San Juan Bautista

San Juan Bautista

jueves, 8 de agosto de 2013

LA BESTIA SEMEJANTE A UNA PANTERA - Mensajes de la Virgen al Padre Gobbi

Milán, 3 de junio de 1989. Primer sábado y fiesta del Corazón Inmaculado de María.

  …Ha llegado el tiempo en el cual mi Corazón Inmaculado debe ser glorificado por la Iglesia y por toda la humanidad.

  Porque en estos tiempos de la apostasía, de la purificación y de la gran tribulación, mi Corazón Inmaculado es el único refugio y el camino que os conduce al Dios de la salvación y de la paz.

  Sobre todo, mi Corazón Inmaculado se vuelve hoy el signo de mi segura victoria en la gran lucha que se combate entre los seguidores del enorme Dragón Rojo y los seguidores de la Mujer vestida del Sol. En esta terrible lucha sube del mar, en ayuda del Dragón, “una bestia semejante a una pantera”. Si el Dragón Rojo es el ateísmo marxista, la bestia negra es la Masonería.

  El Dragón se manifiesta en el vigor de su potencia; la bestia negra, en cambio, obra en la sombra, se esconde, se oculta, para introducirse por este medio en todas partes.

  Tiene las garras de oso y la boca de un león, porque obra por doquier con la astucia y con los medios de comunicación social, es decir, con la propaganda.

  Las siete cabezas indican las varias logias masónicas que obran en todas partes de una manera solapada y peligrosa.

Esta bestia negra tiene diez cuernos y sobre los cuernos diez diademas, que son dignos de dominio y de realeza. La masonería domina y gobierna en todo el mundo por medio de los diez cuernos.

  El cuerno, en el mundo bíblico, siempre ha sido un instrumento de amplificación, un modo de hacer escuchar más fuertemente la propia voz, un importante medio de comunicación.

  …el objetivo de la masonería no es el de negar a Dios, sino el de blasfemarlo…
  La mayor de las Blasfemias es la de negar el culto debido solo a Dios para darlo a las criaturas y al mismo Satanás. He aquí porque en estos tiempos, tras la perversa acción de la masonería se difunden por doquier misas negras y el culto satánico.

  Además, la masonería obra, con todos los medios, para impedir que las almas se salven y de este modo quiere volver inútil la Obra de Redención llevada a cabo por Cristo.

  Si el Señor ha comunicado su Ley con los diez Mandamientos, la masonería difunde por todas partes, con la potencia de sus diez cuernos, una ley que es completamente opuesta a la de Dios.

  Al mandamiento del Señor: “No tendrás otro Dios más que a Mí”, aquella construye otros falsos ídolos, frente a los cuales, hoy muchos se postran en oración (sectas).

  Al mandamiento: “No tomaras el nombre de Dios en vano”, aquella se opone con las blasfemias contra Dios y su Cristo, de muchas maneras engañosas y diabólicas, hasta reducir a una marca comercial indecorosa su Nombre y hacer películas sacrílegas sobre su vida y su divina Persona.

  Al mandamiento: “Santificaras las fiestas”, aquella transforma el domingo en week end, en el día del deporte, de las competiciones, de los juegos, de las diversiones.

  Al mandamiento: “Honraras a tu padre y a tu madre”, aquella contrapone un modelo nuevo de familia fundado sobre la convivencia incluso de homosexuales.

  Al mandamiento: “No mataras”, aquella ha logrado legitimar en todas ÷partes el aborto, hacer aceptar la eutanasia, hacer casi desaparecer el respeto debido al valor de la vida humana.

  Al mandamiento: “No cometerás actos impuros”, aquella justifica, exalta y hace propaganda de toda forma de impureza, hasta llegar a la justificación de los actos contra natura.

  Al mandamiento: “No robarás”, ella obra para que se difundan más los hurtos, la violencia, los secuestros, las rapiñas.

  Al mandamiento: “No darás falso testimonio ni mentiras”, aquella obra para que se propague cada vez más la ley del engaño, de la mentira, de la doblez.

  Al mandamiento: “No desearas los bienes ajenos y a la mujer de tu prójimo”, actúa para corromper lo más profundo de la conciencia, engañando la mente y el corazón del hombre.

  De esta manera, las almas son impulsadas por el camino perverso y malo de la desobediencia a la ley del Señor y sumergidas en el pecado y así se les impide recibir el Don de la Gracia y de la Vida de Dios.

  A las Siete Virtudes teologales y cardinales, que son el fruto de vivir en Gracia de Dios, la masonería opone la difusión de los siete vicios capitales, que son el fruto de vivir habitualmente en estado de pecado.

  A la fe, aquella opone la soberbia; a la esperanza, la lujuria; a la caridad, la avaricia; a la prudencia, la ira; a la fortaleza, la pereza; a la justicia, la envidia; a la templanza, la gula.

  Aquel que llega a ser víctima de los siete vicios capitales es conducido gradualmente a abandonar el culto debido al único Dios, para darlo a falsas divinidades, que son la personificación misma de todos estos vicios. En esto consiste la blasfemia más grande y horrible…

  He aquí porque sobre cada cabeza de la bestia hay escrito un titulo blasfemo. Cada logia masónica tiene la tarea de hacer adorar una divinidad distinta.

  La primera cabeza lleva el título blasfemo de la soberbia que se opone a la virtud de la fe y conduce a dar culto al dios de la razón humana y del orgullo, de la técnica y del progreso.

  La segunda cabeza lleva el título blasfemo de la lujuria, que se opone a la virtud de la esperanza, y llevar a dar culto al dios de la sensualidad y de la impureza.

  La tercera cabeza lleva el título blasfemo de la avaricia que se opone a la virtud de la caridad, y difunde por doquier el culto al dios del dinero.

  La cuarta cabeza lleva el título blasfemo de la ira, que se opone a la virtud de la prudencia, y conduce a dar culto al dios de la discordia y de la división.

  La quinta cabeza lleva el título blasfemo de la acidia (o pereza espiritual), que se opone a la virtud de la fortaleza, y difunde el culto al ídolo del miedo de la opinión pública y de la explotación del prójimo.

  La sexta cabeza lleva el título blasfemo de la envidia, que se opone a la virtud de la justicia, y lleva a dar culto al ídolo de la violencia y de la guerra.

  La séptima cabeza lleva el título blasfemo de la gula, que se opone a la virtud de la templanza, y conduce a dar culto al ídolo tan exaltado del hedonismo, del materialismo, del placer…

  En mi Corazón Inmaculado se delinea la táctica usada por vuestra Madre Celeste para contraatacar y vencer la astuta trama usada por la bestia negra.

  Es por esto que formo a todos mis hijos en la observancia de los diez Mandamientos de Dios: a vivir al pie de la letra el Evangelio; a recibir con frecuencia los sacramentos, especialmente la Penitencia y la Comunión Eucarística, como auxilios necesarios para vivir en gracia de Dios; para ejercitar de una manera fuerte las virtudes y para andar siempre por el camino del bien, del amor, de la pureza y de la santidad.

  De ese modo, me sirvo de vosotros, pequeños hijos que os habéis consagrado a Mí, para desenmascarar todas estas insidias disimuladas que la bestia negra os tiende y, en fin, anular el gran ataque que la masonería hoy, ha desencadenado contra Cristo y su Iglesia. Y al final, sobre todo, con su mayor derrota, aparecerá en todo su esplendor el triunfo de mi Corazón Inmaculado en el mundo.

GUILLERMO P. WALLACE – La bestia semejante a una pantera. Mundo Editorial 2011. Pags. 119-125

Nacionalismo Católico San Juan Bautista

2 comentarios:

  1. Anónimo9/8/13 12:10

    Dicho mensaje y tales aclaraciones de los simbolos del apokalipsis no se condicen con la exegesis de los santos padres y exegetas a travez de los siglos. Vosotros direis que son aseveraciones acertadas, pueden serlo en algunos casos pero aun asi el tema de los cuernos como medio de amplificacion no es correcto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no encuentro contradicción más allá de otras posibles interpretaciones. Me parecería bueno de todos modos que ofrezcas las que dices son correctas para poder tener mejores elementos de juicio. Desde ya gracias.
      Saludos en Cristo, María y la Patria.

      Eliminar