San Juan Bautista

San Juan Bautista

miércoles, 16 de abril de 2014

La gravedad del pecado de Judas – Por San Juan Crisóstomo


 OBJECIONES A PROPÓSITO DE JUDAS Y SU PECADO

  Más dirá alguno: —Pues si estaba escrito que todo eso tenía que sufrir Cristo, ¿por qué se le acusa a Judas? En realidad, él no hizo sino cumplir lo que estaba escrito. —Más no lo hizo con esa intención, sino por malicia. Y si no miras al blanco de las acciones, aun al diablo absolverás de toda culpa.

  Pero no, no es así, no es así. Lo mismo el diablo que Judas merecen infinitos castigos, aun cuando se salvó la tierra. Porque no nos salvó la traición de Judas, sino la sabiduría de Cristo y la traza admirable de su providencia, que supo aprovechar para nuestra conveniencia las maldades de los otros. — ¿Pues qué? —dirás—. Si Judas no le hubiera traicionado, ¿no le hubiera traicionado otro? — ¿Y qué tiene esto que ver con la cuestión? —Sí, porque si Cristo tuvo que ser crucificado, por alguien tuvo que serlo. Y si tuvo que serlo por alguien, forzosamente por alguien de la calaña de Judas. De haber sido todos buenos, se hubiera entorpecido la economía de nuestra salvación. — ¡De ninguna manera! Porque el que es infinitamente sabio sabía, aun sin darse la traición de Judas, cómo disponer y ordenar nuestra salvación.

  Trazas tiene e incomprensible es su sabiduría. Por ello justamente, para que nadie piense que Judas fue ministro de su economía redentora, el Señor pronuncia sobre él su palabra de ¡ay de aquel hombre!

  Pero dirás nuevamente: —Si a Judas le hubiera valido más no haber nacido, ¿por qué le dejó Dios venir al mundo a él y a los malos todos? —A los malos mismos tendrías que acusar; pues, estando en su mano no haberlo sido, se hicieron malos. Pero tú dejas a éstos y te metes a averiguar curiosamente los misterios de Dios. Y, sin embargo, tú sabes que nadie es malo por necesidad. —Pero habían de nacer sólo los buenos —me dices—, y en este caso no habría necesidad del infierno, de castigo ni de suplicios, y no se vería rastro de maldad.

  Los malos, sin embargo, o no debieran nacer o, apenas nacidos, salir inmediatamente de la vida. —En primer lugar, hay que decirte aquello del Apóstol: Más bien, ¡oh hombre!, ¿tú quién eres, que le replicas a Dios? ¿Acaso dirá la figura a quien la plasma: Por qué me has hecho así? (Rom 9, 20) Pero, si exiges también razones, te podemos decir que, estando entre malos, son más de admirar los buenos, pues entonces señaladamente dan muestras de sí su paciencia y su mucha filosofía. Más tú, al razonar de esa manera, quitas toda ocasión de lucha y de combate.

   —Entonces —me dices — ¿para que los buenos brillen son castigados los malos? — ¡De ninguna manera! Los malos son castigados por su maldad, porque no son malos por el mero hecho de venir al mundo, sino que se han hecho tales por su negligencia, y por ello son castigados. En efecto, ¿cómo no han de merecer castigo, pues, habiendo tenido tantos maestros de virtud, no sacaron provecho alguno? Porque como los buenos merecen doblada gloria, no sólo por haber sido buenos, sino por no haber sufrido daño de su convivencia con los malos; así los malos merecen doblado castigo; primero, por haber sido malos, cuando pudieran haber sido buenos, como lo prueban los que lo fueron; y luego, por no haberse aprovechado de su convivencia con los buenos.

  Pero veamos ya qué es lo que dice este infortunado de Judas: ¿Qué es, pues, lo que dice? ¿Por ventura soy yo, Señor? —Y ¿por qué no preguntó eso desde el principio? —Porque pensó quedar oculto al decir el Señor: Uno de vosotros; pero cuando se vio descubierto, se atrevió a preguntar nuevamente, esperando de la mansedumbre de su maestro que no le reprendería. De ahí que también le llame Rabbí.


SAN JUAN CRISÓSTOMO“Homilías sobre el Evangelio de San Mateo”



Nacionalismo Católico San Juan Bautista

7 comentarios:

  1. Las Escrituras tenían que cumplirse, pero si Judas se hubiera dejado mirar por los ojos de Jesús llenos de misericordia y perdón hacia el, no se hubiera desesperado. Esa fue la diferencia con Pedro, Este se "Dejó mirar", lloro su pecado y acogió el perdón de Jesús.. Os deseo a todos una Santa semana y una feliz Pascua. Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. no señora, pues sobre quién lo entregase pendía un ay
      los ayes en la biblia no son un juego
      el Hijo del Hombre será entregado pero ay de aquél

      Eliminar
    2. Sobre Pedro no pesaba el ay de aquel, Pedro no lo vendió, lo negó; lo cual no es bueno pero no es lo mismo que entregar para que lo maten. Pedro debió reparar las tres negaciones con las tres afirmaciones cuando el Señor le preguntó tres veces si lo amaba.
      Lo de Pedro se pudo reparar lo de Judas NO.
      Los misterios de Dios.

      Eliminar
  2. Contesto a anónimo de las 2O.49. Con mi comentario no quiero disculpar a Judas, pues mas le valdría no haber nacido. Quería destacar que el Señor sufrió mucho con la traición de Judas y que estaba lleno de compasión hacia el.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lo entendí de la manera en que lo mencionas.

      Eliminar
    2. Carmen, felices pascuas también para tí.
      Dices que " si Judas se hubiera dejado mirar por los ojos de Jesús llenos de misericordia y perdón hacia el, no se hubiera desesperado." Esto no es cierto, a Judas lo miró Nuestro Jesús con infinito amor y misericordia, cuando le lavó los pies, en la Última Cena, y cuando Judas lo entregó con un beso... y no se arrepintió, no pidió perdón y no quiso hacerlo. Él conocía a Nuestro Señor y sabía que Él lo amaba, porque se lo dijo muchas veces. Nosotros conocemos a Nuestro Salvador y sabemos que lo que más desea es salvarnos, que nos arrepintamos de nuestros pecados y que le pidamos perdón, para perdonarnos y abrazarnos en Su Amor, sin importar si fue el peor de los pecados; y Judas debía saber eso también. Y si no lo hizo, fue por orgullo, no porque "no se dejara mirar con ojos de misericordia"

      Lydia Huerta Ascencio

      Eliminar
  3. A veces no nos expresamos bien. En este caso de mi comentario de Judas al decir "Si se hubiera dejado mirar....quise decir que Judas podía haberse arrepentido de su pecado, pero no lo hizo y su pecado fué contra el Espíritu Santo que no tiene perdón. Estoy de acuerdo con lo que dices Lidia y pienso lo mismo que tu. Gracias.

    ResponderEliminar