San Juan Bautista

San Juan Bautista

viernes, 30 de enero de 2015

Matrix - Cougar Puma



   Cristo es la Segunda Persona de la Santísima Trinidad, encarnada como Sumo Sacerdote, Profeta y Rey. Es verdadero Dios y verdadero hombre (unión hipóstática). Para asumir la naturaleza humana, escogió renunciar temporalmente a sus atributos divinos, que reasumió al ascender a los Cielos (kénosis). Como hombre, formado por cuerpo y alma, su cuerpo murió en la Cruz. Pero aunque su cuerpo estuvo muerto tres días hasta la Resurrección, con todas sus funciones vitales detenidas (vegetativa, sensitiva y racional), por la inhabitación divina del Ser, nunca se descompuso.

  La Iglesia, con el Papa como Cabeza, es la Esposa de Cristo, y ejerce las funciones de enseñar, santificar y gobernar. Está formada por una parte divina y una parte humana. También ella está sujeta a su propia pasión. Y llegará el día, si es que ese día no ha llegado ya, en el que esa parte humana morirá, deteniéndose las funciones vitales de su estructura jerárquica humana, que dejará de enseñar, de santificar y de gobernar. En qué consistirá exactamente esa "detención", es harina de otro costal. Pero de la misma manera que el cuerpo de Cristo nunca se descompuso, de esa misma forma, la parte humana de la Iglesia, siempre animada sin cesar por el Espíritu Santo, tampoco se descompondrá jamás. Seguirá ejerciendo sin cesar, siempre y en todas partes, sus funciones de enseñar, gobernar y santificar. Sus enseñanzas y preceptos seguirán siendo siempre válidos y siempre los mismos (eodem sensu, eademque sententia), obligando en todas partes a todos por igual (quod semper et ubique ab omnibus). Y seguirá ejerciendo su función de santificar a través de obispos y sacerdotes fieles que nunca faltarán, aunque ciertamente escasearán y no siempre estarán de acuerdo entre sí "pues escrito está: Heriré al pastor y se dispersarán las ovejas del rebaño" (Mt.26:31). Porque, tal y como Cristo prometió, "yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo" (Mt.28:20).

  En qué fase de su pasión se halla la Iglesia es una pregunta que cada uno, implorando a Dios con rectitud de intención y conciencia bien formada, debe discernir. De momento, es evidente que la Iglesia está viviendo su pasión, que esa pasión no está en sus momentos iniciales, y que los momentos finales de la pasión de la Iglesia reciben el nombre de Apocalipsis. Dios dirá cuándo y cómo habrá de ser la resurrección de la Iglesia. Ahora mismo, lo único que está claro es que estamos inmersos en el Apocalipsis, los momentos finales de la pasión de la Iglesia.

  De la misma forma que una de las mayores victorias del Demonio ha sido y es ocultar su existencia, otra de sus mayores victorias es la de ocultar todo lo que de apocalíptico tienen estos tiempos que nos ha tocado vivir. No somos profetas de calamidades. Somos actores y testigos de los momentos finales de la pasión de la Iglesia. Nos guste o no, somos actores y testigos del Apocalipsis. Apocalipsis que algunos prefieren ignorar a cambio de un poco de "soma", a cambio de soñar dulcemente sujetos a Matrix porque "la libertad es la esclavitud" y "la ignorancia es la fuerza" (1984:I)).

  Esta Cuaresma, cuando meditemos la Pasión y muerte de Nuestro Señor, no estaría de más que nos uniéramos por medio de nuestras oraciones y penitencias no sólo a la pasión de Cristo, sino también a la pasión de Su Iglesia. En ella estamos, en ella vivimos y, si Dios quiere, en ella moriremos. La decisión es nuestra. O nos unimos a la pasión de la Iglesia, reconociéndola y actuando en consecuencia, o nos unimos al sueño de una nueva era, de un nuevo orden basado en el Espíritu de Asís y en una racionalidad inmanentista. No nos engañemos, es una disyunción excluyente. O lo uno, o lo otro pero no los dos, ni tampoco ninguno de los dos.

  O pasión, o Matrix. En cualquier caso, Apocalipsis.


COUGAR

Adveniat Regnum Tuum (Lc.11:2)
Veni Domine Iesu (Ap.22:20)


Visto en: Cougar Puma


Agradecemos a Maite C por acercarnos el artículo.


Nacionalismo Católico San Juan Bautista

2 comentarios:

  1. Considero que es necesario aclarar lo que significa kénosis, ya que como se presenta en el artículo se presta a confusión. Para esto me basaré en el libro “Teología de San Pablo” del P. José María Bover, S. J (gran autoridad en lo que respecta a los escritos de San Pablo) (edición del 2008, páginas 249 a 251).: “Numerosos teólogos protestantes han pretendido ver en la kénosis una cesación, interrupción, mengua, o eclipse de los atributos divinos y esenciales de la naturaleza o de la persona divina del Hijo” (el autor llama a estas teorías “desvaríos”).

    “… anonadarse o despojarse es lo mismo que no considerar como presa… o desprenderse de ella (presa)… esta presa no es la forma de Dios o sus atributos esenciales e intrínsecos, sino el ser igual a Dios, o el trato correspondiente a una persona divina o, lo que es lo mismo, el presentarse a los ojos de los hombres en calidad de Dios, con los esplendores de una gloriosa teofanía”. Más adelante sintetiza el autor: “Lo que él (S. Pablo) quiere recalcar es que el que era al «igual» de Dios se presenta en semejanza de hombre. Y en este presentarse exteriormente en semejanza de hombre quien podía visiblemente presentarse al igual de Dios está propiamente la kénosis de que habla San Pablo”.

    “A esta presentación humana… agregó la más tremenda humillación… Se humilló, es decir, se abajó, se empequeñeció, se abatió. Tres abatimientos señala San Pablo: el de la obediencia, el de la muerte, el de la cruz. Hízose obediente, con la humillación de la obediencia y sujeción, el que era Señor soberano de cielos y tierra. Sometiose a la muerte el que era inmortal y la vida. Aceptó la suprema ignominia de la cruz el Dios de la majestad y de la gloria”.

    “Con esta triple humillación se extremó y, por así decir, se agudizó la kénosis; pero todo este abatimiento respecto de la forma de Dios quedó en lo de fuera. La kénosis no alcanzó, ni pudo alcanzar, a los atributos intrínsecos de la divinidad, que permanecieron inmunes e inalterados”.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo3/2/15 8:45

    https://i0.wp.com/www.catapulta.com.ar/wp-content/uploads/2015/02/header-1-500x139.jpg

    ResponderEliminar