San Juan Bautista

San Juan Bautista

sábado, 6 de junio de 2015

Apariciones Marianas: La Salette Francia 1847 (Repost)


  “En cuanto a las revelaciones privadas, es mejor creer que no creer en ellas; porque si crees y resultan ser verdaderas, te sentirás feliz de que creíste, porque Nuestra Santa Madre lo pidió. Y si resultan ser falsas, tú recibes todas las bendiciones como si fueran verdaderas, porque creíste que eran verdad” (Papa Urbano VIII, 1636)


  NCSJB: Las profecías de Santísima Virgen María en los últimos siglos, hoy confluyen para hacer más urgentes y actuales que nunca sus mensajes, a fin de prepararnos para no claudicar en nuestra fe en la Santa Madre Iglesia que es la misma ayer, hoy y siempre; por lo que no puede cambiar en sus fundamentos ni estructuras esenciales en nombre de la modernización, ya que no tienen fecha de caducidad al provenir de Dios.

  Nuestra Madre Celestial que nos ama, nos advierte para que no perdamos el alma; aunque por el inmanentismo masónico que hoy se vive hasta adentro de la Iglesia, se pretende hacer creer que lo único importante es la cuestión social como ya señalaba el P.Castellani respecto al accionar del anticristo durante la etapa proselitista de su reinado (aquí).

  La Santísima Madre de Dios se apareció a dos pastorcitos Melanie Calvat y Maximin Giraud de 15 y 11 años respectivamente en La Salette Francia el 19 de septiembre de 1846.

  Antes de pasar al mensaje es preciso aclarar que los acontecimientos profetizados no se escribieron en orden cronológicos, sino cíclicos al estilo del libro del Apocalipsis.


SECRETO DE LA SALETTE (redactado por la vidente Melania Calvat)
Melania: Esto que yo te voy a decir ahora no será siempre secreto; puedes publicarlo en 1858.

  Los Sacerdotes, Ministros de mi Hijo, los Sacerdotes, por su mala vida, por sus irreverencias e impiedad al celebrar los santos misterios por su amor al dinero, a los honores y a los placeres, se han convertido en cloacas de impureza, sí, los Sacerdotes piden venganza y la venganza pende de sus cabezas. Ay de los sacerdotes y personas consagradas a Dios que por sus infidelidades y mala vida crucifican de nuevo a Mi Hijo! Los pecados de las personas consagradas a Dios claman al Cielo y piden venganza, y he aquí que la venganza está a las puertas, pues ya no se encuentra nadie que implore misericordia y perdón para el Pueblo; ya no hay almas generosas ni persona digna de ofrecer la víctima sin mancha al Eterno a favor del mundo.

DIOS VA A CASTIGAR DE UNA MANERA SIN PRECEDENTES. Ay de los habitantes de la Tierra!. Dios va a derramar su cólera y nadie podrá sustraerse a tantos males juntos.

  Los jefes, los conductores del Pueblo de Dios, han descuidado la oración y la penitencia, y el demonio ha oscurecido sus inteligencias, se han convertido en estrellas errantes que el viejo diablo arrastrará con su cola para hacerlos perecer. Dios permitirá a la antigua serpiente poner divisiones entre los soberanos, en todas las sociedades y en todas las familias. Se sufrirán penas físicas y morales. Dios abandonará a los hombres a sí mismos y enviará castigos que se sucederán durante más de 35 años.

  La sociedad está en vísperas de las más terribles calamidades y los más grandes acontecimientos. Se verá obligada a ser gobernada por una vara de hierro y a beber el cáliz de la cólera de Dios.

  Que el Vicario de Mi Hijo, el soberano Pontífice Pio IX, no salga ya de Roma después del año de 1859; pero que sea firme y generoso; que combata con las armas de la fe y del amor. Yo estaré con él.

  Que desconfíe de Napoleón, su corazón es doble, y cuando quiera ser a la vez Papa y Emperador, muy pronto se retirará Dios de él. Es esa águila que queriendo siempre elevarse caerá sobre la espada de la cual quería servirse para obligar a los pueblos a ensalzarlo.

  Italia será castigada por su ambición de querer sacudir el yugo del Señor de los Señores; también será entregada a la guerra. La sangre correrá por todas partes. Las Iglesias serán cerradas o profanadas. Los Sacerdotes y religiosos serán perseguidos; se les hará morir, y morir con una muerte cruel. MUCHOS ABANDONARÁN LA FE y el número de Sacerdotes y religiosos que se separarán de la verdadera religión será grande; entre estas personas se encontrarán incluso Obispos.

  Que el Papa se ponga en guardia contra los obradores de milagros, pues ha llegado el tiempo en que los prodigios más asombrosos tendrán lugar en la tierra y en los aires.

  En el año de 1864 Lucifer, con gran número de demonios, serán desatados del Infierno. Abolirán la fe poco a poco, aún entre las personas consagradas a Dios; las cegarán de tal manera que, a menos de una gracia particular, esas personas tomarán el espíritu de sus malos ángeles: Muchas casas religiosas perderán completamente la fe y perderán a muchísimas almas.

  Los libros malos abundarán en la Tierra y los espíritus de las tinieblas extenderán por todas partes un relajamiento universal en todo lo relativo al servicio de Dios y obtendrán un poder extraordinario sobre la naturaleza: Habrá Iglesias para servir a esos espíritus. Habrá por todas partes prodigios extraordinarios, porque la verdadera fe se ha extinguido y la falsa luz alumbra al mundo. Ay de los príncipes de la Iglesia que se hayan dedicado únicamente a amontonar riquezas sobre riquezas, poner en salvo su autoridad y a dominar con orgullo!

  El Vicario de Mi Hijo tendrá mucho que sufrir, porque por un tiempo la Iglesia será entregada a grandes persecuciones. Esta será la hora de las tinieblas. La Iglesia tendrá una crisis espantosa.

  Dado el olvido de la Santa fe en Dios, cada individuo querrá guiarse por sí mismo y ser superior a sus semejantes. Se abolirán los poderes civiles y eclesiásticos; todo orden y toda justicia serán pisoteados; no se verán más que homicidios, odio, envidia, mentira y discordia sin amor por la patria y por la familia.

  El Santo Padre sufrirá mucho. Yo estaré con él hasta el fin para recibir su sacrificio. Los malvados atentarán muchas veces contra su vida, sin poder poner fin a sus días; pero ni él ni su sucesor verán EL TRIUNFO DE LA IGLESIA DE DIOS.

  Los gobernantes civiles tendrán todos un mismo plan, que será abolir y hacer desaparecer todo principio religioso, para dar lugar al materialismo, al ateísmo, al espiritismo y a toda clase de vicios.

  En el año de 1865 se verá la abominación en lugares santos, en los conventos, las flores de la Iglesia estarán corrompidas y el demonio será como el rey de los corazones. Que los que estén al frente de las comunidades religiosas vigilen a las personas que han de recibir, porque el demonio usará toda su malicia para introducir en las órdenes religiosas a personas entregadas al pecado, pues los desórdenes y el amor de los placeres carnales se extenderán por toda la Tierra.

  Francia, Italia, España e Inglaterra estarán en guerra; la sangre correrá por las calles; el francés luchará contra el francés, el italiano contra el italiano; enseguida habrá una guerra universal que será espantosa. Por algún tiempo Dios no se acordará de Francia ni de Italia, porque el Evangelio de Cristo no es ya conocido.

  Los malvados desplegarán toda su malicia, se matarán, se asesinarán mutuamente aún dentro de las casas.

  Al primer golpe de su espada fulminante las montañas y la naturaleza temblarán de espanto, porque los desórdenes y los crímenes de los hombres traspasan la bóveda de los Cielos. Paris será quemado y Marsella engullida. Varias grandes ciudades serán sacudidas y engullidas por terremotos. Se creerá que todo está perdido. No se verán más que homicidios, no se verá más que ruido de armas y blasfemias. Los justos sufrirán mucho; sus oraciones, su penitencia y sus lágrimas subirán hasta el Cielo y todo el Pueblo de Dios pedirá perdón y misericordia e implorarán su ayuda e intercesión. Entonces Jesucristo, por un acto de justicia y de su gran misericordia con los justos, mandará a sus ángeles que mueran todos sus enemigos. De golpe los perseguidores de la Iglesia de Cristo y todos los hombres dados al pecado perecerán y LA TIERRA QUEDARÁ COMO UN DESIERTO. Entonces será la paz, la reconciliación de Dios con los hombres; Jesucristo será servido, adorado y glorificado; la caridad florecerá en todas partes. Los nuevos reyes serán el brazo derecho de la Santa Iglesia que será fuerte, humilde, piadosa, pobre, celosa e imitadora de las virtudes de Jesucristo. El Evangelio será predicado por todas partes y los hombres harán grandes progresos en la fe, porque habrá unidad entre los obreros de Jesucristo, y los hombres vivirán en el temor de Dios.

  Esta paz entre los hombres no será larga: 25 años de abundantes cosechas harán olvidar que los pecados de los hombres son la causa de todos los males que suceden en la Tierra.

  Un precursor del anticristo, con sus tropas de muchas naciones, combatirá contra el verdadero Cristo, el único salvador del mundo; derramará mucha sangre y pretenderá aniquilar el culto a Dios para ser tenido como un Dios.

  La Tierra será castigada con todo género de plagas; habrá guerras, hasta la última que harán los diez reyes del anticristo, los cuales tendrán todos un mismo plan, y serán los únicos que gobernarán al mundo. Antes que eso suceda, habrá una especie de falsa paz en el mundo; no se pensará más que en divertirse; los malvados se entregarán a toda clase de pecados; pero los hijos de la Santa Iglesia; los hijos de la fe, mis verdaderos imitadores, creerán en el amor de Dios y en las virtudes que me son más queridas. Dichosas las almas humildes guiadas por el Espíritu Santo!. Yo combatiré con ellas hasta que lleguen a la plenitud de la edad.

  La naturaleza clama venganza contra los hombres y tiembla de espanto en espera de lo que debe suceder en la Tierra encharcada de crímenes, temblad, Tierra y vosotros que hacéis profesión de servir a Jesucristo y que interiormente adoráis a vosotros mismos, temblad; pues Dios va a entregarlos a sus enemigos, porque los lugares santos están en la corrupción; muchos conventos no son ya casa de Dios, sino pastizales de Asmodeo.

  Durante este tiempo NACERÁ EL ANTICRISTO, de una religiosa hebrea, de una falsa Virgen, que tendrá comunicación con la antigua serpiente, maestra de impureza. Su padre será Obispo. Al nacer vomitará blasfemias, tendrá dientes; en una palabra, será el demonio encarnado, lanzará gritos espantosos, hará prodigios y no se alimentará sino de impurezas. Tendrá hermanos, que aunque no sean como él, demonios encarnados, serán hijos del mal; a la edad de 12 años llamará la atención por las ruidosas victorias que alcanzarán. Bien pronto estará cada uno en la cabeza de los ejércitos, asistidos por las legiones del infierno.

  Se cambiarán las estaciones. La Tierra no producirá más que malos frutos. Los astros perderán sus movimientos regulares. La luna no reflejará más que una débil luz rojiza. El agua y el fuego causarán en el globo terrestre movimientos convulsivos y horribles terremotos que tragarán montañas, ciudades, etc.

  Roma perderá la fe y se convertirá en la sede del anticristo.

  Los demonios del aire, con el anticristo, harán grandes prodigios en la Tierra y en los aires, y los hombres se pervertirán más y más. Dios cuidará de sus fieles servidores y de los hombres de buena voluntad. El Evangelio será predicado por todas partes. Todos los pueblos y todas las naciones conocerán la verdad.

  Yo dirijo una apremiante llamada a la Tierra; llamo a los verdaderos discípulos del Dios que Vive y Reina en los Cielos; llamo a los verdaderos imitadores de Cristo hecho hombre, el único y verdadero salvador de los hombres; llamo a mis hijos, a mis verdaderos devotos, a los que se me han consagrado a fin de que los conduzca a mi Divino Hijo, los que llevo, por decirlo así, en mis brazos, los que han vivido de mi espíritu; finalmente, llamo a los apóstoles de los últimos tiempos, los fieles discípulos de Jesucristo que han vivido en el menosprecio del mundo y de sí mismos, en la pobreza y en la humildad, en el desprecio y en el silencio, en la oración y en la mortificación, en la castidad y en la unión con Dios, en el sufrimiento y desconocidos del mundo. Ya es hora que salgan y vengan a iluminar la Tierra. Id y mostraos como mis hijos queridos, yo estoy con vosotros y en vosotros, con tal que vuestra fe sea luz que os ilumine en esos días de infortunio. Que vuestro celo os haga hambrientos de la gloria de Dios y de la honra de Jesucristo. Pelead, hijos de la luz, vosotros, pequeño número que ahí veis; pues he aquí el tiempo de los tiempos, el fin de los fines.

  La Iglesia será eclipsada, el mundo quedará consternado. Pero he ahí a Enoc y Elías, llenos del espíritu de Dios; predicarán con la fuerza de Dios, y los hombres de buena voluntad creerán en Dios, y muchas almas serán consoladas; harán grandes prodigios por la virtud del Espíritu Santo y condenarán los errores diabólicos del anticristo.

  Ay de los habitantes de la Tierra!. Habrá guerras sangrientas y hambres, pestes y enfermedades contagiosas; habrá lluvias de un granizo espantoso para los animales; tempestades que arruinarán ciudades; terremotos que engullirán países; se oirán voces en el aire; los hombres se golpearán la cabeza contra los muros; llamarán a la muerte, y, por otra parte, la muerte será su suplicio. Correrá la sangre por todas partes ¿quién podrá resistir si Dios no disminuye el tiempo de la prueba? Por la sangre, las lágrimas y oraciones de los justos Dios se dejará aplacar. Enoc y Elías serán muertos. Roma pagana desaparecerá; CAERÁ FUEGO DEL CIELO y consumirá tres ciudades; el universo entero estará preso del terror, y muchos se dejarán seducir por no haber adorado al verdadero Cristo, que vivía entre ellos. Ha llegado el tiempo; El sol se oscurece; SOLO LA FE VIVIRÁ.

  He aquí el tiempo: El abismo se abre. He aquí el rey de los reyes de las tinieblas. He aquí la bestia con sus súbditos, llamándose el salvador del mundo. Se retomará con orgullo por los aires para subir hasta el Cielo; será sofocado por el soplo de San Miguel Arcángel. Caerá, y la Tierra, que llevará tres días en continuas evoluciones, abrirá su seno lleno de fuego; Será hundido para siempre, con todos los suyos, en los abismos eternos del infierno.

  Entonces el agua y el fuego purificarán y consumirán todas las obras del orgullo de los hombres y todo será renovado: Dios será servido y glorificado”.


  El punto central del mensaje de La Salette es que: 1.- "Vendrán una serie de castigos y catástrofes...", Por causa (o producto), de los pecados de los hombres. 2.- "Muchos sacerdotes se apartarán de la sana doctrina." Una triste realidad hoy en día, de la que nosotros tenemos mucha culpa por no haber rezado suficientemente por ellos. Y ahora Satanás ha cegado las inteligencias de muchas almas consagradas.) 3.- "Muchas casas religiosas se apartarán de la verdadera fe." Vivimos en un desconcierto doctrinal sin precedentes. Nuestra Señora hace referencia al anticristo, y que Roma perderá la fe y se convertirá en su sede. (Afirmaciones que no chocan con lo revelado en la Sagrada Escritura.) Dios permitirá a Satanás tentar a los hombres y al mundo y éste llegará al caos, al desorden y la desesperación. Y por un acto de su justicia y su misericordia mandará purificar y renovar al mundo, y a su Iglesia, y la vida en la Tierra continuará con aquellos hombres justos y orantes que supieron estar vigilantes a los mensajes marianos y al espíritu cristiano, y vendrá entonces, -como está profetizado-, el reinado de los Sagrados Corazones de Jesús y de María.


APROBACIÓN ECLESIÁSTICA

  El 19 de setiembre de 1851, en el 5° aniversario de la aparición de La Salette, Mons. Filiberto de Bruillard, obispo de Grenoble, publica un extenso decreto sobre esta aparición diciendo: “Juzgamos que la aparición de la Santísima Virgen a dos pastores el 19 de setiembre de 1846 sobre una montaña de los Alpes en la Parroquia de La Salette, Arciprestazgo de Corps, presenta todas las características de verdadera y los fieles tienen fundamente para creerla como indudable y cierta. Aumenta la certeza, el concurso inmenso y espontáneo al lugar de la aparición, así como la multitud de prodigios, de una gran cantidad de los cuales es imposible dudar sin ir contra las reglas del testimonio humano. Por tanto, prohibimos a los fieles y sacerdotes de nuestra diócesis hablar públicamente o escribir contra el hecho que hoy proclamamos. Finalmente, como el fin principal de la aparición ha sido recordar a los cristianos el cumplimiento de sus deberes religiosos, los conjuramos, queridos hermanos, a que sean dóciles a la voz de María que los llama a la penitencia y de parte de su Hijo los amenaza con desgracias espirituales y temporales si permanecen insensibles a sus advertencias maternales”.


Apariciones aprobadas por el Papa Pío IX

  El Obispo de la Salette encargó a dos teólogos la investigación de la aparición y de todas las curaciones registradas. Durante cinco años se hicieron las más minuciosas investigaciones. En toda Francia, en aproximadamente ochenta diferente lugares, los obispos encargaron canónigos que investigasen las curaciones milagrosas a través de las oraciones a Nuestra Señora de la Salette y del agua de la fuente. Cientos de milagrosos favores fueron registrados.

  El Santo Padre, Pío IX, aprobó la devoción a Nuestra Señora de La Salette. Pidió a los jóvenes que le fuera enviado el relato de los secretos por escrito. Tiempo después dirá el Santo Padre: “Estos son los secretos de La Salette, si el mundo no se arrepiente, perecerá.” El 24 de agosto de 1852, concedió que el altar mayor del nuevo templo de La Salette fuera „privilegiado. El 7 de setiembre del mismo año erige la asociación de Nuestra Señora Reconciliadora de La Salette.

  León XIII elevó el santuario al rango de basílica y decretó la coronación canónica de nuestra Señora de La Salette, la cual efectuó el cardenal de París el 21 de agosto de 1879. Por último, en 1946, centenario de la aparición, se celebró en La Salette el quinto Congreso Mariano Nacional francés.


Proclama de milagros:

1-Mellon Joli, Arzobispo de Sens, Obispo de Auxerre, Primado de las Galias y de Germania: "Visto el informe de la Comisión nombrada por Nos el 24 de enero de 1848 para una investigación jurídica sobre una curación extraordinaria ocurrida en Avallon el 12 de noviembre de 1847 en la persona de Antoinette Bollenat después de una novena a la Stma. Virgen; invocada con el nombre de Ntra. Sra. De La Salette; vistos los interrogatorios a los testigos y médicos... habiendo pedido el parecer de mi Consejo, invocado el santo nombre de Dios, declaramos para la gloria de Dios, la glorificación de la Stma. Virgen y la edificación de los fieles, que dicha curación presenta todas las condiciones y caracteres de milagrosa"-4 de Marzo de 1849,

2- Luis Rossat, Obispo de Verdún: "Declaramos cierto e incontestable el hecho de la curación instantánea y mantenida desde el 1 de abril de 1849 hasta el día de hoy, en la persona de Martin, alumno de nuestro Seminario Mayor, según la relación que ordenamos hacer, muy difícil de explicar por solas las fuerzas naturales; y Nos ha sorprendido que los alumnos de nuestro Seminario unánimemente lo hayan atribuido a la intervención sobrenatural de la Stma. Virgen".

  La relación citada, firmada por el superior del Seminario, el ecónomo y tres profesores, afirma que M. Martin es un edificante clérigo menor, de entera confianza. Durante el curso, hasta el 1 de abril, apenas podía apoyarse en la pierna izquierda, con dolores continuos, que no le permitían seguir los actos de la comunidad. El Obispo decidió que no se le admitiera a las órdenes menores hasta que no estuviese totalmente curado. El 1 de abril comenzó una novena a Ntra. Señora de La Salette, y su director espiritual a las 6 de la tarde le dio un frasco de agua de La Salette. A las siete andaba, subía y bajaba corriendo las escaleras. La curación produjo una fuerte impresión en todo el Seminario." -1 de Agosto de 1849

3- Clemente, Obispo de la Rochelle y de Saintes: "...oído el testimonio de muchos personajes sobre la curación repentina de Madame Bonnet de una enfermedad incurable, como consecuencia de una novena que hizo a Ntra. Sra. De La Salette; examinado atentamente el proceso verbal pedido al Dr. M. Kemmerer, que atestiguó la imposibilidad absoluta de dicha curación con los remedios humanos; consultado nuestro Consejo e invocadas las luces del Espíritu Santo, pronunciamos que no puede ser atribuida nada más que a una intervención sobrenatural". -12 de enero de 1855


Material consultado y extraido de: http://www.statveritas.com.ar y www.corazones.org



Nacionalismo Católico San Juan Bautista

7 comentarios:

  1. Anónimo7/6/15 1:18

    Felicitaciones por la publicación de profecías marianas, especialmente por esta de la Salette, que es poco conocida y ; sin embargo, es la reina de las profecías (según dijo el Papa Juan Pablo II).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo8/6/15 7:04

      y el la usó de papel higiénico
      es decir le importó un cuerno...

      Eliminar
  2. Roma perdió la fe y se convirtió en la sede del vicario del anticristo. Profecía cumplida en curso.

    ResponderEliminar
  3. Lo siento pero el secreto de Melanie tiene mucho cuento y leyenda, eso de que el Anticristo tendrá dientes y nacerá de una monja hebrea es una leyenda surgida en la Edad Media y el Anticristo no será un demonio exteriormente, parecerá hasta un ángel y es por eso que a muchos engañará y Mesías parecerá. Las Escrituras dicen que estos tiempos en que estamos son los finales, pues tienen las señales que se escribieron: evangelización en todo el mundo, apostasía, prodigios, grandes guerras, falsos profetas, caridad enfriada con rebeldia y caos por todos sitios, etc.
    Si nos fijamos en las Escrituras sabremos mejor en qué tiempos estamos, en los tiempos de Gran Apostasía que culminarán con el Anticristo.
    Este supuesto secreto dice que estamos en una apostasía que culminará en una era de paz.
    San Algonso María de Ligorio dijo que el Anticristo no estaba lejos y que cada día la maldad aumentaría más hasta llegar al Anticristo al que combatirán los apóstoles de los últimos tiempos preparados por María, él no dijo nada de período de inmensa paz antes de la Bestia, y él fue un gran profeta de la Virgen ¿acaso Ella se lo habría ocultado?
    El triunfo de la Iglesia es un hecho, pero el triunfo será eterno, no vendrá el Anticristo a pisar el triunfo, pues el Anticristo ya habrá sido echado al lago de fuego y el Demonio encadenado para no seducir más a las Naciones. Si el triunfo se viera pisado por el Anticristo ya no sería triunfo pleno, si el Corazón de María triunfará pero luego vendrá el Anticristo, ya no se puede hablar de triunfo. Por eso la Virgen dijo: "AL FINAL mi Inmaculado Corazón triunfará", o sea al final de los tiempos. Ella sí habló en Fátima de una paz cortita y floja, y parece ser que es en la que estamos, pues después de la 2a Guerra Mundial ya no sucedió otra guerra igual y ahora gozamos en muchos sitios de una falsa paz llena de consumismo y lujo desenfrenado que ha provocado esta Apostasía y ha preparado terreno al Anticristo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que el secreto sea un cuento o leyenda de la edad media choca con la dificultad que se dio en el siglo XIX. Si lo dice metafóricamente, utiliza usted ese recurso más lo niega en el mensaje. ¿Cómo interpretaría entonces usted "la bestia que tenía siete cabezas y diez cuernos; y en sus cuernos diez diademas; y sobre sus cabezas, un nombre blasfemo" o "vi que de la tierra subía otra bestia. Tenía dos cuernos como de cordero, pero hablaba como dragón". ¿Es el Apocalípsis otra leyenda de la Edad Media?
      Al decir que "Nacerá el Anticristo" se refiere con toda claridad al tiempo inmediatamente anterior a la Parusía por lo que la paz que usted dice perfectamente puede tener que ver con ese regreso glorioso de Nuestro Señor,
      Hay una perfecta continuidad entre las profecías de Nuestra Señora del Buen Suceso, La Salette y Fátima; a las que yo les agregaría las de Garabandal y Akita. Pero entiendo que pueda no creer en alguna o ninguna de ellas. No es obligatorio hacerlo para mantener la fe, pero creo que como dijo el Papa Urbano VII, "es mejor creer que no creer en ellas; porque si crees y resultan ser verdaderas, te sentirás feliz de que creíste, porque Nuestra Santa Madre lo pidió. Y si resultan ser falsas, tú recibes todas las bendiciones como si fueran verdaderas, porque creíste que eran verdad", y más cuando se trata de apariciones aprobadas por la Iglesia.

      Eliminar
    2. No niego la aparición de La Salette, digo que quizá hicieron un secreto falso, así como atribuyen falsas profecías al Padre Pío sobre tres días de oscuridad...Yo creo que la Virgen sí se apareció en La Salette, así como se apareció en Fátima, pero he visto que hay dos secretos de Melanie, parecido pero no idénticos, uno añade cosas algo raras y el otro concuerda más...

      Eliminar
  4. Anónimo8/6/15 7:03

    En estos últimos años hubo varias monjas que tuvieron hijos según las noticias.

    ResponderEliminar