San Juan Bautista

San Juan Bautista

domingo, 29 de septiembre de 2013

La Iglesia en los tiempos del Anticristo

Extracto de una carta del obispo Horsley, en Oxford en 1838.

  En los tiempos del Anticristo, la Iglesia de Dios sobre la tierra, como podemos imaginar, verá grandemente reducido el número aparente de sus fieles, debido a la abierta deserción de los poderes de este mundo. Esta deserción comenzará por una indiferencia hacia toda forma de cristianismo, bajo la apariencia de tolerancia universal. Más dicha tolerancia no procederá del verdadero espíritu de caridad e indulgencia sino de un designio de minar el cristianismo por la multiplicación y el fomento de las sectas. Dicha pretendida tolerancia irá mucho más allá de una justa tolerancia, incluso en lo que concierne a las diferentes sectas de cristianos. Pues los gobiernos pretenderán ser indiferentes a todas y no darán protección preferencial a ninguna. Todas las Iglesias establecidas serán echadas a un lado. De la tolerancia del islamismo, del ateísmo y por fin, a la persecución explícita de la verdad del cristianismo. En aquellos tiempos el Templo de Dios se verá prácticamente reducido al Sancta Sanctorum, esto es, al pequeño número de verdaderos cristianos que adoren al Padre en espíritu y verdad, y que rijan estrictamente su doctrina y su culto, y toda su conducta, por la Palabra de Dios. Los cristianos meramente nominales abandonarán la profesión de la verdad cuando los poderes del mundo lo hagan. Pienso que este trágico suceso está tipificado por la orden de San Juan de medir el Templo y el Altar, y de permitir que el atrio (las iglesias nacionales) sea pisoteado por los gentiles. Los bienes del clero serán entregados al pillaje, el culto público será insultado y rebajado por estos desertores de la fe que una vez profesaron, quienes no pueden ser llamados apóstatas pues nunca fueron sinceros en su profesión. Ésta no fue más que condescendencia con la moda y la autoridad pública. En el fondo siempre fueron lo que ahora demuestran ser: paganos.

  Cuando esta deserción general de la fe tenga lugar, entonces comenzará el ministerio de los dos testigos de sayal (Ap. XI,3). No habrá nada de esplendor en la apariencia externa de sus iglesias; no tendrán apoyo de los gobiernos, no tendrán honores, ni emolumentos, ni inmunidades, ni autoridad; solo tendrán aquella que ningún poder humano puede arrebatar, y que ellos reciben de Aquel que les ha encargado ser Sus Testigos.

JOHN H. NEWMAN – “Cuatro sermones sobre el Anticristo” Ed. Portico 1999.


Nacionalismo Católico San Juan Bautista

3 comentarios:

  1. Gaugamela29/9/13 11:26

    "..solo tendrán aquella que ningún poder humano puede arrebatar, y que ellos reciben de Aquel que les ha encargado ser Sus Testigos."
    Bien traído, señor TorchSon, y mejor recibido por quienes, más pronto que tarde tendremos el gusto de ser Sus Testigos.
    Es un cuadro tan fidedigno de estos tiempos que ya las noticias que recibe no caen por sorpresa. Es más, se esperan, como aquellas malas nuevas que por la fuerza del devenir, de los hechos palpables o la mera intuición, somos conscientes de que sucederán. Sólo el autoengaño, la estupidez o la vana esperanza de que no puedan ser reales, nos llevará a negarlo. Craso error, pero allá cada cual con su responsabilidad. De momento, algunos bastantes, mantenemos la vigilia mental y espiritual en el mejor estado posible, ante una revisión inesperada, como un buen conductor lleva a cabo con su coche.

    "De la tolerancia del islamismo, del ateísmo y por fin, a la persecución explícita de la verdad del cristianismo."

    Más exactitud es imposible encontrar con la situación que padecemos, sobre todo quienes están ya perdiendo la vida por causa de Su Palabra.

    Un abrazo, amigo y, supongo que ya habrá oído lo de Marini, el malo. Veremos diseños de lo más "in" si Dios no lo remedia y su Espíritu no ilumina las malas almas que lo promuevan, incluida la de este sujeto.

    Buen domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quién puede decir que no se cumple con exactitud esta previsión de 1838.
      Quién tenga oídos que oiga.
      Con respecto a lo del Marini malo, el mismo que dijo que con Benedicto XVI había olor a cloaca en la Iglesia y ahora con Bergoglio hay olor a primavera, espero que lo pongan en lugar del Marini bueno, para que éste último deje de padecer las aberraciones litúrgicas de Bergoglio y para que lo que tenga que pasar pase rápido.
      Un abrazo amiga.
      Saludos en Cristo y las Patrias tan amadas por Cristo y tan desdeñadas por los poderes globales sumada hoy la "cabeza" de la Iglesia.

      Eliminar
  2. A tanto fariseo habría que decirles que no se debe arremeter contra Lucrecia por lo que hiciera Marcel. Cada persona es responsable de sus actos. De padres santos pueden salir hijos malos y viceversa, hijos muy buenos pueden tener padres muy malos. Pero si presumen de fieles católicos, deberían ejercitar la caridad y la miserecordia de la que tanto presumen.
    Lucrecia tendría que haber tenido en cuenta las palabras del Evangelio: " No deis a los perros lo que es Santo, ni echeis vuestra perlas delante de los puercos, no sea que las pisoteen con sus patas y después volviéndose os despedacen. " Mt.7.6

    ResponderEliminar