San Juan Bautista

San Juan Bautista

miércoles, 16 de diciembre de 2015

Cabildo: No pedimos perdón por existir – Antonio Caponnetto



Cabildo: No pedimos perdón por existir 
  

  Por si alguno no conoce aún la secuencia de los hechos que motivan esta nota, enunciémosla abusando del esquema. Primero: el flamante Ministerio de Seguridad a cargo de Patricia Bullrich le ofrece un puesto a Carlos Manfroni. Segundo: Verbitsky denuncia desde Página 12 algo que ya había dicho en el 2008; esto es que Manfroni fue colaborador de la revista Cabildo durante un tramo de su vida. Tercero: Charly García-indignado porque en aquellas notas de Manfroni se atacaba al rock y a su figura- le escribe una carta de protesta al titular del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos, Héctor Lombardi. Cuarto: Manfroni, que ya le había pedido disculpas a Verbitsky por su pasado nacionalista, en carta a Página 12 del 26 de marzo de 2008 (recordándole que ahora él era un respetable hombre de “la derecha liberal”, comparable con Héctor Timerman en su invertido camino de Damasco), se deshace en nuevos pedidos de perdones a García y al orbe entero, jura que lo suyo fue un pecado de juventud, un furcio existencial, una errata biográfica, un tropezón veinteañero; y renuncia a su cargo, sin asumirlo, para no perjudicar al gobierno de Freddie Macri. Todo esto sucedió en la tercera semana de este diciembre que se esfuma.

   A la Bullrich no tenemos nada que decirle. Cuando le llegue nuestra respuesta ya habrá cambiado de monta ideológica por enésima vez. Y no tendrá siquiera el consuelo de algún romance lorquiano que cuente su infidelidad, "creyendo que era mozuela". A Manfroni tampoco tenemos nada que decirle. Se lo ha dicho todo él. Mueren las palabras; nace la náusea. A García el Charly menos todavía. En su carta a Lombardi se ha definido como un insecto político (sic). Que hablen pues los entomólogos. Más complicado aún sería responderle a Verbitsky. ¿Con cuál de ellos dialogaríamos? ¿Con el terrorista montonero, con el empleado de la Fundación Ford, con el doble agente o con el escriba del Proceso? De los crápulas de perra vida se suele ocupar la propia rabia. Un buen día se muerden y dan los estertores finales entre espumas y convulsiones.

  A ninguno de los envilecidos sujetos de esta saga diminuta hemos de referirnos. Cabe en cambio una brevísima reflexión. Ha llegado para muchos, con pocas excepciones, la revolución de la alegría, de la ternura, de la unidad de los opuestos y del fin de las confrontaciones. Que dentren y bailen tuitos, como en carpa de turco. Macri no le hace asco a nada: yankis, marxistas, liberales, taoístas, budistas, judíos, sodomitas, plutócratas, cipayos, agentes k y tipos de m. Es que Macri –lo dijimos antes, durante y después de su apoteósis- no es otra cosa más que un degenerado, personal y políticamente hablando. Lo dijimos incluso contra los malminoristas que cantaban su voto por el ingeniero amarillo, o que nos pedían, siquiera por una vez, que no fuéramos tan principistas.

  Eso sí; el límite de la fiesta de proístas y cambistas es Cabildo. La marca territorial que no puede cruzarse y de la que no cabe el regreso, es la del Nacionalismo Católico. Ni siquiera para aquellos que lo han traicionado y le mendigan al mundo un minuto de su amable atención para probar cuán felones se han vuelto y cuán oportunistas saben ser.

  Y nos alegra tanto constatarlo. Estamos tan felices de nuestra coherencia en soledad, de nuestra congruencia de décadas, de nuestra tozuda rectitud doctrinal, de nuestra lealtad empecinada a los ideales juveniles, y de nuestra perseverancia en la Verdad, con pobreza absoluta de medios y de recursos, que queremos compartir la felicidad con amigos y enemigos. Se duerme en paz sabiéndose piedra de escándalo y signo de contradicción. Esto es; tratando de cumplir con el mandato evangélico.

  No; gracias a Dios, Cabildo no está invitado a las ternezas de los diálogos consensuantes. Ni los pide, ni los necesita, ni los recibe; y lanza hacia todo el Régimen, sin distinciones, el furor de su menosprecio y el reto de su batalla. Cabildo abomina de la democracia, la conduzcan mancos, tullidos, mujerzuelas psicópatas o danzarines apátridas.

  Una vez más, solos e intransigentes. Por la Nación contra el caos. Porque alguien tiene que decir la Verdad. Porque seguimos repitiendo con León Degrelle: “más que nunca iré recto, sin ceder en nada; duro con mi alma, duro con mis deseos, duro con mi juventud”.


                             ANTONIO CAPONNETTO

                             Buenos Ares, 16 de diciembre de 2015.



Nacionalismo Católico San Juan Bautista

2 comentarios:

  1. LO QUE MANIFIESTA ESTE DOCUMENTO ES FANTASTICO Y SIENDO REAL VA A INCIDIR
    POLITICAMENTE--NUESTRO PAIS PIDE PRUDENCIA Y HONESTIDAD EN LAS DECISIONES-HECTOR VILLALON

    ResponderEliminar
  2. Las naciones ex-catolicas serán arrasadas moral, social y culturalmente en los Tiempos Finales, los resistentes linchados y humillados publicamente. Paco1 jesuitas de figurín misericordino.

    ResponderEliminar