San Juan Bautista

San Juan Bautista

lunes, 3 de octubre de 2016

Francisco sobre los "Trangéneros": ¡Se necesita discernimiento caso por caso! - Novus Ordo Watch


2 de octubre de, el año 2016

Entretenimiento en vuelo…



¿Los trans? ¡Caso por caso! ¡“Dar la bienvenida, acompañar, estudiar, discernir, integrar”!


  Un día después de declarar blasfemamente que la búsqueda de la conversión de los no católicos es un “gran pecado contra el ecumenismo”, el “Papa” Francisco ha intervenido sobre la forma de proporcionar atención pastoral a las personas que no están seguras sobre si son hombres o mujeres o algo completamente distinto (las llamadas “personas transgénero”).


  En la tan esperada “entrevista papal en vuelo” a bordo del avión que lo llevaba de regreso a Roma desde Azerbaiyán, donde el número de seguidores de Francisco caben en un ascensor, el jesuita argentino fue consultado por un periodista sobre “que diría a aquellos que sufren y sienten que su identidad sexual no se corresponde con la biológica”. Aquí está la respuesta de Francisco:


  A lo largo de mi vida como sacerdote, obispo e incluso como Papa, he acompañado a las personas con inclinación homosexual y que hasta practican la homosexualidad. Los he acompañado y los acerqué al Señor, algunos no son capaces... Pero la gente debe ser acompañada como Jesús los acompaña. Cuando alguien con esta condición se presenta ante Jesús, Jesús no le dirá seguramente: 'Vete de aquí, porque eres homosexual' A lo que me refiero es, que la maldad hoy en día está en adoctrinar a la gente con la teoría de género. Un padre francés me dijo que en una ocasión estaba conversando con sus hijos en la mesa y su hijo de 10 años le preguntó: ¿qué quieres ser cuando seas grande? '¡Mujer!' dijo el niño. El padre se dio cuenta que esto enseñaban los libros de texto escolares [teoría de género] y esto va en contra de lo que es natural. Las personas que tienen esta inclinación, o esta opción o aquellos que cambian de sexo, es una cosa. Y otra cosa es enseñar en las escuelas esta línea con el fin de cambiar la mentalidad de la gente. Esto es lo que llamo “colonización ideológica”.


  El año pasado recibí una carta de un “hombre español” [¡!] Que me contaba la historia sobre su niñez y adolescencia. Era “mujer” [¡!], una niña que había sufrido mucho. Se sentía como niño, pero físicamente era niña. Le contó a su madre al respecto, diciendo que quería cambiar de sexo. La madre le pidió no hacerlo mientras ella viva. Ella era de edad avanzada y murió pronto. La niña tuvo su cirugía y ahora trabaja en un ministerio en España. “Él” [¡!] fue a ver al obispo y el obispo le dio una buena orientación. Era un buen obispo, “perdió tiempo” acompañando a “este hombre” [¡!].El hombre se casó más tarde, cambió su identidad civil y él - que era ella, pero que ahora es él [¡!]-, me escribió para decirme que se sentiría confortado en venir a verme. Los recibí. Me dijo que en el barrio donde vivía había un anciano sacerdote, el viejo párroco y el nuevo. Cuando el nuevo párroco lo vio, le gritó desde la acera: “¡Vas a ir al infierno!” Cuando se encontró con el anciano, él le dijo: "¿Cuánto tiempo ha pasado desde su última confesión? Vamos, vamos... “La vida es la vida y las cosas deben tomarse como vienen”. El pecado es pecado. Las inclinaciones o los desequilibrios hormonales causan muchos problemas y tenemos que tener cuidado cuando se dice que todos los casos son los mismos: tenemos que abrazar y estudiar cada caso, acompañar a la persona, discernir e integrarlos. Esto es lo que Jesús haría hoy. Pero por favor no vayan y digan ahora: ¡el Papa va a santificar a los transexuales! Ya me puedo imaginar las portadas de los periódicos... Es un problema humano, un problema moral. Y tenemos que resolverlo lo mejor que podamos, siempre con la misericordia de Dios y con la verdad, pero siempre con un corazón abierto.

(Andrea Tornielli, "Así es como, yo, como Papa, les doy la bienvenida a las personas homosexuales y transexuales", Vatican Insider 3 de octubre, de 2016; el subrayado y el párrafo ruptura añadido).

 
  Así que, en definitiva, el apóstata pretendido-Papa dio su típica respuesta “que incluye todo”  para no decir nada en concreto y dejar todo en el aire, al igual que en su tristemente célebre exhortación “Amoris Laetitia”. Como siempre, él quiere estar en ambos lados y seguir siendo vago y ambiguo, de manera que cada sector - conservadores o liberales - puedan elegir lo que prefieran. Por un lado, dijo que “el pecado es pecado” y que se debe acompañar con la “verdad” -, pero después también dijo que tenemos que ser “abiertos” y “usar la misericordia y acompañar, discernir, e integrar” porque “esto es lo que haría Jesús hoy”. Ya sabes, como cuando Nuestro Señor con mucha sensibilidad le dijo a la samaritana adúltera en el pozo: “... el que ahora tienes, no es tu marido” (Jn 4:18). ¿Esta clase de acompañamiento?


  Francisco  puede rechazar verbal y teóricamente la transexualidad como “lo que no es natural” cuantas veces quiera; pero en la práctica real, canta una melodía diferente, y él lo admitió. Varias veces se refirió a la mujer española como “hombre” simplemente porque ella “se sentía niño” y más tarde, en edad adulta, fue quirúrgicamente mutilada. Pero como mujer biológica, ¿cómo podría saber lo que se siente ser un varón? Aun así, Francisco la acepta como varón y, por tanto, en la práctica se traga toda la teoría de género que él mismo, y sólo verbalmente denuncia. Aunque diga cualquier cosa, el hecho es que él acepta la teoría de género; él acepta a la mujer como hombre simplemente porque ella se “siente” de esa manera. ¡Y lo que es aún peor, Francisco también acepta que esta “mujer pretendiendo ser un hombre”, pueda estar en un “matrimonio con otra mujer”.  ¡Esto va más allá de lo repugnante!


  Pero, ¿puede esto sorprender a alguien? Éste es un "Papa", que después de todo, cree en un dios transgénero, por así decirlo, que es a la vez padre y madre. ¿Recuerdan?


  El nombre de la mujer que se proclama hombre, por cierto, es Diego Neria Lejárraga (ver foto abajo). En 2015, fue recibida por Francisco en la Casa de Santa Marta en el Vaticano, donde apareció junto a su “prometida”. Francisco manifestó “su alegría por su intención de casarse”. La reunión no recibió mucha publicidad en la prensa, pero fue cubierta por éste blog:


  Por lo tanto, así es como se ve en la práctica el “discernimiento” y “acompañamiento” de Francisco. Sorprendentemente, sin embargo, siempre saca la cuestión del “acompañar, integrar, discernir” solo cuando se trata de pecados de naturaleza sexual, nunca por otra cuestión. ¿O es que acaso recuerdan la última vez que Francisco dijo que debemos discernir, integrar y acompañar a los que el comercian armas, se niegan a reciclar, o participar en el “terrorismo de los chismes”?... No lo creo.


  Con esta última “aprobación papal” de hecho, el trastorno transgénero está obligado a hacer ahora sus incursiones en la Secta “Novus Ordo” a un ritmo acelerado. Tal vez el Cardenal Raymond Burke pueda ser de valiosa ayuda en este sentido, teniendo en cuenta su experiencia previa en la aceptación de un hombre biológico como "monja".



  No contento con rechazar la verdad sobrenatural, el apóstata post-cristiano ahora ha comenzado a rechazar también el orden natural. El hecho es que Dios los creó varón y mujer (Gn. 1,27), como todo el mundo sabe. Las personas que pueden experimentar confusión en este sentido o una lucha para aceptar su sexo, están sufriendo de un trastorno psicológico  que necesita ser tratado y curado. No hay nada malo con sus cuerpos; hay algo malo en sus mentes. Como alguien dijo una vez, “El problema está arriba, no abajo”. La verdadera caridad, el verdadero cuidado pastoral, requiere que ayudemos a que estos individuos curen sus almas con problemas y ayudarlos a aceptarse como Dios los creó; porque en su creación, Dios no cometió ningún error (Gn. 1,31).


  La idea de Francisco de “cuidado pastoral”, en cambio, es aceptar en la práctica su trastorno,  y en el mejor de los casos, hacer caso omiso  a los “alegres ideales” de éstos aspirantes al “matrimonio” y al bautismo de “sus hijos”, si su conciencia no se opone.


  Por cierto, volviendo brevemente a las palabras de Francisco en la entrevista en vuelo, ¿se dieron cuenta de que él no tuvo “misericordia” hacia ese nuevo sacerdote que supuestamente le gritó [a la mujer que se pretende hombre] desde la acera: “vas a ir al infierno!”? Francisco lo utiliza como un ejemplo de alguien que no da la bienvenida, no discierne, no integra, etc, pero ¿cómo sabe eso? Tal vez el hombre en cuestión sí estudió y sí hizo el discernimiento, y simplemente llegó a la conclusión de que la única manera de “acompañar” a esta mujer era recordarle que a menos que ella haga todo lo posible para obtener ayuda psicológica y deje de consentir sus deseos pervertidos, ella va a ir al infierno. ¿No es una obra de misericordia - una verdadera, a diferencia de cuidar el medio ambiente - amonestar al pecador?


  Aquí también, podemos ver fácilmente que la ridícula charla de Francisco sobre el “acompañamiento” y “discernimiento” es sólo lenguaje cifrado para aceptar estos repugnantes estilos de vida homosexual y transgénero.


  Su propia práctica lo confirma. Por ejemplo, cuando era “cardenal” en Buenos Aires, se informa que permitió a una pareja de pervertidos homosexuales adoptar un niño; y a otros (o tal vez la misma pareja homosexual), donde la “mujer” era un hombre alterada quirúrgicamente, les permitió celebrar el bautismo de sus dos niños en la iglesia. Esto encaja perfectamente con el rechazo de Francisco a la moral de “todo o nada”, que descaradamente denunciara como “herejía” nuevamente en junio. Nada es bueno o malo; nada es blanco o negro. Ahora todo viene en 50 tonos de gris (Fifty Shades of grey)*.


  Esto es, señoras y señores, Amoris Laetitia en acción.


  Y seguirá yendo cuesta abajo desde aquí.


Visto en: Novus Ordo Watch


*Taquillera película pornográfica realizada recientemente.

Traducción: A.T.


Nacionalismo Católico San Juan Bautista

10 comentarios:

  1. Todo el itinerario seguido por la pareja homosexual española formada por el transexual ultrahormonado -para "avaronizarse"- Diego Neira y la (presunta) andaluza Macarena ha coincido con al menos 5 casos de fieles católicos que le han escrito cartas al Romano Pontífice, ni que decir que no contestadas. Yo conozco 5 casos, ¡imaginémonos la cantidad de miles de cartas escritas al Papa por fieles católicos entusiasmados con Cristo y con su Iglesia, misivas que no han merecido empero respuesta alguna del que debiera ser el "pastor" de todos pero especialmente de los católicos empeñados en ser fieles hijos e hijas de la Iglesia!


    ¡Francisco prefiere aplicar su confusa y pasada de rosca misericordia sin sentido de la justicia de Dios, con una pareja de lesbianas! Todo lo que rodea este caso hace suponer casi con total certeza que el papa Bergoglio no los confirmó en la fe de la Iglesia, en la doctrina tradicional católica sobre la homosexualidad. Y esos 5 católicos que yo conozco -repito, ¡imaginemos por un momento los miles y miles que tiene que haber, es una cuestión meramente de números!-, si de verdad siguen confiando en una respuesta del Papa a sus respectivas cartas es que esperan como quien a Godot espera y el que espera no raramente desespera.

    Por supuesto que las personas merecen respeto por el hecho ontológico de ser personas, ya sean homosexuales, ladronas, bandoleras, lo que sean. Pero la medida de ese respeto, de ese afecto hacia el pecador, de esa acogida al otro, nos la da siempre Cristo: "Mujer, ¿dónde están ahora los que querían condenarte? Anda, yo tampoco te condeno; vete en paz, y no peques más".

    Vaya tribulación la de la Iglesia en estos tiempos de brutal apostasía de la fe. Muchos católicos hoy día (obispos, sacerdotes, seglares, monjes, monjas, religiosos, religiosas...) descreen de Cristo y de la Iglesia y solo "creen" en su negocio: puesto de trabajo, fama, prestigio, poder, estatus, voluntad de dominio... Tibios, apóstatas, mundanos, burócratas antimilitantes, antinatalistas, advenedizos, mediocres políticamente correctos y similares pueblan casi todos los rincones de esta Iglesia mortalmente atribulada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hasta cuando!!!! bergoglio no es papa ni romano pontífice!!

      Eliminar
  2. anastasia3/10/16 17:30

    QUÉ DESASTRE. DESDE EL 13 DE MARZO DE 2013!!!!

    ResponderEliminar
  3. Y es que el PAPON IMPOSTOR sodomo éste no ve ya ni lo que es sodoma medica con posesos, normal, ni es catolico, ni es crístico. SIN REMEDIO, LUIS.

    ResponderEliminar
  4. Y luego de todo este drama que más parece comedia bufa, qué, ¿quedará piedra sobre piedra?

    ResponderEliminar
  5. Anónimo4/10/16 5:18

    Después queda la última semana de Daniel, la venida del Anticristo a quien este usurpador le dará su falsa iglesia en bandeja, y después la venida de Nuestro Señor Jesucristo. Hay que repasar el Apocalípsis. Las visiones de la beata Ana Catalina Emmerich, la profecía de san Francisco, los mensajes de la Santísima Virgen en La Salette, Fátima y Akita. Y si después de todo esto hay "católicos" que tengan dudas en qué tiempo estamos... es que ha quedado cegado del todo.

    ResponderEliminar
  6. Es que no hay más que quedarse mirando la foto que se incorpora a este post un buen rato, y leer una y varias veces el texto a pie de foto: "Francisco con Diego Neria y su 'prometida'". Acabo de hacerlo mientras una emisora ultraizquierdista-comunista que a veces escucho lamenta por activa y por pasiva el revés del NO en el plebiscito que se acaba de celebrar en Colombia, y de repente me ha entrado una nerviosa risa fácil, he empezado a como querer reírme, ¿por no llorar?, ¿por un asalto repentino y transitorio de enajenación mental?, ¿reír por no llorar ante la que está cayendo?

    ResponderEliminar
  7. Claro que en última instancia todo depende del cristal a través del cual miremos la realidad; todo viene a ser condicionado por el ojo con que miremos...

    Un teólogo heterodoxo como Juan José Tamayo no solo reconocería como positivo este gesto de Francisco hacia la pareja homosexual compuesta por Diego Neria y Macarena, sino que se atrevería a decir algo así como que "aunque importante signo de reforma y de apertura del papa Francisco a los nuevos modelos de convivencia de la pareja humana, es aún insuficiente, pues las personas homosexuales siguen marginadas en la Iglesia, y no debiera ser así; las personas homosexualmente activas deberían ser reconocidas en la comunidad eclesial e incluso formar parte del organigrama directivo, sacramental y jerárquico de la Iglesia".


    No exagero, piensan exactamente así los teólogos ultraprogres, y de entre ellos Juan José Tamayo es uno de los más conspicuos. Para estos, ideología de género, derechos reproductivos de la mujer (o sea, contracepción y aborto), feminismos radicales, etcétera, deben hacerse presentes en la Iglesia, esto es, ser asumidos por sus pastores, entrar a formar parte del depósito de la fe, del núcleo de la doctrina católica.


    ¿Que esto significa o implica mundanizar el Evangelio? Sí, ¿y qué? ¿Qué esto significa que la Iglesia ya no está más para evangelizar, santificar, sacralizar el mundo sino que es este el que le marca la pauta a la Iglesia? Claro, ¿y qué más?


    Verbigracia, acaba de publicar un artículo en el que, por una parte alaba el gesto del papa Francisco de crear una comisión encargada del estudio del diaconado femenino, pero a la vez considera que tal comisión de expertos es innecesaria, pues para él, para Tamayo, está perfectamente demostrado que en el cristianismo primitivo hubo mujeres ordenadas como diaconisas, como sacerdotisas e incluso consagradas obispas.

    Entonces, así las cosas, así esta cuestión disputada, lo que sucede -siempre desde la óptica de Tamayo- es que no hay ninguna voluntad pontificia de dar el paso de ordenar mujeres, sigue sosteniendo Pereira, perdón, Juan José Tamayo. Desde Pablo VI es así, también sostiene el palentino teólogo disidente. Y añade: "Juan Pablo II y Benedicto XVI son perfectamente conocedores de que en el cristianismo primitivo hubo mujeres que llegaron a ser incluso obispas, pero la mentalidad patriarcal y machista sexista de ambos papas ha cerrado toda posibilidad de estudio del asunto".

    Sorprendente. Y yo me pregunto: si en bitácoras más o menos tradicionalistas se plantea con relativa frecuencia que papas como Pablo VI, Juan Pablo II e incluso Benedicto XVI son en mayor o menor medida responsables de la debacle actual del catolicismo (los tres, absolutamente contrarios, insistamos, en conceder el sacramento del orden a la mujer, en cualquiera de sus tres grados: diácono, presbítero, "epíscopo" u obispo), ¿qué llegarán a pensar tales bitácoras de teólogos superheterodoxos y dilitantes como Juan José Tamayo?

    ResponderEliminar
  8. Anónimo5/10/16 8:51

    Dörmann que no es un tradicionalista, sino un sacerdote alemán nacido 1922, que ha visto con gran
    sagacidad los errores de Juan Pablo II, ha tenido la valentía de hacerlo público por medio de sus escritos, a tal
    punto que llega a percibir que la fe de Juan Pablo II es una fe gnóstica.
    Este es su análisis: «El hombre sabe que por la Encarnación está indisolublemente unido con el Hijo de Dios,
    que por la muerte de Cristo sobre la cruz, él está desde el comienzo hasta el fin del mundo redimido y
    justificado, y que él posee "la existencia en Cristo" como la dimensión religiosa de su propia humanidad, y
    que él debe todo esto al amor de "Dios Padre". Como la obra de la redención está cumplida en su principio
    en cada hombre, y que en cada uno permanecen intactas la imagen y la semejanza de Dios, la Revelación
    hecha por Cristo no puede sino tener por función el esclarecimiento de la existencia humana, y la "fe"
    correspondiente no puede significar sino la iluminación de la conciencia humana. Por eso el hombre debe
    entrar en sí mismo, a fin de descubrirse él mismo a la luz de la Revelación que le ha sido ofrecida en Cristo, y
    que él ha recibido por la fe, y para hacer la experiencia de lo que finalmente es y siempre ha sido. He aquí lo
    que significa la frase del Cardenal: "En el misterio del Verbo encarnado se explica el misterio del hombre".
    Una fe semejante es gnosticismo.» (El Itinerario... p. 119).
    En definitiva se trata de una Revelación del hombre, una Revelación de la divinidad del hombre y de una fe
    gnóstica o cabalística, una luz o iluminación del hombre es su dimensión divina. Por esto la Nueva Teología
    de Vaticano II y de Juan Pablo II, con el séquito de teólogos progresistas, es antropocéntrica

    http://www.catolicosalerta.com.ar/escritos-catolicos/gnosis-jp2.pdf

    ResponderEliminar
  9. Anónimo5/10/16 8:53

    Ratzinger y woytila iban despacio con la revolución para no arruinar la obra al mejor estilo menchevique pero bergog es bolche y quiere terminar la obra rápido. Se ve que el anticristo está a las puertas, en otro blog comentaban que en Cuba estuvo maytreya en las conversaciones del acuerdo de "paz".

    ResponderEliminar