San Juan Bautista

San Juan Bautista

domingo, 31 de enero de 2016

Ingratitud castigada: Memorias biográficas de Don Bosco


  El amor al dinero es más intenso en el corazón de los ricos que en el de los pobres…

  Vivía en Turín un matrimonio con una fortuna de varios millones: después de veinticinco años de casados no tenían hijos. Estaban por esto muy angustiados al pensar que debían dejar su herencia a personas extrañas a la familia. Con oraciones y peregrinaciones habían pedido esa gracia, sin ser escuchados.

  Finalmente se presentaron a Don Bosco a quién le rogaron los bendijera, prometiendo que si tenían el hijo suspirado darían al Oratorio y a la Iglesia, una suma respetable.

Don Bosco, los animó a considerar la gracia como recibida y efectivamente tuvieron un hijo robusto, sano que era una delicia. Fueron a visitar a Don Bosco, se deshicieron en palabras de agradecimiento, pero nada hablaron de la promesa. Don Bosco se la recordó, pero esos señores se excusaron aduciendo pretextos.

  -­­Yo no tengo nada que ver en este asunto- terminó diciendo Don Bosco -, pero vuestra ingratitud tendrá su recompensa. Observen bien, que quien os dio el hijo, os lo puede quitar.

  En efecto, después de algunos meses, el niño acometido por misteriosa enfermedad, murió.

  Los padres, agobiados por el dolor, estuvieron cerca de un año sin visitar a Don Bosco; pero al fin volvieron a verlo; confesando su culpa, le pidieron una nueva bendición y renovaron su promesa.

  Don Bosco, conmovido por sus lágrimas, les dio algunos consejos saludables; los bendijo y les prometió que rezaría, asegurándoles la gracia.
Tuvieron efectivamente un segundo hijo y esta vez, ni se tomaron la molestia de ir al Oratorio y se olvidaron de los pobres niños de Valdocco.

  Don Bosco esperó más de un año y fue a hacerles una visita. Lo recibieron un tanto confusos y cuando el Santo les dijo que, con la Virgen no se juega, le contestaron que, los años malos, los grandes impuestos, los gastos extraordinarios, algunas pérdidas sufridas, habían disminuido las entradas, por lo que no podían dar nada.
 
  Don Bosco se retiró convencido de que no quedaría impune tan vergonzosa avaricia. He aquí que el niño se enferma. Corren a llamar a Don Bosco que no quiso ir a aquella casa y el niño murió y la colosal herencia pasó a quienes esos padres no hubieran querido dejarla.

  
San Juan Bosco: Un Gran Pescador de Almas – Luis Terrone S.D.B. Ed. Don Bosco Bs. As.1964. Págs. 158, 159.



Nacionalismo Católico San Juan Bautista

4 comentarios:

  1. Impresionante.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo1/2/16 2:03

    De la interseción de los santos jamás desconfiemos. Seamos generosos en pedir y generosos en cumplir. Empeñémonos en ello. Viendo este ejemplo presentado de la vida de Don Bosco, uno se mueve a cumplir lo que Nuestro Señor en su generosidad nos otorga en nuestras peticiones a Él. Este matrimonio tuvo la inmensa dicha no de poseer una fortuna, sino de contar con la intercesión de Don Bosco mismo. Fue una lástima que no la hayan valorado. Que Dios en su Incomensurable Sabiduria y Generosidad nos otorgue lo que pidamos, pero al mismo tiempo nos de la humildad y sinceridad para empeñarnos cumplir lo que prometemos. Amen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo1/2/16 19:04

      Trate de leer las tres edades de la vida interior de Garrigou-Lagrange para entender como es la obra de Dios en el alma.

      Eliminar
  3. Anónimo1/2/16 8:24

    intercesión

    ResponderEliminar