San Juan Bautista

San Juan Bautista

lunes, 12 de junio de 2017

El divorcio - P. Leonardo Castellani




     El argumento más fuerte en pro del divorcio es que el señor Fulánez vive incómodo con la señora de Fulánez, y es una crueldad no dejarlo casar con la señora de Mengánez. Pero se da con frecuencia el caso que el señor Fulánez vive también incómodo sin la señora de Fulánez y con la señora de Mengánez. Se da…

     Los sentimentales se enternecen sobre la mujer del asesino, que está en cadena perpetua, porque no se puede divorciar del asesino; pero no se acuerdan de la mujer del asesinado. Se emocionan de la desgracia de la mujer que se casa con un demente o un contagioso; más la conclusión que de esa sana emoción nuestros mayores hubiesen sacado, es que hay que tener mucho cuidado de no casarse con un demente o un contagioso; y quien no tiene ese cuidado, que se aguante, y que no haga culpable de él a las instituciones.

     Cuando en Inglaterra en 1917 los partidos de izquierda se afanaban en introducir la ley Naquet que se estaba experimentando en Francia, Chesterton escribió el regocijante librito La superstición del divorcio, cuyo solo título es un hallazgo.

     Efectivamente, los partidarios del divorcio son tan inconsecuentes como los partidarios de la ”yetta”, la herradura, o del número 13: desean deshacer el vínculo matrimonial, que encuentran es una esclavitud y una maldición, con el fin de contraerlo después de nuevo. Los partidarios del matrimonio indisoluble y los del amor libre son serios; los del divorcio son cómicos. Quieren atropellar la venerable institución que durante 20 siglos ha constituido el núcleo de la civilización cristiana, y ha formado la admirable raza blanca, para después someterse de nuevo a ella: más lógico es suprimir simplemente el matrimonio.

     En realidad lo hacen o quieren hacer por respeto humano, por la “consideración social”: quieren gozar de la consideración que merece un contrato difícil y honorable, haciéndolo al mismo tiempo fácil y deshonorable. Quieren ser descasados y perderse al mismo tiempo en el ejército respetable de los casados; quieren la igualdad de dos cosas por naturaleza desiguales. Sienten que han hecho algo poco honroso porque si no ¿por qué ocultarlo detrás de otro contrato?

     Si el matrimonio indisoluble es una cosa mala, reaccionaria y “medieval” ¿por qué lo contraen? Y si se han equivocado y lo han contraído por irreflexión (cosa que nunca hay que hacer con un contrato de esa laya) ¿por qué se quedan intranquilos, y se ponen a ansiar que un juez, un escribano y si es posible un cura autorice otra vez solemnemente la próxima equivocación?

     Mas dejando las bromas aparte y la dialéctica (las pasiones no tienen dialéctica) la institución del matrimonio, base de la familia, no debe ser tratada por el sentimentalismo. Es cuestión de razón sociológica.

     El filósofo Juan Bautista Vico descubrió el origen de la diferencia entre “patricios y plebeyos” en la antigua Roma: ese origen radica en los “matrimonios sacros”: patricios-patres.

     Aquellos que en el principio del tránsito del estado silvestre al estado cultural en las tribus latinas, se sujetaron a la primitiva, elemental y sana religión de los dioses Lares, cuyo núcleo, no solo moral sino hasta ritual, era el “matrimonio sacro”, se convirtieron por el mismo hecho de la estabilidad de la familia, y las benéficas consecuencias que de ella derivan, en un núcleo social superior. A ellos fueron a pedir cobijo en sus percances los más atrasados súbditos de la “Venus vaga”, que dice Horacio; y se convirtieron en “clientes”, es decir, en un ceto* social inferior, que se imponía menos obligaciones y cargas, pero también tenía menos derechos religiosos, políticos y sociales.

     Algo parecido puede encontrar el observador en nuestras provincias norteñas, como Salta o Corrientes, donde la tradición es más pertinaz, y la sociedad más cercana a sus leyes naturales.

     Spengler y Toynbee extendieron la ”ley de Vico” a todas las sociedades primitivas, notando (curioso fenómeno) que la rotura del “matrimonio sacro”, y consiguiente des-orden de la familia, coincide en la histórica con la rotura del derecho de propiedad, y las guerras sociales. La propiedad pertenecía a los patricios, y los plebeyos sólo gozaban de ella en cuanto se adherían a la “familia”, constituida fuertemente en un núcleo indisoluble: y eso no por ley o “privilegio” alguno sino como consecuencia natural de esa benéfica y roborante indisolublez.

     De ahí que cuando el patriciado rompió por el divorcio legal la consistencia de ese núcleo, parejamente el plebeyo atentó contra sus propiedades y exigió “igualdad de derechos”. ¿Por qué no, si ya se habían hecho iguales? La diferencia entre el patricio relajado y entregado ya a la “Venus vaga”, y el plebeyo con sus uniones transitorias y sus hijos naturales, se había borrado.

     El divorcio en las clases altas y el comunismo en las bajas son dos fenómenos paralelos. Y los dos, según Spengler (que no es ningún varón religioso) son índices fatales de decadencia social y nacional. De hecho se dan siempre juntos.

     También es dado ver el vínculo sociológico entre el divorcio y la decadencia de una raza: porque los que reciben el impacto de las consecuencias del divorcio son los hijos. Los niños en este caso son los privilegiados; reciben el privilegio de un nuevo padre o una nueva madre, y suelen quedar marcados para siempre por ese sencillo hecho.

     Los sentimientos de los niños son blanditos: el niño es un emotivo constitucional. Y los sentimientos confusos y aturdidos provenientes de la destrucción del hogar y substitución por otro, se imprimen en general para toda la vida, y no con efectos saludables.

     Recuerdo que cuando visité el Kaiserebertdorf  de Viena (el gran reformatorio de menores instalado en el antiguo castillo de Francisco José) el ingeniero Von Waldsdorf me enseñó la estadística, hecha por ellos, de la proveniencia de los menores allí recluidos para su reeducación, por transgresiones de todo grado, desde el parricidio hasta la simple “vagancia”: y me hizo notar que un gran promedio (23%) provenían de hogares divorciados, en tanto (que cosa notable) ni uno solo de los menores criminales provenía de hogares bien constituido**; y eso que la guerra y su saña había pasado sobre el fino y educado “Reino del Este”, Osterreich.

     Esto ha sido constatado ya hasta el cansancio por los sociólogos.  El sociólogo E. Faguet (que si ha habido un liberal en el mundo es él) escribió de paso en su librito “El culto de la incompetencia”, constatando un efecto social de la ley Naquet, lo siguiente: Se ha notado que después de la ley de divorcio (que si fue necesaria, fue una triste necesidad) se dan muchas más, pero incomparablemente más, demandas de divorcio que se daba antes de la “separación”. ¿Depende esto de que, no dando la “separación” sino una libertad relativa, o sea una semi-manumisiòn, se sentía que no valía la pena por tan poco ponerse en movimiento? No lo creo; porque cuando se trata de un yugo insoportable, es natural que se hagan tantos esfuerzos para aflojarlo, bien ampliamente por cierto, como se harían para eliminarlo.

     La verdad es, creemos, que la existencia de la ley civil y su acuerdo con la ley religiosa, daba a los individuos una mentalidad particular en cuanto al asunto del casamiento: “hacía que lo considerasen como algo sagrado, como un vínculo que era vergonzoso romper y que no había que romper sino era absolutamente por fuerza, casi bajo pena de la misma vida. La ley que estableció el divorcio ha sido lo que nuestros padres hubiesen nombrado una “indiscreción” legal: ella ha suprimido un pudor. Salvo cuando el sentimiento religioso es muy fuerte, no se tiene ahora vergüenza de divorciar: sin escrúpulos se divorcian. Ha acontecido un despatarro: el pudor se ha ido abajo, el deseo de libertad arriba. De este despatarro una ley ha sido causa: una ley fruto de costumbres nuevas; pero que a su vez ha creado nuevas costumbres o extendido, desparramado, dado a luz, las que estaban en trance de hacerse.”

     El buen burgués Faguet deplora una cosa que la burguesía trajo. Fue durante la revolución francesa, obra de la burguesía, cuando se forjó la primera ley de divorcio en Occidente cristiano. Napoleón I dio el mal ejemplo (como Enrique VIII) de romper con fraudes legales su propio matrimonio; pero no hizo legal el divorcio para todos: eso le toco a la 3ª República.

     El divorcio nació vinculado con el Liberalismo y por lo tanto con el Capitalismo: los dirigentes de la oligarquía plutocrática saben lo que hacen; no se ilusionan, no cometen errores. Un profundo instinto les ha marcado el hogar doméstico como el obstáculo de más consistencia en su inhumano “progreso”. Sin la familia fuerte, quedamos desvalidos ante el avance del Estado superfuerte, que en este caso es el Estado esclavista. La familia cristiana es la única fuerza actual capaz de repeler el Capitalismo. Es una fuerza que ataca “de a dos en fondo”.

     No sabemos si el divorcio es también actualmente, como en Francia, una “triste necesidad” para la Argentina. Eso es cuestión de sociólogos y políticos; nosotros nos limitamos en este artículo al desairado quehacer del “teórico”.

     En Italia, por los “pactos lateranenses”, se han creado de hecho dos matrimonios: el “civil” pasible de disolución de vínculo, para los no católicos, y el religioso indisoluble, para los católicos, respetando el Estado así los dogmas del Cristianismo, que reconoce como religión de los italianos. La objeción que oímos allá contra legislación es aquesta: “¿Por qué obligar a apostatar a gente que es católica a medias?”, porque efectivamente, se obliga a juramento firmado de que “no son católicos” a los que eligen el matrimonio de la “Venus vaga”. Es cierto que en materia de Cristianismo hay muchos grados; y existen hoy por desgracia muchos que sólo son cristianos “por el nombre que ostentan, el bautismo que profanan y la fe nominal que no entienden ni practican”, como dice el amigo Ducadelia. Obligar a estos a declararse de una vez, y declarar con su conducta si son o no son en definitiva ¿es un bien o un mal? Ecco il problema… político.

     Nuestros Obispos sabrán resolverlo, confiemos en Dios. Nosotros, pobres doctores, sólo sabemos enseñar modestamente que según la experiencia histórica el divorcio está ligado en todas partes con la decadencia de las razas y el desorden de las sociedades.



* Grupo

** He aquí la estadística del Ing. Heinrich von Waldford: Huérfanos 6%. Sin padre conocido 18%. Madres solteras 13%. Divorciados 23%. Viudas de guerra 0%. Padres alcoholistas 11%. Prostitutas 21%. Varios 7%. De hogares bien constituido 0%. (L.C.)





Leonardo Castellani: “Castellani por Castellani”, Mendoza, Ed. Jauja, 1999, pags. 321-325




     Este artículo fue publicado con el título Las pasiones no tienen dialéctica en Dinámica Social Nª 47, julio de 1954, cuando Perón amenazaba con legalizar el divorcio. Luego Castellani cambió ese título por el presente.



 Enviado por Santiago Mondino



Nacionalismo Católico San Juan Bautista

4 comentarios:

  1. Ahora no necesitan más el divorcio, tienen las declaraciones de nulidades. Todos sacrílegos, amancebados, fornicarios y con hijos bastardos quedan luego de que se las otorgan. PIENSEN, si les declaran la nulidad no estuvieron casados, si mientras no estuvieron casados comulgaron cometieron sacrilegio, si no estaban casados estaban amancebados por lo tanto fornicaron y los hijos que tuvieron pasan a ser unos auténticos bastarditos.




    María Severiano, separada y en "nueva unión" vatios sacerdotes le aconsejaban que podía buscar la nulidad pues según ellos tenía causales, sin embargo algo dentro de ella le decía lo contrario.
    https://youtu.be/cikbsoE-9kA

    ResponderEliminar
  2. http://nazareusrex.blogspot.com.ar/2017/06/apostasia-obispo-apostata-presidio-misa.html

    ResponderEliminar
  3. nadie puede convivir con alguien q se le cayo la careta, hay q separarse, la iglesia da la comunión a los divorciados y a los separados , siempre q no tengan relaciones sexuales, nadie puede vivir con un homosexual x ej... lean el catecismo del adulto hay nas de 19 causas x la cuales un matrimonio es nulo .. antes de mandar semejante articulo estudien ,fundamenten , interioricense , esto es pura mentira

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo27/6/17 3:37

      Las declaraciones de nulidades son una aberración modernista. Si usted quiere tener esa nulidad piense nada más desde el sentido común y advertirá que sus hijos pasarán a ser bastardos, usted una sacrílega si mientras no estuvo casada comulgaba pues fornicaba con quien no fue su marido pues no estaban casados según la declaración de nulidad que le otorgarán ..¿se entiende?

      Eliminar