que desde hace tres años y medio han usurpado la cúspide de la iglesia, consiste en una clase herejía perfeccionada, es decir, en un cúmulo de injusticias que no permiten ver al simple ojo humano la maldad que encarnan todos y cada uno de sus dichos y acciones .. Todos éstos enemigos de lo bueno -de la verdadera justicia- se han inventado, sencillamente, un nuevo evangelio.. Como modernistas ciento por ciento innatos que son, ni Cantalamessa ni Bergoglio y Cía., jamás osarán pronunciar una herejía clara y concisa.. Y he aquí la tenebrosa y demoníaca trampa.
      Éstos falsos profetas con el Falso usurpador a la cabeza, solo buscan confundir con su blasfemia a quien esté desprevenido, condenar a los incautos.. Y, oh! si ellos lo saben: Qué católico hoy día -salvo rarísimas excepciones- tiene la prudencia, la Fe de un verdadero creyente, es decir, la Fe en Jesucristo el Señor quien vino hace 2000 años a hacer justicia por nuestros pecados, a abrir las puertas del cielo a cuanto pecador arrepentido diera testimonio de su Nombre?

      Nadie se engañe, ni Bergoglio ni Cantalamessa jamás predicarán que: “al que no cometió pecado alguno, por nosotros Dios lo trató como pecador, para que EN ÉL RECIBIÉRAMOS LA JUSTICIA DE DIOS”. (2 Cor. 5:21) Que “Él mismo, en su cuerpo, llevó al madero nuestros pecados, para que muramos al pecado y VIVAMOS PARA LA JUSTICIA. Por sus heridas ustedes han sido sanados. (1 Ped. 2:24)

      Dios es justo y misericordioso, y en su justicia no dejará a cada quien sin su recompensa..

      “Porque la palabra del Señor es recta; y toda su obra es hecha con fidelidad. EL AMA LA JUSTICIA Y EL DERECHO; llena está la tierra de la misericordia del Señor”. (Sal. 33:5) . Entonces, “dichoso el hombre que no sigue el consejo de los malvados, ni se detiene en la senda de los pecadores ni cultiva la amistad de los blasfemos”. (Sal. 1:1)
      “El rostro del Señor está contra los que hacen el mal, para borrar de la tierra su memoria”. (Sal. 34:16 )

      Dios es justo, Dios ama la justicia, y por esto no tarda en enviar a Su Hijo por segunda vez para que sean separados el trigo y la cizaña, es decir, los hijos de la luz: quienes creen de verdad en Jesucristo y, por lo tanto, no van detrás de fábulas tramposas; de los hijos de las tinieblas: quienes han puesto a Bergoglio como su ídolo primordial..

      Por esto, “No tengan relaciones indebidas con los que no creen. Porque, ¿QUÉ TIENEN EN COMÚN LA JUSTICIA CON LA INIQUIDAD, O LA LUZ CON LAS TINIEBLAS? ¿Qué entendimiento puede haber entre Cristo y Belial?, ¿o qué unión entre el creyente y el que no cree? ¿Qué acuerdo entre el templo de Dios y los ídolos? Porque nosotros somos el templo del Dios viviente, como lo dijo el mismo Dios: Yo habitaré y caminaré en medio de ellos; seré su Dios y ellos serán mi Pueblo. Por eso, salgan de en medio de esa gente y pónganse aparte, dice el Señor. No toquen nada impuro, y yo los recibiré. Y seré para ustedes un Padre, y ustedes serán mis hijos y mis hijas, dice el Señor todopoderoso”. (2 Cor. 6: 14,18)

      … “Y cantaban el cántico de Moisés, siervo de Dios, y el cántico del Cordero, diciendo: ¡Grandes y maravillosas son tus obras, oh Señor Dios, Todopoderoso! ¡JUSTOS Y VERDADEROS SON TUS CAMINOS, oh Rey de las naciones!” (Apoc. 15:3,4)

      MV.

      Eliminar
  3. Se va extendiendo, no, es generalizada, signo del tiempo Final sodomo y gomorro.

    paco1 jesuitas da bulas buenistas y masonistas pro el N.W.O.

    ResponderEliminar
  4. A conservar la pureza de la doctrina de Jesús y el autentico magisterio Extraordinario ,seguro que seguirán ustedes siendo apoyados aun en silencio.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo26/8/16 6:55


    http://www.taringa.net/posts/noticias/13796386/Kamasutra-catolico-Las-posturas-recomendada.html

    ResponderEliminar
  6. Anónimo27/8/16 2:35

    Confidencias de J.M.B. a su amigo ateo Eugenio Scalfari:

    “Per un cristiano Cristo è Amore ma questo è vero per l’unico Dio, del quale Cristo è un’articolazione che c’è anche nel Dio di Mosè e in quello di Allah, nel Brahma, nel Buddha, nel Tao, in tutte le divinità che sono una soltanto, plasmata dalla storia degli uomini che la pensano”.

    http://www.repubblica.it/politica/2016/07/31/news/dio_amoroso_dei_cruenti-145115542/

    Traducción del Artillero:

    “Para un cristiano Cristo es Amor pero esto es verdadero para el único Dios, del cual Cristo es una articulación que está también en el Dios de Moisés y en el de Alá,en el Brahma,en el Buda,en el Tao,en todas las divinidades que son nada más que una, plasmada por la historia de los hombres que la piensan”

    Seguramente alguien puede mejorarla y mucho se lo agradeceré.

    Pero hay algo perfectamente claro: para Bergoglio, Cristo es una articulación,lo cual es,por decir lo menos, producto de una mente alucinada.

    Que algún psiquiatra católico se encargue de comprobar su estado mental y que un teólogo se ocupe de determinar si eso es blasfemia o herejía.

    Sea lo que fuere, de Jorge Mario Bergoglio, libera nos Domine.

    http://catapulta.com.ar/?p=1327

    ResponderEliminar
  7. alisiosaruquenses27/8/16 13:30

    Es la verdad católica sobre la sexualidad humana la que defiende el cardenal argentino en su escrito. Y además, por más que el asunto es muy serio, muy grave, de vital trascendencia, lo hace recurriendo en algún pasaje que otro a una cierta ironía, mejor, a un velado sentido del humor.

    ResponderEliminar
  8. "En Argentina, todos contra Aguer":

    http://secretummeummihi.blogspot.com.ar/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo29/8/16 6:12

      ¿habrá escuchado esto Aguer? y aclaro que estoy en la conciliar.
      https://youtu.be/aPazOBhfwk8

      Eliminar