San Juan Bautista

San Juan Bautista

sábado, 10 de diciembre de 2016

Ataque de Falsa Bandera de Pearl Harbor: tiempo de admitir la decepción - Makia Freeman



Waking Times, 05/12/2016

La operación de bandera falsa de Pearl Harbor del 7 de diciembre de 1941, que sirvió como excusa a los EE.UU. para entrar en la 2ª Guerra Mundial está a punto de celebrarse una vez más… Este hecho atroz fue otro en la larga lista de operaciones de bandera falsa que han sido llevadas a cabo en los últimos años por inescrupulosos criminales (nuestros falsos líderes). Al igual que con el ataque de falsa bandera del 9/11, alrededor de 3000 vidas estadounidenses se sacrificaron para que el Gobierno de Estados Unidos tenga el pretexto que necesitaban para ir a la guerra. Cuando se acerca el 75 aniversario, es necesario realizar una mirada atrás en el tiempo y poner las cosas claras sobre la operación de Falsa Bandera de Pearl Harbor con la esperanza de que esta información se extienda ampliamente, y prevenir que los futuros líderes utilicen esta táctica trillada de engañar a la gente sumisa y alcanzar sus oscuros objetivos políticos y geopolíticos.



El motivo de la operación de Falsa Bandera de Pearl Harbor: Proporcionar un “legítimo titular”  para la historia de la largamente planifica entrada de los EE.UU. en la Segunda Guerra Mundial.


Para empezar, hay que decir que el ataque a Pearl Harbor no es una operación de falsa bandera en el sentido de los EE.UU. atacando sus propios barcos y aviones. Sino que es una bandera falsa en el sentido de que Roosevelt, por lo menos, permitió que suceda, y la evidencia demostró, que él hizo que esto sea posible. La mayor parte de la flota de aviones y barcos del Pacífico de Estados Unidos fueron dejados intencionalmente allí como blancos fáciles sin la protección del aire, un blanco fácil para los torpedos de los aviones japoneses. Los japoneses lograron destruir cerca de 20 buques de guerra estadounidenses, entre ellos 8 acorazados y más de 300 aviones.


El “ataque sorpresa” resultó ser una excusa fácil para que Roosevelt convenza al pueblo estadounidense y al Congreso de entrar en la Segunda Guerra Mundial. (Sí, esos eran los días en que el presidente de Estados Unidos seguía realmente la Constitución [aunque Roosevelt seguía siendo un criminal, por sus acciones aquí], a diferencia de lo que Obama ha hecho a lo largo de su mandato de 8 años yendo a la guerra sin la aprobación del Congreso) después de todo, ¿quién dudaría de la declaración de guerra a otra nación, después de que la primera había sido atacada sin razón aparente? La mentalidad colectiva hace 75 años era muy diferente de la que existe hoy. La gente confiaba más en sus líderes; la gente era más patriótica y nacionalista; y no había internet o una forma fácil para que la gente revise los hechos para saber si sus líderes estaban mintiendo o no.



  Pearl Harbor bandera falsa: el USS Arizona es atacado por bombarderos japoneses. 
Crédito: Wikimedia Commons



Las guerras de los banqueros

Antes de examinar la evidencia de que Roosevelt sabía muy bien que Pearl Harbor iba a pasar, tenemos que considerar cómo suceden realmente las guerras. Las guerras se producen aparentemente entre naciones, pero en realidad, es la fuerza oscura de la cábala bancaria internacional la que mueve los hilos detrás de la escena para instigar la tensión y fomentar el conflicto. A continuación, se financia a ambos lados para asegurarse de que haya una guerra, y usualmente se decide el resultado de la guerra eligiendo al lado al que se financia en mayor medida.


Mark Twain observó que si bien la historia no puede repetirse, sin embargo hace rima. Un tipo similar de operación de falsa bandera también ocurrió durante la Primera Guerra Mundial cuando Alemania hundió al barco británico Lusitania (que transportaba municiones) en su viaje desde Nueva York a Inglaterra. Se conocía anticipadamente que la embajada alemana en los EE.UU. había realizado un anuncio en el periódico para advertir a las personas que navegar en el  Lusitania podría ser peligroso. Incluso hasta la controlada Wikipedia admite:

“El hundimiento provocó una ola de protestas en los Estados Unidos, sin embargo, como 128 ciudadanos estadounidenses estaban entre los muertos, el hundimiento ayudó a cambiar la opinión pública en los Estados Unidos contra Alemania, y fue un factor en la declaración de guerra de los Estados Unidos casi dos años más tarde”.


Woodrow Wilson aseguró a la población que los EE.UU. no entrarían en la Primera Guerra Mundial, y fue elegido gracias esa promesa electoral, pero cuándo estadounidenses son asesinados, ¿que se supone que debía hacer?, ¿cierto? Lo mismo ocurrió con Roosevelt. La misma vieja estafa. Rimas de la Historia.



La Operación de Falsa Bandera de Pearl Harbor: 3 Conspiraciones


Volviendo al evento en sí de la Falsa Bandera en Pearl Harbor, algunas de las mejores informaciones se pueden encontrar en el libroDay of deceit” (El día del engaño) del autor Robert Stinnett, que sirvió en la Marina de los EE.UU. durante la Segunda Guerra Mundial. Su investigación incluye documentos desclasificados que fueron ocultados al público estadounidense durante más de 60 años. El trabajo de Stinnett muestra que fueron en realidad 3 conspiraciones las que rodearon el evento: la primera fue para inducir Japón a atacar a los Estados Unidos y por lo tanto proporcionar un pretexto inmejorable a los Estados Unidos para entrar en la 2ª Guerra Mundial; el segundo fue para privar a los comandantes de Pearl Harbor de la información disponible acerca de las intenciones de Japón; y el tercero fue para ocultar todas las pruebas del conocimiento previo al público.
  
Pearl Harbor false flag op: the McCollum Memo, page 1


Conspiración # 1: Empujando a Japón a atacar.


Stinnett incluye un memorándum que obtuvo bajo la FOIA por el experto en cuestiones japonesas, capitán Arthur McCollum, jefe de la Sección de Extremo Oriente de Inteligencia Naval, de fecha 7 de octubre de 1940. Este nefasto memorando McCollum  (en la foto) muestra un plan de 8 puntos  para inducir Japón “para cometer un acto abierto de guerra”. En una entrevista en 2002, se le preguntó si Stinnett si Roosvelt vio el memorando:


“¿Hay alguna prueba de que Roosvelt vio memorando de McCollum?

Stinnett: “No hay pruebas de que él realmente viera el memorándum, pero adoptó los ocho puntos de las provocaciones, incluyendo su firma en órdenes ejecutivas... Y otra información en los archivos de la Marina ofrecen pruebas concluyentes de que él vio el memorando”.


Estos son los 8 puntos por los que McCollum abogó, todos los cuales Roosevelt realizó o arregló (respecto de las objeciones del comandante en jefe de la flota estadounidense James Richardson):

     A. Hacer un acuerdo con Gran Bretaña para el uso de bases británicas en el Pacífico, en particular en Singapur.
     B. Hacer un acuerdo con Holanda para el uso de sus instalaciones y la adquisición de suministros en las Indias Orientales Holandesas.
     C. Dar toda la ayuda posible al gobierno chino de Chiang-Kai-Shek.
     D. Enviar una división de cruceros pesados de largo alcance ​​al Oriente, Filipinas o Singapur.
     E. Enviar dos divisiones de submarinos al Oriente.
     F. Mantener la principal fuerza de la flota estadounidense en el Pacífico a las proximidades de las islas de Hawái.
     G. Insistir a los holandeses que se niegan a aceptar los pedidos de Japón respecto de “indebidas” concesiones económicas, en particular respecto al petróleo.
     H. Embargar completamente todo el comercio de Estados Unidos con Japón, en colaboración con un embargo semejante impuesto por el Imperio Británico.

El punto F es muy significativo, ya que permitió a los japoneses destruir una parte importante de la flota estadounidense, maximizando así la lesión sufrida para la percepción del público, que era después de todo, el objetivo final de ese día. Además de propiciar el ataque de muchas maneras, los EE.UU. también le dieron carta blanca a un espía naval japonés para espiar la base de Pearl Harbor y transmitir información a Japón en la preparación del ataque.



Pearl Harbor bandera falsa: se hunde el USS California. Crédito: Wikimedia Commons



Conspiración # 2: Romper del Código japonés, pero mantenerlo en la oscuridad


A los comandantes de Pearl Harbor, almirante Kimmel (Comandante en Jefe de la Flota de los EE.UU.) y teniente general Short (jefe de las defensas del Ejército de Estados Unidos en Pearl Harbor) se les negó la información crítica que necesitaban para prepararse y defenderse contra el ataque.


De acuerdo con Stinnett, criptógrafos estadounidenses habían descifrado el código diplomático de Japón (conocido como MAGIC). También habían descifrado algunos de los códigos militares de Japón, lo que significaba que podían entender los mensajes que estaban interceptando en el Pacífico. La importante información que recibían desde estas intercepciones (tales como la elección del área de ensayo de la Fuerza de Tarea japonesa a último minuto, su destino y orden de ataque) fueron ocultados deliberadamente a Kimmel y Short.


Alrededor de 2 semanas antes de que ocurriera el ataque (el 23 de noviembre 1941) Kimmel había ordenado (sin la aprobación de la Casa Blanca) una búsqueda de las fuerzas japonesas al norte de Hawái. Él había trasladado la flota al Pacífico Norte. Sin embargo, una vez que funcionarios de la Casa Blanca se enteraron de esto, ordenaron a los barcos que regresaran a Pearl Harbor. Otra prueba es que el 25 de noviembre, la sede de la Marina en Washington ordenaron a Kimmel dirigir toda la flota transpacífica hacia el sur dejando el Pacífico norte convenientemente abierto, permitiendo a Japón atacar sin barcos que se interpongan.



Conspiración # 3: Evidencia de Presciencia


Hay una considerable cantidad de conocimiento previo, además de los puntos anteriores. Aquí hay algunos ejemplos más:

- Roosevelt quería “ganar la guerra juntos” con Inglaterra. Como James Perloff escribe:

“Roosevelt envió a su asesor más cercano, Harry Hopkins a reunirse con el primer ministro británico Winston Churchill en enero de 1941. Hopkins le dijo a Churchill: El presidente está determinado a que (los Estados Unidos e Inglaterra) ganemos la guerra juntos...”

“Las intenciones de Roosevelt fueron casi expuestas en 1940 cuando Tyler Kent, un empleado de la embajada de Estados Unidos en Londres, descubrió despachos secretos entre Roosevelt y Churchill. Estos revelaron que Roosevelt - a pesar de contradecir sus promesas electorales - estaba decidido a hacer participar a EE.UU. en la guerra. Kent contrabandeó algunos de los documentos fuera de la embajada, con la esperanza de alertar al público americano - pero fue capturado”.



- El 25 de noviembre de 1941, Roosevelt recibió una “advertencia positiva de guerra” proveniente de Churchill avisando que los japoneses atacarían los Estados Unidos al final de la primera semana de diciembre. Esta advertencia hizo que el presidente realice un giro brusco en las relaciones comerciales con Japón y dio lugar a que la cabeza de la Secretaría de Estado, Cordell Hull,  realizara un provocativo ultimátum el 26 de noviembre de 1941, que garantizaba la guerra.


- El 26 de noviembre de 1941. Washington ordenó que dos portaaviones norteamericanos, el Enterprise y el Lexington, salieran de Pearl Harbor “tan pronto como sea posible”. Esta orden incluyó sacar de Pearl Harbor 50 aviones o un 40% de su ya exigua protección para el combate. El mismo día, Cordell Hull, emitió su ultimátum exigiendo la retirada total de los japoneses de Indochina y de toda China. El embajador de Estados Unidos en Japón llamó a esto “el documento que tocó el botón que comenzó la guerra”.


- El 29 de noviembre de 1941, Hull le dijo al reportero de United Press, Joe Leib que Pearl Harbor sería atacado el 7 de diciembre. El New York Times publicó el 8 de diciembre con el título: “El ataque era esperado” (pág 13), que los EE.UU. sabían del ataque una semana antes.


- El 1 de diciembre de 1941, la Oficina de Inteligencia Naval, ONI, Distrito Naval 12 en San Francisco encontró la flota japonesa que faltaba, mediante la correlación de informes de los servicios de noticias y varias compañías navieras que estaban recibiendo señales al oeste de Hawái.


- El 5 de diciembre de 1941, Roosevelt escribió al primer ministro de Australia, “Siempre hay que tener en cuenta a los japoneses. Tal vez en los próximos cuatro o cinco días se decidirá la cuestión”.


- Stinnett señalaba también que se informó de que antes de producirse el ataque, a los periódicos les fueron entregados detalles del mismo.



Conclusión: difundir la verdad sobre la operación de Falsa Bandera de Pearl Harbor


Por lo tanto, cuando se acerca la 75ª aniversario de Pearl Harbor, es preciso abordarlo desde una perspectiva informada. Esos 3.000 estadounidenses murieron por una mentira. Al igual que con 9/11, miles de vidas estadounidenses se sacrificaron para que la élite criminal de los Estados Unidos tuvieran una excusa para ir a la guerra. Los EE.UU. estaban preocupados por la fuerza industrial y militar de la Alemania nazi y necesitaban una forma de entrar en la guerra contra Alemania por la puerta trasera. La organización de una operación de Falsa Bandera en Pearl Harbor fue la única manera, que los principales funcionarios pensaron en usar para galvanizar la reacia opinión pública estadounidense  y llevarla a la acción.

Pearl Harbor fue un complot cuidadosamente orquestado por el presidente estadounidense Franklin Roosevelt para atraer a Japón a atacar e iniciar una guerra con los EE.UU. Es hora de que todo el mundo sepa la verdad.


Makia Freeman

Traducción: A.T.
Visto en: Waking Times


Nacionalismo Católico San Juan Bautista



12 comentarios:

  1. I did learned about back in 1970 during a conversation with a close Friend of mine, this awful plan conceived just as one step forward total control of the seas in general, allowed the United States to get out of one of the greatest recession in then. The note here in is that therein one of the greatest mind in this country in constant planning to embed the minds of the country's people in a way to go forward in pro of the maqiavelics plan for total world domination against weaker Nations...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. That is what we try to prove in our blog. But more than anything, the real war of these evil people, is against God. They can not win, although it seems that way.

      Eliminar
  2. https://youtu.be/sHzuYbvNDec

    Por qué Japón atacó Pearl Harbor sin aviso - VERSIÓN DE JAPÓN

    ResponderEliminar
  3. nazareusrex6/12/16 2:32
    Hermano gracias por compartirlo. Quedo Perfectamente descrita y fotografiada la secta herética de sodomitas y masones Kasper bergoglianos que combaten contra la Iglesia de Jesucristo desde adentro. Como afirmó el herético Teólogo del Vaticano II Hans Küng (1928-)
    "Esta vez vamos a permanecer en la Iglesia, y vamos a desmantelar la Iglesia Católica desde adentro".

    --c
    cuando te vas a dar por enterada que esto lo empezó roncalli y cia?


    Pues bien, sobre la base de esa hipótesis se compuso la Plegaria Eucarística II que es, en rigor, una creación nueva, y no, ciertamente, resultado de una madura deliberación por parte del Consilium. Su historia es, en efecto, la siguiente: ante las quejas del P. Louis Bouyer C.O. y de otros miembros del Consilium por el texto que Mons. Bugnini había preparado como Plegaria Eucarística II, Bouyer aceptó el encargo de proponer un texto, pero con un plazo perentorio de unas cuantas horas. Cuenta más tarde Bouyer que sentía cierta aprehensión cuando veía esa Plegaria en el Misal y recordaba las circunstancias concretas de su composición, de manera apresurada en la mesa de una trattoria del Trastevere: Bouyer había salido de la reunión del Consilium con Dom Botte y se fueron a almorzar a una trattoria del Trastevere, y prepararon allí mismo la redacción definitiva de dicha Plegaria, mientras despachaban su almuerzo[11] .
    http://asociacionliturgicamagnificat.blogspot.com.ar/2015/12/la-reforma-liturgica-ii.html


    +







    +

    ResponderEliminar
  4. mas para nazareusrex



    El día previo a la clausura del Concilio el 7 de diciembre de 1965,Paulo VI reformó la Sagrada Congregación del Santo Oficio y abolió el Index por medio del motu proprio Integrae servandae. (4) Esta acción significó el establecimiento de la libertad de pensamiento y de expresión dentro de la Iglesia. A partir de entonces, cualquiera podía pensar, decir o escribir lo que quería sin temor al anatema. Es decir, cualquier cosa heterodoxa, inmoral y deshonrosa que se haya dicho o escrito respecto a la Santa Madre Iglesia, a partir de ese momento hasta hoy era, en efecto, permitida por la autoridad pontificia de Paulo VI. El cuerpo del trabajo post-conciliar es, por lo tanto, la expresión autorizada del espíritu del Concilio en la medida en que refleja la tolerancia.
    Lo mismo se puede decir de la creación por Paulo VI de la Comisión Teológica Internacional (CTI) en 1969 como un órgano de alguna manera paralelo a la Congregación para la Doctrina de la Fe. Antes de su creación, el Santo Oficio – la Congregación responsable por la vigilancia y preservación de la unidad de la fe y de la pureza de la moral – tradicionalmente consultaba a su propio grupo de asesores. La creación de una nueva comisión con privilegios y derechos especiales, autónoma de la autoridad de la Congregación para la Doctrina de la Fe, significaba el fin de la unidad doctrinaria en la Iglesia Católica y el establecimiento de la libertad de opinión en materias religiosas. (5)
    Estos fueron, por tanto, los dos hitos que establecieron la tolerancia dentro de la Iglesia. Fueron los dos actos que soltaron los frenos que contenían los abusos doctrinales y mantenían la unidad de la fe y la moral (2 Tes II, 6).
    De esta forma, Paulo VI cortó el cordón de plata que cerraba la “bolsa de Eolias” que impedía los desenfrenados vientos del error y de la heterodoxia de entraren en el interior de la Iglesia. (6) ¿A quién se debe atribuir la responsabilidad de las tempestades que se desataron? ¿A los mismos vientos? ¿O al Papa que los liberó?
    Cuatro meses después de la creación de la CTI, Paulo VI expresó su intención de establecer una mayor tolerancia, en la misma línea del programa que ya estaba siendo seguido. Él dijo:
    “Tendremos un período en la vida de la Iglesia y, en consecuencia, en la de cada uno de sus hijos, de una mayor libertad, es decir, menos obligaciones legales e inhibiciones internas. La anterior disciplina será reducida, la arbitraria intolerancia y el absolutismo abolidos, la legislación positiva simplificada, y el ejercicio de la autoridad atenuado. El sentido de aquella libertad cristiana, que marcó la primera generación de cristianos cuando entendieron que estaban liberados de la observancia de la ley mosaica y de los complicados preceptos rituales, será fomentado (Gal 5, 1).” (7)
    De hecho, Juan XXIII ya había abierto simbólicamente el camino para que Pablo VI adoptase esa posición. En su Diario del Concilio, Henri Fesquet señala: “Hace algún tiempo, al recibir a un visitante que le preguntó qué esperaba del Concilio, Juan XXIII señaló hacia la ventana y dijo, ‘Una corriente de aire fresco en la Iglesia.’”(8)
    Todo lleva a creer, por lo tanto, que la responsabilidad por la liberación de los nuevos vientos que azotan a la Iglesia Católica debe atribuirse a Juan XXIII y a Pablo VI.
    http://www.traditioninaction.org/tiabk030_AI_1_Span.html


    ResponderEliminar
  5. “DELENDA EST LITURGIA”; ¡LA LITURGIA HA DE SER DESTRUIDA!

    https://eccechristianus.wordpress.com/2011/02/15/delenda-est-liturgia-%C2%A1la-liturgia-ha-de-ser-destruida/

    ResponderEliminar
  6. No se que pasa que no se puede comentar en los otros posts. ¿Será que tiene que pasarle un antivirus?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sinceramente no se. Voy a tratar de consultar para solucionar ese problema.
      Gracias por avisar.

      Eliminar
  7. https://enraizadosencristo.wordpress.com/2016/12/07/bergoglio-declaro-venerable-a-obispo-acusado-de-abusar-sexualmente-a-ninos-discapacitados/

    BERGOGLIO DECLARÓ VENERABLE A UN OBISPO ACUSADO DE ABUSAR SEXUALMENTE A NIÑOS DISCAPACITADOS.

    ResponderEliminar
  8. En 1963, recién a medio camino del Concilio, el Pastor Roger Schutz, prior y fundador de la comunidad ecuménica de Taizé, y observador en el Concilio, declaró que éste había “excedido nuestras esperanzas”[32], y el Profesor George Lindbeck, de la Facultad de Teología de Yale y observador luterano del Concilio dijo “El Concilio marcó el fin de la Contrarreforma”[33].

    http://asociacionliturgicamagnificat.blogspot.com.ar/2015/12/la-reforma-liturgica-ii.html

    ResponderEliminar
  9. http://4.bp.blogspot.com/-NjZgpPNRz8U/VlWZ5W2wj-I/AAAAAAAACyM/c3WVirKcbqU/s640/photo%2B5.JPG
    Rúbricas y señales de la cruz eliminadas en 1967
    (Foto: Rorate Caeli)
    http://asociacionliturgicamagnificat.blogspot.com.ar/2015/12/la-reforma-liturgica-ii.html

    ResponderEliminar
  10. EL TIRO DE GRACIA
    Historia recopilada por Luis Veuillot

    Un sabio y digno médico de los Pirineos, llamado Fabas, cierto día vio llegar a un hombre, que tenía en la pierna una herida hecha por el disparo de un arma de fuego. La llaga estaba terriblemente agusanada. El doctor procuró, en primer lugar, hacer desaparecer los gusanos, ya que le era imposible otra curación sin este paso previo. Pero no lo consiguió por ningún medio. Luego de varias atenciones en que la herida volvía a transformarse en un nido de gusanos, el paciente le dijo: “Doctor, basta ya de curaciones; no se preocupe; yo tengo que llegar al fin de mis días con esta herida agusanada”.

    “En verdad, contestó el doctor, hay algo extraordinario en ella, que no alcanzo a entender. ¿Dónde recibió usted esta herida?”

    “En España, como se lo he dicho varias veces. Pero quiero que por fin sepa usted por qué no me curo. Era en 1793. Salimos tres de nuestra aldea: Tomas, Francisco y yo, y los tres éramos incrédulos. Íbamos a la guerra, con el fusil al hombro, confiados en nuestra fuerza. Al cruzar por otra aldea, divisamos una estatua de la Santísima Virgen. Tomás nos propuso tirarle. Cargó su fusil y tiró: la bala hizo blanco en la frente de la estatua. Francisco hizo lo mismo y la bala dio en pleno pecho. ¡Vamos!, me dijeron, ahora te toca a ti. No me atreví a resistir. Cargué con mano temblorosa, cerré involuntariamente los ojos y disparé a la estatua, dándole...” “¿En la pierna?”, interrumpió el doctor. “Sí, en la pierna, arriba de la rodilla, exactamente en donde estoy herido”. Una aldeana que nos vio, dijo: “Vais a la guerra. Lo que acabáis de hacer no os traerá suerte”.

    Esa misma tarde nos incorporábamos a nuestro regimiento. Pocos días después encontramos al enemigo. Un disparo salió de una torre: Tomas cayó muerto en el acto: la bala le había dado en plena frente, entre los dos ojos. Francisco y yo nos miramos. Él me tomó de la mano y me dijo: “¡Ahora será mi turno... dichoso tú que no tuviste puntería!”. El desdichado no se equivocaba. Muy pronto Francisco caía, atravesado su pecho por una bala. ¡Ah, qué muerte! ¡Se revolcaba pidiendo a gritos un sacerdote! Vuelto a Francia, después de la guerra, ya ni pensaba en aquellos sucesos ni en su castigo. Una vez en que teníamos marcha, y nos encontrábamos como a un día del pueblo de la estatua, por accidente inexplicable, un tiro escapado a uno de los nuestros, me alcanzó en el lugar donde tengo ahora la herida. Esta herida ha sido remedio para muchos, a quienes relaté mi historia y cambiaron de vida y sobre todo para mi alma; espero firmemente morir en gracia de Dios, por mediación de aquella a quien yo ultrajé.

    ENSEÑANZA
    Dios perdona cuando se le ofende, pero raras veces lo hace cuando se insulta a su Santísima Madre. San Anselmo dice a este propósito: “Quien tiene aversión a María, perece miserablemente”. El padre Olier añade: “Cuando las almas llegan a despreciar a la Santísima Virgen y se glorían de ello, se puede decir que todo ha terminado para ellas”. ¡Ay de aquel que insulte a María o a sus imágenes! El castigo es terrible; pues el ultraje contra María es como una marca en la frente, es signo de condenación, es el hierro candente que señala a los condenados.

    ResponderEliminar