San Juan Bautista

San Juan Bautista

viernes, 15 de noviembre de 2019

Protesta contra los sacrilegios de Francisco - Alejandro Sosa Laprida



Descargar en PDF

Francisco invocando al Espíritu Santo en la basílica de San Pedro ante la Pachamama[1]


Un grupo de católicos  “conservadores” publicó el 9 de noviembre una enésima “corrección fraterna” dirigida a Francisco[2], esta vez en relación a los actos de idolatría perpetrados en el Vaticano durante el reciente Sínodo Amazónico. Con el buen tino, además, de relacionar estos hechos con la escandalosa declaración que Francisco firmó, junto al Gran Imán de Al-Azhar, el 4 de febrero último, en Abu Dhabi:

“El pluralismo y la diversidad de religión, color, sexo, raza y lengua son queridos por Dios en su Sabiduría, con la que Él creó a los seres humanos. Esta Sabiduría Divina es la fuente de la que proviene el derecho a la libertad de credo y a la libertad de ser diferente.[3]

Muy noble y meritorio, lo de esta gente, ciertamente. Por desgracia, uno no puede dejar de comprobar que solamente tienen ojos para Francisco, omitiendo sistemáticamente mencionar los innumerables precedentes que se han producido desde el CVII, fundados en la misma raíz modernista, ecuménica y relativista de documentos tales como Nostra Aetate y Unitatis Redintegratio, siendo emblemático el caso de las  múltiples reuniones interreligiosas de Asís.

Veo que es muy duro aceptar la realidad de la crisis eclesial en toda su magnitud, y que, en cambio, es relativamente fácil embestir contra Bergoglio, ante cuyas repulsivas fechorías se hace difícil permanecer impertérrito, pero me parece que no cuestionar su origen es una postura que, además de adolecer de parcialidad, es muy peligrosa, puesto que tiende a favorecer una falsa “restauración conservadora”, que se contentaría con un retorno a formas y maneras “tradicionales”, neutralizando así toda posibilidad de una auténtica reacción católica, como sucedió durante el pontificado de Benedicto XVI, quien dejó intactos todos los falsos principios conciliares -falso “ecumenismo” e “interreligiosidad”, falsa “libertad religiosa”, etc-. Me permito recordar aquí lo que hace poco dije sobre el tema:

“Por otro lado, y sin ánimo de provocar, pues comprendo que el asunto es delicado y podría herir susceptibilidades, pregunto: este hecho tan lamentable y escandaloso de la promoción del culto de la “Pachamama” en la mismísima Roma, ¿es peor, acaso, que las múltiples invitaciones efectuadas por Juan Pablo II y Benedicto XVI a las religiones idólatras a “rezar” por la paz en Asís? Con los templos católicos cedidos a falsos cultos y la jerarquía eclesiástica incitando a los pobres infieles a que invocasen a sus ídolos y a que esperasen de ellos la obtención de la paz para el género humano, confortándolos así en las tinieblas del paganismo, lejos del único y verdadero “Príncipe de la Paz” (Is. 9, 6). Esto es algo tan grotesco que habla por sí mismo. Y con el agravante de que esas babélicas asambleas fueron convocadas y organizadas nada menos que por los supuestos Vicarios de Jesucristo en la tierra, como si toda religión fuese de suyo un camino bueno y válido para dirigirse a Dios, para orarle y para rendirle el culto que le es debido -al margen de la buena intención que puedan tener sus miembros-.[4]

No obstante, reconozco que siempre es saludable reaccionar contra el mal, aunque no se esté aún en condiciones de poder abarcarlo en su completa y vertiginosa profundidad. Lo que nos supera a todos, naturalmente, ya que sólo Dios posee una idea cabal del mismo.

Recordemos, para terminar, que estamos hablando de un hombre que es capaz de proferir locuras como ésta[5]: “No hay que pensar que el anuncio evangélico deba transmitirse siempre con determinadas fórmulas aprendidas, o con palabras precisas que expresen un contenido absolutamente invariable.[6]

Esta sola cita -una entre mil- demuestra a las claras la adhesión por parte de Bergoglio[7] al evolucionismo modernista condenado por San Pío X en su encíclica Pascendi[8] y en el decreto del Santo Oficio Lamentabili[9], y, por sus implicaciones teológicas y filosóficas, basta para dar por tierra con la totalidad de la doctrina católica. Se puede así afirmar con certeza que este hombre no profesa la fe de la Iglesia. Y que, por ende, es incapaz de “confirmar a sus hermanos” (Lc. 22, 32) en la fe. Misión ésta que constituye la esencia misma del ministerio petrino, junto a la potestad de gobernar y de santificar. Porque no se trata ya de negar tal o cual dogma en particular, como era el caso de los heresiarcas “tradicionales”, sino de volver lisa y llanamente imposible la existencia misma de los dogmas de fe. Es por eso que San Pío X, en su Motu Proprio Praestantia Scripturae[10] , definía el modernismo como la “síntesis de todas las herejías”, del cual Francisco es, sin asomo de duda, un esmerado y eficaz propagador…



[6] Exhortación apostólica Evangelii Gaudium, 24 de noviembre de 2013, § 129.
[7] Para mayor información sobre las innumerables herejías y blasfemias de Francisco, se pueden consultar los libros Tres años con Francisco: la impostura bergogliana y Cuatro años con Francisco: la medida está colmada, publicados por las Éditions Saint-Remi en cuatro idiomas (castellano, inglés, francés e italiano):
Al igual que el libro Con voz de dragón. Francisco: ¿Vicario de Cristo o Precursor del Anticristo?, publicado por la editorial Cruzamante en 2017:
https://www.catolicosalerta.com.ar/bergoglio2018/con-voz-de-dragon-tapa-y-contratapa.pdf                                                                   




Nacionalismo Católico San Juan Bautista

5 comentarios:

  1. Hay de todo en la viña del señor, Dios lo quiere así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dios lo permite, solamente, Él no quiere el mal positivamente, como sí lo hace el maligno, quien siembra la cizaña en medio del trigo. En la siega -juicio de las naciones-, los ángeles se encargarán de separarlos...

      Eliminar
  2. Pienso lo mismo respecto a lo que hicieron Papas anteriores..el horror y el error vienen de lejos..no se como han podido...y no me vengan con la tonta explicacion de que eran sosias...no soy una nena y no me trago esos cuentos..!!!!.Abrieron las puertas al abismo....ahora..a aguantar lo que se viene...solo el actuar de Dios mismo podra salvar esto.Y que sea pronto..por favor..!!!!!Marisa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay sosías, obviamente, sino modernistas inflitrados en la Iglesia para destruirla del interior, San Pío X lo explica muy bien en su encíclica Pascendi. Y Leon XIII decía, en su Súplica a San Miguel Arcángel, contenida en el Exorcismo contra Satanás y los otros ángeles apóstatas, publicada en 1890:

      « Los más taimados enemigos han llenado de amargura a la Iglesia, esposa del Cordero Inmaculado, le han dado a beber ajenjo, han puesto sus manos impías sobre todo lo que para Ella es más querido. Donde fueron establecidas la Sede de San Pedro y la Cátedra de la Verdad como luz para las naciones, ellos han erigido el trono de la abominación de la impiedad, de suerte que, golpeado el Pastor, pueda dispersarse la grey. ¡Oh, invencible adalid, ayuda al pueblo de Dios contra la perversidad de los espíritus que lo atacan y dale la victoria! »

      Eliminar
  3. La Iglesia debe seguir los pasos de su Esposo en la Pasión, para luego seguirlo también en la Resurrección y en la Gloria. En efecto, del mismo modo que el cuerpo físico de Cristo murió y resucitó, su cuerpo místico conocerá una muerte mística y luego resucitará, con ocasión de la Parusía del Señor.

    ResponderEliminar