San Juan Bautista

San Juan Bautista

domingo, 1 de junio de 2014

¿Vendrá un Antipapa? (1967) - Por Alberto Ezcurra Medrano


  Dice San Pablo: “Entre tanto, hermanos, os suplicamos por el advenimiento de Nuestro Señor Jesucristo y de nuestra reunión al mismo, que no abandonéis ligeramente vuestros sentimientos, ni os dejéis alarmar por algún espíritu, ni por cierta palabra, ni por cartas que se supongan enviadas por nosotros, como si el día del Señor estuviera muy cercano. No os dejéis seducir de nadie en ninguna manera; porque no vendrá sin que primero haya acontecido la apostasía, y aparecido el hombre del pecado, el hijo de la perdición, el cual se opondrá y se alzará contra todo lo que se dice Dios o se adora; hasta llegar a poner su asiento en el templo de Dios, mostrándose como si fuese Dios. ¿No os acordáis que cuando estaba todavía entre vosotros os decía estas cosas? Ya sabéis vosotros lo que ahora lo detiene, hasta que sea manifestado en su tiempo. El hecho es que ya está obrando el misterio de iniquidad. Entre tanto, ¡el que lo detiene ahora deténgalo hasta que sea quitado de en medio. Entonces se dejará ver aquel perverso, a quien el Señor Jesús matará con el aliento de su boca, y destruirá el resplandor de su venida.” (Tesal. II, 1-8)

  ¿Qué es “lo que detiene”, el “obstáculo”, el katejón, que impide la manifestación del Anticristo? San Agustín y los antiguos padres vieron en él al Imperio Romano. “Esa creencia – dice Straubinger – quedó desvirtuada por la experiencia histórica y no parece posible mantenerla”. Se la mantiene, a pesar de todo. Se cree ver en ella, ya que no el imperio Romano, el “orden romano”. Pero lo cierto es que a partir de la Revolución Francesa, llevamos ya casi dos siglos de desorden y aún no se ha manifestado el Anticristo.

  A nuestro juicio, el katejón no es el Imperio Romano sino el Imperio Espiritual de Roma, el Pontificado Romano. No significa esto que haya de desaparecer. Pero puede sobrevenir un cisma, un antipapa poderoso que arrastre a una gran parte de la jerarquía y de los fieles, en una palabra la apostasía anunciada por San Pablo, mientras el verdadero Papa sólo gobierna a una minoría de “elegidos”.

  En los siglos XIVy XV el Pontificado sufrió una grave crisis. Destierro en Avignon, Cisma de Occidente. Pareció que iba a ser “quitado de en medio”. San Vicente Ferrer anunció el fin de los tiempos y probó la verdad de su anuncio resucitando un muerto. ¿Se equivocó? No, Santa Catalina de Siena y una pléyade de grande santos impidieron entonces. Pero ese hecho, nos demuestra, hasta qué punto el advenimiento del Anticristo y el fin de los tiempos parece estar ligado a la suerte del Pontificado Romano.

  La posibilidad de un cisma e inclusive de un antipapa en los últimos tiempos tiene un firme respaldo en el Apocalípsis. “Entonces se me dio una cala a manera de una vara y díjoseme: Levántate y mide el templo, y el altar, y los que adoran en él. Pero el atrio exterior del templo, déjalo fuera, y no lo midas, por cuanto está dado a los gentiles, lo cuales han de hollar la ciudad santa cuarenta y dos meses” (Ap. XL, 1-2). Este texto significa – según el P.Castellani en su obra “El Apokalypsis” – “la reducción de la iglesia fiel a un pequeño grupo perseverante y la vasta adulteración de la verdad religiosa en todos los restantes; y en esto están unánimes todos los Santos Padres”. Lo mismo puede verse en la Bestia de la Tierra: “Vi después que otra bestia que salía de la tierra, y que tenía dos cuernos, semejantes a los del cordero, más su lenguaje era como el del dragón” (Ap. XIII; 11). Para Castellani, “la fiera de la tierra es una religión falsa (falsificada) o una herejía máxima, con su jefe y conductor: quizás un obispo apóstata que es también un mago (Solovief)”. En otro lugar de su obra admite que este obispo apóstata puede ser “incluso un antipapa”. Eyzaguirre, en su “Interpretación literal del Apocalipsos”, si bien identifica a la Bestia de la Tierra con la Masonería, llega a sospechar que un antipapa pueda ser el jefe supremo de la secta (Gentilini, “El Anticristo” pág. 104).

  En varias profecías privadas abundan referencias o indicios respecto de este presunto antipapa…


  Tiempos difíciles parecen aproximarse para la Iglesia. No queremos señalar nombres ni tendencias que por desgracia hacen verosímil en nuestros tiempos el cumplimiento de esas profecías, y que por otra parte son demasiado evidentes.

  Nada deseamos más que equivocarnos y que todo esto sea sólo una terrible pesadilla. Y rogamos a Dios y a la Santísima Virgen, que tan directamente está interviniendo en estos últimos tiempos en los acontecimientos humanos con sus apariciones, milagros y mensajes, quieran impedir, o al menos atenuar, los grandes peligros que parecen cernirse sobre la Santa Iglesia.



ALBERTO EZCURRA MEDRANO – Revista Jauja N° 2. 2 de Febrero de 1967


Nacionalismo Católico San Juan Bautista


4 comentarios:

  1. Anónimo2/6/14 2:35

    Ya estamos en ese triste tiempo dos papas uno valido Benedicto XVI pero exiliado y un antipapa Francisco o Falso profeta que esta liderando la anti iglesia de los Apostatas para darle en bandeja de plata el poder al anticristo.
    http://es.gloria.tv/?media=617927

    ResponderEliminar
  2. Anónimo2/6/14 16:03

    ¿Aparecería y se mostraría públicamente, como lo hace, Benedicto XVI con Francisco, si estuviese realmente "exiliado"? Lo dudo. Por otro lado, Augusto, ya han pasado 47 años incluso desde la fecha del texto del padre Ezcurra Medrano. ¿No será que en todas las oportunidades que el autor menciona en su artículo (desde el de Hipona hasta nuestros días) los cristianos de cada generación creyeron estar en "la" generación anunciada? Según San Pablo, "el misterio de iniquidad" ya estaba obrando en la época de su carta a los cristianos de Tesalónica. Seguramente para los cristianos de los primeros siglos, la amenaza de la persecución romana era asimilable al fin. ¿Qué quiero decir con todo esto? Si cada 10 años (por ejemplo) vamos a empezar a decir "es ahora", en algún momento la vamos a pegar, pero creo que es más importante hacer la voluntad de Dios a cada momento que nos toca vivir, con un poco menos de propensión a la futurología, porque como dijo Cristo "a nosotros no nos corresponde saber el cuándo ni el cómo".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El artículo está transcrito con su título original de la revista referida. En su versión original el mismo da más precisiones ya que menciona profecías que coinciden con los tiempos actuales, entre algunas las de Malaquías y Garabandal.
      Al publicar este post no pretendo señalar solo el tema Francisco-Benedicto, pero la innegable apostasía que hoy vivimos, es uno de los signos precisamente señalados por la 2da carta a Tesalonicenses como presupuesto para la aparición del hombre de la iniquidad. Asimismo, Nuestro Señor, sin dar ni fechas ni hora, es bastante claro con respecto a los signos a los que debemos atender a fin de discernir la proximidad de la Parusía. Sin considerarme futurólogo como ud. señala, me atengo a las advertencias evangélicas que son bastante claras a fin de actuar en consecuencia con los aciagos tiempos que corren, lo cual, de ninguna manera excluye hacer la voluntad de Dios sino todo lo contrario. Hoy como siempre y tal vez más que nunca.
      Saludos en Cristo Rey

      Eliminar
  3. Anónimo2/6/14 18:15

    Yo opino de caradura ya que de teólogo, nada. Pero el obstáculo, el katejón, creo podría ser la Santa Eucaristía, la "cesación del Sacrificio Perpetuo" del libro de Daniel donde está profetizado.

    ResponderEliminar