San Juan Bautista

San Juan Bautista

miércoles, 22 de junio de 2016

Lo más grave del discurso de Francisco en el Congreso Eclesial de la Diócesis de Roma, 16/06/2016 – Judica me Domine


[Dirán que soy paranoico, pero no soporto esta imagen. Una iglesia no es para dar un discurso. Para eso hay aulas que hagan falta. Y más colocándose el ponente en el centro mismo, delante del altar. Como si ocupara el lugar de Dios. No lo soporto.]



  Ya hemos oído con esperpento las declaraciones de Francisco en este Congreso del junio. Lo muy grave fue decir que “una gran mayoría de nuestros matrimonios sacramentales son nulos”. Sabemos la “explicación” posterior que tuvo que dar el P. Lombardi, más o menos: “que si la improvisación, que le pidió el mismo Francisco rectificar, etc”, dejándolo en “una parte”.

  Naturalmente que esa declaración es gravísima. Significa de hecho que miles y miles de matrimonios serían nulos. Pero eso implica que la Iglesia (aunque sea en la práctica) reparte los sacramentos de forma sacrílega. Entonces, ¿la Iglesia es la barca de salvación, o una institución charlatana? Eso es inadmisible, y además es falso.

  En primer lugar, por mucho que se diga, no es tan difícil saber lo que es necesario para un matrimonio válido. Uno con una, para siempre. Educar los hijos cristianamente, y querer recibirlo de Dios como él quiere. Y, en el peor de los casos, si eso no se enseña (sabemos que hay de todo), ¡simplemente hay que hacerlo!

  Siempre hubo problemas en la Iglesia, y dificultades para transmitir la fe. Pero no hay que excusarse en las irregularidades, sino corregir lo que no se hace bien. ¿No se enseña bien? Pues a hacerlo, así, así y así. Tres frases.   Lo demás se encargarán debidamente instruidos y formados para ello, la Iglesia los tiene.

  Pero acto seguido, va otra cosa más grave todavía. Que después de cierta y probada duración de una convivencia (en una unión “de hecho”), al parecer eso serían “matrimonios verdaderos”.

  Para un momento. Estamos en el contexto de una diócesis (si te parece poco, de la misma Roma), es decir, estamos hablando de católicos conviviendo, ¿o qué? Y resulta que de esta forma llegan a ser “matrimonios verdaderos”. O sea, ¿con la gracia del matrimonio? ¿Me está diciendo que la naturaleza produce la gracia?

  Eso es lo que sale del contexto. Y eso es lo sangrante, más grave que lo anterior, ya que aquí se toca la misma herejía. La naturaleza, con debidos “requisitos”, da lugar a la gracia. En el fondo es lo que está diciendo.

  Y luego viene lo grosero – mal educado, insolente, de máxima arrogancia – y lo blasfemo.
  



“E Gesù si fa un po’ il finto tonto,…”

“Jesús se hace un poco tonto,...”

“La morale qual è? Era di lapidarla. Ma Gesù manca, ha mancato verso la morale.“

“¿Cuál era la moral? Era de lapidarla. Pero Jesús falla, ha fallado contra la moral.“

“Gesù si è sporcato di più. Non era uno “pulito”,”

“Jesús se ensució un poco. No era un “limpio” (y con el diminutivo en el original)”


  ¿Qué le está pasando a este hombre? Va a peor, a un descaro que va creciendo por momentos. La situación es insostenible. ¿Hasta dónde llegará? ¿Cuándo reaccionará la gente alrededor suyo que los hay que tienen que saber lo que tienen que saber? ¿Hasta cuándo aguantaremos a esta insolencia?

  Esto es de escándalo. No se calla y va a peor. Que sea un usurpador – no por la fuerza; lo han elegido, pero no tiene materia suficiente y por eso no puede estar sentado allí dónde está – ya lo dijimos muchas veces, pero ahora parece como el que no rige bien.

  Día tras día. Ahora acaba de decir que en el Oriente Medio no hay un genocidio de cristianos, que tiene crisis de fe. ¿Pero se puede hablar en la Silla de San Pedro como si estuviera en un bar de la esquina, y ni eso?

  En el Código de Derecho Canónico de 1917 se decía que cualquier clérigo ipso facto pierde su cargo y sin ninguna declaración (nº 188: “Ob tacitam renuntiationem ab ipso iure admissam quaelibet officia vacant ipso facto et sine ulla declaratione, si clericus:”), si

3. “A fide catholica publice defecerit;” – Públicamente se aparta de la fe católica.

  En el Código del 1983 no encuentro un artículo similar. ¿Por qué será? Pero aquella sentencia que acabamos de comentar es de pura lógica y tradición de siempre: como “prima sede a nemine iudicatur” (La Santa Sede no es juzgada por nadie), lógico, es la máxima instancia, al verdadero papa no se le puede deponer.

  Pero a un charlatán hay que señalar el camino.



Visto en: Judica me Domine



Agradecemos a nuestra amiga Maite C el acercarnos el artículo.


Nacionalismo Católico San Juan Bautista

7 comentarios:

  1. Muy buenos todos tus artículos, ayudan a comprender las bestialidades que se están diciendo y haciendo! Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Eloisa. Saludos en Cristo y María

      Eliminar
  2. Es el mismísimo Satanás sentado en el lugar santo

    ResponderEliminar
  3. El puerco porteño no da más de sí, y sigue engañando a borregos sin fe que ya no son catolicos ni cristianos. El Juicio está echado.

    ResponderEliminar
  4. Olá Augusto, diga-me uma coisa por favor para ver se eu entendi bem. Aqui neste vídeo, no minuto 7:45 Bergoglio diz "¿por qué cuernos?" ou está a dizer outra coisa diferente?

    https://www.youtube.com/watch?v=uv4vKX6lz88

    ResponderEliminar
  5. Obrigado Augusto, este vídeo é verdadeiramente arrepiante. Parece que ele está a utilizar a linguagem do evangelho mas para falar de outra pedra e de outro sepulcro diferentes... Meu Deus!

    ResponderEliminar