San Juan Bautista

San Juan Bautista

sábado, 29 de marzo de 2014

Humor esjatológico en tiempos de apatía – Por Augusto TorchSon


  Siendo el año 2016, la Iglesia declara que por efecto de la misericordia sin límites de “dios”, es completamente incompetente para juzgar a los más terribles pecados y pecadores y considera que ni siquiera corresponde insistir con esos temas.  




  Habiéndose permitido asimismo la comunión a quienes se encuentran en estado de pecado mortal, el número de personas que al morir descienden al infierno es tan grande que produce un colapso en los dominios de Satanás.


  Uno de los demonios encargados del ingreso de los desgraciados, plantea a Lucifer la imposibilidad física de recibir más condenados y de hecho le muestra al jefe que solamente queda lugar para uno más.


   Lamentándose Satanás, por primera vez que el Cielo esté tan vacio, decide que el lugar vacante solo puede ser ocupado por el alma más pecadora de todas las que están en espera del suplicio eterno.


  Entonces empiezan a indagar a los malditos para determinar cual cometió el más terrible de los pecados. Pasando revista a perversos criminales, se detuvo Satanás ante un cardenal que mostraba asombro por estar en ese lugar.

   Le pregunta entonces: – “¿Y tu porqué estás aquí?”


  Responde el religioso –“No sé, ¡si yo nunca hice nada!”


Dice entonces Satanás: 

“ya tenemos al ocupante que buscábamos”




 Augusto TorchSon




 "No combatir el error es consentirlo"

“Trabajamos para suscitar legiones de Juanes Bautistas,
a quienes solo cortándoles la cabeza dejarán de hablar;
 y aún hablen con las cabezas cortadas”


Es tiempo de dar testimonio de nuestra fe



 Agradecemos a nuestros amigos Leonardo N. y Elliot C. por la colaboración

Nacionalismo Católico San Juan Bautista

5 comentarios:

  1. Valiente y atinado tu post Augusto. Sí llegamos al 2016 con lo que cuentas, apaga y vámonos.

    Cierto, "no combatir el error es consentirlo" y en eso estamos, pero debemos combatirlo con toda la astucia posible para ser eficaces.

    Un abrazo y todo mi apoyo.





    ResponderEliminar
  2. Catalina SCJ29/3/14 9:29

    Muy buen artículo y aunque parezca algo inverosímil corresponde a la verdad. Los infiernos están llenos de gente que tomaron a mofa y a chufla la existencia del diablo, y han caído en el abismo como caen las hojas secas de los árboles en otoño. La cara de asombro del cardenal del artículo es muy significativa y sus palabras deberían hacer reflexionar a todos aquellos que pudiendo hacer el bien no lo hacen. !Si yo no he hecho nada! Eso es lo malo que muchos no hacen nada para cortar el mal de raíz, para modificar la conducta depravada de una gran mayoría de católicos que viven "bajo la influencia de Satanás" (1Jn 5,19)"el Adversario el diablo que ronda como león rugiente, buscando a quién devorar" (1Pe 5,8)
    Conviene saber la verdad, pues "la verdad nos hará libres" (Jn 8, 32) Y "para ser libres nos ha liberado Cristo. Manteneos, pues, firmes y no os dejéis oprimir nuevamente bajo el yugo de la esclavitud" (Gál 5,1). "La esclavitud del pecado conduce a la muerte"( Rom 6,16).
    En muchas diócesis con el permiso de sus Obispos los divorciados vueltos a casar se acercan a recibir el Cuerpo preciosísimo de Cristo, así como se dice la Santa Misa sacrificio de la cruz para los homosexuales. Es posible que algunos crean que, permitiendo el acceso al Sacramento de Vida a los que están muertos por el pecado, como son los adúlteros, y todos aquellos que viven al margen de la Ley de Dios les hacen un favor, todo lo contrario no contribuyen al bien de sus almas sino que permitiendo estas aberraciones contribuyen activamente a su condenación eterna. "Por tanto, quien coma el Pan o beba el Cáliz del Señor indignamente, será reo del Cuerpo y de la Sangre del Señor. Así que cada cual examine interiormente antes de comer el Pan y beber del Cáliz, pues quien come y bebe sin discernir el Cuerpo, come y bebe su propia condenación" (1Cor 11,27.-29). Y no solo comete pecado el sacrílego, comulgando sin la debida disposición, sino aquellos "que lo aprueban y consienten" (Rom 1,32). Pues siendo los ministros del culto los encargados de cuidar al Santo de los Santos, lo entregan en manos de sus enemigos. "Están crucificando de nuevo al Hijo de Dios y exponiéndolo a una pública infamia" Heb 6,6).

    ResponderEliminar
  3. El monseñor que aparece en la foto con gesto ruborizado es un obispo joven catalán de esos que contemporizan plenamente con la nueva iglesia de Francisquito. No sé si subió la foto por conocerlo o fue casualidad, pero, está muy bien traida.

    ResponderEliminar
  4. Muy buena tragicomedia! Muy ilustrativa sobre la realidad de lo que está sucediendo hoy en el seno de la Iglesia. Esta crisis demoledora no es mérito solo de los esfuerzos de los "malos", sino y sobre todo de la APATIA de los "buenos". El demonio y los suyos siempre lucharon con el mismo odio impetuoso contra la Esposa de Cristo; pero antes encontraban RESISTENCIA: Hombres y mujeres fieles y decididos a librar el Buen Combate de la Fe. Hoy es el PECADO DE OMISIÓN de los se dicentes católicos lo que predomina, empezando por las más altas jerarquías...Y que puede esperarse del feligrés medio cuando los nuevos dogmas de la nueva religión que se predica desde los más altos sitiales son: tolerancia absoluta, pacifismo, diálogo democrático con el error, ecumenismo irenista, etc, etc, etc.
    La situación que el artículo trae a la reflexión, es la cantidad de almas que cada día van al infierno por culpa de los lobos disfrazados de pastores, que por estar tan preocupados en comer, beber y divertirse...OMITEN SU DEBER SAGRADO DE TRANSMITIR LA VERDAD Y CONDENAR EL ERROR.
    Meditemos y estemos prevenidos. Pues un día la joda loca terminará y habrá que PAGAR los platos rotos.
    Un cordial saludo en Cristo Rey!
    Leonardo

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias por sus comentarios y apoyo.
    Con problemas con internet, quise responder cada comentario pero se cae la conexión, pero no quiero dejar de manifestar mi gratitud por ser asiduos visitantes de NCSJB.
    En Cristo y María los saludo afectuosamente

    ResponderEliminar