San Juan Bautista

San Juan Bautista

domingo, 22 de noviembre de 2020

Aborto legal y vacunación Covid-19: la misma causa eficiente, formal y final de un plan macabro - Luis Alvarez Primo

 


    En 1992 concurrí con un grupo de norteamericanos pro-vida a Río de Janeiro a participar de una conferencia alternativa en contra de la primera gran conferencia mundial de la Naciones Unidas sobre Desarrollo sustentable, ECO ‘92, a la que concurrió la casi totalidad de los primeros mandatarios del planeta. El libro insignia de aquella conferencia de la ONU fue “The Population Bomb” del terrorista demográfico antinatalista judío Paul Erlich, no hace mucho incorporado por Jorge Mario Bergoglio /Mons Sanchez Sorondo a la Academia de Ciencias en el Vaticano.

 

    En una sala del Banco Mundial había un gigantesco contador demográfico que registraba minuto a minuto nacimientos y defunciones en el mundo.  La conclusión era:  hay un crecimiento demográfico geométrico exponencial en el planeta, de manera que para lograr un “desarrollo sustentable” es necesario reducir la población mundial. La salud reproductiva, es decir la anticoncepción y el aborto, (y luego la Ideología del Género) fueron los mandatos que se inscribieron en todas las políticas internacionales de crédito impuestas a la comunidad internacional, en especial a los países más pobres. Como se sabe, estas políticas de raíz malthusiana se remontan a la prédica eugenecista de Margaret Sanger y sus patrocinadores, los Rockefeller. El continuador contemporáneo de aquellos, y de sus políticas antinatalistas es el millonario Bill Gates, a quien nos hemos cansado de escuchar-- en su declaraciones, Conferencias TED y entrevistas difundidas en la  internet-- diciendo que con las vacunas contra la Covid-19 se va a reducir la población mundial  en un 15 a un 20 %, es decir unos mil a dos mil millones de personas.

 

   La vacuna Covid-19 no es una vacuna sino un experimento transgénico.

 

   Tal como la eminente inmunóloga argentina Dra. Roxana Bruno junto con otros colegas genetistas y epidemiólogos argentinos y de otros lugares del mundo han demostrado científicamente, las vacunas contra el SARS Cov 2 no son vacunas sino experimentos genéticos que afectarán el genoma humano provocando esterilidad en los hombres e impidiendo la anidación del embrión en la mujer. La Dra. Bruno es una investigadora independiente sin intereses creados, ni con los laboratorios ni con los gobiernos.  La trayectoria profesional de la Dra Bruno y su presencia hoy en la Argentina, luego de su paso por Alemania y España, es un verdadero milagro, que no cabe aquí detallar. Escuchar el relato de las minuciosas investigaciones que le han permitido llegar a la conclusión arriba mencionada, es absolutamente fascinante: una ardua, tenaz y complejísima pesquisa le ha permitido desandar el camino de los laboratorios involucrados –Astra Zeneca, Pfizer, Moderna, los chinos y los rusos—probando la maniobra transgéncia en curso que alterará el genoma humano para provocar esterilidad e infertilidad masiva global. (La vacuna de Astra Zeneca, tal como este laboratorio mismo declara, tiene tejidos de pulmón de fetos abortados). Y sin embargo, las autoridades argentinas se niegan a escucharla y recibirla.

 

   Por cierto, todo lo que la Dra Bruno sube a You tube es inmediatamente censurado. Por ello, a partir de ahora se podrá ubicar algo de su material en http://lbry.com/

 

   Aborto y seudo vacunación Covid-19: una misma causa eficiente, formal y final.

 

    Las políticas de legalización del aborto (de salud reproductiva) y la seudo vacunación Covid-19 tienen un mismo agente:  el conjunto antinatalista integrado por la Organización Mundial de la Salud, la Fundación Bill y Melinda Gates/ el Grupo Bildelberg, y los laboratorios involucrados. La causa formal de ambas políticas antinatalistas (el aborto y el experimento transgénico para la esterilización y la infertilidad humana) es el rechazo al orden natural y sobrenatural—el odio al Creador y a su creatura humana—y el afán de autonomía expresado en aquel remoto “Non Serviam”. La causa final de ambos es, como ya lo expresamos, la ejecución de un plan macabro para reducir la población mundial. El negocio de la seudo vacunación está totalmente subordinado a ese designio geopolítico totalitario demográfico antinatalista.

  

   Un virus artificialmente desarrollado: justificación del confinamiento totalitario y de la "vacuna" para esterilizar e impedir la anidación del embrión humano.

 

     El “virus” de la Covid-19 es una construcción quimérica artificialmente desarrollada en Wuhan, China, con apoyo de Anthony Fauci, la WHO y Bill Gates. La letalidad del mismo no es tal y rápidamente desaparece de la población. El seudo virus fue artificialmente desarrollado para justificar el confinamiento totalitario global, cuyo símbolo todavía es el barbijo (the stupid mask), instaurado mediante el terrorismo mediático mundial, y la eventual esterilización masiva global.

  

   Obligatoriedad de la seudo vacunación.

 

    Dado el terrorismo mediático mundial y el arrebañamiento producido en enormes masas de población en el planeta con la complicidad de los políticos locales y sus lacayos sanitarios, periodísticos y mediáticos, la obligatoriedad de la seudo vacunación contra la Covid 19 será un factor irrelevante. Una vez que se anuncie que la seudo vacuna esté “lista”, con una presurosa aprobación de emergencia, la gente hará cola para aplicársela. Tal es el estado de falsa creencia en el que las poblaciones han caído.

 

    ¿Qué hacer en esta guerra contra la vida humana?

 

    Teniendo el aborto deliberado y la esterilización masiva un mismo agente global y un mismo designio antinatalista, será necesario por fuerza que quienes defienden la vida humana inocente y respetan el orden natural querido por el Creador unan en una sola voz la denuncia y el repudio de ambos abominables asuntos sin precedentes en la historia humana.

 

   ¡Ni aborto, ni seudo vacuna Covid-19! ¡Toda la Verdad!

 

    Y ¡un tribunal internacional para los genocidas!


                                                                         Bella vista, 22/11/2020  

                                                                         Luis Alvarez Primo

  

                      

 

                                                         


5 comentarios:

  1. https://www.youtube.com/watch?v=LiZhucs1mrc
    firmaron convenio con el virus...

    ResponderBorrar
  2. No sirve ese link de libry. Que la doctora suba su material a bitchute.

    ResponderBorrar
  3. Margaret Sander era católica.

    ResponderBorrar
  4. Nooo que mil o dos mil, si somos aproximadamente sietemilmillones ellos quieren dejar solamente quinientos millones. Las piedras de Georgia.

    ResponderBorrar
  5. Ya lo había leído hace bastante que la vacunación desde hace varias décadas, por lo menos tres, es terapia genética, como siempre denuncia Chinda que los niños a los seis años ya tienen como cincuenta vacunas o dosis. De terror. Y la que nos quieren poner van a ser dos dosis al año ¡¡Y TODOS LOS AÑOS!!
    O SEA.... PSICÓPATAS GENOCIDAS.

    ResponderBorrar