San Juan Bautista

San Juan Bautista

lunes, 8 de mayo de 2017

A que deben aspirar los nacionalistas (1960) (Repost) – P. Leonardo Castellani



     …la República Argentina nos va a desintegrar porque ella se está desintegrando, no como un átomo, sino como un tabético; y a ver qué se puede hacer. Yo no voy a decir lo que dicen tantos, que es un país de M..., o como dijo Ricardo Rojas un país de loquitos, o como dijo Raymundo Pardo un país de semisalvajes, o corno dijo Unamuno, un país de cazadores de pesos o como dijo Baroja un país de cursis; y tampoco que es un gran país, como dicen por radio: que basta escuchar la radio ahora para ponerlo en duda. Para mí hay una Argentina que me deja vivir a mí, la cual naturalmente tiene que ser muy buena; y otra Argentina mala, que no me deja vivir. (No es que tenga demasiado empeño en vivir). Y ha llegado el momento en que una de las dos Argentina elimine a la otra, como dijo San Martín; los de AZUL Y BLANCO lo arreglan muy cómodamente diciendo que una dellas no existe (el “país real” supone que el otro país es "irreal"). No. Las dos existen; y la que a mí NO me gusta está ahora arriba; y con todas sus fuerzas procura eliminar a la otra, como mandó San Martín.


     Eliminar ¿cómo? ¿Matando a todos los liberales? No es ese nuestro sistema, es el sistema dellos. El sistema nuestro es HACER VERDAD, como dije: durante un siglo entero el nacionalismo en España estuvo haciendo Verdad: desde el doctor Filósofo Rancio hasta el mártir Ramiro de Maeztu; cosa que aquí no hemos tenido sino muy en precario. Pero para hacer Verdad ¿no hay que matar a alguno? A veces por desgracia hay que matar, sintiéndolo enormemente, a alguno, como lo hace Franco, en defensa propia: la Sociedad o la Autoridad Legítima en defensa propia; a algún malhechor, como hizo Rosas. En defensa propia MÍA, no hay que matar a nadie. Nunca he querido tener un arma de fuego, a pesar de que tiro muy bien revólver, porque en último caso prefiero la muerte de Ramiro de Maeztu (que me maten por hablar demasiado) antes que matar a algún milico que venga a llevarme preso como en tiempo de Lonardi. Pero mejor es vivir sin matar a nadie ni ser muerto: lo cual no sé ya si durará todavía una década en la Argentina.


     El nacionalismo debe organizarse férreamente (cosa de la que me parece incapaz) no para tomar el poder a corto plazo sino para hacer Verdad a largo plazo -como hace por ejemplo aquí calladamente el amigo Rego -difundir por todo el ámbito del país esa verdad terrena y relativa que es la verdad política; pero ahora la verdad más urgente de todas. La Argentina está dando vueltas sobre símisma con una lanza clavada en la panza; como si hubiesen puesto un eje polar en Córdoba y la Argentina estuviese rotando alrededor dése eje en vez de rotar junto con la Tierra sobre los dos polos y alrededor del Sol. Quiero decir, que aquí no se podrá hacer nada si no se resuelve antes el problema político, o por el rosismo o por el comunismo; no se puede resolver ningún otro problema antes que el problema político; el cual ha llegado a punto crítico por la desintegración del sistema liberal, que nunca nos sirvió y ahora se ha convertido en una pudrición y en una payasada. El pueblo no cree ya más en todo eso. En cuanto a mí, no solo descreo ya en esta farsa, sino que estimo ilícito coinquinar con ella: de donde hasta el fin de mi vida votaré (porque hay multa) con un sobre vacío. Y si todos los nacionalistas hicieran lo mismo...


     Ya indiqué al comienzo el error del nacionalismo: es poner los ojos en el Poder a corto plazo en vez de ponerlos en la Verdad a largo alcance. Creer que el fin último de la Política es alcanzar o arrebatar el Poder es un error y una estupidez: es el error de Maquiavelo y la estupidez de los políticos baratos y pueriles que nos están moliendo y perdiendo. No se le puede pedir a un político, pongamos Marcelo Sánchez Sorondo, que aspire al Sufrimiento y a la Derrota (es decir al Martirio), eso es propio del hombre religioso no del hombre ético; y un buen político es un hombre ético; no se les debe pedir a los nacionalistas que no aspiren a la Victoria; pero es menester pedirles que no pongan su Victoria en la consecución del Poder (por ejemplo, una Embajada) sino en la difusión triunfante de sus ideas (suponiendo que las tengan). O sea, que puedan decir como dijo el héroe nacionalista que antes nombré, a sus asesinos: Yo sé por qué muero; y ustedes no saben por qué me matan; y pudiera haber añadido: “¡pero MUERO PARA QUE LO SEPAN!”.

 Leonardo Castellani – “Esencia del liberalismo” Ed. Dictio



Nacionalismo Católico San Juan Bautista

1 comentario:

  1. Anónimo8/5/17 21:59

    Cuba celebra la primera "misa" transexual

    https://youtu.be/hCx5ggLh17E

    esta noticia se le escapó al artillero

    ResponderEliminar