San Juan Bautista

San Juan Bautista

martes, 29 de octubre de 2013

Francisco y la abolición del SI SI, NO NO – Augusto TorchSon

  No deja de llamar la atención que no llamen la atención, que no preocupen, que no escandalicen, las nuevas propuestas de fe de Bergoglio, en la búsqueda no de una conversión del mundo, sino de una contemporización con este.

  En la homilía de hoy (29/10/2013) lo escuchamos decir: "La esperanza, ha dicho citando a San Pablo, no decepciona, es segura". Sin embargo, ha reconocido, "no es fácil entender la esperanza"… "Me viene la mente una pregunta: ¿dónde estamos anclados nosotros, cada uno de nosotros? ¿Estamos anclados allí, en la orilla de ese océano tan lejano o estamos anclados en una laguna artificial que hemos creado nosotros, con nuestras reglas, nuestros comportamientos, nuestros horarios, nuestros clericalismos, nuestros comportamientos eclesiásticos? no eclesiales ¿eh? ¿Estamos anclados allí? Todo cómodo, todo seguro”…  "Una cosa es vivir en la esperanza, porque en la esperanza estamos salvados y otra cosa es vivir como buenos cristianos, no más. Vivir en espera de la revelación o vivir bien los mandamientos, estar anclados en la orilla de allá o aparcados en la laguna artificial”.

 Entonces caben las preguntas de siempre ¿a quién se refiere? ¿a qué se refiere?, ¿ahora nos salva la esperanza y el vivir como buenos cristianos en los mandamientos es algo farisaico? ¿Jesús abolió el decálogo? ¿tenía Lutero razón y como mencionó el Papa Bergoglio lo único que importa es que Jesús te ha salvado y no aferrarse a pequeños preceptos de las estructuras caducas de la Iglesia que ya no dan respuesta? ¿es ahora el fideísmo lo que hay que seguir?

  Ante estos recurrentes interrogantes de quienes mínimamente tratan de ser intelectualmente honestos, nos pareció inmejorable el artículo publicado en la página de Don Augusto Padilla www.catapulta .com.ar, que reproducimos a continuación.

Augusto TorchSon

SOBRE INDEFINIDOS, AGUACHENTOS Y OTRAS MALAS YERBAS

  La palabra que define es propia de los hombres definidos. La claridad en la expresión, la claridad lograda y el correcto uso de los vocablos y los términos –evitando en lo posible la equivocidad– son signos que hablan de una voluntad fuerte, honesta, leal. De ahí que se haya dicho que la lógica es la ética de la inteligencia. Por eso es que, salvando la ignorancia, un razonamiento equivocado es un razonamiento inmoral. El logos y la ética van muy unidas en el hombre. La palabra que define es propia del hombre definido, con convicciones, que ama, pelea y combate.

  La palabra que no define y el discurso que deliberadamente elige los vocablos más elásticos y polisémicos, son, por el contrario, la palabra propia de los hombres sin definiciones. Incapaces del sí, incapaces del no. Paradójicamente, no hay nadie como ellos que conozca lo que valen las palabras; no hay nadie como ellos que perciba el compromiso que conlleva el pronunciarlas, el costo que implica el decirlas.

  Pero como su voluntad está en el mal, precisamente porque no quieren definir, porque quieren eludir el sacrificio y el esfuerzo que toda postura definida conlleva, estos hombres omiten culposamente el uso de la palabra concisa, clara y precisa, sustituyéndola por otra que sea lo suficientemente elástica para admitir diferentes interpretaciones. Así, el auditorio en un primer momento queda desconcertado; pero luego se inclina a interpretar el discurso en el sentido que le parezca verdadero.

  Pero el problema está en que ese sentido no es necesariamente el sentido en que el hombre ha querido decir las cosas. No obstante, al “definir” equívocamente –lo cual equivale a no definir–, este hombre ha cometido una injusticia: se ha refugiado en la equivocidad para dejar contentos a la mayor parte de la gente. Si es un profesor, un maestro, una autoridad o un sacerdote, su culpabilidad aumenta pues –teniendo el deber de enseñar, de juzgar la verdad y el error en las cosas, condenado el segundo y ensalzando el primero– ante la presencia de la falsedad, omite definir. Elude definir. Peca por omisión a su deber de ser LUZ.

  El hombre definido, por el contrario, dirá la verdad, oportuna e inoportunamente, sin menguarla ni hacerle descuentos, y sin pretender cuidar su propia fama de las opiniones del mundo. He ahí uno de los signos del testimonio verdadero.

(ENVÍO DEL LECTOR GILBERTO AQUINO)



Nacionalismo Católico San Juan Bautista

4 comentarios:

  1. Desde luego, este hombre no tiene arreglo o, lo que es peor, no lo quiere tener. No sé por qué, o tal vez sí, siempre tiene que andarse con dicotomías, dualismos, elecciones varias, cuando las cosas se pueden integran de manera satisfactoria, sin crear disensiones donde no las hay ni debería haberlas.¿Por qué hay que elegir entre el que vive ( sólo, según él) en la esperanza y el que vive acorde con los mandamientos? ¿ Por qué tiene que establecer esas fronteras cuando ambas actitudes, o modos de vivir cristianamente, son perfectamente compatibles e incluso exigibles si queremos presumir de ser unos cristianos católicos coherentes con nuestra fe? Sinceramente, me saca bastante de mis casillas este modo tan malévolo de querer establecer, a toda costa, paradigmas exclusivistas en asuntos que se suponen ya integrados y asumidos por cualquiera con un mínimo sentido de compromiso en la fe y cumplimiento de la Palabra.
    Esa manía persecutoria, de la que alardea con tanta soltura, de crear problemas donde no los hay (ni debería haberlos, por otra parte), lo que consigue es lo que todos nosotros sospechamos que busca:
    Sembrar cizañas falsas y aparecer después, él, como el paladín de la bondad, la humildad, la razón... Para qué seguir. Ya le vamos conociendo demasiado y, a estas alturas, nada nos extraña. Su capacidad para distorsionar la realidad y amoldarla a sus oscuras intenciones se convertirá en legendaria si Dios no lo remedia. Una pena tener que soportar discursos tan simples y, a la vez, tan ladinos.

    Saludos, don Augusto. Aunque, de tarde en tarde, seguimos en contacto.
    (Por cierto, leí las entradas que me recomendó a propósito de la educación y el tono de humor en el tratamiento de las mismas. A mí me gustaron. Son otros temas y uno puede permitirse ciertos lujos que, en estos otros asuntos, es más complicado. Casi imposible, diría yo; aunque lo inteligente es hacerlo sin menoscabar la profundidad de los mismos, y, desde ya le digo, que usted hace un buen uso de ella (la inteligencia, jeje).

    Un abrazo, amigo. Nos leemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada amiga, yo creo que el comentario respecto a lo malévolo de la actitud de establecer nuevos paradigmas de fe, es más que acertado. No puede considerarse esto como algo inocente o simplemente torpe, más teniendo en cuenta, el efecto que produce en el mundo cristiano paganizado.
      Está más que claro que los únicos enemigos que hasta ahora no se cansa de nombrar, son los peligrosísimos restauracionistas ( o simplemente católicos coherentes y consecuentes), sin embargo no deja de aprovechar oportunidad para congraciarse con los enemigos de la Iglesia, por lo tanto no puede presumirse buena voluntad en tan groseras y evidentes actitudes.
      Pero el hacer incompatibles conductas que hasta son complementarias, tiene que ver con la propuesta dialéctica que hace de la fe. Esto, tenemos que decirlo con claridad, es obra del mismísimo Satanás. A quién malinterprete si cabe la aclaración, estamos hablando de la inspiración para realizar dichos actos.
      En fin... Todo esto hace más claro el panorama para algunos pocos que teníamos algunas dudas y blindan los ojos a la mayoría como diría don Flavio Infante.
      El placer de siempre de contar con tus lúcidos comentarios.
      Hasta la próxima y gracias por las palabras de aliento (seguramente influidas por un amical subjetivismo), que nunca dejan de servir de aliciente.

      Eliminar
  2. Excelente blog.Lo encontre de casualidad y mucho bien hace Augusto con sus publicaciones.Jesus y nuestra Madre Amorosa lo sigan bendiciendo¡¡Marybel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Marybel. Siempre son un aliciente para seguir adelante las palabras de aliento.
      Saludos en Cristo y María Santísima.

      Eliminar