San Juan Bautista

San Juan Bautista

domingo, 23 de noviembre de 2014

El pecado según Francisco - Alejandro Sosa Laprida


http://callmejorgebergoglio.blogspot.fr/2014/11/being-in-state-of-grace-is-now-sin.html

http://publicvigil.blogspot.fr/2014/11/bergoglio-criminal-mind.html

«“¿Yo soy uno de estos cristianos de apariencias? ¿Estoy vivo dentro?, ¿tengo una vida espiritual? ¿Siento al Espíritu Santo?, ¿escucho al Espíritu?, ¿voy adelante?”, o: “Pero, si parece que todo está bien, no tengo nada que reprocharme: tengo una buena familia, la gente no habla mal de mí, tengo todo lo necesario, estoy casado por la Iglesia… estoy ‘en gracia de Dios’, estoy tranquilo”. ¡Las apariencias! Cristianos de apariencia… ¡Están muertos! Pero hay que buscar algo vivo dentro y con la memoria y la vigilancia, reavivar esto para que vaya adelante. Convertirse: de las apariencias a la realidad. De la tibieza al fervor».

«Hago las cosas como puedo, pero estoy en paz sin que nadie venga a molestarme con cosas extrañas». Quien vive así, afirmó el Papa, piensa que no le falta nada: «Voy a Misa los domingos, rezo algunas veces, me siento bien, estoy en gracia de Dios, soy rico» y «no tengo necesidad de nada, estoy bien». Este «estado de ánimo – advirtió el Pontífice es un estado de pecado: la comodidad espiritual es un estado de pecado».

http://vaticaninsider.lastampa.it/es/vaticano/dettagliospain/articolo/santa-marta-37574/

http://www.news.va/es/news/cuando-la-conversion-llega-a-los-bolsillos-es-segu

Estas palabras son lisa y llanamente diabólicas: según este obsecuente siervo de Satanás y esmerado precursor del Anticristo, el cristiano casado por la Iglesia, que cumple con el precepto de asistir a la misa dominical y que vive en gracia de Dios se halla en un estado de pecado... Sin dudas, el único tipo de pecado que existe para este inenarrable individuo, impío e insensato, imbuido hasta los tuétanos del humanismo laico, naturalista y masónico, al que presenta insidiosamente disfrazado con apariencias evangélicas (humildad, misericordia, "amor", "solidaridad", "diálogo", "encuentro", apertura", etc.)... 

Para Bergoglio, no hay salvación fuera de las "periferias existenciales" (concubinos, adúlteros, sodomitas, etc.). Quienes estén apegados a la tradición, a la belleza y a la sacralidad del culto litúrgico, quienes se aferren a las "seguridades doctrinales" y no sean  adeptos a la "cultura del encuentro" ni partidarios fervientes del "diálogo" con los enemigos de Dios y de la Iglesia, son necesariamente unos hipócritas y fariseos, cristianos tibios y mundanos que viven de las apariencias, muertos interiormente y que se encuentran en "estado de pecado"...

Recordemos algunos de sus innumerables despropósitos indiferentistas y blasfematorios que nos permitirán comprender que la noción cristiana de pecado, entendida como una ofensa hecha a Dios al transgredir la ley divina, simplemente no es concebible en la lógica bergogliana:

«Si un niño recibe su educación de los católicos, protestantes, ortodoxos o judíos, eso no me interesa. A mí lo que me interesa es que lo eduquen y le quiten el hambre» 
«Los males más graves que afligen al mundo hoy son el desempleo de los jóvenes y la soledad en la que son abandonados los ancianos» (cf. p. 1 : 

«Los animo a que sigan trabajando para crear esta aldea humana, cada vez más humana, que ofrezca a los niños un presente de paz y un futuro de esperanza» 

«El respeto de los derechos humanos, entre los cuales destaca la libertad religiosa y de pensamiento, es condición previa para el mismo desarrollo social y económico de un país»  https://www.aciprensa.com/noticias/texto-completo-discurso-del-papa-francisco-a-las-autoridades-de-albania-62844/

«Dialogar no significa renunciar a sus propias ideas y tradiciones, pero sí a la pretensión de que sean únicas y absolutas» (cf. §11)


«Lo repito a menudo: entre una Iglesia accidentada por salir a la calle y una Iglesia enferma de autoreferencialidad, prefiero sin duda la primera» (cf. §8) http://w2.vatican.va/content/francesco/es/messages/communications/documents/papa-francesco_20140124_messaggio-comunicazioni-sociali.html)

«El mundo ha cambiado y la Iglesia no puede encerrarse en supuestas interpretaciones del dogma. Tenemos que acercarnos a los conflictos sociales, a los nuevos y a los viejos, y tratar de dar una mano de consuelo, no de estigmatización y no sólo de impugnación»  http://www.lanacion.com.ar/m1/1733084-poder-politica-y-reforma-a-solas-con-francisco

«El proselitismo es una solemne necedad, no tiene sentido. Es necesario conocerse, escucharse y hacer que el conocimiento del mundo que nos rodea crezca. A mí me pasa que después de un encuentro quiero tener otro porque nacen nuevas ideas y se descubre nuevas necesidades. Esto es importante, conocerse, escuchar, ampliar el marco de los pensamientos» (cf. p. 2) https://www.aciprensa.com/entrevistapapalarepubblica.pdf)

«El Hijo de Dios se ha encarnado para infundir en el alma de los hombres el sentimiento de la fraternidad. Todos hermanos y todos hijos de Dios» (cf. p. 3)  https://www.aciprensa.com/entrevistapapalarepubblica.pdf)

«¿De qué cosas puede jactarse un cristiano? De dos cosas: de los propios pecados y de Cristo crucificado» 


«Nuestro objetivo no es el proselitismo sino la escucha de las necesidades, de los deseos, de las desilusiones, de la desesperación, de la esperanza. Debemos devolver la esperanza a los jóvenes, ayudar a los viejos, abrirnos hacia el futuro, difundir el amor. Pobres entre los pobres. Debemos incluir a los excluidos y predicar la paz» (cf. p .8)

Tengamos presente que el objetivo de Francisco en el Sínodo Extraordinario de Obispos que convocó el mes pasado era sencillamente el de instaurar la abolición del pecado, admitiendo a la comunión eucarística a los concubinos, adúlteros y sodomitas, lo cual implica la legitimación y la promoción del sacrilegio, del divorcio, de las relaciones extra-matrimoniales y de la sodomía. Con la consiguiente aprobación tácita del concubinato, del divorcio, del "matrimonio" homosexual y de las familias "homoparentales"... 

Revolución moral claramente demoníaca, sofísticamente fundamentada en la falaz "ley de la gradualidad", según la cual no existen situaciones objetivamente desordenadas y moralmente reprobables, sino tan sólo situaciones más o menos imperfectas, participando en diferente grado de la plenitud a la que están llamadas a acercarse... Así, la norma moral, que obliga en conciencia bajo pena de pecado, se convierte en un "ideal" al cual uno debe solamente tender, a partir de su situación real, ciertamente imperfecta, pero no exenta de valores positivos que merecen ser apreciados en sí mismos y promovidos... 

De este modo, la situación en la que se encuentra un dúo sodomita, por ejemplo, no constituye más un pecado al que deberían renunciar para conformarse a la ley de Dios, sino una situación concreta que, aunque adolezca de imperfecciones en relación a la situación "ideal" -la antigua "norma" moral que obliga en conciencia- se encuentra enriquecida y valorizada por las semejanzas que la vinculan con ese "ideal", el cual no resulta accesible a todos (estabilidad, "amor", ayuda mutua, "fidelidad", etc.)...

Que Dios Nuestro Señor nos proteja, nos ilumine y nos guíe en esta hora del poder de las tinieblas...
Los saludo muy cordialmente.





Nacionalismo Católico San Juan Bautista

13 comentarios:

  1. Gracias Alejando por estas palabras esclarecedoras y veraces. Tienen que ser muchos los que vean lo que esta pasando con Bergoglio y miren para otro lado. Yo por mi parte lo he visto desde el principio. Dios nos ayudara a mantenernos firmes . un afectuoso saludo desde España.

    ResponderEliminar
  2. También le doy las gracias por la claridad y veracidad de este artículo, tambien desde España. Pedimos con insistencia la fuerza del Espíritu Santo para que nos ilumine y nos guíe en está época de tinieblas y confusión para la Iglesia. Aquí ya se está percibiendo el efecto maligno del perverso Sínodo. En los funerales de la Duquesa de Alba dieron la Sagrada Forma a un famoso y conocido personaje casado con otro del mismo sexo. Esto nos ha escandalizado y llenado de tristeza porque el osado sacerdote que se ha atrevido a ello ha vuelto a crucificar a Jesús. Pero ahí no queda la cosa, en la ciudad de Málaga, en el diario Sur apareció hace poco una esquela de un peluquero casado con otro hombre y en ella se decía que había recibido los sacramentos y bendición apostólica y el esposo invitaba a la misa de corpore insepulto. Ante estas barbaridades la jerarquía española está calladita.

    ResponderEliminar
  3. APABULLANTE, DESCONSOLADOR, DEMOLEDOR ....

    “Ni podemos ocultar la amarga pena que nos causa el recuerdo de tantos niños inocentes, que arrancados de sus hogares, han sido llevados a lejanas tierras, con peligro muchas veces de apostasía y perversión; nada anhelamos más ardientemente que verlos restituidos al seno de sus familias, donde volverán a encontrar, ferviente y cristalino, el cariño de los suyos.”

    (Pío XII – Mensaje radiofónico, dirigido por el Papa el 16 de abril a todos los fieles españoles. – Acta Apostolicae Sedis, Roma, 24 abril 1939)

    ResponderEliminar
  4. El que ha confundido a la mayoría de la catolicidad y ha introducido el cisma de una forma certera y consciente con sus enredos, engaños y división sigue usurpando el poder en la Iglesia. Es posible incluso que muchos de los que entendieron desde el primer momento lo que se nos venía encima con el advenimiento del sátrapa argentino no sepan aun lo que persigue. Pero él si lo sabe, y persigue concienzudamente lo que está consiguiendo en la Iglesia. ¿Y qué está consiguiendo? Materializar la apostasía dentro de la Iglesia Católica. Es posible que sólo sea el resentimiento del inútil lo que le mueve en su diabólica empresa. Ya que soy un incapaz para hacer algo bueno voy a destruir lo que pueda y así os enteráis de lo que puedo llegar a ser capaz y de mis poderes. Pero no estoy nada seguro de esta hipótesis. Jorge Mario Bergoglio me sobrepasa. Como la maldad absoluta.

    ResponderEliminar
  5. BERGOGLIO: «Para mí el pecado no es una mancha que tengo que limpiar». más claro, agua. Este tipo no puede seguir un día más gobernando la barca de Pedro. Es una vergüenza y un escarnio para Jesucristo que un enemigo suyo declarado esté apostado en la silla. MALDITO SEAS!.

    ResponderEliminar
  6. “Suelo decir que la única gloria que tenemos, como subraya San Pablo, es ser pecadores” (Sergio Rubin y Francesca Ambrogetti, El Papa Francisco. Conversaciones con Jorge Bergoglio, pp. 101-102).

    San Pablo señala: “…no quiera Dios que me gloríe sino en la Cruz de nuestro Señor Jesucristo, por quien el mundo está crucificado para mí, y yo para el mundo” (Gal 6, 14) .

    ResponderEliminar
  7. El autor dice: "Estas palabras son lisa y llanamente diabólicas: según este obsecuente siervo de Satanás y esmerado precursor del Anticristo, el cristiano casado por la Iglesia, que cumple con el precepto de asistir a la misa dominical y que vive en gracia de Dios se halla en un estado de pecado... "
    Y sencillamente, esto que dice el autor no es cierto. El Papa Francisco no dice que todas esas acciones y conductas sean pecado, o que, en sí mismas, lo configuren. El Papa Francisco dice, claramente: "Este «estado de ánimo – advirtió el Pontífice es un estado de pecado: la comodidad espiritual es un estado de pecado". Entonces, no es que hacer todo eso, que está bien, sea pecado. El pecado es creer que hacer todo eso "es suficiente" (de ahí lo de la "comodidad"). El pecado es creer que con todo eso "ya estoy", cuando en realidad, nuestra misión como católicos abarca muchísimo más que todo eso (y ahí viene lo de las periferias y todo lo demás). El autor ya ha escrito en otras oportunidades, tergiversando de este mismo modo al Papa. Por eso no llama la atención el encadenamiento posterior de frases del Papa Francisco que el autor se dedica a destrozar y dar vuelta según su propio sesgo e intencionalidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay peor ciego que el que mo quiere ver, cuenta un dicho popular, y muy lamentablemente encaja hoy en día en muchos que en su afán de defender lo indefendible, terminan simplemente acariciando complacidamente la cabeza de la serpiente.
      Creyendo defender la VERDAD, en su muy marcada CEGUERA, defienden a capa y espada al impostor, apóstata y destructor Bergoglio, pasando automáticamente al lado de aquellos ENEMIGOS de DIOS.
      La VERDAD es solo UNA y muy simple:
      BERGOGLIO es un impostor y quien le defienda se convierte a su vez en destructor de la FE.

      El único que se atreve a tergiversar no a cualquiera, sino la misma PALABRA DE DIOS, no son aquellos que por amor a la VERDAD denuncian la MALDAD de BERGOGLIO. No señor, el único que se atreve a tergiversar la misma PALABRA DE DIOS es unicamente un cínico, fariseo, apóstata y MALDITO, llamado Bergoglio....

      Ya lo decía pues Nuestro Señor, teniendo ojos NO ven y oidos y no oyen!!!

      Eliminar
    2. Comprendo el disenso del anónimo de las 16:32 con mis dichos en mi comentario de las 14:35, y entiendo las profundas diferencias que tenemos respecto del Papa Francisco, que para mí no es ningún impostor ni destructor de la Fe, ni nada por el estilo. El odio declarado, en este caso hacia la persona del Papa Francisco, es un mal muy difícil de curar. Ahora bien, respecto del artículo en sí: ¿queda claro que, al menos en este punto, el Papa Francisco no dijo lo que el autor del artículo lo está criticando y defenestrando por haber, supuestamente, dicho? No firmé antes, soy Walter Garaball.

      Eliminar
    3. Estimado Walter, entiendo lo que dice. Esas palabras de Francisco, en boca de un catolico, no admiten sino la interpretacion que Ud. les da, eso esta claro. Pero sucede que en boca de Bergoglio, significan: "Todos los tradicionalistas -o católicos "doctrinales", aferrados a la tradición, a las formas liturgicas, a las "seguridades doctrinales" (sic), etc.- son necesariamente unos hipócritas y fariseos..." Sólo quienes viven en las "periferias existenciales" (sodomitas, adulteros, concubinos, etc.) encuentran gracia ante este destructor de la fe y de la sede petrina... No hay otro pecado para Bergoglio sino el de aferrarse a la tradición católica, lo que implica de hecho (pero él no lo dice, lo sobreentiende solamente), oponerse a su obra destructora... Con respecto al odio, es normal que se experimente ese sentimiento hacia quien manifiestamente se ha propuesto desacralizar y desfrigurar lo poco que quedaba de tradicional y de sacro en la iglesia conciliar, haciendo que el mensaje y la finalidad sobrenaturales del cristianismo se conviertan en pura filantropía masánica yla Iglesia en una o.n.g. naturalista y humanitaria...

      Eliminar
    4. Estimado Alejandro, agradezco su respuesta. Créame que yo también comprendo su postura, y la de este sitio respecto del Papa Francisco (comprenderá también que yo lo llame así, porque sinceramente creo que lo es, y no solo "Bergoglio" a secas). No vengo a provocar ni a faltarle el respeto a nadie, pero como católico que soy, permítame por favor decirle que mi interpretación de las palabras del Papa no vienen tanto de mi catolicismo, como de la gramática castellana. Dicho de otro modo, si Ud. estuviese criticando palabras de Mao o de Stalin, con quienes no coincido ni en una coma, y lo hiciera refiriéndose a palabras que estos dos personajes realmente no dijeron, igual debería marcarlo, por una cuestión básica de coherencia y razonabilidad. Si, más allá de las palabras que el Papa expresamente diga, vamos a criticarlo por lo que "sabemos lo que realmente quiere decir", me parece que entramos en el terreno del prejuicio, de las etiquetas, y de posturas asumidas que difícilmente nos permitan ver que, quizás, las cosas no son tan así como nosotros creemos que son, y que Dios puede hablarnos incluso a través de quienes, injustamente, nos ocupamos de demonizar. Un saludo. Walter Garaball

      Eliminar
    5. Estimado Walter: Su argumento sería válido si tuviésemos que vérnoslas con alguien que obra de buena fe, lo cual no es el caso de Begoglio. El dice "quién soy yo para juzgar?" en relación a los sodomitas y luego se la pasa denigrando a los católicos tradicionales, tratándolos de hipócritas, fariseos, pelagianos, prometeicos, narcisistas, autoritarios, mundanos, autoreferenciales y una pléyade de juicios insultantes que jamás se atrevería a emplear contra los enemigos de la Iglesia (laicistas, feministas, homosexualistas, masones, etc.) Su mala fe es patente y está fundada en una praxis y una "pastoral" perversa, subversiva y engañosa, pues pretende falazmente no alterar el "dogma" sino solamente fomentar la "cultura del encuentro". "Encuentro", "diálogo" y "apertura" con todos los enemigos de Dios, condescendencia y tolerancia hacia los vicios y las mentiras modernas, pero una dureza implacable y estaliniana contra quien desee vivir con total fidelidad la fe y la moral católicas (Cf. Franciscanos de la Inmaculada, destitución de Mons. Livieres, "mutación" del Card. Burke, etc.) Es un deber atacarlo y desenmascararlo porque todas sus acciones convergen al mismo objetivo: desacralizar la Iglesia, desalentar y marginalizar a los verdaderos católicos, promover los valores de la modernidad laica y derecho-humanista bajo la apariencia de valores evangélicos ("encuentro", "solidaridad", diálogo", "amor", "misericordia", "humildad", etc.). Todo su accionar es revolucionario, corrosivo y malicioso. Sus palabras no merecen el beneficio de la duda ni una interpretación benevolente. Es atroz tener que llegar a semejante conclusión con un ser humano, máxime tratándose de un eclesiástico, pero él no nos ha dejado alternativa... Estamos en guerra contra un enemigo de Dios, de la Iglesia y de la salvación de las almas. Todo lo que diga o haga será utilizado en su contra. Porque todo lo que dice o hace tiene por único objetivo destruir la fe y la moral católicas y transformar el cristianismo en la religión masónico-humanista del Anticristo... Lo saludo muy cordialmente.

      Le sugiero profundizar el asunto leyendo este artículo:

      http://mundabor.wordpress.com/2014/09/03/the-strange-papacy-of-pope-francis/

      Eliminar
  8. Estimado Alejandro, agradezco nuevamente su respuesta. Como ya le dije, está claro que disentimos uno del otro en nuestras visiones y opiniones respecto del Papa Francisco y del rumbo de la Iglesia. Sé muy bien que quienes adoptan la postura que denominan "tradicionalista" (si corresponde o no llamarla así será otra discusión) suelen enarbolar la bandera del "sí sí, no no" evangélico en su discurso, y me parece bien que así sea, ya que si hay algo que nunca debemos perder de vista, aún desde nuestros lugares de disenso, es nuestra identidad como católicos, miembros de la Iglesia Una Santa Católica Apostólica y Romana. No obstante lo cual, creo que si uno se lee a sí mismo habiendo escrito frases como "...sus palabras no merecen el beneficio de la duda ni una interpretación benevolente..." o "... todo lo que diga o haga será utilizado en su contra....", no puede hacer menos que reflexionar y preguntarse si tamaña fijación conceptual de connotación y sentimientos tan negativos realmente viene de nuestra adhesión incondicional y completa a la recta Doctrina, o si por el contrario, tal seguridad aparente no es otra cosa que el reflejo de la fuerza con la cual el Padre de la Mentira nos tiene engañados. En otras palabras, querido Alejandro, quizás habría que preguntarse qué vino primero, es decir, cuál es el verdadero origen de las cosas. ¿La Iglesia ha sido víctima de una oscura conspiración del Enemigo, o acaso nuestros corazones (como sucede en la Parábola del Sembrador, pero al revés...) ya habían sido y quizás sigan siendo tierra fértil para la semilla del Enemigo? Lo saludo una vez más, Walter Garaball

    ResponderEliminar