San Juan Bautista

San Juan Bautista

domingo, 25 de diciembre de 2016

Dos poemas de Navidad - Andrés García-Carro



NAVIDAD



                                                  Porque ha nacido en Belén
                                  Jesús, hijo de María
                                  y José de Nazaret,
                                  brindemos con alegría.

                                  Porque ha venido a hacer bien
                                  con su ejemplo y con su guía,
                                  hoy veinticinco del mes
                                  de diciembre es un gran día.

                                  Porque Él es Dios y yo sé
                                  que nos alienta y nos cuida
                                  y que nos tiene en su Edén
                                  habitación escogida,
                                  gocemos aquí también
                                  del tránsito de esta vida.

                                  Paremos el carrusel
                                  de los odios, las inquinas,
                                  amémonos como Él
                                  nos ama sin escatima.

                                  ¡Qué alegría, qué alegría,
                                  hoy ha nacido en Belén
                                  nuestro Maestro y Mesías!



Y EL NACIDO ¿DÓNDE ESTÁ?


                                          
                                             Veo por la ciudad
                                    arbolitos adornados
                                    con bolas de colores,
                                    estrellitas, lucecitas,
                                    papanoeles colgados
                                    de los balcones aquí y allá.

                                    Y el Nacido ¿dónde está?
                                    No lo veo, ni a Él ni a
                                    su Papá ni a su Mamá
                                    ni a los Reyes que del Oriente
                                    el oro, el incienso y la mirra
                                    en sus camellos le traen.

                                    Veo grandes carteles
                                    que felices fiestas nos desean.
                                    ¿De qué fiestas hablarán?
                                    Si el Nacido no está en ellas,
                                    serán lo que sean,
                                    mas felices no serán.

                                    Cristianos del mundo entero,
                                    dejemos de hacer el canelo;
                                    el Niño-Dios ha nacido,
                                    celebremos su Navidad.


                                                                                 Andrés García-Carro



El primer poema pertenece a su libro La buena senda y el segundo a Feliz, y no como el perro de Andresito, todavía inédito.



Nacionalismo Católico San Juan Bautista

4 comentarios:

  1. http://adelantelafe.com/sermon-navidad-cristo-rey/

    ResponderEliminar
  2. Muy buenos los dos poemas,Comparto en mi muro de facebook los dos.Gracioas Andres por los poemas y a ncsanjuanbautista por compartir. Feliz Navidad con Niño Dios dentro.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo5/1/17 18:26

    LA CUNA DEL NIÑO JESÚS
    1 DE ENERO DE 2013

    santa_cuna
    Según queda ya indicado, y confiesa el venerable Bernardino de Bustos, San José, luego de haber adorado al Niño Dios, le construyó una cuna; que se venera hoy día en Roma en Santa María la mayor, llamada por esto Santa María ad præsepe junto al pesebre. Esta preciosa joya, venerada y custodiada por tanto tiempo por San Jerónimo, fué trasladada, junto con sus mortales despojos, de Palestina a Roma en el año 642, en tiempo y por las diligencias de Teodoro, papa. Baronio, el 9 de mayo, en las notas del martirologio, Benedicto XIV, en su tratado de la Canonización de los Santos, (lib. IV, p. 2, c. 31), y Liverani, sobre las reliquias conservadas en la basílica Liberiana, habla de este precioso tesoro, en que descansó por cuarenta días el niño Jesús, y que es la única obra o artefacto que nos queda el glorioso Carpintero de Nazareth.

    Después de muchos contratiempos y desastres, se conservan en ella en nuestros días solamente seis tablas, al parecer de abeto, de las cuales cinco miden obra de cuatro palmos, y la sexta no llega a un palmo. En la más larga léense todavía algunas letras griegas del siglo VIII de la Iglesia. Fue siempre tenida en tal aprecio y veneración, que el insigne cardenal Colonna la encerró en el año 1289 en una preciosa urna de plata; mas, por desgracia, en 1527, cuando el saco, tristemente célebre, del condestable de Borbón, entre otras muchas alhajas, perdonadas por los godos y los vándalos, fue profanada y robada la santa cuna por aquellos herejes fanáticos, entre los cuales la blasfemia y el sacrilegio eran expresivo anuncio de sus errores. Sus restos fueron después recogidos con gran veneración y colocados decentemente en una caja de madera dorada.

    Más tarde, el año 1585, Sixto V mandó edificar en Santa María la mayor una magnífica capilla, del nombre del papa, llamada Sixtina, en la cual se guardaba la preciada cuna, y por la noche de Navidad se exponía a la pública veneración, -¿se hace el día de hoy?- con increíble concurso de fieles que acudían a venerarla. En el año del Señor 1606 la espléndida y devota doña Margarita de Austria, Reina de las Españas, mandó construir a sus expensas otra urna para conservar tan preciosa reliquia; pero desgraciadamente volvió a ser robada por los franceses en 1801. Tornó a reparar esta pérdida la piedad española, puesto que el año siguiente, en 1802, la generosa doña Manuela, duquesa de Villahermosa, mandó labrar la tercera urna de plata, en la que Pío VII el 23 de diciembre colocó con sus propias manos la santa reliquia.

    Durante la república de 1849, la sagrada urna volvió a correr peligro de caer en manos de impíos y ladrones; pero, por la misericordia de Dios, se selló y escondió; habiéndose conservado como por prodigio. Pío IX en su vuelta a la ciudad pontificia, reconoció los sellos, y volvió a poner a la pública veneración la Sagrada Cuna, cunabulum , suntuosamente guardada.

    https://eccechristianus.files.wordpress.com/2013/01/santa_cuna.jpg
    https://eccechristianus.wordpress.com/2013/01/01/la-cuna-del-nino-jesus/

    ResponderEliminar
  4. Anónimo5/1/17 18:29

    http://i2.wp.com/aleteiaspanish.files.wordpress.com/2015/12/cuna-de-jesc3bas.jpg?resize=874%2C0&quality=70&strip=all&ssl=1

    ResponderEliminar