San Juan Bautista

San Juan Bautista

domingo, 17 de junio de 2018

Desagravio a María Santísima - Antonio Caponnetto


     
     En los días aciagos de la legalización del aborto, los obispos se pronunciaron con un texto vergonzante que escandalizó a muchos fieles. Porque abajando lo sacro y tomando en vano el nombre de Dios, osaron comparar a María Santísima con una mujer cualquiera víctima de un embarazo inesperado. Dicen los teólogos que Cristo –como todo hijo varón que se precie de tal- no permite que insulten a su madre. Y cuando esto sucede, su intervención está próxima y cercana. Entretanto, Nuestra Reina y Señora, no puede quedar sin desagravio.


La que espera
A Magdalena Bosco,mi más pequeña ahijada.

  


Cuando Dios dijo Hagamos con su ser Uno y Trino,

instante bendecido que en sí mismo abrevaba,

Origen de los ritmos, las ráfagas o el alba:

ya María esperaba.



En el trono del Padre, el del Pneuma y del Hijo,

solamente una Luna su cuerpo retrepaba,

incoada en el solio trinitario y eterno:

ya María esperaba.



San Joaquín y Santa Ana rogaron el obsequio

de aquella gravidez que al lirio acuartelaba,

se alegraron los cielos y la tierra era un salmo:

ya María esperaba.



La dotaron de un nombre pero ella era inefable,

¿con qué letras llamarla si su voz albriciaba?

su nombradía dulce encerraba un acíbar:

ya María esperaba.



Servidora en el templo entre ancianos prudentes,

en honda expectación un secreto velaba,

oyó las Escrituras, vio el Árbol de Jesé:

ya María esperaba.



Y el día en que el Arcángel pronunció su “No temas”

(Fra Angélico asegura que el azul aleteaba),

izó un canto laudante, enarboló la gracia:

ya María esperaba.



Sobre el lomo de un rucio, San José con las riendas,

a Belén se encamina, la estrella pastoreaba,

se vistió de pesebre la vigilia del parto:

ya María esperaba.



Por Caná hay una boda con sabor a verbena,

con tinajas vacías, sólo el agua escanciaba,

le pidió con los ojos el prodigio del vino:

aún María esperaba.



Lo desclavaron muerto,martirizado, roto,

lo posó en su regazo que el Verbo amurallaba,

le besó las heridas,los párpados sangrantes:

aún María esperaba.



Tu preñez,tu cintura vuelta cántaro pleno,

tu gestación prevista como una primavera,

te agradecen los coros angélicos diciendo:

Es Ella, La que espera.



ANTONIO CAPONNETTO



Nacionalismo Católico San Juan Bautista

9 comentarios:

  1. Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

      Eliminar
    2. Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

      Eliminar
  2. Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar
  3. Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar
  4. Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar
  5. Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

      Eliminar
  6. Por un error en el gestor de la página, se borraron los 50 últimos comentarios. Pedimos disculpas e invitamos a quienes quisieran volver a publicarlos, a hacerlo.
    Saludos en Cristo y María.

    ResponderEliminar