San Juan Bautista

San Juan Bautista

viernes, 8 de septiembre de 2017

El Papa Francisco amplia el falso Magisterio – Christopher A. Ferrara





  En una entrevista publicada en un libro de 450 páginas, el Papa Bergoglio reduce el adulterio y la fornicación a “pecados menores”, anuncia una “batalla” contra la moral sexual a través de Amoris Laetitia, permite las “uniones civiles” para los homosexuales.

  Si hay alguna duda de que el tumultuoso reinado del Papa Bergoglio es una amenaza sin parangón, una realidad apocalíptica, para la integridad de la Fe, esa duda no puede sobrevivir a la publicación del libro: “Papa Francisco: Reuniones con Dominique Wolton: Política y Sociedad”, compendio de conversaciones privadas entre Bergoglio y Wolton, sociólogo francés, durante una extraordinaria serie de audiencias privadas en el Vaticano.

  Como ha hecho habitualmente durante los últimos cuatro años y medio, en esta mega-colección de reflexiones bergoglianas el hombre de Argentina nos dice lo que él piensa en contraposición a lo que la Iglesia ha enseñado constantemente sobre la base de lo que Dios ha revelado, Bergoglio ya había declarado en otra de sus infames entrevistas todo lo que él piensa es el Magisterio: “Estoy constantemente haciendo declaraciones, dando homilías. Eso es magisterio. Eso es lo que pienso, no lo que los medios dicen que pienso. Échale un vistazo; está muy claro”.

  En Política y Sociedad nos encontramos con estas gemas del pensamiento Bergogliano, según los extractos publicados hasta el momento:

 *

LA MORALIDAD NO IMPLICA PRECEPTOS DEL BIEN Y DEL MAL:

  “¿Cómo somos católicos, enseñamos moralidad? No puedes enseñarla con preceptos tales como: “No puedes hacer eso, tienes que hacer eso, tienes que, no puedes, tienes que, no puedes”.

“La moralidad es una consecuencia del encuentro con Jesucristo. Es una consecuencia de la fe, para nosotros los católicos. Y para otros, la moralidad es consecuencia de un encuentro con un ideal, o con Dios, o con uno mismo, pero con la mejor parte de uno mismo. La moral es siempre una consecuencia …”

  Tanto en los Diez Mandamientos, como en las advertencias evangélicas concernientes a las consecuencias eternas de la falta de obediencia a los preceptos morales, incluidos los relativos al adulterio, la fornicación y la sodomía, así como a todo catecismo de la Iglesia sobre cuestiones morales. Bergoglio piensa lo contrario, ¡y el Magisterio es lo que piensa!

  La afirmación de que “la moralidad es una consecuencia” más que un precepto es el oscurantismo modernista clásico. Dios mismo ha enunciado expresamente preceptos morales específicos que obligan a todos los hombres a hacer el bien y abstenerse del mal: “El que tiene mis mandamientos, y los guarda; él es quien me ama (Juan 14:21).”

*

LOS PECADOS DE LA CARNE SON “MENORES”:

  “Los pecados más pequeños son los pecados de la carne … Los pecados más peligrosos son los de la mente …”

“Pero los otros pecados que son los más graves: el odio, la envidia, el orgullo, la vanidad, matando a otro, quitando una vida … en realidad no se habla de eso mucho”.

  Así, según el Papa Bergoglio, envidiar la riqueza de un vecino es peor que cometer adulterio con la esposa de un vecino. Y tanto por la advertencia de Nuestro Señor y la enseñanza constante de la Iglesia, que los pecados de la carne pueden ser cometidos precisamente como “pecados de la mente” por medio de pensamientos impuros.

*

CONDENAR LA INMORALIDAD SEXUAL ES “MEDIOCRIDAD”:

  “Hay un gran peligro para los predicadores, el de caer en la mediocridad. Condenar sólo a la moral-perdonar la expresión- “bajo el cinturón”. Pero nadie habla de los otros pecados como el odio, la envidia, el orgullo, la vanidad, matando a otro, tomando una vida. Entrar en la mafia, hacer acuerdos ilegales … “¿Eres un buen católico? Entonces dame el cheque.”

  Un argumento típicamente Bergogliano. Ningún confesor condena “solamente” los pecados sexuales mientras ignora el asesinato y otros pecados graves. En todo caso, hoy en día casi lo opuesto es cierto: los pecados sexuales son ampliamente minimizados y justificados en el confesionario -del mismo modo que los minimiza y excusa Bergoglio-, mientras que los delitos incoados contra la “justicia social” están condenados sin fin y ostentosamente por sacerdotes de moda y prelados que se han rendido a la revolución sexual.

  Como Nuestra Señora de Fátima advirtió a los videntes de Fátima, más almas son condenadas por los pecados de la carne que por otras causas. Pero según Bergoglio, “hacer acuerdos ilegales” es peor que el adulterio y la fornicación.

*

LAS REGLAS MORALES NO SON PROHIBICIONES UNIFORMES COMO LAS QUE PENSABAN LOS FARISEOS:

  “La tentación es siempre la uniformidad de las reglas … tomar por ejemplo la exhortación apostólica Amoris Laetitia. Cuando hablo de familias en dificultad, les digo: Debemos acoger, acompañar, discernir, integrar …” y entonces todo el mundo verá puertas abiertas. Lo que realmente sucede es que la gente oye a otros decir: “No pueden recibir la comunión”. No pueden hacerlo: “Ahí está la tentación de la Iglesia. Pero “no”, “no”, “no”, este tipo de prohibición es lo mismo que encontramos con Jesús y los fariseos …”

  El lenguaje es a la vez pueril y demagógico: ¡esa vieja Iglesia está siempre tentada a decir no, no, no! ¡Abucheo! ¡Silbido! Al igual que los fariseos, a quienes Bergoglio nunca parece haber notado el divorcio tolerado mientras nuestro Señor los condenaba por su institucionalización del adulterio. Pero Bergoglio conoce el significado de la misericordia, que incluye la Sagrada Comunión para los adúlteros públicos. Él superará la “tentación” de la Iglesia de decir no, no, no a la conducta inmoral. ¡Hurra para Bergoglio!

  ¡Qué afrenta de este Papa grandilocuente, vulgar, insultante, a los grandes Romanos Pontífices que defendieron las verdades de la Fe ante un mundo hostil a riesgo de sus propias vidas! El hecho de que mantenga una reputación de humildad representa una de las más exitosas fantasías de relaciones públicas de la historia moderna, hecho posible sólo con la cooperación del complejo industrial Fake News.

*

LOS SACERDOTES Y LOS JÓVENES QUE INSISTEN EN PRECEPTOS MORALES UNIFORMES Y EXCEPCIONALES ESTÁN ENFERMOS:

  “Sacerdotes rígidos, que tienen miedo de comunicarse. Es una forma de fundamentalismo. Cada vez que me encuentro con una persona rígida, especialmente si es joven, me digo que está enfermo.”

  ¿Qué significa para Bergoglio una persona rígida”? Por supuesto, lo ha dejado muy claro con su interminable flujo de pequeños insultos: un católico observador que piensa que los preceptos negativos de la ley natural no admiten excepciones.

  Observe la aversión de los jóvenes rígidos” en particular, que amenazan la visión megalomaníaca Bergogliana de una Iglesia “transformada”. ¡Estos muchachos jóvenes, no escuchando a los jóvenes! -dar a conocer una restauración de la ortodoxia y la ortopraxis después deque Bergoglio ha ido a su tumba. Deben ser marginados ahora al ser declarados insanos en el modo de propaganda soviética.

*

CON AMORIS LAETITIA, FRANCISCO LIDERA UNA BATALLA CONTRA LA RIGIDEZ MORAL DE “NO, NO, NO”:

  “Esta mentalidad cerrada, fundamentalista, como la de Jesús, es la batalla que conduzco hoy con la exhortación.”

  Allí lo tenemos, como si no lo supiéramos: Francisco está librando una guerra contra la enseñanza constante de la Iglesia respecto al adulterio y otras violaciones del Sexto Mandamiento, que él considera simples peccadillos en comparación con los pecados como “hacer acuerdos ilegales”.

 *

LAS “UNIONES CIVILES” PARA LOS HOMOSEXUALES SON ACEPTABLES:

  “El matrimonio es una palabra histórica. Siempre en la humanidad, y no sólo dentro de la Iglesia, es entre un hombre y una mujer … no podemos cambiar eso. Esta es la naturaleza de las cosas. Así es como son. Vamos a llamarlas “uniones civiles”.

  Cualquiera que piense que Bergoglio ha defendido aquí el matrimonio tradicional creerá cualquier cosa. Este comentario deleitó a la fábrica de propaganda pro-homosexual, pseudo-católica, New Ways Ministry, condenada por la CDF en 1999. Como su sitio web exultó: Lo que es nuevo aquí, sin embargo, es su apoyo a las uniones civiles para las parejas del mismo sexo …. El Papa Francisco nunca ha declarado, como pontífice, su adhesión a las uniones civiles de forma tan categórica. (Él apoyó a los sindicatos civiles como un compromiso a su oposición a la igualdad matrimonial cuando era arzobispo en la Argentina y, como pontífice, hizo una declaración ambigua sobre las uniones civiles, lo que inspiró más preguntas que la certeza de su posición). de él es un paso gigante adelante.

  No se puede negar la realidad: Bergoglio ha abierto las compuertas al “matrimonio homosexual”, denominado “unión civil”, que la Iglesia, siguiendo su ejemplo, dejará de oponerse mientras sea Papa. Tanto por la enseñanza contraria tanto de Juan Pablo II como de Benedicto XVI sobre el deber de todo católico de oponerse y negarse a implementar cualquier forma de reconocimiento legal de las “uniones homosexuales” porque “el Estado no podía otorgar legitimación a tales sindicatos sin fallar en su deber de promover y defender el matrimonio como una institución esencial para el bien común”.

*

NINGUNA GUERRA ES JUSTA:

  “No me gusta usar el término guerra justa. Oímos a la gente decir: Hago la guerra porque no tengo otros medios para defenderme. Pero ninguna guerra es justa. Lo único justo es la paz”.

  Como queda claro ahora, cualquier cosa de la Iglesia que enseñe algo que a Francisco no le guste simplemente se inclina por la borda. Pues después de todo, como él nos ha asegurado, el Magisterio es lo que él piensa. Tanto por la enseñanza contraria de San Agustín, los Padres y Doctores de la Iglesia, Santo Tomás de Aquino, el Magisterio durante 2.000 años e incluso el Catecismo de Juan Pablo II (§§ 2307-2317), que afirma la bimilenial Doctrina de Guerra Justa de la Iglesia.

  Recuérdese que Bergoglio, contrariamente a la enseñanza bimilenial de la Iglesia de acuerdo con la verdad revelada de la Escritura, ha declarado que la imposición de la pena capital es un “pecado mortal” que debe ser universalmente abolido e incluso ha pedido la abolición de las penas de la vida porque ellas son una “pena de muerte escondida”. Sin embargo, nunca ha pedido la abolición del aborto, aunque en esta misma entrevista admite que es el asesinato de inocentes en contraposición a criminales convictos.

*

EL ESTADO SECULAR ES UNA COSA BUENA:

  “El estado laico es algo saludable. Hay un sano laicismo. Jesús dijo: “Tenemos que rendir a César lo que es de César, y Dios lo que es de Dios”.

  Que César también debe rendir a Dios lo que es de Dios, parece que no se le ha ocurrido a Bergoglio. Dado que la enseñanza tradicional de la Iglesia sobre la realeza social de Cristo no es decididamente lo que Bergoglio piensa, lo ha extirpado de su falso “magisterio” de entrevistas y conferencias de prensa aerotransportadas. Sin embargo, sí permite: “en ciertos países como Francia, este laicismo lleva el legado de la iluminación, lo que crea la creencia común donde las religiones son consideradas una subcultura. Creo que Francia -esto es mi opinión personal, no la Iglesia oficial- debería “elevar” un poco el nivel de laicismo, en el sentido de que debe decir que las religiones también forman parte de la cultura. ¿Cómo expresar esto en términos laicos? A través de una apertura a la trascendencia. Todo el mundo puede encontrar su forma de apertura.”

  Obsérvese que sólo cuando expresa una ligera crítica al estado secular, Bergoglio se atreve a notar que ésta es sólo su opinión, no la enseñanza de la Iglesia-evidentemente bajo la suposición de que la enseñanza oficial de la Iglesia acepta el estado secular sin la menor reserva. En cuanto a la “apertura a la trascendencia”, quiere decir simplemente que el estado laico debe conceder que todas y cada una de las religiones, no importa lo que enseñen, son “parte de la cultura”.

  Como los lectores se preguntan sin duda: ¿Qué debe hacer un católico ante el desvío interminable de este hombre, que admite en la misma entrevista que en sus cuarenta años se sometió al psicoanálisis “con un psicoanalista judío”?. Durante meses fui a su casa una vez por semana para aclarar algunas cosas.

  En primer lugar, obviamente, debemos mantener la fe a pesar de los ataques implacables de Bergoglio sobre ella.

  En segundo lugar, no debemos por un momento consentir por nuestro silencio en la falsa enseñanza del hombre, sino más bien, según nuestra posición, exponerla y condenarla en todo momento como soldados de Cristo y miembros de la Iglesia militantes, nuestra familia y amigos- se dejen llevar por los errores de Bergoglio. Debe ser confrontado, día tras día, por los católicos ortodoxos a quienes tan claramente desprecia y trata de marginar con su demagogia barata, hasta el punto de asistir efectivamente al estado laico que, absurdamente, considera “sano” en su bruja cada vez más amplia búsqueda de “discurso de odio” y “grupos de odio”.

  En tercer lugar, debemos considerar la posibilidad real de que con este Papa hemos entrado en un territorio inexplorado en la historia del papado: La Cátedra de Pedro está ocupada por un hombre que parece haber sido válidamente elegido para el papado, es universalmente reconocido como un sucesor de Pedro, y sin embargo, de hecho, es una especie de antipapa en términos de sus palabras y hechos. Peor aún, ni siquiera los antipapas literales del pasado han pronunciado las falsedades e inanidades que fluyen de Bergoglio como un río desde su fuente.

  Este asombroso espectáculo debe llenarnos de temor sobre la amenaza que representa para la Iglesia, para nuestros hijos, para otras innumerables almas y para el mundo en general. Debe impulsarnos a orar por la liberación de la Iglesia de este pontificado, pero también a orar por Francisco mismo, a pesar de la indignación legítima que provoca y la respuesta emocional a sus payasadas que se eleva en la carne. No debe, sin embargo, ser motivo de regocijo alegre a la manera de los comentaristas sedevacantistas, que se deleitan en lo que ven como la confirmación definitiva de su tesis de que no tenemos un Papa legítimo desde Pío XII.

  Lo que ahora estamos presenciando es algo más que un simple sedevacantismo. Lo que es exactamente, sólo la historia lo dirá. Pero ciertamente es algo que la Iglesia nunca ha visto antes. Sabiendo esto, debemos ser prevenidos apropiadamente de lo que parecería, en este punto, ser una resolución celestial dramática de la debacle Bergogliana absolutamente sin precedente.




Fuente: The Remnant

Traducción de Mi Fe Católica



Nacionalismo Católico San Juan Bautista

2 comentarios:

  1. YA POR FAVOR NO PONGAN MÁS FOTOS DEL TIPO ESEEEEEEEEEEEEEE!!! y no le llamen papa!!!

    ResponderEliminar
  2. OPINO LO MISMO !!!!!! NI LO PUEDO MIRAR PORQUE ME DESCOMPONE..ASI..LITERAL...Y NO ES PAPA !!!!!

    ResponderEliminar