San Juan Bautista

San Juan Bautista

jueves, 2 de enero de 2014

Abusos del lenguaje bíblico – Por Dietrich Von Hildebrand

    Nota de NCSJB: Cada vez con menos asombro aunque no sin dejar de causarnos un inmenso dolor, observamos como Francisco viene haciendo abuso del lenguaje bíblico con interpretaciones alejadas del contenido literal del mismo y hasta de la interpretación eclesiástica de las Sagradas Escrituras.

  Así podemos recordar, por ejemplo, cuando dijo al referirse a la Virgen: El Ángel la conforta: «No temas María, porque has hallado gracia ante Dios. Y he aquí, que concebirás a un hijo... y le pondrás por nombre Jesús». (v. 30). Este anuncio la turba todavía más, también porque todavía no está desposada con José”(Aquí); o más terrible aún cuando sostuvo: Era silenciosa, pero dentro de su corazón, ¡cuántas cosas le decía al Señor! 'Tú, ese día - esto y aquello que hemos leído - me has dicho que sería grande; tú me has dicho que le darías el Trono de David, su padre, que reinaría para siempre y ahora ¡lo veo ahí [en la Cruz, ndr]!'. ¡La Virgen era humana! Y tal vez él tenía el deseo de decir: ‘Mentiras! ¡He sido engañada!’” (aquí), sin dejar de recordar también cuando consideró que nuestro Dios y Redentor era un simulador al decir: “En el Evangelio, Jesús no se enoja –dijo el Papa–, pero lo finge cuando los discípulos no entienden las cosas” (aquí).

  Esperando que se entienda la gravedad de este proceder, ofrecemos el siguiente artículo.


Verba Christi – Por Dietrich Von Hildebrand

  Algunos expertos en moderna exégesis bíblica pretenden que las palabras de Cristo, tal como se hallan relatadas en los Evangelios, deben tomarse como auténticas únicamente en cuanto a su sentido, pero no en cuanto a su expresión literal.

  Mientras que prescindimos aquí de la cuestión de si esa teoría es verdadera o falsa, no puede menos de surgir la pregunta: ¿Por qué la expresión literal – el texto mismo que leemos en los Evangelios – debería sustituirse por otra expresión literal, por otro texto?

  Los que patrocinan este cambio parten del supuesto de que Cristo habló a los hombres de su época en un lenguaje que ellos entendían y que estaba acomodado a ellos, y que por tanto la Iglesia debería traducir el mensaje de Cristo a cada época actual. Esta hipótesis se basa en un equívoco. Mientras se refiere a la predicación, es una hipótesis correcta. Está bien claro que una predicación tiene que estar relacionada con el tiempo presente, aunque sea esa proximidad al tiempo debe ir asociada también con sencillez e intemporalidad, con una atmósfera sagrada. Pero cuando esta suposición se refiere a las parábolas (y comparaciones) y a las palabras de Cristo, entonces es completamente incorrecta. Toda alteración de las palabras de Cristo, tal como nos han sido transmitidas, sería una catástrofe. Porque  las palabras de Cristo tienen una irradiación singularísima. No solo suscitan un mundo sagrado, sino que en ellas hay también una fecundidad y vigor misterioso e inagotable. La sencillez y realismo de las palabras de Jesús están inmersos en una atmósfera intemporal y divina. Han conmovido a innumerables almas durante dos milenios: desde la persona más sencilla e ingenua hasta los mayores genios. Han cambiado sus vidas y les han mostrado el camino de la salvación. El sonido de las palabras de Cristo – ese sonido que tienen en el texto que poseemos – es insustituible.

  ¿Será casualidad que Jesús haya nacido en Belén, en Palestina, en un  momento determinado de la historia? La elección del tiempo y del lugar, ¿no pertenecerá también al plan salvífico y a la revelación de Dios? ¿Y no habrá que recibir y acoger con el máximo respeto el texto evangélico del mensaje de Cristo, tal como ha sido trazado por los evangelistas, quienes lo tomaron de la tradición viva y santa de la naciente Iglesia? ¿No fueron esas palabras la sal de toda la liturgia y la energía que fecundó la vida y el pensamiento de los Padres y Maestros de la Iglesia? ¿Qué habría sido de la Iglesia si en cada generación un nuevo texto evangélico se hubiera acomodado al correspondiente estilo de la época? ¿Qué habría ocurrido, si en el siglo XVIII se hubiera hecho una redacción racionalista de las palabras de Jesús, y a principios del siglo XIX una redacción romántica, y así sucesivamente?

  ¿No pertenece a la esencia misma de la revelación divina el que el texto del mensaje de Cristo, en su hermosura sin igual, siga resonando a través de los siglos, con su atmósfera intemporal (y, al mismo tiempo, tan cercana a todos los tiempos) y sagrada y su poder jamás disminuido? ¿No pertenece a la naturaleza de la revelación divina el que esas palabras sean independientes de todos los estilos y modas y de todas las formas especiales de expresión que son características de una época determinada, de todo dialecto y de todo lenguaje familiar? ¿Acaso una historia de dos milenios no ha demostrado esa plenitud inagotable no sólo del contenido sino también de la singularísima expresión de la Sagrada Escritura? ¿Acaso su expresión no ha sido conservada respetuosamente por todos los protestantes, por no hablar de la Iglesia Ortodoxa? ¿No pertenece a la esencia del mensaje de Cristo el que tanto por su contenido como por su expresión literal, transporte a los hombres desde la cambiante atmósfera de este mundo hasta el mundo santo, el mundo de Dios?

  Es un error fundamental creer que el mensaje divino hay que presentarlo en vasos profanos  y seculares a fin de que se convierta en parte orgánica de la vida de los creyentes. Antes al contrario, toda la liturgia se basa en el principio de que los misterios del culto divino deben presentarse en vasos que, en cuanto sea posible, irradien una atmósfera que corresponda a la sacralidad de su contenido.

  En vez de eso, hallamos hoy una tendencia ¡a traducir el Nuevo Testamento en un lenguaje familiar descuidado, por no decir vulgar! Pero esto es -¡repitámoslo! – un gran error. Se olvida que Cristo es plenamente hombre y plenamente Dios, que su humanidad es santa, que Cristo es Dios y hombre en la unidad de una persona. Por tanto, su humanidad irradia una indescriptible santidad. En efecto, esa santidad de la humanidad de Cristo es precisamente el fundamento de nuestra fe. Esa epifanía de Dios en Jesús es la que subyugó a los Apóstoles y les impulsó a seguir a Cristo relictis ómnibus (“dejadas todas las cosas”). Se trata de la santa humanidad de Cristo, la cual está más allá de todos los posibles ideales forjables por hombres, y que nos mueve, por tanto, a adorarle como Dios-Hombre. Presentar las palabras de Cristo de una manera vulgar y cotidiana, es una manera de destruir en las almas de los fieles la imagen de Cristo y de poner en peligro su fe. Si todos los profetas nos hablan en tono solemne, si las cartas de San Pablo, de San Pedro y de San Juan expresan de una manera excelsa y solemne la revelación de Cristo, solo una audacia aventurara ha podido mover a unos hombres a traducir las palabras: Amen, amen, dico vobis (“En verdad, en verdad, os digo”) por expresiones tan vulgares como Let me tell you (“Os diré”). Tales personas no se han fijado en que hay un texto de suprema importancia profética: “El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.”

  Se arrebata al estilo toda su solemnidad y grandeza. Se le quita eso que es siempre inherente a los textos religiosos, principalmente a las palabras del Antiguo Testamento, y, sobre todo, al mensaje del Dios-Hombre Cristo. Y todo eso se hace con la pretensión de acercar más a los hombres al mensaje de Cristo. Ahora bien, ese esfuerzo psicológicamente torpe y primitivo conduce en realidad a velar la imagen de Cristo y a socavar la fe en su mensaje.

DIETRICH VON HILDEBRAND – “El Caballo de Troya en la Ciudad de Dios” (1967) Ed. Fax – Madrid 1970 - Págs. 229-232

Nacionalismo Católico San Juan Bautista


6 comentarios:

  1. Anónimo2/1/14 21:20

    La verdad que si, Francisco usa un lenguaje claramente oscuro y mezcla las palabras de la Biblia con su opinión personal acerca de lo que pensaban los personajes bíblicos. Haciendo ver que la Biblia dice cosas que no dice. En fin, no hay más que ver la diversidad de interpretaciones a las que se prestan la mayoría de sus palabras.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo3/1/14 2:15

    " pero lo finge cuando los discípulos......"

    el ladrón cree que todos son de su misma condición afirma el dicho...

    ResponderEliminar
  3. Anónimo3/1/14 3:38

    http://4.bp.blogspot.com/--uKjFIftERs/Urg4fLR1RJI/AAAAAAAAHmU/JDGcx6VrguY/s1600/PIOXIINAVIDAD.jpg
    miren lo que es esta foto
    que diferencia entre un buen pastor y un demagogo populista

    ResponderEliminar
  4. Gracias por tus artículos!.

    Mi conclusión es que se está diluyendo la palabra poco a poco y sutilmente; la sustitución de dicha palabra, se está sustituyendo por la del hombre…
    No hace mucho tiempo le pregunte a un sacerdote sobre el ecumenismo del CVII( vivo en Vitoria Gasteiz), le dije que como podían decir esto: “Nunca hay que olvidar que ellos, « confesando adherir¬se a la fe de Abraham, adoran con nosotros a un Dios único, misericordioso, que juzgará a los hombres en el día final ».198 Los escritos sagrados del Islam conservan parte de las enseñanzas cris¬tianas; Jesucristo y María son objeto de profunda veneración”
    Su respuesta fue: que ala es el mismo Dios que el nuestro solo que lo llaman de distinta manera.
    Para mi francisco es masón y su exhortación Evangelii gaudium lo demuestra!.

    DIOS, PATRIA Y REY!

    ResponderEliminar
  5. Anónimo3/1/14 16:28

    Buenas tardes,
    Quisiera hacerles una consulta respecto a los requerimientos para casarse en Argentina.
    Es necesario solo el bautismo, sin primera comunión ni confirmación pero... quisiera saber si el catolicismo tradicional aprueba esto o uno estaria cometiendo un pecado en caso de hacerlo.
    Por que en Argentina es posible casarse sin haber hecho todos los sacramentos y en otros países no? Busco información pero no encuentro, desde cuando esto es así?
    Muchas gracias, para nosotros es muy importante saber eso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo3/1/14 20:43

      Te remito el Catecismo de la Iglesia Católica.
      http://www.vatican.va/archive/catechism_sp/p2s2c3a7_sp.html
      Lee a partir del punto 1625, en principio basta con estar bautizado. Lo que pasa es que lo normal en un bautizado que llega a la mayoría de edad es que haya confirmado su fe y esto es muy recomendable.

      Si uno no se confirma en su fe, la Iglesia puede entender que hay dejadez y que el sacramento no se está valorando con suficiente conocimiento por parte de los futuros esposos, se deduce leyendo el punto 1632 que es recomendable que los esposos estén confirmados.

      1632 Para que el "Sí" de los esposos sea un acto libre y responsable, y para que la alianza matrimonial tenga fundamentos humanos y cristianos sólidos y estables, la preparación para el matrimonio es de primera importancia..

      Para los católicos con un sentir más tradicional es lo mismo, pues son fieles al magisterio de la Iglesia Católica.

      En resumidas cuentas, la Iglesia quiere tener garantías de que el matrimonio no es un fraude y que los contrayentes profesan la Fe Católica, al menos uno de ellos (leer sobre matrimonios mixtos). Lo que puede pasar es que en algunas parroquias se vele más y se exija más garantías y en otras quizá se exijan menos. Se tiende a exigir más en cuanto más paganizado es el entorno de la parroquia puesto que muchas personas contraen matrimonio en la Iglesia Católica por razones de tradición o por guardar las formas dentro de la familia o simplemente por razones estéticas y no por convicciones propias de Fe verdadera en Cristo.

      Eliminar