San Juan Bautista

San Juan Bautista

viernes, 28 de diciembre de 2018

La matanza de los inocentes - Ana Catalina Emmerick




     Se apareció un Ángel a María y le hizo conocer la matanza de los niños inocentes por el rey Herodes. María y José se afligieron mucho y el Niño Jesús, que tenía entonces un año y medio, lloró todo el día. He sabido lo siguiente: Como no volvieron los Reyes Magos a Jerusalén, y estando Herodes ocupado en algunos asuntos de familia, sus temores se habían calmado un tanto; pero cuando regresó la Sagrada Familia a Nazaret y oyó las cosas que habían acontecido en el templo y las predicciones de Simeón y de Ana en la ceremonia de la Presentación en el templo, aumentaron sus temores y angustias. Mandó soldados que con diversos pretextos debían guardar los lugares alrededor de Jerusalén, a Gilgal, a Belén hasta Hebrón, y ordenó hacer un censo de los niños. Los soldados ocuparon esos lugares durante nueve meses, mientras Herodes se hallaba en Roma. Después de su vuelta se produjo la degollación de los inocentes. Juan tenía entonces dos años, y había estado escondido en casa de sus padres antes que Herodes diera la orden para que las madres se presentaran con sus hijos de dos años o menos ante las autoridades locales. Isabel, advertida por un ángel, volvió a huir al desierto con el niño Juan. Jesús tenía entonces año y medio.


     La matanza tuvo lugar en siete sitios diferentes. Se ¿había engañado a las madres, prometiéndoles premios a su fecundidad; por eso ellas se presentaban a las autoridades vistiendo a sus criaturas con los mejores trajecitos. Los hombres eran previamente alejados de las madres. Los niños, separados de sus madres, fueron degollados en patios cerrados y luego amontonados y enterrados en fosos.


     Hoy, al mediodía, vi a las madres con sus niños de dos años o menos acudir a Jerusalén, desde Hebrón, Belén y otro lugar donde Herodes había ordenado a sus soldados y funcionarios.


     Se dirigían a la ciudad en grupos diversos: algunas llevaban dos niños montados en asnos. Cuando llegaban eran conducidas a un gran edificio siendo despedidos los hombres que las habían acompañado. Las madres entraban alegremente, creyendo que iban a recibir regalos y gratificaciones en premio a su fecundidad. El edificio estaba un tanto aislado y bastante cerca del que  fue más tarde el palacio de Pílatos. Como se hallaba rodeado de muros, no se podía saber desde afuera lo que pasaba adentro.


     Parecía aquello un tribunal, pues vi unos pilares en el patio y bloques de piedra con cadenas colgantes. También vi árboles que se encorvaban y ataban juntos y luego, soltados rápidamente, despedazaban a los desgraciados a ellos atados. Todo el edificio era sombrío, de construcción maciza. El patio era casi tan grande como el cementerio que hay al lado de la iglesia parroquial de Dülmen. Se abría una puerta entre dos muros y se llegaba al patio, rodeado de construcciones por tres lados. Los edificios de derecha e izquierda eran de un solo piso y el del centro parecía una antigua sinagoga abandonada. Varias puertas daban al patio interno. Las madres eran llevadas a través del patio a edificios laterales, y allí encerradas. Parecía aquello una especie de hospital o posada. Cuando se vieron encerradas, tuvieron miedo y empezaron a llorar y a lamentarse. Pasaron la noche allí dentro.
Marzo 9. — Hoy, después de mediodía, vi el cuadro horrible de la matanza de los niños. El gran edificio posterior que cerraba el patio tenía dos pisos. El inferior era una sala grande, desprovista, parecida a una prisión, o a un cuerpo de guardia, y en el piso superior había ventanas que daban al patio. Allí vi a algunas personas reunidas en un tribunal; delante de ellas había rollos sobre una mesa. Creo que Herodes estaría presente, pues vi a un hombre con manto rojo adornado de piel blanca, con pequeñas colas negras. Estaba rodeado de los demás y miraba por la ventana de la sala que daba al patio. Las madres eran llamadas una a una para ser llevadas desde los edificios laterales hasta la sala inferior grande del cuerpo que estaba detrás.


     Al entrar, los soldados les quitaban los niños, llevándolos al patio, donde unos veinte hombres los mataban atravesándoles la garganta y el corazón con espadas y picas. Había niños aún fajados, a los cuales amamantaban sus madres, y otros que usaban ya vestiditos. No se ocuparon de desvestirlos, sino que tal como venían los tomaban del bracito o del pie y los arrojaban al montón. El espectáculo era de lo más horrible que puede imaginarse.


     Entre tanto las madres eran amontonadas en la sala grande, y cuando vieron lo que hacían con sus niños, lanzaban gritos desgarradores, mesándose los cabellos y echándose en brazos unas de otras. Al fin se encontraron tan apretadas que apenas podían moverse. Me parece que la matanza duró hasta la noche.


     Los niños fueron echados más tarde en una fosa común, abierta en el mismo patio. Me fue dicho el número de ellos, pero ya no me acuerdo. Creo que había setecientos, más una cifra donde había un siete o diez y siete. Cuando vi este cuadro horrible no sabía dónde estaba ocurriendo eso, y me parecía que era aquí, donde estaba yo. A la noche siguiente vi a las madres sujetas con ligaduras y conducidas por los soldados a sus casas. El lugar de la matanza en Jerusalén fue el antiguo patio de las ejecuciones, a poca distancia del tribunal de Pilatos; pero en la época de éste había sufrido varios cambios. Cuando murió Jesús, vi que se abrió la fosa donde estaban los niños inocentes y que sus almas salieron de allí apareciéndose en diversos lugares.



Ana Catalina Emmerick – Visiones y Revelaciones completas – Tomo II. Ed Guadalupe Bs. As. 1952. Págs. 305-307


Agradecemos a Andrea P. el habernos enviado el material.

Nacionalismo Católico San Juan Bautista

17 comentarios:

  1. Una duda: ustedes son sedevacantistas, pro FSSPX o Ecclesia Dei? No se entiende muy bien su postura al respecto. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Católicos apostólicos romanos. ¿qué genera duda? No pertenecemos a ningún grupo o movimiento eclesial, extraeclesial, paraeclesial o como quieran llamarle.

      Eliminar
    2. Muy buena respuesta.
      Una; Santa; Madre; Iglesia; Catolica y Apostolica-
      Paparruchas ninguna.
      Arrancando de Don Bergoglio hasta el otro extremo; sea el que sea o se endilgue lo que se endilgue.

      Eliminar
    3. Arribó el clásico encasillador... jeje
      seguro pro vaticano dos, ellos todo lo miden para poder luego ver si te pueden excomunicar o cosa por el estilo.

      Eliminar
    4. no creo que sea un progre , al contrario, más me parece un tradi de esos que andan rotulando a medio mundo y queriendo saber cuán puro eres.

      Eliminar
    5. por supuesto que Augusto ha respondido correctamente.

      Eliminar
  2. Qué cosa más horrible y triste. Lo que consuela es que todos ahora son mártires junto al trono de Dios.

    ResponderEliminar
  3. el niño lloró todo el día... contate otra Catalina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. acaso el Niño Jesús no lloraba por ser el Niño Dios?

      Eliminar
    2. ¿Cual "lloro"?
      ¿Acaso el que nacio y por el Dolor del que fue asesinado?
      Sus Lagrimas valen, y mucho.

      Eliminar
    3. ¿Quien dijo que sus lágrimas no valen? si ustedes no saben interpretar textos no tengo la culpa. Sólo puse en duda la visión de la señora Emmerik. ay ay ay con ustedes sólo saben buscar el problema donde no lo está. Les sugiero que investiguen quienes son los que más hacen llorar al niño Jesús. Por aquí les dejo una pista:
      http://sededelasabiduria.es/2018/11/25/esencial-conferencia-parte-via-la-apostasia-de-juan-pablo-i-y-ii/

      Eliminar
    4. Que manera de arruinar el idioma, parecen centroamericanos hablando, se dice llanto no lloro. Vuelvan al cole por favor.

      Eliminar
  4. Según dice el Evangelio, el aviso del ángel lo recibió San José y en sueños, no la Virgen durante el día. Y tampoco me parece que San Juan Bautista corriera ningún peligro, porque Herodes mandó matar a los niños menores de dos años de Belén. Los de Jerusalén sin duda estaban a salvo. Prefiero atenerme a las Escrituras, que son inerrantes que a una revelación privada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una cosa no quita la otra. El Evangelio dice que un Ángel en sueños avisó s José que huyeran porque Herodes buscaba al Niño para matarlo. El relato de
      Santa Catalina Emerich agrega que la Virgen recibió por medio del Ángel el conocimiento de que se estaba produciendo una matanza de niños. No hay ninguna contradicción. Pero ud.no está obligado a creer en revelaciones privadas. No se ponga nervioso.

      Eliminar
  5. Rodrigo Tempo Escriche29/12/18 09:34

    No veo el valor de entrar a comentar como "Anónimo", con un pseudónimo o nombre de fantasía. Sí veo que el ignorante se avergüenza de su desconocimiento y el estúpido se gloría de su imbecilidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. NO VEO el inconveniente si el sistema lo permite.

      Eliminar
  6. Lo importante es que el hecho se dio. Y los detalles no tienen gran relevancia. Catalina fue una mística y sus visiones son subjetivas. Pero lo mejor es que Dios es un DIOS cercano al ser humano y sabe de los sufrimientos en carne de Jesús nuestro Señor

    ResponderEliminar