San Juan Bautista

San Juan Bautista

sábado, 30 de agosto de 2014

Consecuencias de no proclamar la Reyecía de Cristo - Por Augusto TorchSon


  Al principio de la encíclica Quas Primas, donde se estableció la fiesta de Cristo Rey, el Papa Pio XI advertía que “un cúmulo de males había invadido la tierra porque la mayoría de los hombres se habían alejado de Jesucristo y de su ley santísima, así en su vida y costumbres como en la familia y en la gobernación del Estado…” y “ también que nunca resplandecería una esperanza cierta de paz entre los pueblos mientras los individuos y las naciones negasen y rechazasen el imperio de nuestro Salvador”.

  Si en 1925 S.S. Pio XI tenía esa preocupación, ¿que podríamos decir de los tiempos que corren? Abandonada la cristiandad, es decir la impregnación en el orden temporal del Evangelio, y reducido el culto a la sola práctica privada, que es lo que se puede denominar simplemente cristianismo; el resultante lógico de estas claudicaciones es la gran apostasía en la que estamos inmersos. Y buscando desterrar a Cristo  de nuestras sociedades, se creyó que su ausencia podría ser suplida con la con la técnica y la ciencia, sin embargo hoy vemos que éstas nos están llevando casi al borde de la extinción.

  El “non serviam” del demonio, hoy se hace eco en la humanidad toda que clama por sus derechos anteponiéndolos a los de Nuestro Señor; sin embargo Él mismo aclaró el alcance de su poder al decir: “A Mí se me ha dado toda potestad en el cielo y en la tierra” (Mt. XXVIII, 18). Pero insistimos en un demoníaco antropocentrismo que busca una fraternidad sin Dios, y que no puede sino caer en el abismo al pregonar una hermandad desprovista de filiación Divina. Esa orfandad que se busca con tanta soberbia al pretender independizarnos de Nuestro Creador, es la que nos llevó a querer expulsar a Cristo no sólo de nuestras sociedades sino también de nuestros corazones; y Dios respetando nuestra libertad, nos entregó a nuestros mundanos deseos y así vemos que en esta inmensa nueva Torre de Babel que es el mundo moderno, solo reina el caos y la anarquía. Así, el asesinato de los hijos por sus madres en su mayor estado de indefensión, hoy es algo considerado “liberador”; el arte mientras más grotesco y blasfemo, es el más requerido por considerar hoy una “virtud” el ser transgresor; la familia está completamente desintegrada por el divorcio, el adulterio y la contracepción que destruye el amor conyugal para poner el sexo al servicio del hedonismo; se trata de redefinir a la familia para equipararla a las infecundas uniones de parejas con relaciones contranatura; la economía deja de estar al servicio de la prosperidad de los pueblos para convertirse en una herramienta de opresión a través de la usura; y la política deja de buscar el bien común de las naciones para transformarse en el instrumento de enriquecimiento personal de quienes trabajan para intereses foráneos a costa del bien común de sus compatriotas.

  Y teniendo en cuenta que siempre que se deja un lugar vacío, éste es ocupado por alguien más, en este caso, el lugar de Dios en nuestros corazones es ocupado por Satanás, que como padre de la mentira, se complace en prometernos un paraíso terreno, que, al estar basado en el más radical de los egoísmos, no puede sino generar este infierno en la tierra al que asistimos con la mayor de las indiferencias en la medida en la que no nos afecte personalmente los padecimientos del resto de la humanidad.

  Siguiendo con el Evangelio antes mencionado, Cristo nos instó diciendo: “Id, pues, e instruid a todas las naciones, bautizándolas en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo, y enseñadles a observar todas las cosas que os he mandado” (Mt. XXVIII, 19); sin embargo, hoy desde las más alta jerarquías eclesiásticas, se limita esta actividad por Cristo mandada, por considerar que la Iglesia crece por atracción y no por proselitismo; y nos preguntarnos ¿cómo funciona la atracción sin bautizar ni enseñar las cosas que Cristo nos encomendó? Y en esto consiste precisamente el proselitismo, en ganar personas para la causa de Dios, en buscar que las naciones sean católicas, que Cristo reine; ya que como señala también la encíclica “Quas Primas” citando a San Agustín, “Él es sólo quien da la prosperidad y la felicidad verdadera, así a los individuos como a las naciones: porque la felicidad de la nación no procede de distinta fuente que la felicidad  de los ciudadanos, pues la nación no es otra cosa que el conjunto concorde de ciudadanos”. Sirva esto para contrarrestar falsas propuestas de felicidad sin Dios del Obispo de Roma (aquí). Que si se decide renunciar según está anunciando, haciendo propaganda de su humildad, se puede dedicar a los libros de autoayuda más que a seguir hablando de nuestra fe ya que más que propagarla, esta diluyéndola en propuestas sincretistas y humanistas.

  Y en ese diluir la fe para no “molestar” a las otras religiones y hasta a los ateos, Bergoglio claudica a proclamar la Reyecía de Cristo y pide para que las oraciones del Ramadán Islámico den muchos frutos y hoy lo vemos en la masacre que estos dignos seguidores del sanguinario Mahoma están haciendo con los cristianos. Y dicho sea de paso, para quienes dicen que esto es una observación parcial de nuestra parte, los invitamos a leer el Corán. Otro tanto hace con los judíos actuales a quienes considera como fundamento y base del cristianismo, olvidando la claudicación de este pueblo teológico a su vocación de pueblo de Dios para transformarse en perseguidores y asesinos del Dios Encarnado y sus seguidores; y en el mismo sentido hoy vemos como masacran a niños palestinos (musulmanes o no) con saña demoníaca, y dominan el mundo entero a través de las altas finanzas que condicionan a las naciones para recibir ayuda económica a que se sometan a legislaciones subvertidoras del orden natural para destruir las identidades, culturas y tradiciones de nuestras patrias. Así mismo sucede con los protestantes, a los que hoy no se los invita a la conversión sino a la “Unidad en la diversidad” y por último y en una de los más terribles dobleces de la Roma actual, Bergolgio dice a los ateos que no hace falta creer en Dios para salvarse y se reúne constantemente con marxistas y terroristas que tanto daño hicieron en Argentina en la década del 70, ayudándolos incluso en la persecución contra quienes lucharon lícitamente para frenar esta demoníaca ideología. Y sabemos como decía G.K. Chesterton que: “Cuando se deja de creer en Dios, enseguida se cree en cualquier cosa” y a lo largo de la historia estos sin Dios, sometieron y asesinaron a más personas que ninguna otra guerra en la historia.

  San Agustín en “De Civitate De” describía la lucha constante entre la ciudad de Dios y la del demonio diciendo: “Dos amores crearon dos ciudades, una creada por el amor a Dios hasta el desprecio de uno mismo, y la otra creada por el amor a uno mismo hasta el desprecio de Dios”, y aunque hoy prevalezca la última y se diga como lo hicieron los judíos “no queremos que ese reine sobre nosotros”, debemos rezar y trabajar por que Cristo Reine; primero en nuestros corazones pero después en todo el orden temporal, tanto social como político; porque por mucho que le pese al mundo y a los traidores dentro de la Iglesia Católica, como nos prometió Nuestro Señor en el Evangelio antes referido: “Estad ciertos que Yo estaré con vosotros todos los días hasta la consumación de los siglos”; por lo que no tengamos dudas en nuestra lucha que:

 ¡Cristo Vence! ¡Cristo Reina! ¡Cristo Impera!


  Trabajando para que Cristo Reine

  Augusto TorchSon



Nacionalismo Católico San Juan Bautista

3 comentarios:

  1. el mismo roncalli había dicho que la palabra tiene fuerza por si sola y le replico ¡Si la anuncian sino no! ! y eso es lo que dejaron de hacer luego del nefasto concilio.
    El lugar que quedó vació es el de la doctrina por eso lo ocupó la apostasía.

    ResponderEliminar

  2. ENSEÑANZA SIN DIOS Y ESCUELAS ATEAS

    El liberalismo, en la guerra que hace a Dios, trata de apoderarse de las escuelas y de los establecimientos de educación, y, consecuente con su principio fundamental, excluye la religión de la educación y de las materias de enseñanza pública. Su propósito es arrebatar a Dios las almas de los niños, y formar una generación nueva que prescinda de Dios y viva sin religión.

    Varios gobiernos de Europa y América, entrando de lleno en este liberalismo práctico, han dispuesto que no se enseñe religión alguna en las escuelas públicas. Estas son las escuelas ateas, laicales o secularizadas. Y, a fin de obligar indirectamente a los padres de familia a que envíen sus hijos a estas escuelas irreligiosas, impiden con todos los medios posibles el establecimiento de escuelas cristianas.

    No contentos con invertir exclusivamente en estas escuelas impías los fondos públicos y los dineros del pueblo, expulsan las órdenes religiosas de la enseñanza, y ellos, que se jactan de ser defensores de todas las libertades, no quieren convenir en que se enseñe libremente la religión divina a los niños.

    Para dar una expresión palpable a esta guerra contra Dios en las escuelas, los liberales, dueños del poder, han ordenado alejar de los locales de enseñanza la imagen de Nuestro Adorable Salvador, y todo recuerdo religioso. Hace pocos años, el alcalde de una población de la diócesis de Grenoble en Francia, se trasladó a la escuela del lugar, acompañado de otros empleados públicos, y tomando el Santo Cristo que allí estaba fue a tirarlo a un lugar de inmundicias.

    El hecho siguiente ocurrió en otra escuela dirigida por los Hermanos Cristianos. En cierta localidad de Francia se presentó una comisión que se decía encargada de remover el crucifijo de la sala de enseñanza. Tanto el maestro como los alumnos se conmovieron hasta las lágrimas al ver que les quitaban la imagen del Divino Maestro; pero la comisión procedió entre los sollozos de los niños a ejecutar su triste encargo. Pasado el hecho, los niños resolvieron colocar cada uno algún pequeño Cristo entre los libros de su mesa. Al día siguiente se presentó de nuevo la comisión perseguidora de las santas imágenes y notó que los niños habían suplido la falta del Santo Cristo; entonces se adelantó uno de la comisión, y tomando en sus manos un Cristo, preguntó a su dueño:

    “¿Qué es esto?”

    “No lo toque Ud., señor,” le fue contestado, “¡esto me pertenece a mí!”

    Nuestro Dios, de quien nos quiere despojar el liberalismo, nos pertenece; es propiedad y sumo bien nuestro. Que el pueblo sepa defender esta su preciosa propiedad, resistiendo a planes impíos de la secta.

    Para esto es necesario que el pueblo esté sólidamente instruido sobre las verdaderas tendencias del liberalismo, y sepa que sin catecismo y enseñanza religiosa no puede haber ni ciencia, ni virtud, ni civilización. Esto se probará en las cuestiones que siguen.

    ***

    I. NECESIDAD DE LA ENSEÑANZA RELIGIOSA

    PARA LA PERFECCIÓN DE LA CIENCIA

    1. ¿Para qué se da enseñanza y educación a la juventud?

    La enseñanza y educación que se da en las escuelas deben proponerse dos fines, a saber: 1º ilustrar y perfeccionar el entendimiento, y 2º formar el corazón de los niños con la práctica de las virtudes civiles y cristianas.

    2. ¿Qué dice el liberalismo sobre esta materia?

    El liberalismo sostiene que se debe excluir la religión de la enseñanza y de la educación pública, porque quiere separar al hombre de Dios desde la infancia.

    3. ¿Es posible que haya verdadera y perfecta ciencia sin el conocimiento de Dios?

    Pretender esto es el más grande absurdo; sin conocer a Dios, la ciencia queda trunca y se priva de la verdadera luz para caminar segura; se extravía y acaba en los más grandes y ridículos errores.

    http://radiocristiandad.wordpress.com/2014/08/30/especiales-de-cristiandad-con-el-p-juan-carlos-ceriani-agosto-2014/

    ResponderEliminar
  3. Excelente articulo, porque dice la verdad. Gracias Augusto. También muy bueno el comentario de anónimo.Vivamos con esperanza . El Señor esta cerca. Carmen

    ResponderEliminar