San Juan Bautista

San Juan Bautista

sábado, 9 de noviembre de 2013

TV, Política y Grupos Financieros - Por José Javier Esparza

  ¿Estamos en manos de unos pocos individuos dotados de un extraordinario poder gracias a la propiedad de los medios de comunicación? Sí y no. El lector extraería una conclusión apresurada si creyera que aquí estamos defendiendo la tesis de que los aparatos políticos - los partidos por ejemplo – son meros peleles en manos de los grandes trusts mediáticos. Hay, ciertamente, casos concretos en que esto ha sido así, pero no es lo común. Aquí hay que insistir en la figura de la “constelación de intereses”, que es la fórmula con la que Max Weber definía el poder en las sociedades industriales avanzadas:  la relación entre los poderes mediático, político y financiero no es vertical, de obediencia, sino horizontal, de comunidad de intereses. Por ejemplo, un poderoso empresario de televisión se vería en graves aprietos si no mantuviera relaciones estrechas con los aparatos políticos que deciden la regulación legal del espacio radioeléctrico y con los grupos financiero que conceden gigantescos créditos a las operaciones empresariales. Un líder político vería gravemente mermado su poder si no tuviera vínculos con grupos de comunicación que pueden servir de portavoces para su imagen ni con grupos financieros que prestan dinero para las campañas electorales. Y del mismo modo, un opulento banquero quedaría en situación poco airosa si careciera de influencia en los medios de comunicación o en los poderes políticos y administrativos del Estado. La nueva configuración del poder es interdependiente. Y tampoco se trata de una sola estructura: hay varios poderes políticos vinculados con una variedad paralela de poderes mediáticos, financieros o industriales. El nuevo feudalismo del poder en las sociedades posmodernas es un feudalismo sin rey: no hay nadie que gobierne la Corte. Excepto el dinero.

JOSÉ JAVIER ESPARZA “Informe sobre la televisión” (El invento del Maligno) – Criterio Libros – Madrid 2001 - Pags. 167-168

Nacionalismo Católico San Juan Bautista

8 comentarios:

  1. Gaugamela9/11/13 18:41

    "El nuevo feudalismo del poder en las sociedades posmodernas es un feudalismo sin rey: no hay nadie que gobierne la Corte. Excepto el dinero."

    No hace mucho, comentaba con otra persona que la ideología progre se expande como las ondas, horizontalmente. Veo que Esparza, echando mano de Weber, me confirma en esa idea cuando habla del poder y de sus interrelaciones político-financieras y de medios de comunicación. Sólo le haría un pequeño matiz a ese último párrafo.
    A mi modo de ver, mezclar el feudalismo con el poder actual, no me resulta muy acertado, toda vez que aquél era piramidal (con el rey, ahí si, a la cabeza) y éste, (según él -y comprobamos-) horizontal. Habría que tener en cuenta, además, un dato no menos revelador: el que nos dice que, por encima del rey se hallaba el poder omnipotente de Dios y, gracias al cual, ese rey era tal. Y sin olvidar que todo el "movimiento", por decirlo de algún modo, de aquella sociedad, era ascendente (como usted recordó en una de las entradas anteriores). Todo iba encaminado a Dios, Él era el fin del que, a su vez, todo emanaba.
    Así pues, ojalá el único defecto del nuevo "feudalismo" de las sociedades postmodernas fuera la ausencia de un rey, porque, al menos, nos quedaría Dios en la cúspide. Hoy día, ni eso, o no, al menos, en la conciencia de una gran parte de la sociedad.
    No es extraños, por tanto, que, ante la ausencia de Dios como Alfa y Omega de nuestras vidas, cualquier otro malsustituto haya logrado apoderarse de Su lugar. El dinero o lo que sea.

    D. Augusto, le sigo pese a mis lagunas temporales por aquí y por allá. Y gracias siempre por su labor en aras de lo que realmente importa: Él.
    Un cariñoso abrazo virtual.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada amiga, que bueno saber que nos sigues a pesar de los silencios (es que nos malacostumbraste)
      Con respecto a Esparza, es realmente muy recomendable el libro y el aspecto que mencioné es tal vez uno de los menos importantes, aunque adecuado y real. El análisis que hace respecto a la televisión es exhaustivo y puede servir a mucho para entender la trascendencia en la perversidad de esta sociedad posmoderna que tiene este diabólico invento. Puede parecer una obviedad, sin embargo en un metódico análisis del mismo se pueden descubrir muchas más cosas de las que imaginamos.
      Sin lugar a dudas que se destronó la cristiandad aunque existan reinados que ya nunca van a poder representarla ni promoverla. Con ello se desplazó a Dios, y los ídolos con los que se suplantó son inmensamente variados, y no solo es el dinero. No era mi intención que la gente llegue a esta conclusión sin la de mostrar cuales son los intereses mediatos y la interdependencia de estos poderes al servicio del mal. El fin último es el que sostienes, el desterrar a Dios en su carácter de tal del mundo, el alfa y el omega que mencionas.
      Sino podemos llegar a la chabacana conclusión que Bergoglio mencionó el otro día que los empresarios siguen a la "diosa mordida". A pesar de lo burdo del lenguaje al que nos tiene acostumbrados esta persona, quiero recalcar que no es lo importante el afán desmedido de lucro, sino tiene que ver con la más embriagadora de las tentaciones, la del poder sin límites y esto es precisamente, el querer sentirse como Dioses.
      UN abrazo grande estimada, y te recomiendo si te es posible comprar el libro de este compatriota tuyo que no tiene desperdicio.

      Eliminar
    2. Mi estimado amigo:
      Antes de nada he de confesar que, aunque pecadora, jeje, no soy supersticiosa. Eso sí ¡estoy deseando ver el final de este malhadado año! Y es que, créame, en ocasiones parece que confluyeran todas las vertientes de lo negativo en el mismo mar. Pero, bueno, a lo que importa, jeje, que son sus palabras y razonamientos.
      Como no suelo andarme con rodeos en asuntos que me interesan, ni edulcorar la realidad, (fuera, eso si, de los casos en que el azúcar es necesario y recibido de buen grado), le diré que no leí el libro que me recomienda; razón por la cual me veré obligada a saquear (como siempre digo) las estanterías de mi santo (y poco paciente, jeje, para con mis nada ortodoxas costumbres) padre, que a buen seguro ya se lo merendó en su momento.

      No quería dedicarme al envío indiscriminado de flores, je, je! (en tiempos pretéritos lo hice generosa y equivocadamente, y me sirvieron de adorno para mis propios funerales, jeje!) pero mire, no puedo evitar decirle que comparto al cien por cien todo lo que ha escrito a propósito del tema de hoy. Así. Sin más. Se ha explicado usted mejor que perfectamente. Verá, yo suelo ir a las cositas pequeñas, pero eso no significa que el resto no me merezca atención porque se halle carente de significado y profundidad. El Sr. Esparza es clarito (como usted) y no suele dar puntada sin hilo. Sus palabras hacen impacto en toda la línea de flotación del asunto, y eso ya es meritorio. Desde luego, valoro el trabajo desenmascarador que lleva a cabo (en la medida de sus posibilidades) en el mundo de la comunicación, pero también soy consciente de que tiene que comer cada día y de que no todos estamos preparados para ser ni héroes, ni mártires, ni eremitas. Supongo que Dios nos juzgará en la medida de nuestro esfuerzo y conforme a los dones recibidos.

      Si por alguna razón vuelvo por aquí, y por contadas webs, es por el equilibrio razonado en sus palabras, por su templanza a la hora de afrontar las tormentas y por la cuidada sensatez en sus argumentario, no exento del fino humor que le caracteriza, ya sabe...
      ¡No iba a regalarle flores, jejeje! Ya me perdonará. Que lo hará. Estoy segura, jeje!
      Un abrazo, como dicen más arriba, está vez desde la Vieja Castilla.

      Eliminar
    3. No quieres enviarme flores pero la subjetividad parece que prima en este caso. Son palabras de amiga, inmerecidas por mí por cierto. Muchas gracias por el afecto.
      En esto voy a ser igualmente subjetivo, y mucho más, y voy a decir algo que algunas personas van a considerar muy soberbio pero no lo es: "me encanta mi blog".
      Pero me encanta porque me da la oportunidad de compartir lo que grandes autores aportaron para traer verdad y luz al mundo, y desde este humilde medio puedo compartir al mismo tiempo que les hago un homenaje y de paso los difundo. Mis comentarios, a veces torpes, a veces menos jeje, son más que nada producto de la influencia de esta gente, por lo que, sin echarle la culpa de mi neófita capacidad de articulista y sus consecuentes yerros, puedo decir que en mis aciertos, tuvieron mucho que ver estos autores.
      Un abrazo cordial en Cristo que vuelve pronto.

      Eliminar
  2. El Dinero, El dinero, el dinero, el rostro de Mammon, uno de los señores de Satn, del Contrario... A estas estampitas y sus numeros adoran las gentes, cada vez mas gentes, como estampitas milagrosas que sana todo y consigue todo... ah, el dinero... Este es el contrato por el cual muchos venden sus almas para tener lo que quieren ... Y los Medios de Comunicacion, ¿dicen la Verdad? ¡no!, pues entonces ya sabemos quien es su jefe...no estas multiples caras que cambian con el tiempo y que son las cabezas de la Hidra de Lerna...la legión de mentirosos, que oh, casualidad, ponen y defienden que el fin justifica los medios ...Y así nos va, cada vez mas cerca del Horizonte de No Retorno que separa la posibilidad de rescate de la caida al pozo sin fin del agujero negro infernal ... Ah, el dinero, ...la Tv, y su mando que está en el Mandil...

    Manuel R.L. /Desde la Vieja España/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bueno tu comentario Manuel. Seguramente como le comenté un poco más arriba a Gaugamenla, este es solo un medio, pero no cualquier medio, el medio de seducción por antonomasia. Y el Horizonte de No Retorno que mencionas se ve cada vez más imparable para las sociedades enteras.
      Esperemos perseverar en la fe y en las obras (esto último en contra de la protestantización que se está haciendo de la catolicidad) para que el mundo no nos arrastre a ese destino de suplicio eterno.
      Bendiciones estimado.

      Eliminar
  3. Esparza contrapredica con el ejemplo trabajando para una cadena de televisión en la que el masón Mario Conde tiene mucho que decir. Intereconomía pretende servir a dos señores. O a tres.

    Filomena de Pasamonte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tengo lo elementos para juzgar las conductas y actitudes de Esparza, sin embargo no puedo decir que el salir en un medio televisivo sea una forma de contrapredica porque casualmente en su libro al referirse a los intelectuales de TV (esto es a los pseudointelctuales que son solo producto mediáticos), acusa la falta de una verdadera intelectualidad en ese medio. Por lo que cualquier buen aporte en un medio tan hostil, me parece meritorio. Con respecto a Intereconomía, puedo decir algo similar, más que pretender servir a dos amos creo que hay cosas muy buenas y otras muy malas, pero como dijo San Pablo en 1° de Tes.: "Examínenlo todo y quédense con lo bueno”. Internet es una herramienta similar, algunos la usan para informar, formar, evangelizar, educar, etc y otros ya sabemos. Sin embargo ahí está nuestra libertad para elegir entre el bien y el mal y en el bien el mejor de los bienes.
      Un saludo cordial estimada Filomena. Gracias por visitarnos

      Eliminar