San Juan Bautista

San Juan Bautista

martes, 15 de julio de 2014

Cuando la Iglesia no salva pero entretiene - Por Augusto TorchSon


  La desnaturalización de la Iglesia a la que asistimos en los últimos 50 años, en este momento está llegando a un punto en donde se nos presenta como imperativo de coherencia reflexionar hasta cuándo puede ésta seguir considerándose católica mientras continúe con la promoción de esta cada vez menos disimulada apostasía.

  Para sostener nuestra afirmación no necesitamos más que leer un buen catecismo y confrontarlo con lo que hoy se enseña. Tan básico es lo que está perdido en el catolicismo actual que inútil es dar sólidos argumentos de sana doctrina, ya que éstos siempre serán refutados con sofistas contestaciones que no apelan a la razón ni al Magisterio sino al más pueril de los sentimentalismos.

  Considerando que la misión de la Iglesia tiene que ser llevar al Padre, por Jesucristo, en el Espíritu Santo, y para esto se nos exigió ir a las naciones y hacer discípulos, como no quedar atónitos cuando el Obispo de Roma, sostiene que: “No estoy interesado en convertir a los Evangélicos al Catolicismo. Quiero que la gente encuentre a Jesús en su propia comunidad. Hay tantas doctrinas en las cuales nunca estaremos de acuerdo. No gastemos nuestro tiempo en ellas. Más bien, tratemos de mostrar el amor de Jesús” (Aquí). Entonces según el proceder de Francisco la Iglesia Católica deja de ser Una, Santa, Católica y Apostólica para entrar a componer un sincrético conjunto de creencias donde lo importante es dejar de lado las doctrinas en las cuales nunca estaremos de acuerdo, para buscar el común denominador que, a veces es Cristo, a veces es un dios que no es católico y a veces el mismo de los musulmanes que no es trino o el de las demás falsas religiones, cuando no el "gran arquitecto" del deísmo masónico"

  En la nueva función del Papa hoy se renuncia a la de ser mediador entre Dios y los hombres y como supremo sacerdote procurar dar a todos los hombres los medios espirituales que estos necesitan para alcanzar la redención y salvarse. La misericordia bergogliana termina aboliendo el dogma de “extra ecclesiam nulla salus”(no hay salvación fuera de la Iglesia Católica) y evita predicar el verdadero Evangelio con el ánimo de no molestar a los que no están de acuerdo.

  Se podrá entonces argumentar que esas palabras las dijeron los telepredicadores evangelistas amigos de Bergoglio sin constar que de él provengan, y en similar sentido, ante una nueva entrevista con el ateo comunista Scalfari (aquí) vuelve el Vaticano a afirmar que se tergiversan las palabras de Francisco cuando en la anterior entrevista se dijo lo mismo. Lo que cabría entonces preguntarnos es ¿porqué no sale del mismo Francisco la corrección y porque reincide con gente que “supuestamente” lo malinterpreta?, sin embargo las transgresiones a la verdad católica ya salieron muchas veces de su propia boca y en incontables oportunidades como lo documentamos sobradamente.

  Lo que es indudable es que en las prédicas de siempre de Jorge Mario Bergoglio, éste nunca dejó de atentar contra la verdad de todas las maneras posibles; esto es: con el error, con la ignorancia, con la mentira y con la confusión. Y abandonando ya la obligación de cuidar el Culto Divino no queda otra cosa que entretener. Y si hay algo que ama el hombre moderno es estar distraído, le gustan los shows, y así como la televisión necesita para conseguir rating ser cada vez más procaz, más obscena ya que con el tiempo la morbosidad si no crece genera hastío; del mismo modo, observamos en la Iglesia transgresiones cada vez más groseras que encantan a las masas ignorantes, ignorantes ya no solo de la fe sino de la realidad misma. Y en este mundo paralelo y psicodélico de colores y emociones, se nos dice que se “evangeliza” omitiendo el Magisterio inmutable de la Iglesia. Y al levantar nuestras voces contra estas flagrantes acciones en contra de la Verdad Divina, se nos acusa de atacar la unidad de la Iglesia; pero entendiendo la unidad no en la fe, sino en el amontonamiento, en la Religión Universal, que no  es otra que la del Anticristo.

Augusto TorchSon



A fuerza de ver todo, se termina por soportarlo todo.
A fuerza de soportar todo, se termina por tolerar todo.
A fuerza de tolerar todo, se termina por aceptar todo.
A fuerza de aceptar todo, ¡se termina por aprobar todo.
San Agustín


Nacionalismo Católico San Juan Bautista

7 comentarios:

  1. qué buena reflexión!!! andrea

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Coincido totalmente!

      Eliminar
    2. Lo que es indudable es que en las prédicas de siempre de Jorge Mario Bergoglio, éste nunca dejó de atentar contra la verdad de todas las maneras posibles; esto es: con el error, con la ignorancia, con la mentira y con la confusión


      error
      ignorancia
      mentira
      confusión
      los cuatro grados de corrupción de la inteligencia
      ¿se le puede llamar al que tiene todo eso papa?

      Eliminar
  2. Como siempre Augusto das la verdad. Gracias por tu valentía. Hoy día de la Virgen del Carmen le pido por tí y por todos los que se atreven a levantar la voz para defender a Cristo, su Doctrina y su Iglesia. Es de agradecer mas porque llama la atención ya que contrasta llamativamente con el silencio vergonzoso de los que teniendo el deber de hablar, callan. !Que Dios te bendiga, te siga iluminando y que la Virgen del Carmen te proteja con su manto, a ti y a tu familia!. Con afecto desde España. Carmen

    ResponderEliminar
  3. Debería el Papa hablar con claridad, como lo hacía Cristo, alto y claro y nadie ha tenido que interpretar lo que decía, pues la verdad se interpreta por si misma. !Que casualidad...siempre son los medios los que manipulan sus palabras! Ayer escuché decir esto a un Obispo..Dios mio, que paciencia hay que tener....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mi que no pueden defender la Fe que no tienen....

      Eliminar
    2. tal cual!!

      Eliminar