San Juan Bautista

San Juan Bautista

sábado, 9 de enero de 2021

Toque de queda comunitario - Antonio Caponnetto

  


Como la irritativa reglamentación para que vayamos con la cara embarbijada y los pasos temerosos. Como el cruel impedimento para que nos acerquemos a los familiares enfermos o moribundos. Como la demencia de sustituir la realidad por la virtualidad, la normalidad por la sociopatía y la caridad por un protocolo. Como la fatídica eliminación de la presencialidad en las escuelas. Como la necia obsesión de encerrarnos, de disciplinarnos despóticamente y de inmiscuirse aún en nuestros propios hogares, para fiscalizar el número de comensales. Como la desquiciante decisión de reglar las festividades sacras y las actividades cultuales, negándosele incluso a los fieles católicos la recepción de la Eucaristía en la boca. Como el frenesí por inocular supuestos antídotos, con una precipitación irresponsable y peligrosísima. Como todo lo que hace este gobierno de ladrones, ignorantes, mentirosos y genocidas, la supresión de la nocturnidad por decreto, no resiste la menor confrontación no ya con los criterios científicos, sino simplemente con los hábitos racionales o lógicos.

Se trata, lisa y llanamente, de un nuevo atropello, consumado por la escandalosa aquiescencia ante el Poder Mundial, y con la complicidad servil de la llamada Oposición –cuya disidencia es más débil que su sesera y más maleable que sus bolsillos- sin olvidarnos del cobarde desempeño de la Jerarquía Eclesiástica, siempre pronta para secundar y obedecer las órdenes del Estado Homicida.

 Imaginar una peste que siega a sus víctimas al amparo de las sombras noctámbulas –más específicamente durante ciertas horas de la misma- puede ser un buen motivo para escribir un cuento de terror, como lo hiciera Poe. O para convencer a los niños de que, tocadas las Cero Hora del día, la carroza se convertirá en calabaza. Pero tornarlo política sanitaria únicamente indica el grado de insensatez y de cinismo, de malevolencia y de desaprensión por el bien común.

No es un toque de queda sanitario lo que necesitamos. Pero sí un toque de queda comunitario. Esto es, que la comunidad entera, cansada de ser sometida, expoliada, ultrajada y reducida a la servidumbre; cansada incluso de tantas trágicas tomaduras de pelo en nombre del cuidado de la salud, se decida de una vez por todas a pasar de la resistencia pasiva a la activa.

A ganar las calles y las plazas, en grupos familiares y amicales, con ademán manso pero firme, para decirle a este régimen tiránico que son ellos el virus, la plaga, la fuente de todos los contagios y las ruinas. Son ellos la infirmitas populi, como decía Cicerón; esto es, lo contrario de la verdadera salus populi o salud de la comunidad política.

 Y que somos nosotros, en consecuencia, los que no deseamos que se asomen ni de noche ni de día, ni en pleno verano ni durante la crudeza del invierno. Somos nosotros los que creemos que son ellos los que deben estar confinados, ya no en sus domicilios sino en las cárceles; acusados de latrocinio, de perversiones múltiples, de criminalidad premeditada y de traición a Dios y a la Patria. Quede para los delincuentes la señal admonitoria y punitiva del toque de queda, no para los ciudadanos de a pie, víctimas de este reseteo infernal de la vida social.

No queremos que nos cuide la salud un régimen que legalizó la matanza de los inocentes. Ni que nos den lecciones de sanitarismo colectivo los que llaman fenómeno al ser humano y justifican su despedazamiento.  A las epidemias reales se las combate con planes y enseñanzas, directivas y experiencias, de genuinos hombres de ciencia, no de lacayos del Nuevo Orden Mundial. Escuchen la voz de los que saben, en vez de ridiculizarlas o acallarlas. Escuchen la sabiduría de los estudiosos, no las imposiciones financieras de los laboratorios multinacionales.

Vaya nuestro mensaje final a cada compatriota amigo decidido a resistir:

Amigo:

 

Me dicen que los nuestros ya no muestran sus risas,

que van encaretados con triste palidez,

se les quiebra las voces bajo telas gastadas,

los labios escondidos, sin su antigua altivez.

 

Me dicen que las manos, eternos apretones,

estrujón en las buenas, abrazo en las angustias,

ya no enredan ni enlazan los cuerpos amicales,

son emulsiones frías, pesar de tardes mustias.

 

Me dicen que a las rondas de mates cimarrones,

a la vera del fuego, del vivac o la playa,

las siegan las usinas del espanto y del luto,

los odiadores torvos del aire y la atalaya.

 

Me dicen que no hay aulas con cánticos o rondas,

ni bullicios, plegarias, ni el beso de agasajo,

el dulce en los recreos, compartiendo los panes,

el maestro que guía como al son el badajo.

 

Y me dicen que muchos agonizan a solas

cumpliendo protocolos que inventaron sicarios,

suprimen velatorios, entierros y cortejos,

la muerte se reduce a cenizas y osarios.

 

Me dicen más y acabo de enumerar penurias,

pero el jinete negro su vileza desboca,

han quitado las fiestas sagradas de los fieles

y han negado que a Cristo se reciba en la boca.

 

Amigo:

Yo digo que guardemos la bruma y el rocío,

el alba y su lucero, los pasos caminantes,

al que quiera encerrarlos en nombre de la ciencia

le arrojaremos flechas de vidas anhelantes.

 

Yo digo que guardemos además, la costumbre

del villancico criollo, de la Misa de Gallo,

de la Pascua Florida, de la Octava de Reyes,

 que ninguno nos robe el pétalo o el tallo.

 

Yo digo y lo repito que despleguemos gestos,

abolidos por logias en lúgubres tenidas,

no hay salud sino acerco mis hombros al del otro

ningún toque de queda curará las heridas.

 

Yo digo, al fin, que vengan nuevos hijos al mundo,

desafiando esas leyes que jamás propusimos,

Yo convoco a la guerra por los cuatro elementos

el agua, el fuego, el aire, la tierra en que nacimos.

 

Y llamo a desplegar esa normal manera

de hablar, de frecuentarse, de forjar un hogar,

la guitarra en las peñas, los cirios en los templos,

los ríos en sus cauces, la vid en el lagar.

 

Amigo, sin temores ni alardes yo te digo,

no vencerá la peste fabricada a sabiendas,

pero toma tu espada, el carcaj y el escudo

y alistémonos juntos en eternas contiendas.

 

Antonio Caponnetto


8 comentarios:

  1. Anónimo9/1/21 22:16

    confinarlos en las cárceles o salir a los corchazos...

    ResponderBorrar
  2. Brillante, Antonio, brillante.
    P. Christian Ferraro

    ResponderBorrar
  3. Excelente...Sin palabras para comentar y sin nada que agregar... Dios Bendiga por siempre al Doctor Antonio Caponnetto y a los que difunden su voz en éste desierto al que estamos sometidos.

    ResponderBorrar
  4. Ya estamos a las puertas de una Restauración nacionalista, yo confío y voy con el FRENTE PATRIOTA, es hora de ir por todos los sionistas, masones, marxistas y liberales, y por los curas felones y cobardes, pena de muerte para todos y todas!!!!

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Perdón Esteban, "Frente Patriota" es de Biondini, es peor el remedio que la enfermedad. Ud no sabe que el CRIPTO JUDÍO SEFARDÍ, habló pestes de nuestro Führer: "Estoy en las antípodas de eso. No coincido en absoluto con la política racista o antisemita que se aplicó durante el hitlerismo", "Estamos totalmente en contra del genocidio que hizo en Alemania. Siempre lo he dicho". (Revista Noticias, 5/02/2016). Si en algo estamos de acuerdo es en su sincericidio, cuando afirmó: "Quiero cambiar mi imagen. Muchos fueron injustos conmigo”. Claro, como dijo el General:" Los ladrillos se hacen con barro y con BOSTA". Claro, Biondini, luego se encargó de negar sus dichos en la revista Noticias (adjuntamos enlace: https://noticias.perfil.com/noticias/general/2016-02-05-alejandro-biondini-estoy-mas-equilibrado-y-maduro.phtml) a través de su representante Walter Romero (Metapedia), quien en su facebook se encargó de decir: "lo importante es que hablen, no importa cómo, pero que hablen", algo similar a "los ladrillos", vio...Por privado a través de facebook, se encargaron de "advertir" a los camaradas que había sido solo una "estrategia", cosa DE JUDÍOS vio.... Además, Biondini, en 1981 fue secretario general de la Juventud Peronista de Capital Federal. Él declaró al diario La Razón de Chivilcoy: "Mis orígenes están en el peronismo, fui secretario general de la Juventud Peronista en 1981 en pleno gobierno militar y rompí con el PJ habiendo participado del gobierno de Carlos Menem, porque una cosa es lo que se había dicho en la campaña y otra cuando asumió" (fuente: https://www.larazondechivilcoy.com.ar/locales/2017/4/28/alejandro-biondini-referente-frente-nacionalista-estuvo-chivilcoy-87488.html) Es decir, un cómplice del JUDÍO SEFARDÍ Carlos Menehem. No queremos hablar de cómo vendió también a buenos camaradas y de sus "acuerdos con la DAIA". Este panqueque aceitoso, nos recuerda al inefable (también judío sefardí) Salbuchi, o "Sanguchi" para los "amigos", muy allegado a otra judía que juega en el "mismo equipo", Chinda Brandolino, quien a través de sus videos invita a "los judíos de bien a habitar la Patagonia", siempre con el inefable apoyo de un medio "independiente" TELAVIV 1, mejor conocido como TLV1. Quien quiera oir que oiga!! En otro orden, aprovechamos para felicitar al profesor Caponnetto por superlativo y admirable análisis. Saludos cordiales camaradas.

      Borrar
    2. Biondini no participo del gobierno de Carlos Menem, ustedes, infocon, tienen la particularidad de difamar a diestra y siniestra sin prueba alguna, es mas, a mi me acusaron por mi apellido de ser judio, cosa que se perfectamente que no, por lo menos en mis 8 bisabuelos. Su tactica es sionista, difamar a los patriotas para de esta manera que el pueblo no siga a ningun nacionalista, ya que todos serian judios,

      Borrar
  5. se les quiebra las voces bajo telas gastadas

    se les quiebraN

    Va en plural el pronominal.

    Hoy leìa algo de un diputado llamado Negri y me parece muy cierto lo que expresa.

    Quieren anestesiarnos e instalar cada vez mayores aberraciones como potencias que pueden o DEBEN ser actualizadas.

    Quieren llevarnos a que nada nos asombre. Es como quien se acostumbra a vivir en las cloacas y ya no siente los horrendos hedores, aunque la salud cada día se resiente más y más.

    No te asombres, compinche, ni te abrumes,
    al ver alegre al chancho en el chiquero,
    pues natura le dio tan triste fuero
    ajeno a las fragancias y perfumes.

    Mas bien te cause pena y estupor
    ver a Adán revolcándose en la hienda,
    orgulloso de haber allí su tienda
    y diciendo que no hay nada mejor.

    Y entre tantos Adanes perfumados,
    los Fernández se llevan el laurel,
    viviendo entre la mierda ella y él,
    se dicen bien olientes consumados.


    Libéranos Señor de estos hediondos
    maestros de inmundicias escogidas,
    pues ya intuyo las huestes fratricidas
    que el infierno prepara en negros fondos.

    Antonio



    ResponderBorrar
  6. Felicitaciones Don Antonio Caponetto desde España!!!! Mejor imposible

    ResponderBorrar