San Juan Bautista

San Juan Bautista

sábado, 17 de agosto de 2013

Francisco ¿Quo Vadis? Amigo de los enemigos de la Iglesia - Por Augusto TorchSon

Ante la masacre de cristianos en manos de herejes musulmanes es imprescindible revisar las declaraciones del Papa Bergoglio para empezar a ubicarnos en una realidad que pocos quieren ver.

La noticia nos informa de 35 iglesias copto-católicas atacadas con saldo de 520 personas muertas y 3700 heridos. (Aquí)


   Al respecto leamos las declaraciones de Francisco el 12 del corriente mes:  "Quisiera mandar un saludo a los musulmanes del mundo entero, nuestros hermanos, que hace poco han celebrado la conclusión del mes de Ramadán, dedicado en modo particular al ayuno, a la oración y a la limosna"

  Recordemos lo que dijo en Lampedusa el mes pasado: “Dirijo un pensamiento a los queridos inmigrantes musulmanes que están comenzando el ayuno de Ramadán, con el deseo de abundantes frutos espirituales. La Iglesia está cerca de ustedes en la búsqueda de una vida más digna para ustedes y para sus familias. ¡A ustedes "O' scia'!”

  En ese sentido otra vez escuchamos decir “hermanos” a los musulmanes en cuanto a tales en contra de lo prescripto en el magisterio eclesíastico que refiere en el Cateciscmo en el 1997: “…por el Bautismo el cristiano participa de la gracia de Cristo, Cabeza de su Cuerpo. Como “hijo adoptivo” puede ahora llamar “Padre” a Dios, en unión con el Hijo único…”. Por lo que hablando de hermandad espiritual, esta solo puede darse en Cristo, por lo que no entendemos en que espíritu pretende esta Bergoglio, y cuando se nos aclara que no habla magisterialmente, volvemos a preguntarnos si el papa no habla como católico y como vicario de Cristo en la Tierra, entonces ¿quién tendría que hacerlo?

  Pero lo que nos parece realmente escandalizante es cuando dijo: “deseo abundantes frutos espirituales” al referirse a las oraciones por el Ramadán. Sabiendo que para la religión islámica es agradable a Alá matar un infiel. Entonces coherentemente, y a la luz de estas masacres, podríamos deducir que no solo el Papa Bergoglio aboga para que las oraciones idolátricas y heréticas den resultado, sino además que cumplan con su cometido de exterminio de católicos.

  Los musulmanes por su libro sagrado nos consideran enemigos a los que deben  exterminar al igual que los judíos que siguen el Talmud. A diferencia de ellos nosotros debemos orar por nuestros enemigos, buscar su conversión, lo que no excluye de ninguna forma nuestra defensa.

  Debemos los católicos leer el libro de los Macabeos. Al respecto escribimos y nos remitimos a ese artículo (Aquí).

  Recordemos las palabras del Papa León XIII: “Retirarse ante el enemigo o callar cuando por todas partes se levanta un incesante clamoreo para oprimir la verdad, es actitud propia o de hombres cobardes o de hombres inseguros de la verdad que profesan. La cobardía y la duda son contrarias a la salvación del individuo y a la seguridad del Bien Común, y provechosas únicamente para los enemigos del cristianismo, porque la cobardía de los buenos fomenta la audacia de los malos. El cristiano ha nacido para la lucha”

  Hoy el “Instaurare Omnia in Christo” (instaurarlo todo en Cristo) de San Pio X, se transforma en instaurar todo en el asistencialismo, en la filantropía. 
Recordemos como Bergoglio solo habla de pecados sociales como tirar comida, o desatender al pobre, al enfermo o al preso. Les pedimos a los exegetas de lo injustificable que nos contradigan con argumentos, señalándonos cuando habló con firmeza de pecados de impureza o de falta de fe. Ya tratamos este tema (Aquí), sin embargo es oportuno recordar que al oponerse al matrimonio homosexual, manifestó su conformidad con la unión civil de estos, como lo señala el amigo de Bergoglio, el cura villero Gustavo Carrara (Aquí) a pesar de la expresa prohibición de apoyar las relaciones homosexuales en el catecismo en el nro. 2357.

  Como señaló el papa Bergoglio hace unos días en su mensaje en el día de San Cayetano al promover el encuentro con los “hermanos” sin tratar de convencerlos que se hagan católicos, promueve siempre esa "cultura del encuentro" sin evangelizar. Y si esto no resulta convincente se puede consultar su libro escrito con el sionista rabino Skorka “Sobre el cielo y la tierra” donde dice en su página 27: “(Con) el ateo... no encaro la relación para hacer proselitismo con un ateo, lo respeto... no le diría que su vida está condenada porque estoy convencido de no tengo derecho a hacer un juicio sobre la honestidad  de esa persona. Mucho menos si me muestra virtudes humanas". Nos preguntamos entonces si solo las obras justifican, si lo que importan y hasta salvan son solamente las virtudes humanas, y donde queda entonces la GRACIA SANTIFICANTE y más en un ateo que rechaza conscientemente a Dios. Ya escuchamos lo de la redención de los ateos posteriormente de labios de Francisco papa.

  Para corroborar nuestra sospecha siguiendo con su alocución de adulación a los musulmanes dijo: “Como escribí en mi mensaje para esta circunstancia, auspicio que cristianos y musulmanes se comprometan a promover el respeto recíproco, especialmente a través de la educación de las nuevas generaciones. Y en este último punto no podemos sino remitirnos al terrible reportaje que dio en RIO en el JMJ cuando dijo: Si la educación de un chico se la dan los católicos, los protestantes, los ortodoxos o los judíos, a mí no me interesa. A mí me interesa que lo eduquen y que le quiten el hambre. En eso tenemos que ponernos de acuerdo”; y volvemos a reventar el Instaurare Omnia In Christo para promover la “cultura del encuentro” sin Cristo.

  En el artículo del diario La Nación (Aquí) donde se encuentra mucha de la información que reseñamos, menciona que el papa Bergoglio en una carta del 2 del corriente mes señala: "la estima y amistad hacia todos los musulmanes, especialmente hacia sus jefes religiosos". En esa misiva, también había llamado a "evitar la crítica injustificada o difamatoria" en contra de ambas religiones.

  Surge la pregunta si alguien en su sano juicio puede considerar que la actitud asesina de los musulmanes con respecto a los cristianos, puede considerarse “una crítica injustificada o difamatoria"

  En este último aspecto dice el diario sionista la Nación dijo: “Ayer, al llamar "hermanos" a los musulmanes, hizo un salto de calidad más que trascendente. Después de que Benedicto XVI ofendió al mundo musulmán durante una clase magistral en la Universidad de Ratisbona, en septiembre de 2006”

  Recordemos que el Santo Padre Benedicto XVI el 12 de septiembre, en su discurso condenó la "irracionalidad" de "la difusión de la fe mediante la violencia", como ocurre en la 'yijad' (guerra santa) del Islam.

  Esto para demostrar una vez más que no solo no existe continuidad de ningún tipo en los pontificados de Benedicto y Francisco sino que hay muy por el contrario una confrontación de este último hacia su predecesor, que ya existía cuando este era cardenal primado de la Argentina.

  El papa Bergoglio pretende reconciliar la Iglesia con el mundo y dice el Apóstol Santiago al respecto (ep. 4,4): “Adúlteros, ¿no sabéis que la amistad con el mundo es enemistad contra Dios? Quien, pues, quiere ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios”

  Decía S.S. León XIII: “La tolerancia igualitaria de todas las religiones es lo mismo que el ateísmo” y S.S. Pio XI en su encíclica“Mortalium animos” (6/01/1928) dice: “… ninguna religión puede ser verdadera, salvo aquella fundada en la revelación divina, revelación comenzada desde el mismo principio, continuada bajo la Ley Antigua, y perfeccionada por el mismo Jesucristo bajo la Nueva” y prosigue respecto al falso ecumenismo: “…Con este objeto se organizan congresos, reuniones y conferencias, con no escaso número de oyentes, y donde, sin distinción, se invita a la discusión a toda clase de infieles, así como de cristianos, y hasta de aquéllos que tristemente rechazaron a Cristo o, con obstinada pertinacia, niegan la divinidad de su Persona o misión. Tales tentativas no pueden recibir aprobación alguna entre los católicos, pues están fundadas en la falsa opinión de que todas las religiones son más o menos buenas y dignas de alabanza, en cuanto todas dan expresión, bajo diversas formas, a aquel sentimiento innato que lleva a los hombres a Dios y a la obediente admisión de su imperio... favorecer esta opinión, por tanto, y alentar tales empresas, equivale a abandonar la religión revelada por Dios”


  Pero el Magisterio y la Tradición ahora se ven abolidos en los hechos por la “caridad” y la “humildad”. Esta última casualmente siempre pública a pesar de la advertencia de Mateo 6,1: “Tengan cuidado de no practicar sus obras de piedad delante de los hombres, para que los vean”

   Y así en lo que va de pontificado se promovió este falso ecumenismo con los enemigos de Nuestra Fe y se atacó la ortodoxia católica tildándola de “restauracionista”. Sin embargo esquivó temas tan candentes y actuales como el aborto y el matrimonio homosexual, y al ser consultado en la entrevista en el avión de regreso del JMJ sobre su silencio al respecto dijo: “La Iglesia se ha expresado ya perfectamente sobre eso, no era necesario volver sobre eso (en la JMJ)…sino (hablar) de las cosas positivas que abren camino a los chicos, ¿no es cierto? Además, los jóvenes saben perfectamente cuál es la postura de la Iglesia” Y como ya reseñamos en nuestro artículo donde señala no tener nada en contra del esoterismo (Aquí), las encuestas oficiales realizadas en los jóvenes en Rio mostraron que están en un 65% a favor del uso de preservativos, en un 53 % a favor de la píldora anticonceptiva y en un 32 % a favor del matrimonio homosexual.

Entonces ¿ya no hay que insistir con cosas negativas como el aborto y la sodomía?

  Si hay algo que caracterizan estos tiempos es la terrible ignorancia sobre cuestiones de fe que parece aprovechar Francisco/Bergoglio para conseguir más popularidad, quedando bien con Dios y con el diablo. Este es el positivismo begogliano.

  No importa cuánto se nos acuse y persiga y la soledad a la que nos está llevando la defensa de la fe de Nuestra Santa Iglesia Católica y de sus enseñanzas, ya que “no se enciende una lámpara para meterla debajo de un cajón, sino que se la pone sobre el candelero para que ilumine a todos los que están en la casa”.

  Un querido amigo (A.C.), alentando nuestro trabajo nos llamaba a formar “legiones de Juanes Bautistas, a quienes sólo cortándoles la cabeza dejarán de hablar, y que aún hablen con las cabezas cortadas”. Sabemos sin embargo que la cabeza del Bautista tuvo por precio un baile, y hoy hasta los obispos bailan para que nos corten la cabeza a quienes creemos que la Verdad es una y solo una y conduce a la Vida Eterna y por lo tanto no se negocia.


 Trabajando para que Cristo Reine y vuelva pronto


Augusto TorchSon

Nacionalismo Católico San Juan Bautista

1 comentario:

  1. Anónimo21/8/13 8:30

    Bergoglio los saludó y ellos le respondieron....

    ResponderEliminar