San Juan Bautista

San Juan Bautista

martes, 9 de diciembre de 2014

Bergogliando: dichos y hechos porteños del inquilino de Santa Marta - Alejandro Sosa Laprida

  
 Miles Christi - 08/12/2014
Descargar artículo en PDF

a. Citas del libro « El jesuita »



1. « Hasta donde mis conocimientos llegan al respecto, esta debe ser la primera vez que un rabino prologa un texto de un sacerdote católico, en dos mil años de historia. Hecho que adquiere más relevancia aún cuando dicho sacerdote es el arzobispo de Buenos Aires, primado de la Argentina y cardenal consagrado por Juan Pablo II. » (Prólogo por el rabino Skorka, p. 9)

2. « La obsesión de Bergoglio que cual leitmotiv va y viene en todo el libro, puede definirse con los vocablos : encuentro y unidad. Entendiendo éste último como un estado de armonía entre los hombres, en el que cada uno desde su peculiaridad coopera para el crecimiento material y espiritual del otro, inspirado en un sentimiento de amor. » (Idem, p. 11)

3. « Leía Nuestra palabra y propósitos, una publicación del partido comunista y me encantaban todos los artículos de uno de sus conspicuos miembros y recordado hombre del mundo de la cultura, Leónidas Barnetta, que me ayudaron en mi formación política. Pero nunca fui comunista. » (p. 48)

4. « Ahora hay una conciencia creciente sobre la inmoralidad de la pena de muerte. Antes se sostenía que la Iglesia Católica estaba a favor de ella o que, por lo menos, no la condenaba. (…) Se tomó una mayor conciencia de que la vida es algo tan sagrado que ni un crimen tremendo justifica la pena de muerte. » (p. 87)

5. « La Iglesia no se opone a la educación sexual. Personalmente, creo que debe haberla a lo largo de todo el crecimiento de los chicos, adaptada a cada etapa. En verdad, la Iglesia siempre impartió educación sexual, aunque acepto que no siempre lo hizo de un modo adecuado. » (p. 92)

6. « Es cierto que, a veces, se produce el enamoramiento, y el sacerdote tiene que revisar el sacerdocio y su vida. Entonces va al obispo, le informa « hasta acá llegué, no sabía que iba a sentir algo tan lindo, a esta mujer realmente la amo » y pide dejar el ministerio sacerdotal. » (p. 98)

7. « Para mí la esperanza está en la persona humana, en lo que tiene en su corazón. Creo en el hombre. No digo que es bueno o malo, sino que creo en él, en la dignidad y la grandeza de la persona. » (p. 160)

8. « La Iglesia debe estar acompañando el desarrollo de los pueblos: el existencial, el moral, el humano con todo su nuevo potencial. Tiene que hacerlo crecer en humanidad porque, en el fondo, el hombre es objeto de la Revelación de Dios, imagen de Dios. » (p. 163)

9. « Un verdadero crecimiento en la conciencia de la humanidad no puede fundarse en otra cosa que en la práctica del diálogo y el amor. Diálogo y amor se suponen en el reconocimiento del otreo en cuanto otro, la aceptación de la diversidad. Sólo así puede fundarse el valor de la comunidad: no pretendiendo que el otro se subordine a mis criterios y prioridades, no ‘‘absorbiendo’’ al otro, sino reconociendo como valioso lo que el otro es, y celebrando esa diversidad que nos enriquece a todos. Lo contrario es mero narcisismo, imperialismo, pura necedad. » (p. 169)

10. También podría incluirse este largo pasaje de la página 42, si no blasfemo, cuando menos de una irreverencia colosal, inimaginable de parte de un eclesiástico: https://eccechristianus.wordpress.com/2014/03/09/jorge-bergoglio-bromea-sobre-la-crucifixion-de-nuestro-senor/

11. Para hacerse una idea acabada de la bajeza y de la perfidia de este manifiesto programático, verdadero panfleto propagandístico al servicio de quien se sabía « papabile », se recomienda vivamente la lectura del siguiente artículo: http://elblogdecabildo.blogspot.fr/2010/05/eclesiales.html


b. Citas del libro « Sobre el cielo y la tierra »


1. « La obra maestra del Señor es el hombre, algunos ángeles no lo aceptaron y se rebelaron. » (Capítulo 2, página 1)

2. « No encaro la relación para hacer proselitismo con un ateo. Lo respeto y me muestro como soy. (…) No le diría que su vida está condenada porque estoy convencido de que no tengo derecho a hacer un juicio sobre la honestidad de esa persona. » (3, 1-2)

3. « Los grandes dirigentes del pueblo de Dios fueron hombres que dejaron lugar a la duda. » (5, 8)


4. « El mal entró en el mundo por la astucia del demonio, que -como ya dijimos- se puso envidioso porque Dios hizo al hombre como el ser más perfecto. » (10, 1)

5. « Respeto al suicida, es una persona que no pudo sobreponerse a las contradicciones. No lo rechazo. » (11, 3)

6. « La religión tiene derecho de opinar en tanto está al servicio de la gente. Si alguien pide un consejo, tengo derecho a dárselo. » (16, 1)

7. « La religión debe formar parte de la educación en la escuela, como un elemento más en el amplio abanico que se brinda en las aulas. » (18, 2)

8. « Cada hombre y cada mujer tienen derecho a educar a sus hijos en sus valores religiosos. » (18, 5)

9. « La Iglesia oficialmente reconoce que el pueblo de Israel sigue siendo depositario de las promesas. En ningún momento dice : ‘‘Perdieron el partido, ahora nos toca a nosotros.’’ Es un reconocimiento al pueblo de Israel. » (24, 19)

10. « La lucha social que trajeron esos judíos socialistas hizo mucho bien, removió la conciencia social argentina. » (26, 10)

11. Al rabino Skorka : « No olvido que Usted me invitó dos veces a orar y a hablar en su sinagoga. Y yo lo invite para que les hablara sobre los valores a mis seminaristas. » (28, 2)

12. « Cuando todos rezaban, lo primero que me salió fue ponerme de rodillas, un gesto muy católico, para recibir la oración y la bendición de las siete mil personas que estaban ahí. » (En el Luna Park, durante la reunión con los evangelistas.) (28, 3)


13. Skorka a Bergoglio : « Yo aprecio los cambios que Usted introdujo, que el Presidente salude a todos los dignatarios religiosos, que varios de ellos participen en las prédicas del Te Deum. Cambiar esas cosas dentro de una estructura tan antigua no es fácil. Lo felicito por intentar romper viejos círculos viciosos. » (28, 5)

14. « (…) en los Estados pontificios (…) el poder temporal estaba unido con el poder espiritual. Era una deformación del cristianismo, no se correspondía con lo que Jesús quiso y lo que Dios quiere. » (29, 8)

15. « Soy respetuoso de nuevas propuestas espirituales pero deben ser auténticas y deben someterse al paso del tiempo, que dirá si su mensaje es coyuntural o perdurará a través de las generaciones. Sobrevivir al paso del tiempo es la mejor prueba de la pureza espiritual. » (29, 24)


c. Dichos y hechos del cardenal Bergoglio respecto al judaísmo y al ecumenismo.

1. « Si en este momento elevo un pedido a Dios, es que se multipliquen todos aquellos, que seamos muchos los que breguemos por la verdad, más allá de las disquisiciones y los puntos de vista teológicos, más allá de las diferencias teológicas. Tenemos que hacer una realidad humana, construir una realidad humana distinta. Estamos esperando al Mesías, pero para que El llegue, le tenemos que preparar el terreno, tenemos que dejarle un lugar. Yo creo que no es una cuestión pasiva, creo que El va a venir cuando Dios lo disponga, Dios se va a revelar a lo humano, cuando El lo va a disponer. Pero yo creo que Dios también nos está esperando a nosotros. Muchas gracias. » Rabino Abraham Skorka, discurso del 11/10/12 con motivo de la recepción del doctorado honoris causa que le atribuyó la UCA, a manos del cardenal Jorge Bergoglio, que escuchó y aplaudió el discurso del rabino. (Cf. primer vídeo 14:20 a 15:20)



2. « (…) Hoy, aquí en esta Sinagoga, tomamos nuevamente conciencia de ser pueblo en camino y nos ponemos en presencia de Dios. Es un alto en el andar para mirarlo a Él y dejamos mirar por Él; para examinar nuestro corazón en Su presencia y preguntar si caminamos siendo irreprochables. También yo lo hago, como caminante, junto a Ustedes mis hermanos mayores. (…) Por ello, al ponemos hoy en la presencia de Dios, al sometemos a su juicio, lo hacemos confiados en ese Señor de honda ternura, que es fiel y se nos presenta como el que dice “te amé con un amor eterno y por eso te atraje con fidelidad" (Jerem. 31:3). Sí, el Señor nos atrae hacia sí con fidelidad, “con lazos de amor.” (Oseas 11:4). Sólo nos pide que nos dejemos tomar en brazos por Él, que dejemos que Él nos enseñe a caminar (Oseas 11:3); nos pide que reconozcamos que Él es nuestro Dios, "es el verdadero Dios, el Dios fiel, que a lo largo de mil generaciones, mantiene su alianza y su fidelidad con aquellos que lo aman y observan sus mandamientos." (Dt. 7:9) (…) »



3. « (…) En sendas oportunidades (2004 y 2007) estuvo en la comunidad Benei Tikva en los servicios religiosos preparatorios para estas festividades, denominados Selijot. En esas ocasiones brindó su saludo reflexivo y sentido a Benei Tikva y a toda la comunidad judía del país. Fueron momentos de encuentro en los que, más allá de las diferencias y divergencias, se generó un sentimiento de hermandad ante la presencia de un único Padre. Bergoglio manifestó entonces cómo las oraciones vertidas habían tocado su corazón. Acentuó insistentemente el sentimiento de cercanía espiritual y fraternal que sintió junto a los presentes. Fue el mismo sentimiento que sintió la comunidad para con él. (…) » (Rabino Abraham Skorka, « Visiones de un mundo en paz », La Nación, 4/9/13)


4. « (…) El arzobispo de Buenos Aires y primado de Argentina, cardenal Jorge Bergoglio, destacó los lazos que unen a la fiesta de Janucá, la festividad de las luminarias, con la Navidad al encabezar un oficio religioso realizado en una sinagoga de la ciudad de Buenos Aires. “Janucá se une en un símbolo con la Navidad y es el símbolo de la luz, ya que en el relato del nacimiento de Jesús, los ángeles anunciaban la presencia de la luz, o sea que la luz está en ambas fiestas. En el caso de Janucá tiene un significado histórico muy concreto pero también se proyecta hacia adelante y da lugar a luces propias”, explicó Bergoglio en declaraciones a la Agencia Judía de Noticias. Bergoglio realizó estas declaraciones tras visitar la sinagoga de la comunidad NCI-Emanu El de la Fundación Judaica, donde encendió la quinta vela de la festividad de Janucá. El cardenal aclaró que no es la primera vez que concurre a una sinagoga. “Es algo que suelo hacer, como los hermanos judíos vienen a nuestra casa, yo voy a la de ellos, somos hermanos. El amor nos lleva a la fraternidad”, resaltó el líder de la Iglesia Católica. (…) »



5. « (…) Con motivo del importante aniversario, a través de una carta enviada al rabino Abraham Skorka, el cardenal Jorge Bergoglio saludó a la comunidad judía Benei Tikva. En la carta, Bergoglio destacó que “celebrar un aniversario de setenta años nos habla del largo camino transitado en momentos felices y también en los momentos de prueba y de dolor”. “Todo lo han vivido fraternalmente, apoyándose unos a otros, caminando en esperanza. Han visto crecer los hijos, han despedido a los abuelos que les dejaron tanta sabiduría. Ahora a los setenta años del comienzo, quieren afirmarse fraternalmente en tres actitudes: memoria, compromiso y esperanza”, destacó el cardenal. “Memoria de vuestros mayores que los iniciaron en la Ley y en las enseñanzas de los Profetas; compromiso en el servicio a vuestra Congregación y a todo el pueblo argentino; esperanza hacia adelante dando pasos audaces de construcción social y amistad, dejándoles a vuestros hijos, enriquecida, la herencia espiritual que recibieron”. “Les deseo lo mejor y toda clase de bendiciones; pero sobre todo les deseo que conserven la amorosa memoria del Señor, que los sostiene de la mano derecha y les dice: ‘No temas, yo vengo en tu ayuda’, el Señor que los eligió y que siempre es fiel a su Alianza”, expresó. Finalmente, Bergoglio destacó: “Queridos hermanos mayores, me uno a Ustedes en la oración y en la acción de gracias por este aniversario. Y, por favor les pido que recen por mí. Que el Señor los bendiga”. (…) »

  
6. « Un importante oficio interreligioso encabezado por el cardenal Jorge Bergoglio y con la participación de representantes de la comunidad judía argentina se llevó a cabo ayer en la Catedral de la ciudad de Buenos Aires para rezar por la paz en Medio Oriente. En la ceremonia realizada en la Catedral de Buenos Aires participaron representantes de las distintas denominaciones cristianas, Omar Ahmed Abboud en representación del Islam, y el rabino Abraham Skorka por el Judaísmo. En declaraciones a la Agencia Judía de Noticias (AJN), Skorka explicó que se trató de “un acto interreligioso de religiones abrahámicas, monoteístas, que fundan su credo en la Biblia hebraica” y después cada una de las denominaciones a partir del Nuevo Testamento define su orientación. (…) El cardenal Jorge Bergoglio, en tanto, transmitió que “cada vez que nos miramos con estos ojos y descubrimos en el hermano la imagen y semejanza de Dios, nos agigantamos, crecemos. En cambio cuando instauramos la muerte, cuando no escuchamos la palabra de Dios, ‘Dónde está tu hermano’, esa sordera y esa muerte nos disminuye”. En este sentido, el líder de la Iglesia Católica señaló que “todo se pierde con la guerra, todo se gana con la paz”. “Con la paz se gana la dignidad, el respeto; porque la paz es obra de la justicia. La justicia nos viene de esa imagen que Dios puso en nuestro corazón. Todo se gana con la paz y todo se pierde con la guerra. Quisiera que esta frase, que no es mía, nos acompañe, la llevemos en nuestro corazón y se haga oración. Oración que construya, oración que acerque, oración que interceda por todos aquellos que están sufriendo el flagelo de la enemistad y de la guerra”, agregó. (…) »



7. « Cristianos y judíos conmemoraron el lunes 12 de noviembre en la catedral metropolitana de Buenos Aires un nuevo aniversario de la Noche de los Cristales Rotos o Kristallnacht, considerado el primer pogrom antijudío y el inicio del Holocausto judío. La liturgia, organizada por la Comisión de Ecumenismo y Diálogo Interreligioso y la B´nai B´rith Argentina, contó con reflexiones del primado argentino, cardenal Jorge Bergoglio y del rabino Alejandro Avruj, de la comunidad NCI-Emanu El. La recordación se fundamentó en el texto De la muerte a la esperanza, escrito por el rabino León Klenicki y el teólogo Eugene Fischer, y actuó el coro polifónico de la Sociedad Hebraica Argentina. Participaron, además, representantes de las iglesias Evangélica Metodista, Luterana Unida y Presbiteriana San Andrés. »



8. « Cuando todos rezaban, lo primero que me salió fue ponerme de rodillas, un gesto muy católico, para recibir la oración y la bendición de las siete mil personas que estaban ahí. » Cardenal Bergoglio refiriéndose a lo ocurrido en el Luna Park de la ciudad de Buenos Aires en la reunión con los evangelistas el 19 de junio de 2006. (Sobre el cielo y la tierra, capítulo 28, página 3: http://fr.calameo.com/read/002080055a8b71b163859- Cf. vídeo 02:57 a 05:00: https://www.youtube.com/watch?v=NnMsXm9DMK8)

9. « Qué lindo que los hermanos estén unidos, que los hermanos oren juntos. Qué lindo ver que nadie negocia su historia en el camino de la fe, que somos diversos, pero queremos ser y ya empezamos a ser una diversidad reconciliada. En ese común denominador en esa fe caminar juntos en esta diversidad reconciliada. Tres cositas que nos pueden servir: no nos olvidemos del abrazo, de la llaga y del viento. Del abrazo del Padre, ese Padre al cual le decimos, cuando nos acercamos, ‘‘Padre, estamos divididos ¡unínos!’’ Que nos tape la boca con el abrazo y nos una más y más. Si soy pecador miro la llaga, esa llaga de la que brotó sangre y agua, esas llagas que nos dieron la luz, esas llagas que son la rúbrica de que el Señor vive (…) Finalmente el viento, el viento ése que sopló fuerte, sopló fuerte el día de Pentecostés pero ya a la mañana de la Resurrección el Señor sopló sobre sus discípulos y les dijo ‘‘Reciban el Espíritu Santo’’. Gracias por este camino que andamos juntos y simplemente les pido que recen por mí y sobretodo les pido que no olvidemos el abrazo, la llaga y el viento. Que así sea. » (Cf. Vídeo 00:57 a 02:56 : https://www.youtube.com/watch?v=SKAckrYENtY)

10. El rabino Abraham Skorka al cardenal Bergoglio : « Yo aprecio los cambios que Usted introdujo, que el Presidente salude a todos los dignatarios religiosos, que varios de ellos participen en las prédicas del Te Deum. Cambiar esas cosas dentro de una estructura tan antigua no es fácil. Lo felicito por intentar romper viejos círculos viciosos. » (Sobre el cielo y la tierra, capítulo 28, página 5: http://fr.calameo.com/read/002080055a8b71b163859)



d. El judeo-cristianismo y el ecumenismo del cardenal Bergoglio condenados por la Sagrada Escritura y por el Magisterio de la Iglesia:

« ¿Quién es el mentiroso, sino el que niega que Jesús es el Cristo? Este es anticristo, el que niega al Padre y al Hijo. Todo aquel que niega al Hijo, tampoco tiene al Padre. El que confiesa al Hijo, tiene también al Padre. Lo que habéis oído desde el principio, permanezca en vosotros. Si lo que habéis oído desde el principio permanece en vosotros, también vosotros permaneceréis en el Hijo y en el Padre. » (1 Jn. 2, 22-24) 

« Porque vosotros, hermanos, vinisteis a ser imitadores de las iglesias de Dios en Cristo Jesús que están en Judea; pues habéis padecido de los de vuestra propia nación las mismas cosas que ellas padecieron de los judíos, los cuales mataron al Señor Jesús y a sus propios profetas, y a nosotros nos expulsaron; y no agradan a Dios, y se oponen a todos los hombres, impidiéndonos hablar a los gentiles para que éstos se salven; así colman ellos siempre la medida de sus pecados, pues vino sobre ellos la ira hasta el extremo. » (1 Tes. 2, 14-16)

« ¿Por qué ustedes no comprenden mi lenguaje? Es porque no pueden escuchar mi palabra. Ustedes tienen por padre al demonio y quieren cumplir los deseos de su padre. Desde el comienzo él fue homicida y no tiene nada que ver con la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando miente, habla conforme a lo que es, porque es mentiroso y padre de la mentira. Pero a mí no me creen, porque les digo la verdad. ¿Quién de ustedes probará que tengo pecado? Y si les digo la verdad, ¿por qué no me creen? El que es de Dios escucha las palabras de Dios; si ustedes no las escuchan, es porque no son de Dios. » (Jn. 8, 43-47)


Encíclica Mystici Corporis, Pío XII, 1943, § 12 :

« Los testimonios incesantes de los Santos Padres, al atestiguar que en el patíbulo de la Cruz consumó su obra, enseñan que la Iglesia nació -en la Cruz- del costado del Salvador, como una nueva Eva, madre de todos los vivientes. Dice el gran Ambrosio, tratando del costado abierto de Cristo: Y ahora se edifica, ahora se forma, ahora... se figura, y ahora se crea..., ahora se levanta la casa espiritual para constituir el sacerdocio santo. Quien devotamente quisiere investigar tan venerable doctrina, podrá sin dificultad encontrar las razones en que se funda. Y, en primer lugar, con la muerte del Redentor, a la Ley Antigua abolida sucedió el Nuevo Testamento; entonces en la sangre de Jesucristo, y para todo el mundo, fue sancionada la Ley de Cristo con sus misterios, leyes, instituciones y ritos sagrados. Porque, mientras nuestro Divino Salvador predicaba en un reducido territorio -pues no había sido enviado sino a las ovejas que habían perecido de la casa de Israel- tenían valor, contemporáneamente, la Ley y el Evangelio; pero en el patíbulo de su muerte Jesús abolió la Ley con sus decretos, clavó en la Cruz la escritura del Antiguo Testamento, y constituyó el Nuevo en su sangre, derramada por todo el género humano. Pues, como dice San León Magno, hablando de la Cruz del Señor, de tal manera en aquel momento se realizó un paso tan evidente de la Ley al Evangelio, de la Sinagoga a la Iglesia, de lo muchos sacrificios a una sola hostia, que, al exhalar su espíritu el Señor, se rasgó inmediatamente de arriba abajo aquel velo místico que cubría a las miradas el secreto sagrado del templo. En la Cruz, pues, murió la Ley Vieja, que en breve había de ser enterrada y resultaría mortífera, para dar paso al Nuevo Testamento, del cual Cristo había elegido como idóneos ministros a los Apóstoles; y desde la Cruz nuestro Salvador, aunque constituido, ya desde el seno de la Virgen, Cabeza de toda la familia humana, ejerce plenísimamente sobre la Iglesia sus funciones de Cabeza, porque precisamente en virtud de la Cruz -según la sentencia del Angélico y común Doctor-, mereció el poder y dominio sobre las gentes; por la misma aumentó en nosotros aquel inmenso tesoro de gracias que, desde su reino glorioso en el cielo, otorga sin interrupción alguna a sus miembros mortales; por la sangre derramada desde la Cruz hizo que, apartado el obstáculo de la ira divina, todos los dones celestiales, y, en particular, las gracias espirituales del Nuevo y Eterno Testamento, pudiesen brotar de las fuentes del Salvador para la salud de los hombres, y principalmente de los fieles; finalmente, en el madero de la Cruz adquirió para sí a su Iglesia, esto es, a todos los miembros de su Cuerpo místico, pues no se incorporarían a este Cuerpo místico por el agua del Bautismo si antes no hubieran pasado al plenísimo dominio de Cristo por la virtud salvadora de la Cruz. »


Syllabus de Pío IX, 1864, § 3: Indiferentismo. Latitudinarismo (proposiciones condenadas):


XV. Todo hombre es libre para abrazar y profesar la religión que guiado de la luz de la razón juzgare por verdadera. (Letras Apostólicas Multiplices inter, 10 junio 1851) (Alocución Maxima quidem, 9 junio 1862)

XVI. En el culto de cualquiera religión pueden los hombres hallar el camino de la salud eterna y conseguir la eterna salvación. (Encíclica Qui pluribus, 9 noviembre 1846 ; Alocución Ubi primum, 17 diciembre 1847 ; Encíclica Singulari quidem, 17 Marzo 1856) 

XVII. Es bien por lo menos esperar la eterna salvación de todos aquellos que no están en la verdadera Iglesia de Cristo. (Alocución Singulari quadam, 9 diciembre 1854 ; Encíclica Quanto conficiamur 17 agosto 1863)

XVIII. El protestantismo no es más que una forma diversa de la misma verdadera Religión cristiana, en la cual, lo mismo que en la Iglesia, es posible agradar a Dios. (Encíclica Noscitis et Nobiscum 8 diciembre 1849) http://www.filosofia.org/mfa/far864a.htm



Encíclica Mortalium Animos, Pío XI, 1928:

« Cosa muy parecida se esfuerzan algunos por conseguir en los que toca a la ordenación de la nueva ley promulgada por Jesucristo Nuestro Señor. Convencidos de que son rarísimos los hombres privados de todo sentimiento religioso, parecen haber visto en ello esperanza de que no será difícil que los pueblos, aunque disientan unos de otros en materia de religión, convengan fraternalmente en la profesión de algunas doctrinas que sean como fundamento común de la vida espiritual. Con tal fin suelen estos mismos organizar congresos, reuniones y conferencias, con no escaso número de oyentes, e invitar a discutir allí promiscuamente a todos, a infieles de todo género, a cristianos y hasta a aquellos que apostataron miserablemente de Cristo o con obstinada pertinacia niegan la divinidad de su Persona o misión. Tales tentativas no pueden, de ninguna manera obtener la aprobación de los católicos, puesto que están fundadas en la falsa opinión de los que piensan que todas las religiones son, con poca diferencia, buenas y laudables, pues, aunque de distinto modo, todas nos demuestran y significan igualmente el ingénito y nativo sentimiento con que somos llevados hacia Dios y reconocemos obedientemente su imperio. Cuantos sustentan esta opinión, no sólo yerran y se engañan, sino también rechazan la verdadera religión, adulterando su concepto esencial, y poco a poco vienen a parar al naturalismo y ateísmo; de donde claramente se sigue que, cuantos se adhieren a tales opiniones y tentativas, se apartan totalmente de la religión revelada por Dios. » 



Encíclica Mystici Corporis, Pío XII, 1943, § 17:

« Ni se ha de creer que su gobierno se ejerce solamente de un modo invisible y extraordinario, siendo así que también de una manera patente y ordinaria gobierna el Divino Redentor, por su Vicario en la tierra, a su Cuerpo místico. Porque ya sabéis, Venerables Hermanos, que Cristo Nuestro Señor, después de haber gobernado por sí mismo durante su mortal peregrinación a su pequeña grey, cuando estaba para dejar este mundo y volver a su Padre, encomendó el régimen visible de la sociedad por El fundada al Príncipe de los Apóstoles. Ya que, sapientísimo como era, de ninguna manera podía dejar sin una cabeza visible el cuerpo social de la Iglesia que había fundado. Ni para debilitar esta afirmación puede alegarse que, a causa del Primado de jurisdicción establecido en la Iglesia, este Cuerpo místico tiene dos cabezas. Porque Pedro, en fuerza del primado, no es sino el Vicario de Cristo, por cuanto no existe más que una Cabeza primaria de este Cuerpo, es decir, Cristo; el cual, sin dejar de regir secretamente por sí mismo a la Iglesia -que, después de su gloriosa Ascensión a los cielos, se funda no sólo en El, sino también en Pedro, como en fundamento visible-, la gobierna, además, visiblemente por aquel que en la tierra representa su persona. Que Cristo y su Vicario constituyen una sola Cabeza, lo enseñó solemnemente Nuestro predecesor Bonifacio VIII, de i. m., por las Letras Apostólicas Unam sanctam; y nunca desistieron de inculcar lo mismo sus Sucesores. Hállanse, pues, en un peligroso error quienes piensan que pueden abrazar a Cristo, Cabeza de la Iglesia, sin adherirse fielmente a su Vicario en la tierra. Porque, al quitar esta Cabeza visible, y romper los vínculos sensibles de la unidad, oscurecen y deforman el Cuerpo místico del Redentor, de tal manera, que los que andan en busca del puerto de salvación no pueden verlo ni encontrarlo. »



Encíclica Satis Cognitum, León XIII, 1896:

§ 20 : « Es, pues, incontestable, después de lo que acabamos de decir, que Jesucristo instituyó en la Iglesia un magisterio vivo, auténtico y además perpetuo, investido de su propia autoridad, revestido del espíritu de verdad, confirmado por milagros, y quiso, y muy severamente lo ordenó, que las enseñanzas doctrinales de ese magisterio fuesen recibidas como las suyas propias. Cuantas veces, por lo tanto, declare la palabra de ese magisterio que tal o cual verdad forma parte del conjunto de la doctrina divinamente revelada, cada cual debe creer con certidumbre que eso es verdad; pues si en cierto modo pudiera ser falso, se seguiría de ello, lo cual es evidentemente absurdo, que Dios mismo sería el autor del error de los hombres. ‘‘Señor, si estamos en el error, vos mismo nos habéis engañado’’ (Ricardo de S. Víctor, De Trinit. I c.2). Alejado, pues, todo motivo de duda, ¿puede ser permitido a nadie rechazar alguna de esas verdades sin precipitarse abiertamente en la herejía, sin separarse de la Iglesia y sin repudiar en conjunto toda la doctrina cristiana? »

§ 21 : « Los Padres del concilio Vaticano I nada dictaron de nuevo, pues sólo se conformaron con la institución divina y con la antigua y constante doctrina de la Iglesia y con la naturaleza misma de la fe cuando formularon este decreto: ‘‘Se deben creer como de fe divina y católica todas las verdades que están contenidas en la palabra de Dios escrita o transmitida por la tradición, y que la Iglesia, bien por un juicio solemne o por su magisterio ordinario y universal, propone como divinamente revelada.’’ » (Concilio Vaticano I, ses.3 c.3).

§ 24 : « Y pues es imposible imaginar una sociedad humana verdadera y perfecta que no esté gobernada por un poder soberano cualquiera, Jesucristo debe haber puesto a la cabeza de la Iglesia un jefe supremo, a quien toda la multitud de los cristianos fuese sometida y obediente. Por esto también, del mismo modo que la Iglesia, para ser una en su calidad de reunión de los fieles, requiere necesariamente la unidad de la fe, también para ser una en cuanto a su condición de sociedad divinamente constituida ha de tener de derecho divino la unidad de gobierno, que produce y comprende la unidad de comunión. ‘‘La unidad de la Iglesia debe ser considerada bajo dos aspectos: primero, el de la conexión mutua de los miembros de la Iglesia o la comunicación que entre ellos existe, y en segundo lugar, el del orden, que liga a todos los miembros de la Iglesia a un solo jefe.’’(Santo Tomás de Aquino, Summa theol. II-II, c.39, a.1) Por aquí se puede comprender que los hombres no se separan menos de la unidad de la Iglesia por el cisma que por la herejía. ‘‘Se señala como diferencia entre la herejía y el cisma que la herejía profesa un dogma corrompido, y el cisma, consecuencia de una disensión entre el episcopado, se separa de la Iglesia.’’(San Jerónimo, Commentar. in epist. ad Titum c.3 v.10-11). »


Constitución dogmática Pastor Aeternus, 1870, c. 3:

« Por ello enseñamos y declaramos que la Iglesia Romana, por disposición del Señor, posee el principado de potestad ordinaria sobre todas las otras, y que esta potestad de jurisdicción del Romano Pontífice, que es verdaderamente episcopal, es inmediata. A ella están obligados, los pastores y los fieles, de cualquier rito y dignidad, tanto singular como colectivamente, por deber de subordinación jerárquica y verdadera obediencia, y esto no sólo en materia de fe y costumbres, sino también en lo que concierne a la disciplina y régimen de la Iglesia difundida por todo el orbe; de modo que, guardada la unidad con el Romano Pontífice, tanto de comunión como de profesión de la misma fe, la Iglesia de Cristo sea un sólo rebaño bajo un único Supremo Pastor. Esta es la doctrina de la verdad católica, de la cual nadie puede apartarse de ella sin menoscabo de su fe y su salvación. »



Constitución dogmática Dei Filius, 1870, c. 3:

« Por tanto, deben ser creídas con fe divina y católica todas aquellas cosas que están contenidas en la Palabra de Dios, escrita o transmitida, y que son propuestas por la Iglesia para ser creídas como materia divinamente revelada, sea por juicio solemne, sea por su magisterio ordinario y universal. Ya que ‘‘sin la fe... es imposible agradar a Dios’’ (Heb. 11,6) y llegar al consorcio de sus hijos, se sigue que nadie pueda nunca alcanzar la justificación sin ella, ni obtener la vida eterna a no ser que ‘‘persevere hasta el fin’’ (Mt. 10, 22 ; 24, 13) en ella. Así, para que podamos cumplir nuestro deber de abrazar la verdadera fe y perseverar inquebrantablemente en ella, Dios, mediante su Hijo Unigénito, fundó la Iglesia y la proveyó con notas claras de su institución, para que pueda ser reconocida por todos como custodia y maestra de la Palabra revelada. Sólo a la Iglesia Católica pertenecen todas aquellas cosas, tantas y tan maravillosas, que han sido divinamente dispuestas para la evidente credibilidad de la fe cristiana.»


Terminado el día 8 de diciembre de 2014, en la fiesta de la Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen María, Madre del Redentor y Reina del Cielo, en reparación y en desagravio por las declaraciones blasfemas con las que este hombre impío e insensato pretendió difamarla:

« Ella estaba silenciosa, pero en su corazón, ¡cuántas cosas le decía al Señor! ¡Tú, aquel día, me dijiste que sería grande ; me dijiste que le darías el trono de David, su padre, que reinaría para siempre y ahora lo veo aquí! ¡La Virgen era humana! Y tal vez tenía ganas de decir: ¡Mentiras! ¡Me han engañado! »


« La Iglesia y la Virgen María son madres, ambas; lo que se dice de la Iglesia se puede decir también de la Virgen, y lo que se dice de la Virgen se puede decir también de la Iglesia. (…) ¿Amamos a la Iglesia como se ama a la propia mamá, sabiendo incluso comprender sus defectos? Todas las madres tienen defectos, todos tenemos defectos, pero cuando se habla de los defectos de la mamá nosotros los tapamos, los queremos así. Y la Iglesia tiene también sus defectos: ¿la queremos así como a la mamá, le ayudamos a ser más bella, más auténtica, más parecida al Señor? »


Para mayor información acerca de las declaraciones heréticas y blasfematorias de este falso profeta ver:





Alejandro Sosa Padilla

Nacionalismo Católico San Juan Bautista

8 comentarios:

  1. ¿Podemos tener aún duda, de quien es en verdad el ocupante de la Sede Apostólica? Quizás siempre imaginamos un anticristo formidable, y hoy podemos constatar que éste señor ni siquiera tiene una inteligencia refinada, aún así hace "excelentemente bien" su trabajo, el de destruir la Iglesia de Jesús (pisotea, destruye), sin duda viene precediendo y preparando el camino al futuro anticristo profetizado.
    Es triste y vergonzoso observar hasta que punto se ha degenerado la estructura eclesial. Asaltaron la fortaleza, la infiltraron y hoy a pasos agigantados la demuelen desde dentro arriba y abajo. Sin duda esto tiene que suceder, por ser un reflejo de la sociedad corrompida en que vivimos. Hasta ahora los enemigos parecen llevar la victoria, los hijos de Satanás están de plácemes.
    Y mientras esto acontece en el seno de la Iglesia, la tribulación del cristianismo ha iniciado de manera feroz en oriente, siendo tan solo el preludio de lo que nos espera.
    Imploremos a Dios Nuestro Señor que nos envíe santos sacerdotes, varones valientes que en estos tiempos sepan guiar al pueblo y salvar el mayor número de almas posible.
    Debemos orar incesantemente por la Iglesia universal y esperar el socorro de Nuestro Señor.

    ¡Viva Cristo Rey!

    ResponderEliminar
  2. Bergoglio no puede ser papa, y esto algunos lo venimos manteniendo hace mucho tiempo, por la sencilla razón de que antes de ser elegido Obispo de Roma ya era un hereje. Cismático y blasfemo padre Jorge, el jueguecito que te traes en la Iglesia te va a durar poco. Muchos somos, cada vez más, los que vemos en este mequetrefe a un verdadero traidor a Cristo y sus enseñanzas. Una vergüenza que pagará caro.

    ResponderEliminar
  3. Bergoglio como arzobispo y cardenal de Buenos Aires hacia lo que le daba la real gana. Me pregunto cuál fué la actitud de la Santa Sede ante semejantes barbaridades, porque enterada, seguro que estaba.

    ¿Le dejaron hacer libremente toda clase de barbaridades sin ser amonestado?

    ¿Dejaron que el personaje creciese en esa línea por qué interesaba?

    ¿Estaba todo planificado?

    Bergoglio es culpable de todo lo que ha hecho. En primer lugar ofendió a Dios Nuestro Señor años y años y promovió escándalo que es el peor pecado que existe. Pero hay un culpable final que no hizo nada para que esto no sucediera. ¿Qué pasó durante el pontificado de Juan Pablo II que no metieron a Bergoglio en vereda?

    Sería muy interesante y conveniente saber todo lo que expongo, porque de ahí salió un "Papa Francisco" con las graves consecuencias que estamos padeciendo, pues continúa exactamente igual, o peor, porque ahora rige Nuestra Santa Madre Iglesia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. y agreguemos a lo que usted señala que bergoglio estaba a punto de JU-BI-LAR-SE ¿porque tuvo que ir a Roma entonces??

      Eliminar
  4. ¿Qué respuesta busca usted encontrar a sus dudas?... ¿Busca usted acaso encontrar a algún "culpable o responsable" de que este destructor haya llegado hasta dónde ha logrado llegar?... ¿Cree usted en verdad que sus cuestionamientos puedan traer luz a estas tinieblas por las que hoy atraviesa nuestra Iglesia o darle solución a esta profunda crisis que Ella vive?...
    ¿Cree usted pues que es mejor buscar "cómos y por qués", que simplemente decirle al Señor: "no entiendo cómo ni por qué, pero creo firmemente que tus palabras (profecías) se están cumpliendo ante nuestros ojos y este que dice ser papa, no es sino un Falso Profeta, aquel "destructor" del cual te has querido valer para probar la fe de tu Iglesia"?...
    ¿Qué beneficios tiene pues encontrar respuestas a sus cuestionamientos?
    Por último, ¿encontrar respuestas a sus cuestionamientos trae consigo la salvación de las almas?
    KGS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues SI hay un responsable, ES DEBER DE UN PAPA GUARDAR EL DEPÓSITO DE LA FE por si se le había olvidado a ud, asi que si JP II no lo hizo es responsable. Pero sobre todo es responsable de no haber hecho la consagración. Dios tenía una solución para que no se llegara a estos extremos y era esa: la consagración de Rusia.

      Eliminar
    2. Está bien esto de contestar a preguntas, repreguntando en vez de respondiendo. Es la primera vez que me ocurre y me resulta como mínimo chocante, ya que no me aporta nada de nada.

      Resulta incomprensible lo que Vd. comenta, pues mi preocupación es muy profunda y no me quedo con lo que padecemos ahora, quiero remontarme para entenderlo. Dé por descontado que a Dios Nuestro Señor le pido que me ayude a comprender todo lo que está pasando en Su Iglesia y rezo por ello.

      Parto de la base que Bergoglio no es un verso suelto que ha aparecido por arte de birlibirloque. Por lo tanto es más grave y más difícil de resolver sí se ha ido gestionando a fuego lento a través de los años, porque las personas implicadas deben de ser infinitas.Mis preguntas están formuladas porque tengo muchas dudas en la forma de proceder de los anteriores pontífices y en el fondo me duele lo que pienso.

      Y sí supiera les respuestas exactas sabriamos la manera de actúar, pues no es lo mismo tener un enemigo que tropecientos.

      En cuanto a lo del falso profeta, pueden ser especulaciones, pues en los dos mil años de Cristianismo me imagino que muchísimas veces se ha pensado en profecías y han acabado no siendo tales. Veremos sí está vez será verdad... en todo caso no es ningún consuelo pensar que podemos tener el Anticristo acechando ya.

      Las respuestas a mis preguntas nada tienen que ver con la salvación de las almas, esto lo agrega Vd. gratuitamente. La salvación de las almas dependen de cada uno y de Dios Nuestro Señor, y en esto, ni entro ni salgo. De mi alma me ocupo personalmente con la ayuda de Dios y de la Virgen María.

      Eliminar
  5. Cuidado KGS, quizás la verdadera clave para la prueba de fe de la Iglesia a la que Ud. se refiere consista en no ver y juzgar a un supuesto "Falso Profeta" o un "destructor" donde en realidad hay un Papa...

    ResponderEliminar