San Juan Bautista

San Juan Bautista

sábado, 10 de octubre de 2015

Catecismo Católico



Tres conocimientos necesarios para la salvación
y cuatro puntos obligatorios de todo catecismo católico

  Desde hace más de un siglo, la ignorancia religiosa ha sido denunciada por todos los Papas como el mayor mal del mundo moderno. Ella no ha hecho sino crecer en nuestro tiempo post-conciliar de oscurantismo espiritual.

  El remedio directo a la ignorancia religiosa es la instrucción religiosa. El catecismo, es decir la enseñanza dada bajo este nombre y contenida en un libro así llamado, tiene por fin procurar los conocimientos necesarios para la salvación:

I.                  El conocimiento de lo que hay que creer: conocimiento que instruye la virtud teologal de fe y que es dado por la explicación del Credo.
II.               El conocimiento de lo que hay que desear: conocimiento que instruye la virtud teologal de esperanza y que es dado por la explicación del Pater.
III.           El conocimiento de lo que hay que obrar: conocimiento que instruye la virtud teologal de caridad y que es dad por la explicación de los mandamientos.

  Pero estos tres conocimientos necesarios para la salvación, de ordinario son ineficaces sin los sacramentos; la explicación de los sacramentos, constituye el cuarto punto obligatorio de todo catecismo católico.

  El catecismo católico; no hay sino uno. Luego, todo catecismo católico comporta cuatro puntos obligatorios: los tres conocimientos necesarios para la salvación y la explicación de los sacramentos.

  Alguien podría creer que esto lo decimos de nosotros mismos. Pero la ignorancia, la indiferencia religiosa y el olvido que reinan hoy día con arrogancia sobre un clero decadente no pueden cambiar ni suprimir la verdad: son la doctrina y la práctica constantes de la Iglesia que imponen los cuatro puntos obligatorios de todo catecismo católico.

  No hay un catecismo católico romano, es el catecismo del Concilio de Trento, promulgado por el Papa San Pio V; ningún concilio ni Papa ha ordenado la redacción de un catecismo diferente.

  Es el catecismo “para uso del clero y de los fieles, de las parroquias, de las familias y de las casas de educación”.

  El catecismo de San Pio X es una adaptación auténtica para el uso de los niños. Más, considerando la atrofia actual de los cerebros embrutecidos por lo audio-visual, puede hoy día en muchos casos servir útilmente de catecismo para adultos.

  Naturalmente, sólo pueden instruirse aquéllos que tienen la humildad de darse cuenta que no saben y que deben aprenderlo todo. A esto se opone diametralmente la ilusión bárbara, metódicamente infundida a los estudiantes en todas sus escalas, que lo saben todo aun antes de haber aprendido nada.

  A la explicación de los textos (Credo, Pater, mandamientos), la instrucción religiosa agrega narraciones históricas, vida de Jesús, de los santos, historia sagrada, historia de la Iglesia.

  Son en efecto, en el orden sobrenatural como en el natural, los dos métodos fundamentales, universales, complementarios de la educación intelectual:

a)     explicar (y hacer explicar) textos;
b)    narrar (y hacer narrar) historias.


La realidad concreta de la vida interior

  Teóricamente, se podrían enseñar las verdades necesarias para la salvación de otro modo; no sería la única manera la explicación del Credo, del Pater o de los mandamientos.

  Pero no tenemos que hacer hipótesis y posibilidades puramente teóricas. Se trata de saber lo que es realmente necesario a los niños en su vida sobrenatural de cada día.

  Con los nuevos catecismos, los niños no saben más ni el Padre Nuestro ni el Credo. A lo sumo, repiten un Pater y un Credo que no les han sido explicados.

  No aprenden más a hacer su examen de conciencia cotidiano: no lo hacen respecto de los Diez Mandamientos.

  Con el pretexto de rechazar lo que es “abstracto” y de enseñar un “comportamiento religioso concreto”, los nuevos catecismos han perdido completamente de vista la realidad: o sea que la vida religiosa cotidiana está fundada primero sobre la oración de cada día y el examen de conciencia.

  La oración cotidiana, el examen de conciencia de cada día progresan a medida que lo hacen la explicación del Credo, del Padre Nuestro, de los mandamientos de Dios: tal es la realidad concreta y viviente, tal es la pedagogía católica. Ninguna otra puede reemplazar los Diez mandamientos, el Pater y el Credo. Dejar a los niños sin Credo, sin Pater, sin mandamientos – dejarlos sin catecismo que se los explique – es condenarlos a un abandono espiritual espantoso. En este abandono, espiritualmente huérfanos, se vuelven verdaderos salvajes.

  Con los nuevos catecismos, en el mejor de los casos, el Credo, el Pater y los Mandamientos sobreviven como fórmulas recitadas de memoria, sin haber sido explicados jamás.

  El absurdo más criminal de los nuevos catecismos es, pues, el no haber considerado este hecho capital: Credo, Pater y Mandamientos son, por una parte, los textos que el niño reza cotidianamente, los puntos fijos de su vida interior; por otro lado, son los textos más oficiales de la Iglesia, los más fundamentales de la fe cristiana. Dos motivos imperiosos para que fueran siempre explicados. Es justamente su explicación que procura, según la pedagogía tradicional de la Iglesia, los conocimientos necesarios para la salvación.

  Recordemos, en efecto, que el Credo o Símbolo de los Apóstoles, es el resumen de la doctrina cristiana compuesta por los primeros Apóstoles. El Pater y los Diez Mandamientos son la oración y la ley revelados por Dios. Es de todo esto, nada menos, que han amputado los nuevos catecismos.


No inadaptación sino ignorancia

  Los nuevos catecismos se dicen “adaptados”. En realidad, no están adaptados a nada, puesto que no contienen más los tres conocimientos para la salvación; ellos no traen más los cuatro puntos obligatorios de todo catecismo católico; no procuran más lo esencial de la instrucción religiosa: son catecismos de ignorancia.

  No os dejéis desconcertar por los pedantes discursos sobre la adaptación. La adaptación verdadera no pide tantas contorsiones, búsquedas pseudo-científicas, comisiones esotéricas. La madre de familia habla espontáneamente un lenguaje “adaptado” a su hijo pequeño. Toda enseñanza oral, del catecismo como cualquier otra, es de por sí, inevitablemente, al menos de una manera instintiva, una “adaptación” a quienes escuchan. Unos están más dotados que otros para enseñar pero es cuestión también de amor y de experiencia, de oración y de gracia y no de una pretendida ciencia psico-sociológica o pedagógica que, tal como se da hoy en día, es vana en el mejor de los casos, y falsa lo más a menudo.

  La “adaptación” no es el problema primero ni el esencial. La enseñanza del catecismo hoy día no se resiente de inadaptación, sino ante todo de infidelidad y de ignorancia.

  A esta infidelidad e ignorancia debemos poner remedio ante todo: por una instrucción religiosa real y verdadera, fundada en un catecismo que se pueda estudiar con una confianza absoluta.

  El catecismo del Concilio de Trento. El catecismo de San Pio X.



Revista Roma. Año VII. N° 32. 1973
 De la revista Itinéraires; 4 rue Garanciére, 75006, Paris.
15 de mayo de 1973. Suplemente-Voltigeur n°8.


 Nacionalismo Católico San Juan Bautista

9 comentarios:

  1. Asi es, el neocatecismo es un mareador de perdices.

    ResponderEliminar
  2. El Catecismo Mayor que promovió Juan Pablo II es tan inspirado como los anteriores (se nota a las claras, la influencia de Benedicto XVI).

    Es un error gravisimo, la campaña lefevrista de querer tener razón a toda costa, y para ello, llevarse puesto a todo el mundo, incluido los Papas post-CVII; el lefevrista es un sujeto que se compra un rompecabezas y en vez de buscar las piezas correctas que encajen con las que correspondan, fuerza una y otra vez las incorrectas para acabar con el armado.

    Porque la tesis lefevrista, es exacta a la tesis luterana o protestante; pero a la inversa: esto, dicen que el Espíritu Santo, se "activo" hace recién hace 500 años, mientras que los lefes, dicen que se "apago", hace 50...el Divino Soplo siempre estuvo activo, y lo estará...querer negar la acción del Espíritu, hacia atrás o hacia adelante, se ubica en la peligrosa categoría del pecado contra ese mismo Espíritu y, valgame Dios, es el único pecado que no se perdona...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se lo veía bien en sus últimas intervenciones pero en esta derrapó de nuevo gramuglia, una lástima, otra vez defendiendo a los demoledores y por culpa de ustedes que callaron y taparon las defecciones de los traidores desde roncalli llegó el tarambana de bergoglio al Trono de Pedro. Todo lo ensucian los inmundos y sus defensores, es inútil con ustedes, son incorregibles..... ah y no soy lefebvirstas asi que dejen de cargar las tintas con ellos, yo me tuve que bancar la posconciliar en pleno.

      Eliminar
    2. Los lefebvristas ni aparecen por estas páginas. La mayoría que opinamos somos de la conciliar y nos estamos enterando del raterío que inundó Roma luego del conciliábulo, presentíamos que algo no estaba bien pero no sabíamos que era.

      Eliminar
    3. anonimo así, es, MENCIONAR LA ACCION DEL DEMONIO postconciliarmente de modo brutal (el mismo Pablo VI, sic, y que no hizo NADA al respecto), es por lo visto ir contra el E.S.....

      ELLO fue por unos pocos GRITADO gracias al mismo E.S. Pero no se preocupen, Dios juzgará....

      Eliminar
  3. No somos "lefebristas" y nos damos cuenta sin embargo de los horrores del Concilio Vaticano II y sus consecuencias. Leyendo el CIC de JP II por ejemplo se puede leer la herética porpuesta de la "no abrogación" de la Antigua Alianza, que dijo hace poco Bergoglio.
    El pecado contra el Espíritu Santo no es lo que supones y puedes leerlo incluso el ese catecismo para darte cuenta.
    Los hechos se podrán analizar pero no se pueden discutir en cuanto tales. EL CV II y su revolución antropológica está ampliamente documentado y muchas de las cosas que cuestionas a Bergoglio son copiadas textualmente de los documentos del CVII o del magisterio posconciliar.
    Bergoglio es un "ortodoxo" del CV II

    ResponderEliminar










  4. ahhhhhhh los papas de gramuglia!!!!!!!!!



    ---


    En su juventud, Karol Wojtyla perteneció como actor a un grupo de teatro dirigido por Mieczyslav Kotlarczyk. Éste era un discípulo de Helena Petrovna Blavatsky, presidenta mundial de la sociedad luciferiana de teosofía, y de los sucesores de ella, es decir, Annie Besant y Rudolf Steiner (Conf. Malinski, "Mon Ami Karol Wojtyla", Le Centurion 1980, pp. 33,39s, 48; y la revista antroposófica "Triades", automne 1983, nº 1 pp. 82-86) La filiación a la contra-iglesia satanista es, por consiguiente, directa. ¿Se trata de un error del joven Karol, enseguida abandonado y retractado? Todo lo contrario, la continuidad de esta adhesión se manifiesta públicamente. El "cardenal-arzobispo de Cracovia, Karol Wojtyla" redactó muchos años más tarde el prefacio del libro iniciático "L’art du mot vivant" de su maestro Kotlarczyk, cuyos funerales también presidió. (Conf. Malinski, versión inglesa op. cit. p. 65). Para convertirse en el gran iniciador mundial del Panteón de todas las falsas religiones, le ha sido necesario a Karol Wojtyla iniciarse él mismo públicamente en los cultos idolátricos, heréticos o cismáticos de las principales sectas del mundo. De allí la multiplicación de los ritos iniciáticos, de los actos idolátricos y de las "comunicationes in sacris" anteriores, sobre todo durante el año 1986 preparatorio: 17/11/1980: J. P. II en un templo luterano en Alemania declara: "Vengo a vosotros que vivís la herencia espiritual de Martín Lutero"; después, en una alocución a la comunidad judía de Alemania evoca "la Antigua Alianza, que no ha sido revocada jamás". 25/5/92: Asiste a un culto religioso en la catedral anglicana (protestante de Canterbury (Inglaterra). 25/1/1983: Promulga el nuevo derecho canónico, que contiene errores teológicos, tales como la inversión de los dos fines del matrimonio, y suprime la excomunión automática de los Francmasones. 11/12/1983: Predica en un templo luterano de Roma y recita una plegaria compuesta por Lutero (Precedentemente -11/1983- J. P. II había afirmado que era necesario "rehacer el proceso de Lutero, de una manera más objetiva"). 17/4/1984: Recibe una delegación de la B’nai Brith (alta logia masónica reservada a los judíos), calificando la visita como un reencuentro entre hermanos". 10/5/1984: En Tailandia, J.P. II se inclina profundamente ante el patriarca supremo Vasana Tera ("reencarnación de Buda") quien le recibe sentado en su trono. 12/6/1984: Se dirige al "Consejo Ecuménico (protestante) de Iglesias en Génova, y declara "el compromiso ecuménico irreversible" y "la búsqueda de la unidad" interconfesional "una de sus prioridades pastorales". 11/12/1984: En Roma, envía un representante al acto de colocación de la piedra fundamental de la que será la más grande mezquita de Europa. 24/6/1985: Un documento oficial del Vaticano invita a los cristianos a unirse a los judíos para "preparar conjuntamente al mundo para la venida del Mesías" (en verdad, el Anticristo). 8/8/1985: En Togo, (África), J.P. II asiste en "la selva sagrada de Lomé" a ceremonias paganas, y un poco más tarde participa de los ritos satánicos de Kara, en Togoville. 19/8/1985: En Marruecos, en la corte del rey Hassan II, "comendador de los creyentes" (musulmanes), J.P. II predica el diálogo con el Islam y dice: "Nosotros creemos en el mismo Dios". 2/2/1986: En su viaje por la India, J.P. II recibe de una "sacerdotisa hindú" el signo del Tilak. 5/12/1986: en Madrás, J.P. II recibe de manos de una "prostituta sagrada" la marca de Shiva, "Divinidad hindú de la destrucción y de la reproducción". 24/2/1986: J.P. II adhiere la "iglesia conciliar" al Consejo Ecuménico de Iglesias". 13/4/1986: Visita la sinagoga de Roma, donde recita con los judíos oraciones que señalan la espera del Mesías, y se excusa por faltas que los Católicos jamás han cometido.

    ResponderEliminar
  5. JPII escribió Osoba i Czyn (La Persona Humana) desde la fenomenología.

    Gigantesca palabrería quiere tapar el hecho de que la fenomenología, precisamente por la más básica exigencia de su enfoque, no puede distinguir la pluralidad de las otras personas en tanto transfenomenales. La Quinta Meditación Cartesiana de Hussserl manifiesta bien ese lógico fracaso. Y por cierto JP II era un filósofo de mucho menos fuste que Husserl; ¡Cómo no iba a caer donde el maestro tropezó!

    A su vez, la antroposofía y la teosofía parten de esa misma indistinción. Defienden un materialismo idealista, la idea de que cada espíritu es una gota de una materia espiritual, indistinguible de una persona a otra (por ejemplo, entre usted, mi perro,este jilguero y yo, los espíritus son intrínsecamente iguales e intercambiables, sólo los recuerdos que la vida les va añadiendo los diferencian). Y en eso necesariamente va a caer toda perspectiva del ser humano que empiece por reducir lo real a fenómeno, reducción que hace impensable el amor divino por las criaturas espirituales.

    JP II convivió con esa contradicción: creerse cristiano y sostener una antropología gnosticista, de almas que pueden fundirse una con otra al privarse de cuerpo propio

    ResponderEliminar




  6. ahhh ... las papas de gramuglia están en el horrrno!!!


    Justo antes de su muerte, Juan XXIII compuso la siguiente oración por los judíos. Esta oración fue
    confirmada por el Vaticano II como siendo la obra de Juan XXIII72
    .
    “Hoy nos damos cuenta cuán ciegos hemos sido a lo largo de los siglos y cómo no
    apreciamos la belleza del pueblo elegido o las características de nuestros
    hermanos favorecidos. Somos conscientes de la marca divina de Caín colocada en
    nuestra frente. En el curso de los siglos, nuestro hermano Abel ha estado tendido
    sangrando y llorando sobre la tierra por nuestra culpa, porque nos habíamos
    olvidado de Tú amor. Perdona nuestra condena injustificada de los judíos.
    Perdónanos por crucificar a los que te crucificaron por segunda vez. Perdónanos.
    No sabíamos lo que hacíamos‖73
    .
    Juan XXIII dice que los judíos siguen siendo el pueblo escogido, lo que es herético. La frase ―pérfidos
    judíos‖ era la expresión usada por los católicos en la liturgia del Viernes Santo hasta que Juan XXIII la
    eliminó en 196074. La palabra pérfido significa ―infiel‖. ―El Viernes Santo de 1963, el cardenal que fue
    el celebrante en San Pedro dijo las antiguas palabras (pérfidos judíos) por fuerza de la costumbre.
    Juan XXIII sorprendió a los fieles al detenerlo en el medio con las palabras „dilo de la nueva
    manera‘‖
    75
    .http://www.vaticanocatolico.com/PDF/13_JuanXXIII.pdf


    Editorial de El Informador, del 4 de junio de 1963:
    “La Gran Logia Occidental Mexicana de Masones Libres y Aceptados, con motivo
    de la muerte de Juan XXIII, manifiesta su pesar por la desaparición de este gran
    hombre que revolucionó las ideas, pensamientos, y formas de la liturgia católica
    romana. Sus encíclicas Mater et Magistra y Pacem in terris han revolucionado los
    conceptos a favor de los derechos humanos y la libertad. La humanidad ha perdido a
    un gran hombre, y nosotros masones reconocemos sus elevados principios, su
    humanitarismo, y el haber sido un gran liberal.
    Guadalajara, Jal, México, 3 de junio de 1963.
    Dr. Jose Guadalupe Zuno Hernandez‖

    ResponderEliminar