San Juan Bautista

San Juan Bautista

domingo, 17 de agosto de 2014

La Virtud de la Esperanza contra el Nuevo Orden Mundial – Por Augusto TorchSon


  Mucho se ha escrito sobre las bondades de la globalización, del derribar fronteras. Sin embargo, estos eufemismos para establecer el Nuevo Orden Mundial, no tienen otro objetivo más que terminar con las patrias quitándoles sus almas y así la de sus habitantes. Se observa así con toda claridad que quienes tratan de imponer este paraíso socialista, son nada menos que los poseedores de los grandes capitales, usando el subterfugio democrático del Sufragio Universal. Coincidimos, aunque sólo en este punto, con las palabras de la filósofa Ayn Rand al sostener: “No hay diferencia entre comunismo y socialismo, excepto en la manera de conseguir el mismo objetivo final: el comunismo propone esclavizar al hombre mediante la fuerza, el socialismo mediante el voto. Es la misma diferencia que hay entre asesinato y suicidio”. Y entre los propulsores de estas ideologías que no resisten un profundo y coherente análisis, observamos  por ejemplo como la Revista Forbes ubica a Fidel Castro como el séptimo mandatario más rico del mundo (aquí). Nada que no se haya visto antes en los paradojales “paraísos comunistas y socialistas”.

  Pero lo que es importante señalar es la lucha más real y terrible que se da en la historia: la metafísica; esa la lucha entre el bien y el mal por el alma de los hombres. Y para Satanás, no hay herramienta más efectiva en esta batalla que el hacer del hombre un esclavo de sus sentidos que solamente busca la felicidad en lo terreno, en lo contingente. Y para conseguir la imposición de esta concepción antropocéntrica de la vida hay que quitar en el hombre el sentido de trascendencia, la esperanza en la eternidad compartida con Nuestro Creador, para suplantarla por un materialismo inmanentista que como señalaba con toda claridad S.S. Pio XI en su encíclica sobre el comunismo ateo, “Divini Redemptoris”; busca “pseudoideales de justicia y de igualdad que llenos de cierto falso misticismo  halagan a las masas con falsas promesas de redención”. De ahí la importancia de combatir estas ideologías que llevan en última instancia al hombre a la desesperación y a la condenación eterna.

  Hoy necesitamos más que nunca buscar el amor de Dios no basado en la experiencia inmediata que nos propone el mundo, sino en la fe. De lo contario, al ver tantos males, podríamos considerar que Dios nos abandonó a nuestra suerte, como se presenta en las concepciones deístas de la Masonería. Sin embargo San Pablo nos pone en la perspectiva adecuada al señalar: “…hemos sido salvados por la esperanza. Y no se dice que alguno tenga esperanza de aquellos que ya ve, pues lo que uno ya ve, ¿cómo lo podría esperar? (Rom. VIII, 24).

  Para ilustrar el razonamiento adecuado ante estas posturas que pretenden deshumanizarnos, quitándonos nuestras esencias en nombre precisamente del “humanismo”, conviene recordar a Pascual Pastore*, diputado democristiano que en la década del ’50, pidió la palabra en el parlamento italiano y dijo lo siguiente, increpando a los comunistas:

“Yo siento hacia vosotros una particular atracción, porque sois más infelices puesto que carecéis de esperanza.

  Permitidme este recuerdo: yo tenía diez hijos, la mayor que era toda mi ilusión, ha muerto y ha empleado cuatro años para morir. Cuatro años son tantos días, tantas horas, tantos minutos; pero yo espero verla nuevamente. Yo no hago otra cosa más que esperar, en apariencia yo ejerzo una profesión, trabajo, pero no es verdad, solo busco el cumplimiento de esta esperanza.  
 
  Más cuando pienso que vuestra ciencia, que vuestra ideología dice, con seguridad absoluta y enseña, que entre los huesos de mi hija muerta que espera la resurrección de la carne y los de la carroña de un buey, no hay ninguna diferencia; que mi esperanza es una estúpida ilusión al servicio del capitalismo, ¡Ah, entonces os digo comunistas, mientras hallan hijos que mueran y padres que esperan, se rebelarán contra vosotros!

  Vosotros tenéis de la vida individual y social, un concepto químico. He aquí la razón por la cual sois desgraciados. Los ácidos y las sales se combinan y de ello resulta una reacción dialéctica de la vida, donde no hay lugar para la esperanza. Así concebís vosotros todas las cosas, y aquí está la gran divergencia. Vosotros estáis ensayando, un “bleff” colosal; pretendéis hacer creer que vosotros estáis por los pobres y que nosotros estamos por los ricos, pero permitidme que os diga con todo el sentimiento y amargura posible, vosotros, no amáis ni a los pobres ni a los ricos, vosotros no amáis a nadie, porque vosotros no tenéis esperanza”.

*Relato extraído de la conferencia del Dr. Antonio Caponnetto: “La Esperanza, virtud de la familia católica” citando una anécdota relatada en un libro de Alberto Ezequiel Volpi.

 - - - o - - -

  Quisiera dedicar estas pequeñas líneas a la memoria de mi muy querido ahijado Luis María (Grignoncito) que con su año y nueve meses nos colmó de alegría y combatió con todas sus fuerzas y el mejor de los ánimos la enfermedad que por designio divino le tocó; habiendo sido un angelito en la tierra y hoy siendo un santo en el Cielo.

  De la misma manera quisiera manifestar mi admiración y aprecio por sus padres que demostraron una inmensa entereza y fortaleza ante tan terrible tragedia humana, que no se puede entender sino con la asistencia de la gracia, recompensa justa por su amor y fidelidad a Dios; y que, en una muestra de total abandono a la providencia divina, se fortalecen en la esperanza cristiana del reencuentro definitivo, para compartir juntos la Gloria eterna de la Visión Beatífica.  


  Augusto TorchSon

Nacionalismo Católico San Juan Bautista


10 comentarios:

  1. Peregrino17/8/14 3:41

    El mundo desconoce "la esperanza" porque carece de "fe", no ha creído en Jesús, por lo tanto no espera en Dios.
    Por contra, para suplirla el mundo vende "ilusión", humo que se desvanece, pero facilmente manipulable por el Malo y sus servidores. Comunistas, socialistas, populistas, capitalistas, nacionalistas, fundamentalistas, y toda una larga lista de gentes "sin corazón", ignoran a quién sirven, ó si lo saben... ya saben que les espera:
    HUMO sin Dios.
    Un saludo cordial de mi parte, y del Señor Sacramentado a 140 Km cada Viernes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Peregrino, no puedo dejar de disentir con su crítica al nacionalismo y la mezcla del mismo con ideologías tan extrañas al catolicismo. Si nuestro gran maestro y mártir Jordan Bruno Genta decía que el nacionalismo será católico o no será nacionalismo, es porque éste resulta hasta una consecuencia lógica de manifestación de nuestra fe en el orden político.
      Poco ayudaríamos a nuestra Iglesia si consideramos que sólo nos corresponde rezar y dejar de lado el trabajo por el Reinado Social de Cristo en pos de la tan nefasta sana laicidad.
      El amor a la Patria es algo que surge del cuarto mandamiento y la propuesta del nacionalismo católico se asienta en el tomismo y en la Doctrina Social de la Iglesia.
      Ninguna contradicción, todo lo contrario.
      Lo felicito por sus 140 km pero así como la oración es el principio de la acción, la fe sin obras es muerta y la actividad política es esencial en el hombre y el político es un ámbito donde puede y debe vivirse la existencia cristiana.
      Un abrazo en Cristo Rey y María Capitana de las milicias celestiales.

      Eliminar
    2. Peregrino29/8/14 13:05

      Los nacionalismos a los que hago mención son aquellos que estan partiendo la patria Española, independentismo les llaman, o nacionalismos egoístas y poco patriotas, todo lo contrario.
      Un saludo.

      Eliminar
  2. http://youtu.be/TacNIbmDZ4s
    Ave Maris Stella.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo20/8/14 8:55

    No hay porque coincidir en nada con Ain Rand una de las referencistas de la cultura de la muerte.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo20/8/14 8:57

    http://youtu.be/IIU9_BCrUP8
    Es como querer coincidir en algunas cosas con lutero.....sin palabras.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo20/8/14 9:11

    http://hd.clarin.com/tagged/monumento-a-Col%C3%B3n
    miren como obra el odio a la Fe
    empezaron con la estatua de Colón y ahora siguen con esto pero en el fondo es odio a la Fe
    que manga de desgraciados.....

    ResponderEliminar
  6. Respecto a Ayn Rand está más que claro que puse "coincidimos en este punto" para dejar claro que sólo en referencia a ese tema.
    En relación al comentario de Lutero, el coincidir en un punto o varios, no significa aceptar el luteranismo. Los demonios pueden decir verdades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. justamente si los demonios pueden decir verdades para que coincidir con alguien que sabemos estaba tan equivocada como un demonio...además que son medias verdades.

      Eliminar
  7. Musulmanes en España han lanzado una campaña en medios de comunicación social destinada a generar apoyo para el grupo jihadista Estado Islámico [EI].

    La campaña incluye carteles con imágenes de famosos monumentos españoles impresos con consignas en árabe como “Todos somos Estado Islámico” y “Viva el Estado islámico”.

    Un cartel incluye una imagen del Palacio de la Aljafería en Zaragoza y la bandera negra asociada al EI. Otro utiliza una imagen de la famosa playa de La Concha, en la ciudad vasca de San Sebastián. Y otro incluye una imagen de la estatua de Jesucristo en el Monte Urgull en San Sebastián, con las palabras árabes “País Al-Andalus” en lugar de “País Vasco”.

    Musulmanes radicales y musulmanes ‘moderados’ creen que todos los territorios musulmanes perdidos durante la Reconquista Cristiana de España siguen perteneciendo al ámbito del Islam. Afirman que la ley islámica les da el derecho de volver allí y restablecer el dominio musulmán.

    En los últimos años, el regreso del “ocupado” Al-Andalus al redil del Islam se ha convertido en una obsesión para los musulmanes de todas las tendencias, y los llamamientos a reconquistar al-Andalus se han vuelto más frecuentes y más estridentes.

    Jesús Asiain

    Minuto Digital

    ResponderEliminar