San Juan Bautista

San Juan Bautista

viernes, 27 de enero de 2017

Hungría frente al Nuevo Orden Mundial – Santiago Mondino


  En otros tiempos la figura de Viktor Orban y la concepción política húngara adoptada en estos últimos años hubieran pasado  desapercibidas, pero en el actual sistema político mundial donde se imponen desde los centros de poder y las logias regímenes políticos homogéneos, desprovistos de valores y fundamentados en tecnicismos que se oponen al orden natural, la situación de Hungría es un punto de referencia ineludible para aquellas naciones que se encuentran en vías de disolución por haber perdido su identidad en el actual proceso globalizador, mercantilista, apátrida y tecnocrático.

  Hungría, país del este europeo que fue fundada hace 1000 años por San Esteban logró superar 2 guerras mundiales y la ocupación comunista luego del pacto de Yalta.

  En la actualidad Hungría está enfrentada a la Unión Europea, defendiendo las raíces cristianas de Europa y la propia identidad nacional.          


  El líder húngaro Viktor Orban que encabeza la rebelión contra las élites que gobiernan desde las sombras a Europa  surge de las entrañas del sistema -fue secretario de la organización juvenil comunista (KISZ) en su segundo colegio-, responde a las ansias de cambio evidentes por todas partes como consecuencia del desmoronamiento del régimen, estudia en Oxford con una beca de la Fundación Soros y acaba fundando un partido, la Alianza de Jóvenes Demócratas (Fidesz: Fiatal Demokraták Szövetsége o Unión Cívica Húngara) del que, tras un audaz discurso en la Plaza de los Héroes de Budapest en el que demanda elecciones libres y la retirada de las tropas soviéticas, pasa a ser líder tres años más tarde. Ha recorrido un largo camino político desde 1998, el año en que se convirtió en primer ministro de Hungría, uno de los dos más jóvenes que han resultado electos para ese cargo en ese país. En aquel entonces, y a pesar de la oposición de Rusia, Viktor Orban supervisó la entrada de Hungría en la OTAN –al mismo tiempo que las de Polonia y la República Checa– y en la Unión Europea. Durante aquel mandato de primer ministro, en una época en que la Unión Europea era mucho más próspera que ahora, Orban redujo los impuestos, abolió el pago de inscripción en la universidad para los alumnos aventajados, aumentó las ayudas financieras a las madres y atrajo a los industriales alemanes con una fuerza de trabajo barata. Entre sus «consejeros» estadounidenses figuraba James Denton, vinculado a Freedom House, una ONG de Washington implicada en las revoluciones de colores. Orban era entonces el niño mimado de los neoconservadores de Washington. En 2001 recibió el «Premio de la Libertad» del neoconservador American Enterprise Institute.

  Su partido, que nació anticomunista liberal y luego se proclamó social-liberal, es ahora francamente conservador y nacionalista. Orban afirmó públicamente en el 2005: “yo soy cristiano”. Una manifestación que no fue meramente verbal sino que fue acompañada por hechos.

  En coalición con otros partidos menores en el año 2010, después de haber pasado 6 años en la oposición, Orban logró regresar al poder, ganando las elecciones por una importante mayoría y resuelve cambiar la Constitución, nada extraño porque llevaban con la misma desde la finalización de la Segunda Guerra Mundial.

  El país estaba prácticamente en la ruina luego de varios años de desgobierno socialista que dejo una deuda que alcanzó el 85% del PIB hacia finales de 2011, Orban se vio en la obligación de solicitar ayuda financiera urgente de otros miembros de la Unión Europea y al FMI. Ambas instancias se negaron a soltar un euro. ¿Por qué? No les gustaba la nueva Constitución que se acababa de aprobar en el Parlamento de Budapest por abrumadora mayoría.

  Orbán, necesitado con urgencia del crédito de 20.000 millones de euros que amenazaban con negarle, maniobró con promesas de reformas limitadas a la legislación. Pero esa misma semana cien mil húngaros se manifestaron en Budapest en apoyo de su gobierno. Francamente hostil al FMI, se negó a aplicar el régimen de austeridad recetado por los hombres de negro, pero nunca cuestionó el reembolso de la deuda.

  Como represalia la Comisión Europea inició procedimientos legales contra Hungría, dándole un mes para aplicar los cambios apetecidos por los eurócratas. Hasta la ex secretaria de Estado norteamericana y candidata a presidente, Hillary Clinton, manifestó públicamente su descontento. La Unión Europea, ocultando que su verdadera preocupación era el carácter confesional del Estado húngaro y la defensa de la vida, exigió que se modifiquen tres normas concretas (no las únicas) que intranquilizan mucho en Europa. Primero, la que se refiere a la actividad del Banco Central Húngaro, pretendiendo hacerlo más dependiente del Poder Ejecutivo, limitando entonces su autonomía. Enseguida, la que obliga a los jueces a jubilarse tempranamente, o sea a los 62 años -en lugar de los 70, como hasta ahora- porque pareciera esconder una operación de "limpieza" política del Poder Judicial. Y, finalmente, la que entrega al Poder Ejecutivo el control del organismo encargado de defender y proteger la intimidad de los ciudadanos.

  Mencionar a Dios en la Constitución (nuestra venerada 'Pepa', abre con un contundente: "En el nombre de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo autor y supremo legislador de la sociedad"), comentar que nuestra civilización europea tiene raíces cristianas, hablar de la patria, definir el matrimonio como una unión de hombre y mujer o pretender controlar las propias fronteras no son, exactamente, ideas radicales en ninguna otra época. La Constitución húngara protege la vida humana desde el momento de la concepción. El nombre oficial del país pasa de República de Hungría a sencillamente Hungría, aunque no deje de ser una república, y hace referencia a la Santa Corona del Rey Esteban, el primer rey de Hungría.
  
 Tras la aprobación de la nueva constitución de Hungría, se están dando los pasos necesarios para cambiar la mentalidad y las leyes del país. La nueva constitución abre la puerta para que se inicien los trámites para derogar o limitar la ley de aborto vigente. Pero sin esperar a ello, el gobierno de Viktor Orban, ha lanzado una campaña institucional para reducir el número de abortos. Contando con fondos de la Unión Europea –lo cual ha escandalizado a Bruselas-  se hará una campaña institucional con anuncios que muestran a un feto y dice: 
Entiendo que no estés preparada para tenerme, pero podrías darme en adopción, ¡DÉJAME VIVIR!”


  También hace referencia a "los crímenes inhumanos cometidos contra la nación húngara y sus ciudadanos durante la dictadura comunista". Menciona explícitamente que la autodeterminación húngara se perdió entre el 19 de marzo de 1955 (invasión soviética) y el el 2 de mayo de 1990 (primeras elecciones libres en la era postsoviética): "No reconocemos la Constitución comunista de 1949 porque ha servido como cimiento de un régimen tiránico. Por esa razón decretamos la legislación derivada de la misma inválida”.  En ese mismo sentido el Primer ministro ha señalado: “Como herederos de 1956, no podemos permitir que Europa cercene las raíces que la han hecho grande y nos han permitido sobrevivir a la represión soviética. No hay una Europa libre sin estados-nación y sin los miles de años de sabiduría de la Cristiandad”.

Acto de inauguración en Madrid del monumento que recuerda a los revolucionarios húngaros que se levantaron contra la antigua URRS en 1956


  La nación húngara está siguiendo un rumbo que, desde el año 2010, la ha llevado a apartarse decididamente de la senda liberal. En todos los planos. No sólo en el económico: también en el cultural, en el político y en el espiritual.

  Todos los años se celebra la fiesta de San Esteban (santo rey de Hungría quien fuera canonizado por el Papa San Gregorio VII en 1083), cuando las autoridades del Estado participan en la misa solemne celebrada en la Basílica de San Esteban y las Fuerzas Armadas —como decidió el actual gobierno— se incorporan a la multitudinaria procesión que, portando la Sagrada Mano Derecha del fundador de la patria, recorre solemnemente las calles de Budapest.
  

  
  En cuanto al rol que le compete al cristiano en esta época de apostasía, el presidente de Hungría afirma que  “reina un pensamiento generalizado de liberalismo individualista, Europa necesita ser repensada” "es un error que el cristianismo no desempeñe un papel primordial" en la construcción europea y los políticos de Bruselas, que “la gran mayoría actúa de espaldas a las raíces europeas”. “sin la renovación cristiana que necesita Europa, el continente no volverá a la competitividad en el mundo, ni siquiera en el orden económico”.

  Orban es taxativo en cuanto a la necesidad de retomar los valores cristianos olvidados por los tecnócratas de Bruselas: “Los cristianos europeos tenemos que dar aliento de nuestros valores cristianos. Hungría es un pueblo que habla una lengua sin parientes... A Europa le preocupa los problemas de la energía, sería interesante hablar de todos los problemas. Tenemos que encontrar una respuesta a los problemas profundos: ¿cuál es la situación europea? ¿cómo hemos llegado? ¿qué tendríamos que hacer? Es justo si un político debe hablar sobre los aspectos religiosos culturales. Estoy de acuerdo que todos los políticos cristianos tenemos que estar vigías. La Biblia nos dice que los dirigentes políticos y los religiosos tienen la obligación de hablar de esta crisis. La crisis europea no sólo la pueden resolver los tecnócratas... Esa hegemonía económica piensa que el problema lo soluciona el individualismo. Los vínculos familiares la religión no cuenta. Todo es relativo para los tecnócratas. El compromiso, la responsabilidad, el amor a la patria, la grandeza, la gloria justa no son pronunciadas. Te tachan de retrógrado, vamos de la familia al individuo. Hoy quieren que Europa sea así. Quieren construir una sociedad sin Dios y Dios es un apéndice. Los valores religiosos no sean aplicados a la sociedad. Existe un continente europeo donde los políticos van prescindiendo de Dios”.

Acto en recuerdo de la revuelta antisoviética de 1956, el primer ministro de Hungría, Viktor Orbán, ha criticado la deriva que está tomando la Unión Europea y, frente a ésta, ha reivindicado la idea de Estado-nación con raíces cristianas que controla sus fronteras y se protege de la inmigración en masa.


  En lo que respecta al problema de la inmigración descontrolada Orbán ha tomado medidas, construido vallas, aprobado leyes y dado instrucciones a las fuerzas del orden, al tiempo que censura las políticas autodestructivas que emanan de Bruselas.

  Veamos lo que, con palabras que chocan por cierto con la postura del Vaticano, dice Viktor Orbán a propósito de la crisis demográfica… y de la inmigración de asentamiento con que algunos pretenden resolverla.

La inmigración masiva no puede solucionar en absoluto el problema demográfico de Europa. […] La historia ha demostrado que las civilizaciones que no son biológicamente capaces de perpetuarse a sí mismas están destinadas a desaparecer —y desaparecen. Tal es el caso de nuestra civilización, el de Europa. La inmigración masiva, que muchos proponen como remedio, provoca tensiones que conducen a más conflictos y terremotos políticos, debido a las diferencias culturales, religiosas y de estilo de vida. El sentido común dicta que Europa debe hacer frente a sus problemas demográficos por una vía natural, respetando y protegiendo la familia y la paternidad [ni siquiera dice “maternidad”, oigan…].

  En un reportaje al diario alemán Frankfurter Allgemeine Zeitung el 3 de septiembre de 2015 fue más tajante al referirse a la política migratoria de la Unión Europea: "La llegada de migrantes, en su mayoría musulmanes, es una amenaza para la identidad cristiana de Europa". Y al día siguiente, se expresó así en un comunicado: "Si no protegemos nuestras fronteras, decenas de millones de migrantes seguirán viniendo a Europa, y algún días seremos minoría en nuestro propio continente".

  Por su parte, monseñor Laszlo Kiss-Rigó, obispo de Szeged, en respuesta a la propuesta de Bergogliio de que cada parroquia católica de Europa reciba a una familia de migrantes proclamó: “No es una crisis humanitaria. No son refugiados. ¡Es una invasión!”

  Orbán trata de que el Gobierno sea un reflejo del pueblo húngaro, de lo que quieren los húngaros. Y un gobierno en sintonía con su pueblo es anatema para los globalistas, sobre todo para los de Bruselas. Pero en el proceso está prestando un impagable servicio a Europa al recordar a los europeos lo que son y lo que pueden dejar de ser en un par o tres de generaciones.

  En ese sentido, el valor de Orban está en ser una vara de medir para darnos cuenta de cuánto hemos cambiado o, por mejor decir, cuánto han cambiado quienes nos gobiernan y deciden los dogmas culturales.


  La lista de sus enemigos directos y de las fuerzas oscuras que quieren destruir a su país forman un arco interminable que va desde los lobbies que operan en Bruselas hasta el Partido Socialista húngaro, pasando por las grandes multinacionales, los bancos, las empresas de energía y el Fondo Monetario Internacional (FMI) y los “enemigos del exterior”.

  “El país está prácticamente sitiado”, repiten los funcionarios y miembros de su partido que testimonian en Guerra contra la nación.

  Pero el enemigo supremo de Orban es el millonario y filántropo norteamericano George Soros. Judío de origen húngaro, es el blanco predilecto de la prensa gubernamental. A fines de los 80, su fundación de la Sociedad Abierta Soros había contribuido a financiar la actividad de Fidezs, el partido de Orban.

  El primer ministro ya había acusado al filántropo millonario George Soros por la llegada de los migrantes. "Esta invasión (de migrantes) es motivada por un lado por traficantes de personas y por otro lado por activistas (pro derechos humanos), que apoyan cualquier cosa que debilite a los Estados", explicó el político conservador en la radio estatal. "Este pensamiento occidental y la red de activistas que tiene detrás tiene su máxima representación en George Soros", añadió Orban.
Desde sus fundaciones, el magnate financia a grupos de derechos humanos. Su "Open Society Fundation" (OSF) apoya en Budapest a los activistas que ayudan a los refugiados.

El judio “filantropo” George Soros ofreciendole “ayuda” a Viktor Orban en octubre de 2010


  Las críticas llovieron de todas partes, desde ONG como la americana Human Rights Watch a la mirada de grupos LGBT, los medios de comunicación convencionales y políticos del mundo entero. Peor, en el Parlamento Europeo fue atacado por violar los valores fundamentales de la democracia y la libertad.

  El New York Times, celoso sostén del establishment, publicó en primera plana un editorial titulado «El peligroso deslizamiento de Hungría», donde podía leerse: «El gobierno del primer ministro húngaro Viktor Orban se desliza hacia el autoritarismo y desafía los valores fundamentales de la Unión Europea, y todo el mundo se lo permite.»

  El fracaso o éxito de le empresa que llevan a cabo los húngaros liderados por Viktor Orban frente a los poderes ocultos que gobiernan el mundo es un enigma para nosotros. Por lo pronto, como reza el preámbulo de su constitución pidamos a Dios que bendiga a los húngaros. Ojalá: van a necesitarlo.


Santiago Mondino


Fuentes




Nacionalismo Católico San Juan Bautista

7 comentarios:

  1. https://www.youtube.com/watch?v=KMBv9d1uv_8

    ResponderEliminar
  2. La Merkel está cagalerizada sin remedio, la masoneta protestante democristianona se le cae el equipo eurábico, además de que Trump la tirará de dos bufos ....o Europa explota bajo el acoso putiniano... horizonte negro FIN CIVILIZATIO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Angela Merkel es judía, su verdadero nombre es Rebbekah Kasner Jentsch. Debería estar prohibido que los judíos (o cualquier persona) cambie constantemente de nombre y apellidos.

      Eliminar
  3. Una vergüenza que un país fundado por un santo católico tenga un dirigente protestante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dudo que un protestante reivindique a un santo católico, particípe de misas católicas en conmemoración del mismo o que recuerde las raices cristianas de Europa, a no ser que considere que Europa surge con Lutero. Y si asi fuera, no le parece que este hombre hizo mas que cualquiera de los otros masones (algunos "católicos") que gobiernan los paises europeos?
      Santiago Mondino

      Eliminar
    2. NO. No me parece. PUNTO.

      Eliminar
  4. Muy bueno, Santiago, tu artículo...
    Y sobre el comentario de "anónimo" de las 23:10 se refiere a la merkel, no a Víctor Orban

    ResponderEliminar