San Juan Bautista

San Juan Bautista

jueves, 2 de octubre de 2014

Agujero sin tapar, inundación segura – P. Alfonso Gálvez Morillas


“Quien es fiel en lo poco, también es fiel en lo mucho;
y quien es deshonesto en lo poco, también es deshonesto en lo mucho”

  Estas palabras son de Jesucristo, y están contenidas en el Evangelio de San Lucas, 16:10.

  Los principios morales no pueden ser cambiados por el hombre ni en lo más mínimo. Cuando se empieza haciéndolo así --en lo pequeño--, se termina haciéndolo en lo esencial o en el conjunto de ellos. Y entonces llega la catástrofe.

  La razón de que sea así es porque están fundados y fijados por Dios en la misma naturaleza humana (su Creador), la cual, a su vez, se fundamenta en la Ley Natural, que no es sino una derivación de la Ley Eterna (divina) puesta en el hombre.

  Y el hombre no puede enmendar la plana a Dios, desplazándolo del primer plano para erigirse él mismo en su propio Creador y Legislador. Al menos así lo había creído la Humanidad desde su principio hasta ahora.

  Hasta que llegó el Cardenal Kasper, con su grupo de secuaces (arriba, colaterales y servidores) y dispuso que las cosas no iban a ser así.

  Ahora --Kasper dixit-- ya no existe la naturaleza humana ni, por lo tanto, la Ley Natural. La misma Cristiandad, a lo largo de más de veinte siglos, ha estado viviendo en Babia, que es lo mismo que decir absolutamente equivocada.

   Y la horrible oscuridad duró hasta finales del siglo XVIII, cuando aparecieron por fin los filósofos idealistas alemanes (Schelling, Hegel), en el día de hoy secundados por sus epígonos modernistas (que actualmente han sustituido al Espíritu Santo en el gobierno de la Iglesia), para decir a la Humanidad que tales conceptos son un invento puramente humano, hoy demostrado falso por la ciencia (freudismo, darwinismo, evolucionismo, etc.). Por fin ha sabido la humanidad que es el hombre quien se hace a sí mismo.

  ¿Qué clase de demostraciones existen que puedan asegurar como que son ciertas afirmaciones de tanta importancia, las cuales suponen un cambio en la concepción del hombre? En realidad ninguna que sea seria.

  ¿Entonces...? Lo que ustedes quieran, pero es que así lo dicen Schelling, Hegel y demás idealistas. Seguidos por toda la cohorte de discípulos que, pasando por toda la constelación de pensadores de la Ilustración, desembocaron en Engels, Marx, y ahora, por fin, en el Modernismo. Y punto. Y a ver quién se atreve a pasar por retrógrado y opositor al Progreso, a la Ciencia Moderna, y a los únicos Pensadores y Salvadores de la Humanidad que hasta ahora había tenido el mundo.

  Claro que todo esto tiene sus antecedentes, aunque la brevedad nos exige limitarnos aquí a unos pocos ejemplos, los más próximos a nosotros en el tiempo.

  Cuando se comienza cediendo un algo en los principios morales (porque así lo exigen las nuevas necesidades, por adaptarse al mundo y no parecer obsoletos, por la presión del ambiente..., y en realidad por cobardía), se desemboca en catástrofe. Se empieza jugando con fuego y se acaba incendiando el edificio.

  El Papa Pablo VI, que cedió en tantas cosas (recuérdese lo sucedido con la reforma litúrgica de la Misa: se empezó facilitando una mayor participación del pueblo y se terminó en los shows circenses), consintió en considerar tema de estudio la licitud del uso de la píldora anticonceptiva. Cuando al cabo de unos cuantos años apareció la Encíclica Humanae Vitae, diciendo que era contraria a la Ley Natural, ya casi todos los matrimonios católicos --y los no matrimonios-- la estaban usando. Y ahora, que vaya alguien a ponerle puertas al campo. En la actualidad, la inmensa mayoría de los confesores católicos aconsejan o justifican su uso (olvidando sin duda que existe una Justicia Divina y una condenación eterna).

  Dios dispuso que el fin principal del matrimonio era el de la procreación y la educación de los hijos. Y así fue creído en todo momento por toda la Humanidad, además de ser lo predicado y sostenido siempre por la Iglesia. El número de hijos era dejado a la libre determinación de la Providencia Divina (la que cuida de los lirios del campo, de los pajaritos del cielo, etc.), los matrimonios numerosos eran frecuentes y felices, los hijos se educaban en un ambiente cristiano en el que el sacrificio primaba como una virtud principal. Las dificultades y problemas, que siempre existían, eran sobrellevados por los esposos como una participación en la Cruz de Jesucristo, y todo al fin funcionaba.

  Hasta que llegó Juan Pablo II y descubrió que aquello iba mal y que había que arreglarlo.

  Dios fue desplazado como Providente y sustituido por el mismo hombre. Ahora serían los padres quienes decidirían el número de hijos que habrían de tener, según su criterio propio y responsable. El fin principal del matrimonio quedaba relegado a un segundo lugar o, por lo menos, a nivel de igualdad (en realidad, arrinconado y finalmente olvidado).

  ¿Con qué autoridad y bajo qué criterios se introducía un cambio tan radical? La respuesta es sencilla: el Papa Juan Pablo II dixit. El hombre llevaría a cabo el ejercicio de la paternidad de un modo responsable (hasta ahora se había creído que cualesquiera acciones realizadas por el hombre habían de ser hechas de un modo responsable).

  La discutida (por decir lo menos) teología del cuerpo de Juan Pablo II desembocó en la Planificación Familiar y en el uso de la unión conyugal solamente en los días no fértiles (había que guardar los preceptos de la Ley Divina).

  Pero la naturaleza humana, pese a lo que digan Kasper and Cia., tiene sus leyes inmutables que jamás perdonan.

  El fracaso ineludible de los métodos naturales dieron lugar a los métodos artificiales.

  Y el lógico y consiguiente fracaso e insuficiencia de los métodos artificiales dieron lugar al aborto.

  Una vez más, las leyes inflexibles de la Naturaleza (entre las que entra el comportamiento de la raza humana) dejaban por mentirosos a Kasper (con su cohorte de instigadores y seguidores).

  Y para abreviar. Durante siglos, la Iglesia defendió rotundamente la inviolabilidad e indisolubilidad del vínculo matrimonial. Pese a toda clase de presiones exteriores, jamás admitió el divorcio. Y así fue hasta el Concilio Vaticano II. En Roma existía un Tribunal de la Rota para los casos excepcionales y que, si por algo se distinguía, era por sus extraordinarias seriedad y rigidez.

  Desgraciadamente llegó el aggiornamiento y la apertura al mundo. No se podía continuar así pero tampoco se podía admitir el divorcio. Pero el hombre siempre ha encontrado el recurso de los trucos y la manera de sacar un conejito de la chistera. Fue cuando llegó la nulidad del vínculo. Que no era divorcio, sino disolución del matrimonio (que no es lo mismo, aunque a alguien pueda parecerle lo contrario). Al principio concedida con cuentagotas, de manera difícil y exigiendo fuertes pagos (por lo general se reservaba a gente importante). Luego se fue abriendo la mano y al fin, para resumir: en la actualidad cualquier matrimonio puede ir a la parroquia de la esquina (ya no hace falta ni recurrir al Obispado) para conseguir un certificado de nulidad. Y ya pueden contraer segundas y legítimas nupcias. O terceras. O las que quieran.

  Nadie hubiera creído hace sesenta años que la Iglesia pudiera llegar a tal grado de cobardía y de bajeza.

  Y siguiendo las leyes de la Lógica, que son también las de la Naturaleza Humana (tal como hemos dicho), ¿quién podrá extrañarse que ahora se quieran legitimar las uniones adúlteras, las de homosexuales y hasta lo que venga después...? E incluso atreverse a profanar la Sagrada Eucaristía, bajo el pretexto blasfemo de misericordia, y administrarles el Cuerpo del Señor. San Pablo puede decir lo que quiera, acerca de que quien come o bebe el Cuerpo y la Sangre del Señor se come y se traga su propia condenación (1 Cor 11). Pero, ¿quién va a parar ahora mientes en San Pablo?

  Ahora a esperar la poligamia. Según tribus africanas, y otras menos africanas y más civilizadas, si es que se pueden tener varias mujeres en tiempo sucesivo, ¿por qué no se van a poder tener a la vez?


  ¿Y acaso duda alguien de que esto también llegará y será legitimado? Cuando alguien deja correr en su casa una vía de agua y no la arregla, ya puede esperar con seguridad una inundación. Y que vaya pensando en llamar a todo un equipo de fontaneros.

Padre Alfonso Gálvez Morillas


Nacionalismo Católico San Juan Bautista

14 comentarios:

  1. Con todo respeto por el padre Galvez Morillas y aún más por la Providencia Divina, pero considerando las vicisitudes, los desafíos, los conflictos y los problemas reales y vitales que enfrenta el ser humano y la familia en nuestros días (que no son los mismos que hace 60 años), ¿realmente puede pretenderse que en un matrimonio católico, el número de hijos siga estando librado "a la libre determinación de la Providencia Divina (la que cuida de los lirios del campo, de los pajaritos del cielo, etc.)"? Me parece que la "paternidad responsable", que no se puede cuestionar, es más necesaria ahora que antes, porque los riesgos y desafíos asociados a la paternidad son mucho mayores. Incluso, desconfío un poco de ese "al fin todo funcionaba" que parece verse con añoranza, pero ese es otro tema...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La crítica del padre Alfonso están dirigidas al uso erróneo que se le dio al término "paternidad responsable" que entre otras cosas llevó a pensar que usar el método Billings como anticonceptivo era lícito.
      A pesar de considerar al Pontificado de Pablo VI como uno de los peores de los que pude llegar a conocer, me parece que la encíclica Humanae Vitae es bastante clara en ese aspecto, con la salvedad hecha por el P. Alfonso, con la que estoy de acuerdo.

      Eliminar
    2. Falso los desafíos no son diferentes porque son los mismos pecados esa es al falsedad de los teólogos de la liberación que han buscado para cuestionar a la iglesia ya esos temas por ejemplo la tesis de Kasper había sido rechazada igual Bergoglio con las uniones homosexuales civiles en Argentina fue reprendido por los otros Obispos por su posición conciliadora y ambivalente con el mundo. La Virgen en Akita advirtió de esos malos pastores que iba pactar con el mundo lo sagrado que será pisoteado. En el primer concilio de los Apóstoles ellos fueron claros prohibieron las uniones iliciticas que incluyen adulterio , sodomía , bestialismo , incesto . Los Apóstoles pudieron Bautizar hijos de Sodomitas y no lo hicieron porque eso es legitimar una abominación no se salvo ningún niño en Sodoma porque los sodomitas corrompen a los niños tanto que la Biblia nos dice que desde el mas viejo hasta el mas joven querían abusar sexualmente de los ángeles.Todo el sínodo es un trampa de Satanás http://gloria.tv/media/WiM4YFQ2ipz

      Eliminar
    3. Nadie está hablando de ninguna "trampa de Satanás" ni de "abusar sexualmente de los ángeles", los desafíos son diferentes, por ejemplo, porque hoy son cada vez menos frecuentes los casos en los que una familia puede mantenerse sin que para ello deban trabajar padre y madre fuera de casa, es la realidad socio-económica en la que vivimos. Y no estoy hablando de lujos, sino de subsistencia (imaginemos una pareja conformada por una docente y un policía, con las remuneraciones que sabemos que reciben/sufren, y los riesgos que hoy por hoy esas profesiones involucran...). En ese contexto, si no hay medios para brindar alternativas adecuadas de contención para los hijos, es claramente irresponsable tener, por decir un número, cinco hijos. No se trata de "doblar" la doctrina, sino de atender a la realidad de la gente, que es muy católica, muy creyente, muy respetuosa y muy devota del Espíritu Santo, de la Divina Providencia y hasta de la Virgen de Akita, pero tienen que parar la olla y estar presentes para sus hijos.

      Eliminar
    4. Pienso que tal vez no todos tienen vocación de familia numerosa, Dios mandó llenar y sojuzgar la Tierra pero no le dijo a ud que haga esa tarea solo, un poco cada uno, tal vez deberían espaciar los nacimientos con vida de piedad y no ser tan adictos a las endorfinas. La piedad y la pureza hace que nazcan hijos según el querer de Dios más que con el querer del hombre, pues el querer del hombre muchas veces proviene de la concupiscencia. Además en humanae vitae, ya ese nombre dice todo, por más aspecto de ortodoxa que tenga ya habían cambiado los fines del matrimonio, por eso al centrarse en la realización personal de los cónyuges, como un eufemismo, desviaron el verdadero fin del matrimonio que es tener prole para el cielo, la generación de ADORADORES DEL DIOS VERDADERO: LA SANTÍSIMA TRINIDAD.

      Eliminar
  2. Sin buscarlo me llegó el testimonio de una persona que sin someterse a cuidado alguno solo tuvo tres hijos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tengo 11 hijos y solo dos viven (aqui con mi esposa y conmigo El segundo y la novena) Gracias a Dios doy mi testimonio, si hubiéramos hecho caso, inclusive a algunos sacerdotes, no hubiera experimentado los designios de Dios, Animo que el que haya experimentado a Dios en carne propia, como Job, no dudara y no sera engañado ni confundido, o sea el que lleno sus alcuzas con aceite ese sera el prudente

      Eliminar
    2. Gracias por su testimonio.
      Bendiciones

      Eliminar
  3. Pio XI habla tambien del tema en la "casti connubii":

    "Ni se puede decir que obren contra el orden de la naturaleza los esposos que hacen uso de su derecho siguiendo la recta razón natural, aunque por ciertas causas naturales, ya de tiempo, ya de otros defectos, no se siga de ello el nacimiento de un nuevo viviente."

    Un detalle curioso, en la "Humanae Vitae", en español (Y otras traducciones) encontramos:

    "... Por consiguiente, si para espaciar los nacimientos existen serios motivos ..."

    y en el latin original:

    "... Si igitur iustae adsint causae generationes subsequentes intervallandi ..."

    iustae significa justo, vease http://en.wiktionary.org/wiki/iustae .. lo cual daria justa causa y no serias razones. Seria interesante averiguar el porque de la traduccion, cosa que desconozco y no poseo tanto conocimiento del latin como para dar una respuesta.

    Volviendo.... el tema pasa por los conyuges y su discernimiento, si hay causa justa/de recta razon para *proponer* no tener un hijo, siempre abierto a la decision de Dios.

    Ahora si se vicia, tuerce, deforma la intencion entonces es otro tema... un acto bueno se puede convertir en malo, como pasa con cualquier otro. (Ej: Tener una relacion con tu esposa pensando en la vecina)

    Un saludo.

    - V

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo3/10/14 5:28

      Me parece que eso no dice Casti Connubis, por favor diga en que parte de la encíclica está, no de la cita a medias porque suena a trampa.

      Eliminar
    2. http://www.vatican.va/holy_father/pius_xi/encyclicals/documents/hf_p-xi_enc_31121930_casti-connubii_sp.html

      Parrafo 22

      Tambien otra direccion que le puede servir a futuro para realizar las busquedas por usted mismo: http://google.com

      Un saludo

      - V

      Eliminar
    3. Fe de erratas, leer "punto" donde dice "parrafo".

      Eliminar
    4. Tengo la encíclica pero por el momento no la estoy leyendo, solo quería saber el párrafo.

      Eliminar
  4. Nos ha dicho Jesucristo que quien antepone a cualquier ser humano no es digno de El : «El que antepone sus padres a Mí, no es digno de Mí».
    LA OBEDIENCIA A LA VERDAD VS LA FALSA OBEDIENCIA:
    «Pero la obediencia perfecta incluye, en momentos determinados y decisivos, la desobediencia perfecta, es decir, la desobediencia total: la desobediencia se hace, pues, de todo punto necesaria cuando se produce en favor de una obediencia más alta; desobediencia que puede llevar incluso al martirio. La verdadera desobediencia civil, la auténtica desobediencia a las leyes injustas, sólo puede ser una obediencia a un impulso superior».
    «Santo Tomas de Aquino habla de una obediencia indiscreta que obedece incluso en asuntos ilegales.
    Tenemos que entender que es la VERDAD, y no la obediencia indiscreta que obvia la herejía, el cisma de la Verdad y la apostasía.».

    ResponderEliminar