San Juan Bautista

San Juan Bautista

miércoles, 26 de agosto de 2015

Sarna con gusto no pica – Tucumán, democracia y N.O.M. – Augusto TorchSon


  Me había propuesto publicar escasamente y hasta no hacerlo, sin embargo, al ser mi provincia noticia en el país y en el mundo otra vez más, y no precisamente en felices circunstancias; considero necesario ensayar una visión diferente a la difundida ampliamente.

  Habiéndose llevado a cabo elecciones en mi provincia a fin de elegir gobernador, estas terminaron en un terrible escándalo al haberse concluido las mismas en medio de terribles irregularidades, violencia y denuncias de fraude. Estos son los hechos considerados objetivamente. Pero es necesario analizar las cuestiones de fondo ya que de lo contrario, una vez más nos quedamos en la superficie analizando las consecuencias y desconociendo lo que realmente importa que son las causas. Por tal motivo es imprescindible dar a conocer cómo son las elecciones en Argentina (cualquier similitud con otros países no es mera coincidencia).


  En esta elección provincial, (Tucumán es una de las provincias más pequeñas de la Argentina) se presentaron más de 25.000 candidatos para cubrir los puestos a elegir debiendo los tucumanos entrar en el cuarto oscuro y buscar entre cientos de votos el de su candidato. Me surge la pregunta: ¿es que es tan altruista el tucumano que se candidateó masivamente con el ánimo de buscar el bien común, o es que piensa que es el cargo electivo el que solucionará sus problemas económicos?

  La campaña de esta infinidad de postulantes implica el gasto de miles de millones de pesos en publicidad, en impresión de votos, pero por sobre todas las cosas en punteros, bolsones y dinero a cambio del tan anhelado voto. Los punteros son la figura “democrática” de los ejecutores del clientelismo por medio de los cuales se convoca a los votantes que “libremente” apoyan a un candidato a cambio de un “bolsón de comida”, la promesa de un plan social, un puesto en la administración pública o lisa y llanamente dinero en efectivo por el sagrado “sufragio universal”. Esta práctica se lleva a cabo tanto por candidatos oficialistas como por opositores, es decir los mismos que reclaman fraude.

  En estas elecciones se quemaron urnas y se detectaron otras irregularidades y ganó el partido oficialista, por lo que “el pueblo espontáneamente autoconvocado” salió a reclamar en contra del fraude en manifiesto apoyo al candidato opositor. La convocatoria fue realmente masiva y cuando se desarrollaba la misma la policía provincial empezó a reprimir a los manifestantes generando un caos reflejado por la prensa internacional.


  Ahora, ¿Qué reclama la gente? Algunos sostienen “Que se vayan todos, que no quede ninguno” al tiempo que paradójicamente reclaman que se vote de nuevo cuando la lógica indica que si se van todos no van a tener a quién votar. En fin… Sin embargo la inmensa mayoría reclama que haya verdadera democracia; que se respeten los derechos democráticos de la gente, los derechos del pueblo soberano. Podríamos preguntar entonces ¿a qué derechos se refieren y cuál es la verdadera democracia? Esto para entender porqué protestaron.


  En Argentina se dice empleo a los “planes sociales” que se reciben mayormente sin que se realice ningún trabajo por los mismos con excepción de apoyar a los políticos en sus campañas y muchos de los “planeros” son delincuentes procesados y violentos “barras brava” de clubes de fútbol. Pero por eso no protestaron.

  En Argentina esos delincuentes que están proliferando descontroladamente por la impunidad con que actúan no son encarcelados por falta de cárceles y por el garantismo penal (apoyado hasta por Bergoglio) que considera que los delincuentes tienen derechos humanos aun superiores a sus víctimas; y si tienen la “suerte de tener lugar en alguna prisión” cobran sueldos superiores a los ancianos jubilados que aportaron toda su vida para tener una vejez digna. Pero por esto no protestaron.

  En Argentina se educa a los niños en la ideología de género de forma obligatoria avasallando el derecho de los padres sobre los la formación ética y moral de sus hijos. Pero por eso no protestaron.

   Argentina fue el primer país del mundo en aprobar el mal denominado “matrimonio” homosexual y por consiguiente la adopción de criaturas por sodomitas; incluso se están promoviendo leyes contra la “discriminación pasiva” para encarcelar y multar a quienes no aplaudan el pecado contra natura. Pero por esto no protestaron.


  En Argentina los principales candidatos a Presidente detrás de quienes están alineados todo el resto de candidatos del país, apoyan el aborto. Pero por eso tampoco protestaron.

  Entonces, ¿a que derechos democráticos se refieren? ¿a elegir en elecciones transparentes a sus representantes? Aun suponiendo que no se compraran voluntades a la hora de ejercer “el ritual democrático del sufragio universal”, la experiencia demuestra en todo el mundo que los gobernantes tienen un único objetivo y termina siendo imponer el ateísmo práctico como lo señalaba Nuestra Madre Celestial en La Salette, ya que todos aceptan y promueven la agenda satánica de la ONU con su reingeniería social anticristiana, en nombre de los torcidos “derechos humanos” y ahora del panteísmo incluso con colaboración Vaticana.

  Una muestra clara del pragmatismo de la partidocracia que reclama transparencia sin moral, es el spot publicitario del candidato que reclama fraude en su contra. El mismo recomienda al electorado recibir todos los “incentivos” del oficialismo para comprar sus voluntades (porque sabe de sus necesidades), pero que en el cuarto oscuro lo voten a él ya que nadie los ve. ¿Y la honestidad? ¿y la dignidad? ¿Y Dios? Evidentemente estas cuestiones están al margen de la política partidocrática ya que la búsqueda del mal menor es de la esencia de la democracia y siempre termina siendo “mayor”.

   Pero exponiendo la cuestión desde un punto de vista doctrinal católico tenemos que señalar que esa soberanía popular que tanto reclama el pueblo defraudado, está específicamente condenada por el magisterio eclesiástico. La encíclica Notre Charge Apostolique expone los errores del democratismo que amparaba la “libertad religiosa” tan promovida posterior y lamentablemente con el Concilio Vaticano II, contra la prescripción insignia del pontificado de este santo varón: “Instaurar todo en Cristo”. Pero es la encíclica Diuturnum Illud  del Papa León XIII, la que expone la falsedad de la propuesta de que “todo poder viene del pueblo. Por lo cual, los que ejercen el poder no lo ejercen como cosa propia, sino como mandato o delegación del pueblo y de tal manera que tiene rango de ley la afirmación de que la misma voluntad popular que entregó el poder puede revocarlo a su antojo. Muy diferente es en este punto la doctrina católica, que pone en Dios, como en principio natural y necesario, el origen del poder político”. Recordemos las palabras de Cristo a  Pilatos “No tendrías sobre Mí ningún poder, si no te hubiera sido dado de lo alto” (Jn.19.11).  
  
  Ahora tratando de usar el sentido común y planteando un silogismo básico, sostiene Fulvio Ramos que es esencial a la noción de poder que se establezcan relaciones de mando y obediencia, o sea, gente que dirija y otras que sean dirigidas. Por lo que, si todos poseen la autoridad (soberanía popular), no hay poder, porque no hay relación mando-obediencia. Por lo tanto si la comunidad no puede ejercer efectivamente la autoridad, es que no la posee, y si no la posee, no la puede transferir. O sea que si todos pueden mandar y nadie entonces nadie debe obedecer, y el poder deja de existir, arrastrando en este supuesto al Estado que dejaría de existir sin poder. Esto como para plantear el tema del 2+2=4 en la cuestión. Pero si nos remitimos a los hechos, sobradamente se comprobó que no existe nunca una verdadera representatividad de los políticos con respecto al pueblo porque una vez electos aquellos, tienen completa autonomía para decidir aún en contra de lo que se prometió. Caso reciente el que mencionamos del comunista Tsipras traicionando descaradamente al pueblo griego. Esto se da universalmente en la democracia liberal. Y no existe en la actualidad otro tipo de democracia. No podemos seguir creyendo que es “el gobierno del pueblo y para el pueblo”. Es una cuestión empírica. Pero la gente no quiere verdades, no quiere propuestas que impliquen grandes esfuerzos y sacrificios en pos de la consecución de igualmente grandes logros. Prefiere promesas, prefiere palabras que los alaguen, quieren “ampliación de derechos” antes que el cumplimiento de los deberes que les corresponden.

  No dudo de la sinceridad acompañada del hartazgo en la intención de la gente que se siente defraudada por un sistema en el que esperan ilusamente que les solucione todos sus problemas; pero no podemos desconocer el error de poner su esperanza en el objeto y en los sujetos equivocados.

  ¿No teníamos los católicos valores no negociables que nos marcaban la pauta de lo que no se podía apoyar en las elecciones? Sin embargo hoy los mismos católicos practicantes pero relajados en sus costumbres, prefieren recurrir a concesiones hechas aún con algunas graves transgresiones a la ley de Dios con el objeto de conseguir un gobierno más honesto, o en el caso concreto, un poco menos deshonesto. O sea, se pretende usar el anillo de Saurón para luchar contra Saurón. A los problemas intrínsecos de la democracia se los pretende solucionar con más democracia.

  Mucho me temo que todo esto que está pasando forma parte de un plan perfectamente coordinado para generar un descontento general que sumado a las grandes crisis económicas y hasta conflictos bélicos que se avecinan, lleven a la gente a aceptar mansamente el Nuevo Orden Mundial como señalaba en mi artículo anterior. N.O.M. que termine con la democracia democráticamente, es decir con pleno consenso de la humanidad, por paradójico que parezca; síntesis perfecta de la dialéctica judaica globalista. E insistiendo en este punto, síntesis que no puede ser otra que la que entronice a la suprema maldad en la cúspide del poder mundial, el único y personal Anticristo.

  Lamentablemente cuando la gente se aleja de Dios, siendo seres esencialmente espirituales, necesitan confiar en algo más poniendo iguales fuerzas. Y así endiosaron a la democracia; diosa traicionera que hasta el día de hoy sigue prometiendo la felicidad terrena trayendo sólo caos. Sin embargo como la más adictiva de las drogas, mientras más daño produce, más dosis piden sus seguidores. Eh ahí la causa de todos estos males.

  La diosa democracia requiere relativizar lo absoluto y absolutizar lo relativo, y lamentablemente eso hoy se enseña en el corazón de la Iglesia como forma de tolerancia a la que erróneamente se denomina misericordia.

  Si no volvemos a las esencias, si no entendemos que es ridículo decir que creemos en Dios sin creerle a Dios, sino ponemos nuestra confianza sólo y exclusivamente en quien es el Alfa y el Omega, Principio y Fin de todas las cosas, difícilmente alcancemos lo único que realmente importa: la vida eterna.



Augusto


Nacionalismo Católico San Juan Bautista

15 comentarios:

  1. los signos y señales son claras por todo el Orbe, ciego el que no quiere ver y tonto el que no quiere cambiar.

    Roma ya de gran Ramera bergogliana, sin solucion clerical post CVII por lo que se ve. THE END .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He conocido su blog y he leído un párrafo de un comentario mio. Pues muchas gracias a un compatriota al que también he leído por algún portal o web, aparte del blog del amigo Augusto.


      Eliminar
    2. ok, pero no tengo el dis-gusto de ser porteño, lo digo por pancho bergoglio todo degeneración clerical peronista anticrística.

      Eliminar
  2. Anónimo26/8/15 9:40

    ateísmo práctico, ...... reingeniería social anticristiana,........ y ¿ahora? panteísmo incluso con colaboración Vaticana.
    no, esto no es de ahora.
    Cuando mandaban a los nuncios a obligar a los Estados que todavía eran nominalmente católicos en sus constituciones a borrar esa nominalidad está claro que ya estaban preparando el terreno.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo26/8/15 9:50

    http://www.mercaba.org/LEON%20XIII/graves_de_communi.htm
    Graves de communi


    Encíclica de LEÓN XIII


    Sobre la Democracia Cristiana


    Del 18 de enero de 1901

    ResponderEliminar
  4. Anónimo26/8/15 9:53

    La gente prefiere todo eso que ud dice porque los pastores los dejaron sumergirse en el naturalismo inmanentista propio de ese mismo liberalismo que profesan. ¿O acaso jp2 no era fenomenólogo existencialista, la existencia antes que el ser. Tales pastores, tales ovejas.

    ResponderEliminar
  5. Obvserve en el facebook de las personas que siguen a radio maría el ítem "otros" de varios de ellos http://www.radios-on-line.com.ar/maria-cordoba/
    el que no sigue al che, sigue al ggil o a alguna organización holística nuevaeriana como lo más natural del mundo y ellos piensan que esa promiscuidad es parte de su catolicidad...

    ResponderEliminar
  6. España no le va a la zaga a Argentina. Hemos sido pioneros en las mayores barrabasadas, y seguimos...

    Ayer ví en vídeo y leí en algún periódico argentino el caos que hubo en Tucumán la otra noche. Deseo una pronta solución a todos vuestros problemas aunque ya se que en Argentina estais muy mal en todos los sentidos.

    España era el baluarte del Catolicismo en el mundo, llegó la democracia y con ella la descristianización, renegando de los principios y valores que llevábamos en la sangre. Y así estamos, en una situación tan penosa, que los que resistimos, enfrentándonos a tanta barbarie y denunciando toda la perversidad que nos rodea igual perecemos en el intento. En fin, que la situación pinta mal pero aquí no se rinde nadie ¡Faltaría más!

    Augusto querias retirarte pero ya ves que "no te dejan". Se que lo llevas dentro y sabes lo que el Señor espera de ti, igual que sabemos lo que espera de cada uno de nosotros. Así que ánimo, y ¡adelante!

    ResponderEliminar
  7. Como siempre, se pretendende instalar que "el sistema tiene problemas", y se oculta deliberadamente que EL PROBLEMA ES EL SISTEMA.
    Ahora personajes de todo pelo y laya salen a batir el parche con la nueva panacea llamada "voto electrónico".
    Nada se dirá de la génesis perversa de un sistema ateo, liberal y masónico.
    Nada se dirá tampoco, de la garra sionista que expolea a su antojo a un mundo "globalizado".
    En el mientras tanto, la caterva politiquera, amoral, corrupta y servil a estos poderes siniestros, continuará haciendo su sucio trabajo sin ruborizarse.
    El NOM llama a la puerta.O nos entregamos mansamente al micro-chip,o resistimos desde las catacumbas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo27/8/15 9:06

      Voto electrónico, los que ganan son los que venden las maquinitas.

      Eliminar
    2. Anónimo27/8/15 9:09

      Los católicos ya deberíamos saber que no debemos dejarnos poner el chip porque esa es la marca de la bestia explicada en el Apocalipsis!

      Eliminar
  8. En mi pueblito santafesino de cuatrocientos habitantes (donde, como es obvio, todos nos conocemos bastante bien), en las últimas elecciones a jefe comunal, a uno de los candidatos se lo vio recorriendo algunos hogares ofreciendo 500 pesos a cambio del voto... La podredumbre del régimen está en sus mismas raíces, y no hay ramificación que no lleve su caudal de inmundicia hasta el último recodo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo2/9/15 5:19

      https://youtu.be/umhrQPoQt2k
      República Indefensa N°9 - Tcnl (R) Carlos Lencinas "Rosario - Zona Liberada"

      Eliminar
  9. ¿Es cierto lo que denuncian en estos videos sobre el fraude electoral en Venezuela y otros países de Hispanoamérica, dirigido por Castro y el Foro de San Pablo, que está relacionado además con la Teología de la Liberación?

    https://www.youtube.com/watch?v=87PQnZ40Pso
    https://www.youtube.com/watch?v=TcGGV6qt_XI

    https://www.youtube.com/watch?v=ETh--WnX2W8

    https://www.youtube.com/watch?t=30&v=zCQCYxLOJ4c

    ResponderEliminar
  10. Anónimo29/8/15 3:54

    https://youtu.be/nXC787X2xWc
    a partir del minuto 24:30 muy buena explicación de Héctor Giuliano.

    ResponderEliminar