San Juan Bautista

San Juan Bautista

miércoles, 13 de marzo de 2013

Violencia o Coherencia: Repuesta a la toma de la Catedral - Por Augusto TorchSon


  Ante la profanación de  la Catedral Metropolitana del día de ayer por parte de una agrupación marxista denominada “Movimiento Popular La Dignidad”, un grupo de católicos reaccionaron contra esta grave ofensa.

  La acción fue reflejada por varias páginas comunistas alineadas con el ideario subversivo propuesto por el gobierno nacional. 

  La pregunta que surge es ¿porque ante una protesta supuestamente docente se decidieron a tomar una Iglesia?, encima la casa matriz de nuestra institución en la capital del país. Más allá del argumento que la protesta iba dirigida también para que se suspendan los subsidios a las instituciones católicas, la verdad de la toma de la Catedral tiene más motivos ideológicos que de políticas educativas. Estos grupos aprovechan la inacción de parte de las fuerzas de seguridad (bien instruidas a tal fin) y la colaboración de la totalidad de los medios de comunicación, para atacar a quien es en definitiva su principal enemigo: La única y verdadera Iglesia de Dios. Este pseudo-ateísmo, es en realidad antiteísmo, ya que más que negar la existencia de Dios lo que buscan es manifestar su odio, resentimiento y rebelión hacia Él, mostrándonos quien es su verdadero padre (Satanás).

  La tibieza impuesta por el Nuevo Orden Mundial bajo el eufemismo de la no violencia, no hace más  que ponernos en la más vulnerable de las situaciones, ya que ante los constantes ataques contra nuestra Fe, solo respondemos que hay que rezar. Repito lo expuesto en mi artículo anterior sobre el pacifismo (AQUI).


  Tenemos que tener en cuenta que estos grupos no solo atacan nuestra Fe, sino que también son los promotores de todo lo que tiene que ver con la cultura de la muerte. Aborto, eutanasia, promiscuidad aún en niños preescolares a quienes se les quieren atribuir ahora derechos sexuales, homosexualidad y libre consumo de drogas; son todas afrentas a nuestras familias, a nuestras patrias y a nuestra Fe, que no pueden ser toleradas. Estas son las formas más feroces y demoníacas de violencia.

  Si seguimos considerando que la sola oración va a proporcionar nuestra mejor defensa, dentro de poco no vamos a tener que defender, ni vamos a estar para rezar. Es más, lo que más me llama la atención es que quienes promueven este pensamiento, son quienes menos rezan, ya que quienes lo hacemos estamos conscientes de la importancia de la defensa de nuestras tradiciones, nuestros valores, nuestras patrias y nuestra Fe.

  Este llamado no es a una reacción en contra sino en una acción a favor, o en defensa si se quiere. Destacando la importancia de demostrar que no se pueden meter con nuestra Santa Madre Iglesia y pretender que no exista ningún tipo de consecuencias.
  Si les corresponde o no castigo divino por sus acciones, no es algo que nos corresponda analizar; pero la defensa de nuestra Fe no puede dejarse de realizar so pretexto de no echar más leña al fuego. 

  Quienes respondieron a estos demoníacos fagocitadores de la dadiva asistencialista del gobierno, no solo dieron un mensaje claro a los marxistas apatridas, de que hay límites que no vamos a permitir que se traspasen, sino principalmente fue un llamado de atención a los católicos para unirnos en la defensa de lo que es más propiamente nuestro.

  Todos nuestros héroes (los verdaderos), lo fueron por la defensa de la Patria y la Fe Católica Apostólica y Romana, llevada a cabo con todos los recursos legítimos y necesarios, sin embargo hoy cualquier respuesta a terribles ultrajes parece ser muestra de fundamentalismo y violencia.

  Si intentan violar a nuestras madres, esposas, novias o hijas, ¿vamos a permanecer impasibles en nombre de la no violencia?. Sin embargo ante la profanación de nuestros templos no hacemos nada, cuando Nuestro Señor Jesucristo sacó a latigazos a quienes hicieron lo mismo hace más de dos mil años.

  Felicito a estos verdaderos Guerreros de Cristo por haber hecho lo que corresponde y lo que tenemos que hacer todos quienes nos decimos fieles, dejando de opinar desde la comodidad y seguridad de nuestros hogares, criticando a quienes hacen lo que los demás no se animan.

  !Viva Cristo Rey¡

Augusto TorchSon


Nacionalismo Católico San Juan Bautista



No hay comentarios:

Publicar un comentario